El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

LA VISITA DE LOS RATONES

La visita “de los ratones” nos introducía en una nueva experiencia en nuestra infancia. Un día notamos que un diente incisivo se movía, que nuestra lengua jugaba cada vez más con él hasta que de pronto, se despegaba y con el diente en la mano corríamos presurosos a comentar la novedad.

Nuestra madre nos decía:” Tenés que ponerlo debajo de la almohada; vienen los ratones y te dejan algo”. La curiosidad era intrigante, eran vivencias novedosas. Y esa noche, al acostarnos, colocamos el diente bajo la almohada. Pero al día siguiente , nos despertamos y nos olvidamos del tema de los ratones.

Mientras tomábamos el desayunio, alguien deslizó:”¿ Vinieron los ratones?”. La respuesta fue como un relámpago. Interrumpimos el desayuno y nos dirigimos vertiginosamente hacia nuestra cama, levantamos la almohada, pero el diente no estaba. En su reemplazo aparecieron unas monedas, 30 centavos, que nos llenaron de sorpresa y alegría.

Mientras finalizábamos el desayuno, una enorme alegría nos invadió. Una primera reacción fue tocarnos los dientes, a fin de verificar si había otro que se movía.. La sorpresa fue mayúscula y sobre todo, muy grata y no fue necesario que nos indicaran que hacer, cuando el segundo diente se cayera, integrando un episodio inolvidable de nuestra infancia en aquél Buenos Aires que se fue.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Modas y costumbres

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda