El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

LA FOGARATA

Con la fogarata se recordaba a San Pedro y San Pablo el 29 de Junio, en pleno invierno. Era un día esperado todo el año, fecha clave en la infancia. La llamada fogarata, daba a entender que eran fogatas muy grandes. Cada barrio quería sobresalir haciendo la fogata más grande, la más trascendente; era una verdadera competencia.

Una semana antes, los niños y adolescentes del barrio se preparaban para este festejo tan especial. Acumulaban cajones, palos, trapos, papeles, ramas de árboles, el aserrín y las virutas cedidas por el carpintero de la cuadra, y cuanto elemento combustible se encontrara al paso. Lo depositaban en uno de los potreros existentes, ya que en cada manzana había uno. El día 29 en horas de la tarde, se preparaba la pila de elementos combustibles en forma de pirámide que culminaba con la colocación de un muñeco de trapo. Se ubicaba casi en la mitad de la calle, en forma de círculo. Al anochecer se encendía la hoguera.

Todo el mundo contribuía a alimentarla, arrojando cuanto elemento  tenía a mano. Los asistentes, a predominio de niños y adolescentes, no cesaban de saltar, gritar y correr alrededor de la fogata, culminando una excitación acumulada durante la última semana. Algunos intentaban saltar la fogata y más de una vez hubo que lamentar quemaduras. Algunos pibes asaban ranas. El hijo del verdulero traía papas y batatas, que colocadas en los bordes de la fogata, se cocinaban lentamente.

A veces, las llamas alcanzaban mucha altura y quemaban los cables eléctricos. Cuando desaparecían, se acercaban las papas y batatas a las brasas y a una indicación, los organizadores se sentaban sobre el cordón de la vereda o directamente en los adoquines, a fin de saborear una porción de papa o de batata asada. Poco a poco, a medida que las brasas perdían intensidad, la concurrencia se dispersaba. Al día siguiente, como mudos testigos, se encontraban restos de maderas calcinadas, dentro de un círculo de adoquines que por el efecto del fuego, habían cambiado de color y que a veces, aún conservaban el calor.

Fuente: “Música, Recuerdos y…algo más”, FM  97.9  Radio Cultura. Emisión Nº 31.  18 Noviembre de 1998.

El barrio

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom