El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

LOUIS AMSTRONG EN BUENOS AIRES

Louis Amstrong llegó a Buenos Aires en el año 1956, en momentos que estaba realizando una gira por distintos países que le valieron el título de “El Embajador”.

Se presentó en el cine teatro Ópera. Su presencia fue todo un acontecimiento. El cine se llenó totalmente y encontré ubicación en una butaca del pullman, muy lejos del escenario. Pero la ansiedad y la posibilidad de disfrutar personalmente de su actuación fue factor preponderante para que ese espectáculo fuera inolvidable.

La presentación estuvo a cargo del locutor y animador Hugo Guerrero Martinheitz, quien con solvencia profesional y buen ritmo condujo el espectáculo. Tener la posibilidad de disfrutar la presencia de uno de los más grandes intérpretes del jazz de todos los tiempos, dejó en nosotros una impronta indeleble.

 Amstrong ejecutó un repertorio conocido y apreciado por los asistentes. Transpiraba mucho con cada ejecución secando su sudor con un pañuelo blanco impecable, que extraía de una caja ubicada sobre el piano. No tengo idea de cuantos pañuelos había en la caja, pero era una cantidad suficiente para cubrir toda su actuación, con bises incluidos.

La simpatía desbordante de Louis Amstrong, coronada por sus frecuentes carcajadas, contribuían a infundir a su actuación un clima de simpatía creciente con este admirable ejecutante y cantante. Además de la trompeta de Amstrong, el conjunto se completaba con clarinete, trombón, contrabajo, batería y piano.

La visita de Louis Amstrong se constituyó en un espectáculo inolvidable con un jazzman excepcional, de primera categoría, que nos impactó profundamente en ese Buenos Aires que se fue.

Personajes de la ciudad

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom