El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

OSCAR ALEMAN

Oscar Alemán fue un guitarrista de jazz, el más importante de Argentina y uno de los más importantes del mundo. Nació en la provincia de Chaco, creció en Brasil, triunfó en Europa y finalizó su carrera en Buenos Aires.

La trayectoria de Oscar Alemán es muy interesante, porque logró encaramarse como guitarrista de swing, en una línea privilegiada, reconocida mundialmente. Su estilo era similar al del Hot Club de Francia, donde tuvo ocasión de participar, siendo ponderado por primeras figuras del jazz como Louis Amstrong y Duke Ellington.

Junto con Gastón Lobo, su maestro, integró en 1925 el dúo “Les Loups”, que ejecutaba todo tipo de música, al estilo de las guitarras hawaianas. En 1928 , se constituyó el “Trío Víctor” con la incorporación del violinista Emilio Vardaro, que dejaron escasas pero inolvidavles interpretaciones de tango como “Página gris”.

En Europa trabajó con Josephine Baker a partir de 1932 integrando su conjunto hasta 1938. Hizo giras por muchos países europeos pero estaba asentado en Francia, donde conoció a Django Reinhardt; con estilos semejantes se encontraban para tocar juntos.

La guerra interrumpió su estadía europea regresando a la Argentina en 1941. Inició su trayectoria en Buenos Aires, primero con un quinteto, donde colaboraba el gran violinista chileno Hernán Oliva, quinteto que mostraba gran influencia del Quinteto del Hot Club de Francia. Actuó en teatros y confiterías céntricas. Modificó sus conjuntos a sexteto, octeto y orquesta.

Disfruté de su espectáculo en varias oportunidades, durante sus presentaciones en los bailes que se desarrollaban en los clubes. Hacía tres o cuatro presentaciones, de 30 minutos cada una. En esos bailes los conjuntos de jazz complementaban la presentación de una orquesta típica destacada. Pero Oscar Alemán estaba al nivel de los mejores, era una estrella.

Interpretaba música bailable, muy alegre y dinámica, donde alternaba algunas buenas ejecuciones del mejor jazz con música brasileña, melodías internacionales y su famoso acto de ejecutar la guitarra sobre su espalda interpretando “Improvisaciones sobre boogie boogie”. Confieso que era espectacular pero no me agradaba.

En cambio disfrutaba sus escasas y excelentes interpretaciones de los clásicos del jazz incluidos en su repertorio como “Té para dos”, “Rosa madreselva” o “Paso del Tigre” donde podía apreciarse al gran Oscar Alemán. Su actuación era un derroche de dinamismo y musicalidad, ejecutando, bailando y zapateando, en un despliegue de agilidad envidiable en ese Buenos Aires que se fue.

Personajes de la ciudad

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom