El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

TRATAMIENTOS CON YUYOS

El empleo de yuyos fue usado siempre como herramienta terapéutica doméstica.

Cuando la ciencia no alcanzaba, estos elementos lograban su objetivo. Es bien conocido que las tribus indígenas han encontrado en las plantas los medios necesarios para tratar sus dolencias con resultados diversos. Sin embargo, son muchos los productos farmacéuticos ampliamente utilizados provenientes de las plantas, yuyos para el vulgo.

Los beneficios del clavo de olor como calmante del dolor de muelas, son perfectamente conocidos. Se machacan varios clavos de olor y con el jugo obtenido, se moja un algodón y se lo coloca en la muela obteniendo mejoría, como paso previo a la visita al dentista, que ha usado el principio activo del clavo de olor, el eugenol, en su consultorio durante más de medio siglo.

Los baños de asiento con una infusión de hojas de malva, durante 30 a 40 minutos, han sido de utilidad para desinflamar procesos hemorroidales o inflamaciones prostáticas. Cuando el General DeGaulle visitó Buenos Aires, realizaba estos baños en horas de la noche, por padecer una inflamación prostática.

Las bondades del eucalipto se han mostrado con el empleo de los frutos con agua hirviendo, ya sea para humidificar y odorizar un ambiente o como vahos en procesos sinusales. Con las hojas machacadas del eucalipto, se preparaban jarabes para la tos mezclándolas con azúcar quemada y gajos de naranja, muy útil para suavizar la garganta.

Las semillas de zapallo se comían por sus propiedades antiparasitarias. En las carnicerías y verdulerías , se las obtenían en buena cantidad. Las molestas picaduras de mosquitos se mejoraban frotando sobre la piel, un diente de ajo, que también actuaba como repelente.

Antes de la aparición de la vacuna triple, la tos convulsa era un azote infantil. Uno de los tantos tratamientos encomendados, era beber el jugo que surgía al realizar cortes en la hoja de tuna, una plata de cactus muy difundida. El té con flores de tilo, se ha se ha usado como sedante suave. En las quemaduras se aliviaban colocando sobre la piel jugo de Aloe Vera.

Es curioso el procedimiento para calmar el dolor de oídos: se elaboraba un cigarrillo con una hoja de chala y se agregaba una mezcla de yerba y tabao. Una vez encendido, se pitaba tres veces y el humo se enviaba al oído, tapándolo luego con un trozo de algodón. Medicina folclórica practicada en ese Buenos Aires que se fue.

La casa, La ciudad, La cuestión social

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom