El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

DÍAS DE LLUVIA

Los juegos habituales al aire libre obligaban a desarrollar actividades físicas, estar en movimiento constante: fútbol, carreras, saltos o desplazamientos rápidos. Por esas razones, la lluvia no era recibida con alegría.

Cuando llovía, no salíamos a la vereda, no se podía jugar. El ingenio suplantaba los cambios climáticos. Los zaguanes reemplazaban transitoriamente y en forma limitada a las veredas y se jugaba bajo techo. Barajas, dominó, damas. Dinenti con 5 piedritas cúbicas y su prolongada secuencia de variantes. Juegos con piolín, desarrollando una serie de figuras con los dedos de las manos, cambiando alternativamente de uno a otro compañero. Jugaban no menos de dos personas, hasta que la figura se repetía indefinidamente.

Foto: Juegos con piolín

Sobre una hoja de papel dibujábamos un campo de juego, y con el auxilio de un lápiz y un botón se jugaba al fútbol. Ganaba el que alcanzaba la meta con menos movimientos. Los juegos con porotos brindaban la posibilidad de jugar Ta Te Ti o juegos de ingenio matemático, siempre atractivos. También con números, letras o fósforos. Nada era automático, a pila o electrónico. El objetivo era encontrar motivos de distracción compartida.

Jugar a las adivinanzas o relatar h istorias o cuentos que entretenían y facilitaban superar los inconvenientes generados por la lluvia. Con las barajas, construcción de casas, castillos o juegos de adivinación. Con hojas de papel cuadriculado, la batalla naval o el juego del ahorcado. También tallados de figuras en madera, habitualmente con el auxilio de un cortaplumas bien afilado. La necesidad de gastar energía se incrementaba en estos días y en un momento dado, se suspendían los juegos y se buscaba cualquier pretexto para patear una pelotita de papel e improvisar un intento, casi siempre fallido, de esbozar una gambeta.

Sin televisión y sin computadora, los pibes pasábamos buena parte de nuestro tiempo de ocio moviéndonos. Los desplazamientos de los juguetes se obtenían mediante la cuerda, empujando o pedaleando. Lo que menos hacíamos era permanecer sentados, características de la infancia en un Buenos Aires que se fue.

Los juegos

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

Una respuesta a “DÍAS DE LLUVIA”
  1. ANA ISABEL LOPEZ dice:

    Me gustan los temas sencillos que escoges sobre los que hablar…. ¡y también me gusta la lluvia!
    Un saludo.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom