El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

LAS CONFITERÍAS

Buenos Aires fue una ciudad de confiterías tradicionales con clientela selecta. Ir a la confitería formaba parte de un paseo minuciosamente diseñado, en donde disfrutar de una taza de té de calidad acompañado de sabrosas masas y tortas, contribuía a coronar una salida al “centro” de la ciudad. En muchas ocasiones, la permanencia en la confitería se enriquecía con la actuación de una orquesta que, con música suave, contribuía a que la experiencia fuera más placentera.

Cada una de las confiterías tradicionales se caracterizaba por sus especialidades en repostería, cafetería y por el estilo de su decoración. La “Confitería París” era concurrida por una selecta clientela que acostumbraba saborear sus locatelli de pavita y su exquisito chocolate. Fue refugio de los políticos del Partido Conservador; cerró en 1959.

En Suipacha 380, se edificó la “Confitería Ideal” en 1918. De Europa se trajeron los materiales necesarios para su decoración: arañas francesas, sillones de Bohemia, boisserie de roble de Eslabonia, percheros de 12 brazos. Tenía plata baja y primer piso con una abertura en forma de óvalo que comunicaba ambas plantas y permitía observar un luminoso vitreaux en el techo. Fue lugar tradicional de reunión de señoras a la hora del té, con la posibilidad de disfrutar la música que desde 1944 interpretaba el conjunto de Osvaldo Norton. Aún sigue vigente.

Frente al Congreso de la Nación se levantó la “Confitería del Molino”, construida en estilo art nouveau, decorada con mármoles y bajorrelieves de bronce, mesas de mármol y butacas de cuero. En sus 3 subsuelos tenía la planta de elaboración, bodegas, fábrica de hielo y en el primer piso, un salón de fiestas. Allí se reunieron parlamentarios del radicalismo y el socialismo, quienes saborearon su café, su exquisita repostería o el Postre Imperial Ruso. En 1997 cerró sus puerts definitivamente.

La mayoría de las confiterías estaban ubicadas en la zona céntrica pero en algunos barrios se encontraban tradicionales exponentes como “Las Violetas” en Medrano y Rivadavia, en el barrio de Almagro. Mesas de mármol, gruesas columnas, vitreaux, arañas de bronce con caireles de cristal tallado y mozos vestidos de etiqueta, servían el café vienés o los brioches que la caracterizaron en otra época. Ha sido restaurada y actualmente, es muy concurrida.

Otras confiterías famosas fueron la “Perla de Flores”, “La Perla de Once” aún vigentes, “El Telégrafo” frente a Plaza Italia y “El Paulista” en Jurametnto y Cabildo. Recuerdos de un Buenos Aires que se fue.

Fuente: “Tango y Cultura Porteña” FM 97.9 Radio Cultura. Emisión Nº 29. 15 Noviembre de 1999

Modas y costumbres

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom