El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

FÚTBOL Y TANGO

El fútbol ha quedado registrado en una serie de tangos de distintas épocas.

En 1916, el bandoneonista José Quevedo compuso el tango “Boca Juniors”, grabado por Roberto Firpo y en 1931, el periodista Alfredo Bigeschi le dedicó el tema “Campeón”. El Club San Lorenzo de Almagro tuvo más de un tango; el primero de ellos en 1924, escrito por Luis Servidio. En 1927 Carlos Pesce y José Rebolini le dedicaron “San Lorenzo”, interpretado por primera vez en el bar “Boedo”. Más adelante, Francisco Lío y Francisco Caso compusieron con el mismo título “San Lorenzo”, y Francisco Laino con Anselmo Aieta “El Ciclón”.

En 1928, Alejandro Scarpino, después de las Olimpíadas de Amsterdam escribió “Monti solo”, referido al famoso centrehalf de San Lorenzo de Almagro, y Alberto González con Porfirio Zárate “Olímpicos”. No podemos dejar de mencionar los tangos “Racing Club” e “Independiente Club”.

También en 1928, Enrique Carrera Sotelo y José López Ares escribieron “Patadura”, grabado por Carlos Gardel en 2 oportunidades. Cuenta las dificultades de un aficionado al fútbol, que no consigue desempeñarse bien, tanto en el fútbol como en la vida: “Piantate de la cancha, dejale el puesto a otro,/ de puro “patadura” estás siempre en “orsay”./ Jamás “cachás” pelota, la vas de “figurita”/y no “servís” siquiera para patear un “hand”/.

En 1933, Horacio Pezzi y Carlos Espíndola le dedicaron a Gimnasia y Esgrima de La Plata “El Expreso de La Plata”, cuando Gimnasia ocupó el cuarto puesto. En 1943, Reinaldo Yiso y Juan Puey escribieron “El sueño del pibe” grabado por Osvaldo Pugliese con Roberto Chanel, y Ricardo Tanturi con Enrique Campos. Se escribió en una época en la que en el club San Lorenzo jugaba la pareja izquierda integrada por Martino y Arnaldo.

Fue un éxito que nos impactó, y que cantamos cuando su letra original mencionaba a los ídolos de aquél entonces: “Mamita querida,/ganaré dinero,/Seré un Baldonedo/un Martino, un Boyé./”. Llegar a integrar uno de los equipos llamados “grandes”, fue la meta, la ilusión de gran cantidad de pibes quienes a través del juego en el potrero, soñaban con la posibilidad de llegar a la “primera división”, luego de probarse en las divisiones inferiores y comenzar a escalar, los duros peldaños que conducen al triunfo.

En 1950, Francisco Rotundo junto al bandoneonista “Titi” Rossi nos dejó “Estudiantes de La Plata”. Los colores de la camiseta trasladados a una bandera, forjaron sentimientos para toda la vida, que quedaron registrados en esos tangos de un Buenos Aires que se fue.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
El tango, Los juegos

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda