El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

EL PUERTO

Coincidiendo con la celebración del 9 de Julio, conocí el Puerto de Buenos Aires en la década del 40.

Fui con mi padre en un día muy frío. Estrené un sobretodo que se me antojó muy abrigado, de lo bien que me sentía. En esa época, convivíamos con el frío percibiéndolo en carne propia en todo momento pero yo no sentía el frío.

Había clima de festejo en el centro de la ciudad. Cuando llegamos al puerto me llamó la atención la cantidad de granos de maíz que había en el suelo y por supuesto, la cantidad de palomas. El mundo estaba en guerra y había racionamiento de combustibles. Pude observar como las grúas a carbón estaban repletas de mazorcas de maíz, que se utilizaban como combustible. Argentina era uno de los principales productores de maíz y podía utilizarlo con esos fines.

La mayor emoción fue conocer un barco por dentro. Visité un submarino y quedé extasiado al ver y tocar los torpedos, comprobando su aspecto y tamaño. Lo hice con mucho cuidado. Las imágenes en mi memoria se referían a películas cinematográficas e historietas. En base a ello había elaborado mi propia novela de lo que era un submarino. El contacto con la realidad fue significativo porque experimenté sus dimensiones reales y el poco espacio disponible para desplazarse por dentro.

Una vez finalizada la visita, mi padre me invitó a saborear un chocolate con churros, propicio en esa tarde fría de un Buenos Aires que se fue.

La ciudad

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom