El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Julio, 2011

RECORDANDO EL TRANVÍA

Durante más de 60 años, el tranvía fue el medio de transporte más económico, no contaminante, que llegaba a todos los sitios de la ciudad.

Bien iluminado y aereado, se desplazaba con el sonido característico e inconfundible del chirriar de sus ruedas sobre las vías. En el frente del tranvía había un enrejado desplegado  durante la marcha, como una bandeja donde caería el peatón si era atropellado, a fin de evitar males mayores.

De día se lo identificaba por el número pero de noche, 2 lámparas de distinto color permitían saber cuál era. En esa época, la iluminación de las calles era bastante deficiente: un farol en cada esquina y a veces, uno en la  mitad de la cuadra.

El conductor era el encargado de corregir los desvíos de las vías, mediante una larga palanca con una especie de argolla como agarre para facilitar su manejo. Colocada en el sitio adecuado, con un movimiento seguro desviaba un trozo de vía, continuando con su rumbo; colocaba la palanca en un gancho dentro de la cabina de conducción y continuaba el viaje.

Foto: (A.G.N.)

Se ascendía por la parte trasera donde el guarda, generalmente parado, aunque disponía de un asiento plegadizo, cobraba el boleto cuyo precio era de 10 centavos.  Vigilaba que el troley no se desprendiera del riel y manejaba una soguita conectada con un cable que atravesando todo el tranvía, llegaba hasta una campanita ubicada en la cabina de conducción.

Mediante un toque, el tranvía se detenía y con dos toques, se ponía en movimiento. Las paradas obligatorias no existían y el tranvía se detenía cuando se lo solicitaba al guarda y se descencdía por delante. En la década del cuarenta aparecieron las paradas fijas, representadas por una letra P ubicada en lo alto, sobre la calle, cada dos cuadras.

El tranvía fue el responsable del crecimientode la ciudad más allá del microcentro, cambiando el panorama de muchos inmigrantes que abandonaron los conventillos para vivir en la casita propia en barrios más alejados.

Cuando un tranvía sufría un desperfecto o se producía una interrupción en la electricidad, se formaba una cadena de tranvías que, por tiempo indefinido permanecía varada, con el consiguiente fastidio de pasajeros y automovilistas. Los omnibus y colectivos fueron una competencia cada vez mayor hasta que un buen día, los heroicos tranvías dejaron de circular por las calles de ese Buenos Aires que se fue.

El barrio, La ciudad, La inmigración

GENARO SALINAS, EL TENOR DE LA VOZ DE ORO

Genaro Salinas nació en Tampico, México, en 1920. Recibió una instrucción musical adecuada y en 1939 comenzó a actuar en la ciudad de México a través de la emisora XEW, donde fue conocido como “La voz de oro de México” alcanzando gran éxito.

En Marzo de 1940 se casó con María de la Luz Herrera Rago con quien tuvo dos hijos. Comenzó a grabar en 1941 en la RCA Víctor destacándose dentro de un grupo de cultores extraordinarios del bolero, tales como Juan Arvizu, Pedro Vargas, Emilio Tuero, Fernando Rosas y otros. Poseía una voz de timbre dulce y manejaba la media voz. Hizo un culto a la excelencia vocal. Poseía un amplio registro que le permitía alternar graves y agudos con absoluta facilidad.

En 1944 se deshizo su matrimonio, manteniendo la custodia de sus hijos. Su desmesurado éxito le valió la envidia y  las intrigas de sus colegas, por lo que viajó a Cuba. Allí conoció a la cantante de tangos Malena de Toledo, la inspiradora del tango “Malena” de Homero Manzi y Lucio Demare, con quien inició un romance que culminó en casamiento en segundas nupcias en 1946.

Se fueron a vivir a Buenos Aires, junto con sus hijos contratado para cantar en “El Tronío”. Cantó acompañado por la orquesta de Américo Balleto, “Don Américo”. El éxito fue inmediato y se radicó en Buenos Aires. Actuó en Radio El Mundo. Era la época de los grandes cantantes argentinos de boleros como Mario Clavel, Hugo Romani, Leo Marini, Fernado Torres, entre los más populares.

Recibió educación musical de Tito Schipa, durante una de las visitas que el famoso tenor italiano realizaba a Buenos Aires. En una de las actuaciones por Radio El Mundo, conoció a la actriz Zoe Ducós estableciéndose una relación sentimental al margen de su matrimonio, un amor tormentoso y fugaz.

Zoe Ducós emigró a Venezuela durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, trabajando en en el teatro y la televisión. Allí se casó con el director de la policía del régimen, Miguel Silvio Sanz. En 1952, Salinas viajó a Mexico donde realizó una serie de grabaciones, separándose de Malena, que permaneció en Argentina.

Posteriormente en 1956 viajó a Venezuela, alojándose en la residencia de la cantante y actriz Graciela Naranjo.  Genaro Salinas se habría reencontrado con su viejo amor Zoe Ducós, pero son situaciones no confirmadas. Lo cierto es que en la noche del 28 de abril de 1957, falleció en un confuso accidente automoviístico, nunca aclarado.

Malena se encargó de repratriar sus restos que se encuentran en el Pabellón de Actores del Cementerio de la Chacarita, en Buenos Aires. GenaroSalinas, poseedor de una de las voces más caracterizadas durante las décadas del cuarenta y del cincuenta, fue otro de los grandes que vivieron en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: Perez Rosales, Rodolfo. Hispanópolis.com: Biografía de Genaro Salinas.

Vivieron en Buenos Aires

DANTE QUINTERNO Y LA REVISTA PATORUZÚ

Dante Quinterno fue un famoso dibujante argentino de historietas, nacido en San Vicente, Provincia de Buenos Aires el 26 de Octubre de 1909. A la edad de 15 años (1924) comenzó a presentar sus dibujos en los diarios más representativos del país.

Fue el creador de Patoruzú, un cacique tehuelche millonario, de carácter inocente y bondadoso, que repartía su tiempo entre la estancia en la Patagonia y la ciudad de Buenos Aires. Su nombre se originó en unos caramelos de oruzú, comunes en esa época.

La historieta se publicó en los diarios “Crítica”, “La Razón” y “El Mundo”, hasta que el 10 de Noviembre de 1936 nació Patoruzú, una revista apaisada de 24 páginas, con una frecuencia mensual, que en marzo de 1937 fue quincenal y poco tiempo después, semanal. La publicación destacaba una serie de valores morales del protagonista, que se enfrentaba con todo tipo de malhechores.

Estaba dotado de una fuerza sobrehumana, poseía nobles ideales y perseguía el bien con una moral inquebrantable. Acompañaban a Patoruzú su padrino y tutor, Isidoro Cañones, un playboy que buscaba como disfrutar la fortuna del indio; Upa, el hermanito barrigón; La Chacha, el ama de leche que siempre fumaba un cachimbo; Ñancul, el fiel capataz de la estancia; el Coronel Cañones, tío de Isidoro y Pampero, el caballo fogoso más veloz del mundo.

La revista contenía un 50% de historietas: “Patoruzú”, “Andanzas de Isidoro”; ”Don Fierro”, “El Fantasma Benito se diviert”. Eran personajes creados por Dante Quinterno que sintetizaban simbólicamente a la sociedad argentina. Dante Quinterno fue escuela y factor de unión e integración de un grupo de excepcionales colaboradores tales como los dibujantes Oscar Blotta, Eduardo Ferro, Tulio Lovato, Abel Ianiro, Adolfo Mazzone, Cao, Battaglia.

Entre los escritores humorísticos se destacaron Abel Santa Cruz, Mariano Juliá, José Luis Salinas, que acostumbraban publicar textos de actualidad con un enfoque burlón. En el mes de Diciembre aparecía “El Libro de Oro”, el ejemplar más esperado, ya que tenía alrededor de 200 páginas.

En 1942 Quinterno estrenó la película en colores “Upa en apuros”, con una duración de 12 minutos. En 1945 apareció “Patoruzito”, publicación de historietas que reflejaba la etapa infantil de Patoruzú, Isidoro y el caballo Pampero.

Un hecho anecdótico es el relacionado con algunas semejanzas entre Patoruzú como fuente inspiradora de la historieta francesa “Asterix”, creada en 1951. Las razones de esta comparación surgen al conocer que el autor de Asterix, René Goscinny, llegó a Buenos Aires en 1928, a los 2 años de edad, quedándose hasta 1944, cuando se liberó Francia. En el interín, el joven Goscinny fue un ávido consumidor de historietas argntinas, entre ellas, Patoruzú.

El último número de Patoruzú apareció el 30 de Abril de 1977. Dante Quinterno falleció en Buenos Aires el 14 de Mayo de 2003 a la edad de 93 años, dejándonos el legado de una brillante publicación humorística aparecida en ese Buenos Aires que se fue.

Fuentes: García F. y Ostuni H. La verdadera historia de Patoruzú. Comiqueando Nº 19, Enero 1996

http://en.wikipedia.org/wiki/Dante_Quinterno

Las Revistas Inolvidables, Los entretenimientos

LOUIS AMSTRONG EN BUENOS AIRES

Louis Amstrong llegó a Buenos Aires en el año 1956, en momentos que estaba realizando una gira por distintos países que le valieron el título de “El Embajador”.

Se presentó en el cine teatro Ópera. Su presencia fue todo un acontecimiento. El cine se llenó totalmente y encontré ubicación en una butaca del pullman, muy lejos del escenario. Pero la ansiedad y la posibilidad de disfrutar personalmente de su actuación fue factor preponderante para que ese espectáculo fuera inolvidable.

La presentación estuvo a cargo del locutor y animador Hugo Guerrero Martinheitz, quien con solvencia profesional y buen ritmo condujo el espectáculo. Tener la posibilidad de disfrutar la presencia de uno de los más grandes intérpretes del jazz de todos los tiempos, dejó en nosotros una impronta indeleble.

 Amstrong ejecutó un repertorio conocido y apreciado por los asistentes. Transpiraba mucho con cada ejecución secando su sudor con un pañuelo blanco impecable, que extraía de una caja ubicada sobre el piano. No tengo idea de cuantos pañuelos había en la caja, pero era una cantidad suficiente para cubrir toda su actuación, con bises incluidos.

La simpatía desbordante de Louis Amstrong, coronada por sus frecuentes carcajadas, contribuían a infundir a su actuación un clima de simpatía creciente con este admirable ejecutante y cantante. Además de la trompeta de Amstrong, el conjunto se completaba con clarinete, trombón, contrabajo, batería y piano.

La visita de Louis Amstrong se constituyó en un espectáculo inolvidable con un jazzman excepcional, de primera categoría, que nos impactó profundamente en ese Buenos Aires que se fue.

Personajes de la ciudad

ERICH KLEIBER

Erich Kleiber fue uno de los más grandes directores de orquesta. Nació en Viena el 5 de Agosto de 1890. Se educó musicalmente en Viena y Praga. Fue nombrado Director de la Ópera Estatal de Berlín desde 1923 hasta 1934.

Visitó Buenos Aires en 1926, dirigiendo 14 conciertos en el Teatro Colón. En esa oportunidad, conoció a su mujer, Ruth Goodrich que trabajaba en la Embajada de Estados Unidos. Se casó en Buenos Aires 4 meses más tarde y comenzó a visitarnos anualmente. En Enero de 1935, renunció a su cargo en la Ópera de Berlín, cuando las autoridades alemanas censuraron la presentación de la ópera de Alban Berg “Lulú”, considerándola como “arte degenerado”.

Kleiber no toleró esta política cultural del nacional socialismo y eligió el camino del exilio en 1935 radicándose en Buenos Aires, Argentina. Llegó con su esposa y su hijo Carlos. Se desempeñó como Director Musical del Teatro Colón, especializándose en el repertorio operístico alemán. En 1938, Erich Kleiber y su hijo Carlos, adquirieron la ciudadanía argentina.

En Buenos Aires, Kleiber vivió la segunda etapa más importante de su carrera, creando la tradición germánica de la Orquesta del Teatro Colón, donde dirigió ópera hasta el año 1949. Kleiber estrenó muchas obras de compositores latinoamericanos. Entre los argentinos citamos a Juan José Castro, Floro Ugarte, Alberto Ginastera, Carlos López Buchardo, así como compositores de Uruguay, Chile, Brasil y Cuba, país donde dirigió la Orquesta Filarmónica de La Habana, entre los años 1943 a 1948.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, continuó su carrera en Europa convirtiéndose en un artista vagabundo, sin sede establecida. Falleció sorpresivamente en Suiza, el 27 de Enero de 1956. Erich Kleiber, fue un indiscutido representante de la cultura que vivió en ese Buenos Aires que se fue.

Vivieron en Buenos Aires

CARRERAS DE AUTOS MIDGET EN FERRO

Fue en la década del 40, cuando Ferro (Ferro Carril Oeste) jugaba en Primera División. Los sábados  disfrutaba en su estadio las carreras de motociclismo, motos con sidecar y autos Midget.

Las carreras se realizaban en la pista de tierra que rodeaba el campo de juego. A fin de evitar inconvenientes, se eliminaban transitoriamente los ángulos de pasto correspondientes al corner, a fin de que el recorrido fuera lo más parecido a un óvalo.

El espectáculo comenzaba con la participación de las motocicletas, corriendo varias series, repechaje y final. Como el piso era de tierra, en las curvas derrapaban levantando una nube de tierra infernal. La limitada extensión de la pista, no permitía el desarrollo de altas velocidades, por lo que la llegada a las curvas era inmediata. Sin embargo, la decisión y temeridad de los participantes, aportaba el ingrediente de emoción esperado.

Luego corrían las motos con sidecar. La cuota de emoción estaba a cargo de los acompañantes, al sacar su cuerpo del compartimiento con la cabeza rozando el piso a la entrada de cada curva, para mantener la estabilidad. Algo era muy cierto y era que se procuraba por todos los medios de alcanzar la punta, ya que otorgaba gran ventaja. Era muy corta la distancia para poder superar al otro.

Finalmente corrían los autos midgets. Los autitos adecuadamente preparados, provocaban unos derrapes fenomenales en las cuatro curvas, mejor dicho, en la zona correspondiente al corner. Era muy importante tomar la punta, con la posibilidaad de derrapar sin nadie delante y disponer de mejor visibilidad. Se corrían dos series, un repechaje y la final.

Cada reunión integraba una competencia de la que surgían los campeones de cada categoría. Así vimos correr a Osvaldo Salatino en motocicleta y a Emilio Barbalarga en autos midget.

Recuerdos, de un Buenos Aires que se fue.

Los entretenimientos

DAJOS BELA

Nació en Kiev como León Golzmann, el 19 de Diciembre de 1897, de padre ruso y madre húngara. Después de participar en la Primera Guerra Mundial, estudió música en Rusia y posteriormente el violín, en Berlín con el profesor Issay Barmas.

Creó su primera orquesta de Salón en la década del 20 con un repertorio bailable, alcanzando un gran éxito, junto a las famosas orquestas de Marek Weber y Paul Godwin. Cuando Hitler llegó al poder en 1933, debido a su origen judío comenzó una gira internacional por países de Europa. En 1935 viajó a Buenos Aires, contratado por Radio Splendid, y se quedó para siempre.

El éxito no se hizo esperar, acompañado por grabaciones y actuaciones para el cine, donde fue el responsable de la música de las películas “”Compañeros” en 1936, con Pedro Quartucci y Nuri Montsé; en 1938 de “24 horas en libertad”, bajo la dirección de Lucas Demare, con Pepe Iglesias y Niní Gambier y “Turbión” con Francisco Petrone y Luisa Vehil.

Pasó a Radio El Mundo donde permaneció varios años, conduciendo su programa. Cafés y confiterías de Buenos Aires como “Richmond” y “El Galeón”, fueron algunos de los escenarios donde se podía disfrutar de sus actuaciones en vivo.

En la década del 40, escuchaba grabaciones de valses interpretados por famosas orquestas, entre ellas la de Dajos Bela, por “Radio Fénix”, diariamente a las 18 horas. Tenía una duración de media hora y se oían 8 grabaciones, la mitad de ellas, por “Orquesta Dajos Bela”, según lo anunciaba el locutor.

Después de 1945, los problemas laborales fueron más frecuentes. Fue desapareciendo la música en vivo, en cafés y confiterías y se vió forzado a buscar otros horizontes: presentaciones en fiestas y cruceros, pero cada vez con mayores dificultades. Falleció el 5 de Diciembre de 1978 en La Falda, Córdoba.

Dajos Bela, otro famoso que vivió en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://en.wikipwdia.org/wiki/Dajos_B%C3%

http://www.tangocity.com/noticias/4068

Vivieron en Buenos Aires

ANGELILLO

Angel Sampedro Montero era su nombre, pero todos lo conocíamos como Angelillo, un buen cantante español de fandangos y coplas que había nacido en Madrid en 1908.

Comenzó su carrera en España, donde tuvo gran éxito, grabando muchos discos y filmando películas relacionadas con el folclore andaluz, alcanzando enorme popularidad. Cantó para el ejército republicano en varias oportunidades llevándoles alegría, pero esta simpatía por los republicanos unida a las dos películas que filmó para el sello “Filmofono”, lo obligaron a elegir el camino del exilio durante la Guerra Civil Española refugiándose en la República Argentina, su país de adopción hasta su muerte.

Llegó a Buenos Aires en 1936 junto con el guitarrista Sabicas. Permaneció 18 años antes de regresar a España, donde filmó la película “Suspiros de Triana”, en el año 1954. Estos viajes a su país, se alternaron con regresos a su lugar de residencia en Buenos Aires.

Angelillo se presentaba en los programas de Radio Belgrano auspiciados por el Jabón Federal, los domingos al mediodía, acompañado por la guitarra del Niño Posadas. Una gran audiencia disfrutaba de sus actuaciones, especialmente la de origen español. Angelillo fue el artista español más querido, junto con Miguel de Molina, también exiliado y residente en Buenos Aires.

Fue considerada la mejor voz flamenca de todos los tiempos. Son destacadas sus grabaciones de “La hija de Juan Simón” y “Soy un presidiario”. Falleció en el Hospital de Vicente López el 25 de Noviembre de 1973, durante una intervención quirúrgica por una úlcera hemorrágica. Angelillo fue otra de las personalidades del mundo artístico que vivió en Buenos Aires, en ese Buenos Aires que se fue.

Vivieron en Buenos Aires

MISTER CHASSMAN Y CHIROLITA

Foto: http://es.wikipedia.org/wiki/Mister_Chasman. 18-Abril 2011.

Creo que todos los que disfrutamos las excelentes actuaciones de Mr. Chassman, un habilidoso ventríloquo y el muñeco Chirolita, su compañero, interlocutor y confidente, hemos apreciado esas inolvidables presentaciones a través de la televisión, en las emisiones de “Sábados circulares” y “Sábados de la bondad”.

La calidad de su arte colocó a Ricardo Gamero, Mr. Chassman, en el mejor nivel que se podía alcanzar. Los diálogos chispeantes, siempre con una impecable modulación de las palabras, evitando la terminología grosera, avalaba aun más, cada presentación de este formidable ventríloquo.

Su depurada técnica y habilidad eran moneda corriente en los diálogos que mantenía con su rubio muñeco. Chirolita había sido construído con sus manos en el año 1950, empleando papel maché. Su arte llegaba a todos los públicos, niños y adultos, provocando la espontánea carcajada, generada por las réplicas pícaras e intencionadas del muñeco maleducado, enfrentado con lenguaje refinado de Mr. Chassman, expresado mientras fumaba un cigarrillo.

La habilidad para hablar con el cigarrillo en la boca, le permitía disimular al máximo los movimientos de los labios. Ricardo Gamero aprendió su oficio en el circo del Parque Retiro, cuando era un niño, y no se detuvo hasta actuar en los mejores escenarios internacionales de habla hispana.

Fueron 46 los años en los que Chirolita, sentado en las rodillas de Mr. Chassman, y vestido en forma idéntica, provocó la risa de todo el público de Latinoamérica, disfrutando de las entretenidas conversaciones salpicadas de chistes, mientras intentaba aprender los buenos modales que infructuosamente le enseñaba su “padre”.

Mr. Chassman se alejó de este mundo el 20 de  Mayo de 1999, a los 60 años de edad, llevándose para siempre la gracia y la picardía que Chirolita nos brindó en ese Buenos Aires que se fue.

Los entretenimientos, Personajes de la ciudad

CARLOS KLEIBER

Carlos Kleiber fue un famoso director de orquesta nacido en Berlín el 3 de Julio de 1930 y llegado a Buenos Aires en el año 1935, a la edad de 5 años. Era hijo del famoso director de orquesta austríaco Erich Kleiber y de la norteamericana Ruth Goodrich.

A poco de su llegada se nacionalizó argentino y su nombre Karl cambió por Carlos. Rápidamente demostró aptitudes para la música. A pesar de la oposición de su padre, comenzó sus estudios musicales en Buenos Aires. Su padre deseaba que no se dedicara a la música en forma profesional, ya que tenía otros planes para su futuro.

Sin embargo, Carlos completó su educación primaria y secundaria, avanzando en sus estudios musicales, lo que le posibilitó debutar en el año 1952 como director de orquesta en el Teatro Argentino de La Plarta, a los 22 años de edad. En 1953 viajó a Europa, comenzando a estudiar Química en la Universidad de Zurich.

Pero a pesar de esta imposición paterna, Carlos Kleiber continuó con sus estudios de dirección musical, que lo llevaron a constituirse en una de las batutas más fascinantes y conflictivas de Europa. Adoptó la nacionalidad austríaca y sus apariciones públicas se constituyeron en un verdadero acontecimiento, ya que sus interpretaciones fueron consideradas como las definitivas. Falleció en Eslovenia el 13 de Julio de 2004.

Carlos Kleiber, fue otra de las grandes personalidades que vivieron en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: “http://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_Kleiber”

Vivieron en Buenos Aires

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda