El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

EL TODDY

El desayuno o la merienda se armaba con un café con leche, pan y manteca o “Toddy” con leche, pan y manteca o en su reemplazo “Bizcochos Canale” con manteca. El “Toddy” era un polvo achocolatado y dulce al que se le endosaban efectos medicinales, nutritivos y fortificantes.

En una época en la que el raquitismo era muy común, se suponía que el consumo de “Toddy” era beneficioso para el niño en crecimiento. Se lo promocionaba  en las revistas infantiles como Billiken y Patoruzú, a lo que se agregaba la difusión radial, patrocinando audiciones dedicadas al público infantil, destacándose la serie de programas de “Tarzán rey de la selva”, en una de las épocas más exitosas de este producto.

Los incentivos de su promoción eran variados. No recuerdo con exactitud, pero en sus envases de lata de aproximadamente medio kilo, se incluían unos cupones que se canjeaban por vasos de vidrio altos, con el borde dorado. Nunca logramos alcanzar la media docena, porque indefectiblemente, uno se rompía.

Siempre recuerdo que los domingos, en la cancha de River, papá compraba dos vasos de cartón conteniendo “Toddy” caliente, que bebíamos con absoluto placer. Era la antesala del café con leche y medialunas que compartíamos al finalizar el partido, en la confitería del club. Se lo bebía fresco en el verano.

En la década del 40 aparecieron helados que cubrían una cucharita plana de madera, de un similar al Toddy, que vendían los heladeros con sus carritos  triciclos o empujándolos por las calles de ese Buenos Aires que se fue.

Modas y costumbres

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom