El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

¡HASTA PRONTO!!!

Estimados amigos:

Hemos sido notificados que temporariamente, el Blog de Monografías.com, interrumpirá sus servicios, en principio, hasta el próximo año, sin una fecha concreta de regreso.

Por esta razón quiero despedirme de quienes han seguido la publicación de los temas de “El Buenos Aires que se fue”, y agradecer a Monografías.com, la asistencia en el mantenimiento del blog. Si bien me cuesta escribir estas líneas, no puedo dejar de señalar la oportunidad que he tenido de haber plasmado tantas vivencias y momentos únicos que han caracterizado el estilo de “El Buenos Aires que se fue”.

Cordiales saludos y hasta muy pronto

Dr. Carlos E. Araujo

Sin categoría

LAS FAMOSAS DELANTERAS DEL FÚTBOL ARGENTINO

Las delanteras famosas en el fútbol argentino brillaron en equipos grandes y chicos. Provocaban el deleite de los espectadores que, evidentemente, disfrutaban de las jugadas numerosas, que se sucedían en los 90 minutos. Muestras de habilidad, astucia y oportunidad que satisfacían plenamente.

San Lorenzo de Almagro ganó el campeonato de 1946 con la participación del “Trío de Oro”, integrado por Armando Farro, René Pontoni “la Chancha” y Rinaldo Martino. Integraron una de las mejores delanteras del fútbol argentino. Ocuparon la primera posición a 4 puntos de Boca Juniors y a 5 de River Plate. De los 89 goles logrados, Pontoni marcó 22, Farro 18 y Martino 16. 

Finalizado el campeonato, realizaron una gira por España y Portugal. Disputaron 8 partidos, ganaron 4, empataron 3 y perdieron 1.

Elegancia, habilidad y eficacia, fueron los atributos que distinguieron a “La Máquina”, una de las delanteras más famosas del fútbol argentino. El River Plate campeón de 1941, 1942 y 1945, brindó un espectáculo de suprema calidad, a través del malabarismo y precisión de Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Félix Lousteau. Jugaban con precisión de relojero y fue una definición del periodista de “El Gráfico”, Ricardo Lorenzo, “Borocotó”, quien los denominó “La Máquina”, toda una referencia a una época de River. Esos futbolistas excepcionales, dejaron un recuerdo inolvidable en quienes tuvimos la oportunidad de verlos. El clima que se vivía en el estadio era muy especial, a pesar que en muchas oportunidades los resultados aparecían tardíamente, lo que motivó la denominación de “Los Caballeros de la Angustia”. Todo lo podían hacer, y lo hacían bien. Si la delantera era una atracción, Félix Lousteau, el extremo izquierdo, era un espectáculo aparte, único en su estilo. Vanía por la raya izquierda a toda velocidad y frenaba de golpe. El marcador seguía de largo y Lousteau arrancaba en otra dirección. Arrancaba velozmente, pisaba la pelota dejándola quieta en la raya de cal, y seguía corriendo junto al marcador, pero sin la pelota. Volvía atrás y regresaba a buscarla. Este espectáculo se desarrollaba en todos los partidos provocando en el público exlamaciones de júbilo, acompañadas de prolongados aplausos.

Bernardo Gandulla y Raúl Emeal jugaban juntos desde 1930 en las divisiones inferiores de Ferro Carril Oeste. Al llegar a la Primera división, integraron una delantera histórica en el fútbol argentino, con el agregado de Juan J. Maril, Luis Borgnia y Jaime Sarlanga, “Los Mosqueteros”.

Para otros “La Pandilla Verdolaga”, una línea ofensiva de primer nivel. Este excelente quinteto se desempeñó entre 1937 y 1938, ya que los integrantes fueron adquiridos por otros clubes; Maril a Independiente, Borgnia a San Lorenzo de Almagro y Sarlanga, Gandulla y Emeal a Boca Juniors y todos, integraron la Selección Argentina.

El “Dúo Mágico” estaba integrado por Herminio “Masa” Masantonio y Emilio “Perita” Baldonedo, proveniente éste  del semillero de Huracán. Jugaron juntos entre 1935 y 1943.

Se decía que Baldonedo era el socio ideal de Masantonio, porque eran una máquina de hacer goles. Esta dupla dejó un recuerdo imborrable por su efectividad, que condujo a los grandes triunfos de Huracán. Era en la época en la que una publicidad de los Cigarrillos 43, mostraba con el título de “Los 7 Grandes”, al representante de los cigarrillos, rodeado de quienes representaban a los 6 grandes: Boca, River, San Lorenzo, Independiente, Racing y Huracán.

En las décadas del 30′ y del 40′, Huracán alternaba su posición con los punteros del campeonato. En 1941, el “Dúo Mágico” se transformó en trío con la inclusión de Norberto “Tucho” Mendez, surgido de las divisiones inferiores, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, caracterizado por su gambeta endiablada, gran manejo, guapeza y capacidad goleadora. El trío jugó durante 3 años, hasta 1943, cuando Masantonio se alejó del club. Pero en esos tres años, su destreza y eficacia, posicionó a Huracán en sitios de privilegio.

Foto: H. Masantonio

Un quinteto excelente fue el de “Los Carasucias”, aparecido en el San Lorenzo de 1964.

Lo integraron Narciso Doval, Fernando Aréan, Victorio Casa, Roberto Telch y Héctor Veira. Provenían de las divisiones inferiores del club, y pese a su juventud, descollaron muy pronto en la Primera División. Estos cinco referentes, integraron posteriormente el equipo de “Los Matadores”, el primer campeón invicto del fútbol argentino en 1968.

El club Independiente se destacó en 1952, por presentar a una delantera fabulosa integrada por Rodolfo Micheli, José Cecconato, Carlos Lacasia, Ernesto Grillo y Osvaldo Cruz, que se complementaban a la perfección. Pero más importante aun, fue su convocatoria por parte de Guillermo Stábile para integrar el ataque de la Selección Argentina de 1953, cuando enfrentó a Inglaterra en el estadio de River. Jugaron 30 partidos. Luego Lacasia fue reemplazado por Ricardo Bonelli, con quien jugaron 50 encuentros más.   

A pesar de la eficacia de esa delantera excepcional, entre 1952 y 1956 no pudieron alcanzar el título de campeón, luego de marcar 356 goles. Cuando evocamos a estos grandes jugadores de épocas pasadas, se nos escapa un lagrimón al recordar la calidad de los partidos de fútbol jugados en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: El adiós a un gran futbolista. La Nación, 02 junio de 1999

Esos nombres imborrables…La Nación, 01 noviembre 2008.

http://www.elgrafico.com.ar/2014/02/28/C-5076.La-maquina-de-river.php

http://www.elgrafico.com.ar/2017/06/05/C-23974-el-jugador-perfecto

Una delantera fabulosa. https://www.clarin.com/deportes/delantera-fabulosa_0_BJLyp4g=kg.html

https://es.wikipedia.org/wiki/El_Terceto_de_Oro

Deportistas destacados, Los entretenimientos, el fútbol

PICHÍN, EL BARMAN GALANTE

Santiago “Pichín” Policastro, fue un especialista en cocteles nacido en Buenos Aires el 1º de setiembre de 1912.                                                                                                

Foto: NTD

Hijo de inmigrantes italianos, tenía seis hermanos. Una vez finalizada la escuela primaria, ayudó a su padre en el reparto de leche. Comenzó a trabajar en la Cafetería Havanna de Mar del Plata, preparando tragos y cocteles, reemplazando al café. Fue el comienzo de su fama.

Con un local en Mar del Plata y dos en Buenos Aires, desarrolló su tarea creativa, imponiendo un estilo claro y definido, basado en sus modales refinados. Estaba en contacto permanente con estrellas del cine, teatro y la canción. En 1950 publicó “Tragos Mágicos”, un libro con recetas y opiniones de famosos.

Titular del gremio de barmanes de Argentina, compitió en 1954 en Berna, Suiza, en el campeonato mundial de la Asociación Internacional de Bartenders (IBA), ganando el Primer Premio, el Oso de Berna, con su coctel “El Pato”, una combinación de gin, vermú seco, campari, cointreau y kirsch.

Su oficio lo llevó a viajar en barco por diversos países. A raíz de ello, fue convocado desde la Oficina de la Presidencia de la Nación, a una entrevista personal con el Presidente Juan Perón, donde se le manifestó la necesidad de viajar por América hasta Estados Unidos, llevando y promocionando tragos y vinos argentinos, en el buque Fanu Río de la Plata, acompañado de empresarios que presentaban sus productos en cada parada, bajo los auspicios de la embajada argentina.

El primer viaje de la gesta diplomática gastronómica se hizo en junio de 1955, con la participación de bodegueros argentinos de Mendoza y San Juan. Recorrieron la Costa Atlántica y el Caribe, hasta llegar a Nueva York, constituyendo un éxito comercial, en una gira de 22 días.  La llegada a Buenos Aires coincidió con el derrocamiento del General Perón por la llamada “Revolución Libertadora”.

Forzado a exiliarse por su relación peronista, dejó sus negocios en manos de un hermano, se ubicó en Venezuela como Barman, alcanzando el cargo de Director de la ronera venezolana “Pampero”. Posteriormente, se radicó en Miami, Estados Unidos, en 1978, fundando “LAICA, Inc”, una empresa propia ligada a la ronera venezolana. En 1990, recibió el premio “Angelo Zola”, de la IBA. Murió en Miami a los 97 años, el 16 de enero de 2010.

“La misión del barman es alegrar, no embriagar”, decía la figura Nº 1 de la coctelería argentina y mundial, el autodidacta, carismático y lúcido “Pichín”, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: El Barman de Perón. NTD, 20 abril 2015.

Pichín Policastro, el campeón exiliado. Pag.12, 17 agosto 2015.

https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Santiago_Policastro&oldid=101164925

Pichin, el Barman Galante (1911-2010)Gastón Regnier. Bar and Drinks, Nº 37, Otoño 2010

El exilio, Personajes de la ciudad, Sin categoría

ARTISTAS ARGENTINOS ASOCIADOS

Artistas Argentinos Asociados, fue una empresa argentina independiente de cine creada en Buenos Aires el 26 de setiembre de 1941.                                                    

Nació en el bar “El Ateneo”, ubicado en las calles Carlos Pellegrini y Cangallo (actualmente Tte. Gral. Perón). Fueron sus fundadores los actores desocupados Enrique Muiño, Elías Alippi, Francisco Petrone, Ángel Magaña, el director Lucas DeMare y el productor Enrique Faustin, conjuntamente con los guionistas Homero Manzi y Ulyses Petit de Murat.

Su objetivo fue el de hacer buenas películas con temas nacionales y atractivo comercial, trabajando en equipo y evitando reciclar argumentos de películas extranjeras. Su logo estaba representado por una antocha encendida y las tres letras A mayúsculas. El primer film que realizaron fue “El viejo hucha”, con Enrique Muiño, seguido de su producción más importante, “La guerra gaucha”.

Como no la pudieron financiar completamente, recibieron la ayuda económica de Miguel Machinandiarena, propietario de “Estudios San Miguel”, quien ingresó como socio mayoritario. “La guerra gaucha” fue en su momento, la película más vista en la historia del cine argentino, superando el record de “Lo que el viento se llevó”.

Las películas que le siguieron, “Su mejor alumno”, “Pampa bárbara”, “Donde mueren las palabras” requirieron de un notable esfuerzo para concretarlas, pero estuvieron acompañadas por el éxito de la crítica y del público. Ideológicamente, los fundadores compartían un nacionalismo democrático. Durante la década del 40, el cine argentino se había consolidado en países de Latino América, de México y en el cine Hispano de Nueva York, y zona sur de Estados Unidos.

Si bien había una restricción de película de celuloide por causa de la guerra, la producción argentina fue de 57 estrenos en 1942. La llegada al país del director francés Pierre Chenal, en calidad de exiliado, permitió su contratación para filmar “Todo un hombre”, con Francisco Petrone y Amelia Bence constituyendo un rotundo éxito que se repitió en “El muerto falta a la cita”, con argumento de Pierre Chenal y la actuación de Ángel Magaña y Sebastián Chiola, estrenada el 7 de diciembre de 1944.

Su actividad regular cesó en 1958 y diez años después, sólo se dedicó a la distribución de películas cesando en sus actividades en el año 2000. Artistas Argentinos Asociados constituyó un emprendimiento admirable forjado en la convicción y el esfuerzo de un grupo de inolvidables artistas de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.todotango.com/historias/cronica/327/La-nata-contra-el-vidrio.

Corvalan K. Artistas Argentinos Asociados. Leedor.com. 5-12-2002.

Artistas Argentinos Asociados. Fotograma.com. 17-12-2002

https://es.wikipedia.org/wiki/Artistas_Argentinos_Asociados

Artistas destacados, El cine, El exilio, Los entretenimientos, Realidades argentinas

LOS SEIS DÍAS DE BUENOS AIRES

Se llamaba “Seis días de Buenos Aires”, a una carrera de ciclismo en pista desarrollada en el estadio Luna Park.

La primera edición se corrió en noviembre de 1936, triunfando la pareja española Antonio Prior y Rafael Ramos. Se construía una pista de 145 metros a  la que se llamó “el anillo embrujado”, que era recorrida durante seis días consecutivos, sin interrupción.

Los ciclistas participaban por parejas, de modo que mientras uno corría, el otro dormía o descansaba pero siempre, uno de ellos, se deslizaba por la pista. Era un espectáculo seguido de cerca por la prensa, destacando la participación de ciclistas de otros países, alguno de ellos primeras figuras a nivel mundial, como ocurrió en el año 1958 cuando el argentino Jorge Bátiz conformó una duopla con el campionísimo italiano Fausto Coppi, quienes triunfaron en esa oportunidad.

Las jornadas eran muy duras y los participantes tenían poco descanso. El pubíco, presente en las horas de espectáculo, aplaudía cada sprint. El primer argentino que ganó la competencia fue Remigio Saavedra, en el año 1939, en dupla con Camiel Dekuysscher, repitiendo en 1943, junto a Mario Mathieu.

La figura argentina en “los seis días” fue, indudablemente, Jorge Bátiz, quien anotó su nombre en 5 oportunidades: 1958, 1959, 1961, 1962 y 1963. Posteriormente se transformó en el entrenador del equipo argentino.

En el horario de asistencia de público, ocurría la verdadera competición con relevos continuos, escapadas, abriendo huecos. Los sprints se disputaban cada cierto número de vueltas. Eran 8 a 10 horas de verdadera competición mientras las restantes se empleaban para dormir por turnos.

Las puertas del Estadio Luna Park permanecían abiertas durante los seis días de competición. Eran seis días con ciclistas pedaleando permanentemente, en uno de los circuitos más peligrosos del mundo, durante las décadas del 40, 50 y 60.La última edición se corrió en el año 2000.

Si bien no tuve ocasión de asistir a este espectáculo, recuerdo con nitidez el acompañamiento periodístico masivo en las revistas deportivas y los diarios vespertinos antes, durante y después a este tradicional espectáculo deportivo de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente; Leyenda de los seis días. http://www.clarin.com/deportes/leyenda-dias_O_BJKWPAd=Fe.html

Seis días en Buenos Aires. https://es.wikipwdia.org/wiki/seis_d%C3%ADas_e_Buenos_Aires

El recuerdo del tricampeón de velocidad Jorge Bátiz. Cuyonoticias.4-11-2017

http://www.bicivilizados.org/carreras-de-los-seis-dias

Los seis días. Blanco Ariel, La Nación. 30-03-1999

Deportistas destacados, La ciudad, Los entretenimientos, Realidades argentinas

MIGUEL PAULINO TATO

Miguel Paulino Tato, conocido como “Néstor”, fue un periodista y crítico de cine, nacido en Buenos Aires, Argentina, en 1902.                                             

Foto: Ernesto Martinchuk

Trabajó como canillita hasta que ingresó como dibujante al diario “Última hora”. Le siguieron las revistas de la Editorial Haynes como “El Hogar” y “Mundo Argentino”. En 1930 fundó la revista “Sábado”, que le permitió viajar a Hollywood, donde tomó contacto con Charlie Chaplin, Buster Keaton, Douglas Fairbanks y otros.

También se desempeñó como profesor de caligrafía, historia y castellano. Escribió en la revista “Rico Tipo” críticas cinematográficas de caracter racista. En 1952 produjo y dirigió la película “Facundo, el Tigre de los llanos”.

Estuvo al frente del “Ente de Calificación Cinemaográfica”, un oscuro organismo del Ministerio del Interior creado en 1968, con autoridad para cortar escenas y eliminar películas enteras, siendo el máximo censor de  la historia argentina, entre agosto de 1974 y fines de 1980.

Es oportuno destacar la canción que le dedicó el conjunto “Sui Géneris” titulado “Las increibles aventuras del Señor Tijeras”, escrita por Charly García en 1974. Sus críticas cinematográficas provocaban la ira de los distribuidores y de empresas periodísticas. Imponía sus ideas con una prepotencia premeditada, jugando con el pánico de su interlocutor.

Sus amigos de ayer, Leopoldo Torres Nilson, Beatriz Guido, Mario Soffici, Lautaro Murúa, Armando Bo, se transformaron en sus víctimas. Ferviente antinorteamericano y anticomunista, tuvo que soportar la radicación en Cuba de su hija, activa militante comunista.

Su falta de respeto ante la propiedad intelectual, la manifestaba modificando el final de las películas que se le antojaban, obligando a la filmación de un nuevo final. Utilizaba un criterio muy especial ya que decía:”Yo no censuro, evito que la gente sea engañada”. Los cortes lesionaban seriamente la obra y su coherencia narrativa. Censuraba lo que pareciera moralmente ofensivo, levemente erótico o políticamente sospechoso. Las películas eran en consecuencia, muchas veces incomprensibles.

La censura cinematográfica fue abolida por Manuel Antín en 1983, encomendándole a Jorge Miguel Cousuelo, desmantelar el sistema nefasto, creando comisiones para la protección de la minoridad. Miguel Paulino Tato que falleció en abril de 1986, más solo que un perro, llegó a ser el hombre más odiado del cine argentino en aquel Buenos Aires que se fue.

Fuente: Andrea Dominique Galeano. El cine prohibido:dictadura y censura en Argentina.31-10-2015

https://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Paulino_Tato

Miguel Tato, aquél increible señortijeras.La Nación, 28-02-1999

Los ‘70:Las historias de magia del “señor” de las tijeras. http://www.jardindegente.com.ar/index.php?

Luciano Monteagudo. Prohibido prohibir en democracia. Pagina12  https://www.pagina12.com.ar/diario/

El cine, La cuestión social, La educación, Los entretenimientos, Personajes de la ciudad, Realidades argentinas

CANCIONES PATRIAS EN LA ESCUELA PRIMARIA

La trayectoria en la escuela primaria, estuvo siempre acompañada por el aprendizaje de las canciones y marchas patrias.

Su enseñanza estaba a cargo de la profesora de música, quien dos o tres veces por semana, al compás del paino desvencijado, nos hacía repetir, una y mil veces, las estrofas de la canción o marcha de turno. La profesora cantaba una estrofa y todos a coro, la repetíamos, con o sin errores. Algunos términos, nuevos para nosotros, nunca eran aclarados en su significado. La duda nos acompañaba durante todo el período escolar.

Eran momentos de alegría, ya que todo lo ensayado se apreciaba en los actos realizados durante las fechas patrias 25 de mayo, 20 de junio, 9 de julio, 17 de agosto, culminando con la fiesta de fin de año. La presencia de los padres durante las fechas patrias, era un valor agregado para mejorar nuestra interpretación.

Las canciones a la Bandera, eran mayoría. “Mi bandera”, de Juan Ambroisi y J. Chassaing decía:” Aquí está la bandera idolatrada / la enseña que Belgrano nos legó / cuando triste la Patria esclavizada / con valor su vínculo rompió”. Cantar estas canciones nos proporcionaba un sentimiento de orgullo.

La marcha “La Bandera”, de G. García y P. Romano decía:” Gloriosa enseña de la Patria mía, / el Paraná en tus brisas te envolvió / y en su ribera tremolaste el día / en que Belgrano al mundo te mostró”. En el “Saludo a la Bandera”, de Leopoldo Carretjer, se cantaba su clásico “Salve, Argentina / bandera azul y blanca / jirón del cielo / en donde impera el sol”. Estábamos pendientes de los errores que la profesora cometía en sus interpretaciones. Siempre eran los mismos. Cuando ocurrían, una mirada de entendimiento entre nosotros, era suficiente para coincidir.

La canción “Aurora”, de H. Quesada, L. Illica y H. Panizza, era la elegida para el izamiento diario de la bandera, de tal modo que la duración de  la canción, coincidiera con la llegada de la bandera al tope del mástil: “Alta en el cielo, un águila guerrera / Audaz se eleva en vuelo triunfal; / azul un ala del color del cielo, / azul un ala del color del mar”.

La figura del gran educador Domingo Faustino Sarmiento era conocida a través del “Himno a Sarmiento”, de L. Corretjer: “Fue la lucha, tu vida y tu elemento; / la fatiga, tu descanso y calma; / la niñez, tu ilusión  y tu contento, / la que al darle el saber le diste el alma”. La “Marcha patriótica de 1810″, atribuida a Esteban de Luca, se caracterizaba por tener una letra larga y compleja:” La América toda se conmueve al fin / y a sus caros hijos convoca a la lid. / A la lid tremenda que va a destruir / a cuantos tiranos la osen orpimir”. No era la preferida pero integraba el repertorio de las clases de música.

La “Marcha de San Lorenzo”, de C. Benielli y C. Silva, siempre estaba presente en todos los actos patrios, recordando la gesta del General José de San Martín: “Febo asoma, ya sus rayos / iluminan el histórico convento. / Tras los muros, sordos ruidos / oir se dejan de corceles y de acero”. Nunca hubiéramos imaginado  que a los acordes de esta marcha, Hitler desfiló por París en el mes de mayo de 1940.

A partir de cuarto grado, comenzamos a cantar “La canción del estudiante”, de Francisco García Jiménez, E. Galeano y C. Guastavino. Fue siempre la canción que nos representaba, dentro y fuera de la escuela o del colegio secundario. Era nuestro himno que espontáneamente nos unía en los momentos difíciles. Siempre cantando “a capella” con la participación de todos: “¡Estudiantes! Alcemos la bandera / que ilustraron los próceres de ayer / y florezca a sus pies la primavera / del amor renovado en nuestro ser”. Durante el transcurso de la vida escolar, aprendimos marchas y canciones que dejaron su impronta en ese Buenos Aires que se fue.

La educación, La infancia, Realidades argentinas

VILLA CARIÑO

“Villa Cariño” era una zona especial de la ciudad de Buenos Aires, ubicada en los bosques de Palermo.

Muy visitada en la década de 1960, cuando la tarde caía y la noche se establecía con firmeza. Las parejas llegaban en auto a fin de disfrutar un momento de intimidad. Para muchos fue el despertar de los avatares amorosos y más de uno, fue concebido en ese bosque.

A medida que la noche era más densa, más numerosa era la cantidad de automóviles reunidos en el lugar, con gente joven y mayorcita ambién. Era habitual que los pibes se adentraran en la zona y molestaran a las parejas, interrumpiendo sus actividades.

Pero también la policía recorría la zona con poderosas linternas encendidas, molestando a los distintos ocupantes de los vehículos estacionados, provocando el alejamiento del lugar. Quedó registrado en la revista “Tías Vicenta”, a partir del año 1955.

Había un pacto tácito con la policía; si los villacariñistas dejaban las luces bajas del auto encendidas, la patrulla que pasaba cada 3 horas durante la noche, no los molestaría. Estas visitas eran motivadas por las provocaciones de las patotas juveniles, que aparecían ruidosamente en los autos con sus luces largas encendidas.

No era rara la presencia de alguna grúa convocada cuando el auto se quedaba sin batería. Tampoco eran raros los encontronazos entre los coches. Los fines de semana se reunían entre seiscientos a ochocientos autos, que solían permanecer hasta las 5 de la mañana. Los habitués comentaban que en ese sitio, se sentían aislados, a pesar de lo cerca que estaban uno de otro.

“Villa Cariño” fue una zona amatoria famosa ubicada en los bosques de Palermo de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: Gerchunoff Pablo: El fin de Villa Cariño. Revista Panorama. Octubre 1985.

La ciudad, La cuestión social, Modas y costumbres, Realidades argentinas, Reuniones sociales

PIOLÍN DE MACRAMÉ

“Piolín de Macramé”, fue uno de los seudónimos empleados por el Dr. Floencio Escardó, reconocido pediatra argentino.                                                               

Foto: Argentina al Mundo

Nació en Mendoza, Argentina, el 13 de agosto de 1904. Alumno de secundaria en el Colegio Nacional Buenos Aires, se graduó de médico en 1929. Ocupó cargos relevantes universitarios: Decano de la Facultad de Medicina en 1958, luego Vicerrector de la Universidad de Buenos Aires, época en la que transformó en mixtos, los regímenes de los colegios “Carlos Pellegrini” y “Nacional Buenos Aires”.

En su cátedra del Hospital de Niños “Ricardo Gutiérrez”, Sala 17, creó la Residencia en Psicología Clínica, con un Pabellón de Psicología Clínica de 8 consultorios y una sala de Terapia de Grupo. Fue responsable de una reforma revolucionaria, la internación de las madres con los pacientes, a fin de mantener el vínculo afectivo, hecho que favorecía la recuperación.

Se destacó como escritor de temas médicos y no médicos, empleando en los humorísticos el seudónimo de “Piolín de Macramé”, con el escribió las columnas de “¡Oh!”, “Cosas de Argentino” y “Cosas de porteños” en los diarios “Crírica”, “La Razón” y “La Nación”. El artículo “¡Oh! los Militares”, fue una crítica irónica que contribuyó a la cesantía de todos sus trabajos, en el año 1976.

Fue Presidente de la SADE, “Sociedad Argentina de Escritores”, y Miembro Titular de la “Academia Porteña del Lunfardo”. Con frecuencia lo veíamos en la Librería “El Ateneo”, en Avenida Córdoba y Junín, impecablemente vestido de sport, con sus mocasines al tono y su cabello blanco enmarcando su rostro bronceado.

Con él sufrimos los exámenes finales en la Cátedra de Pediatría del viejo Hospital de Clínicas, cuando se presentaba ante el alumno diciendo: -Soy el Dr. Florencio Escardó, mucho gusto- y estrechaba la mano derecha de la víctima. Dos minutos más tarde, ante la primera respuesta equivocada gritaba: -”¡Usted no tiene la menor idea de esto! ¡Váyase! ¡Tiene cero!”- y lo despedía sin contemplaciones.

Entre las publicaciones en el área de salud se destacaron “El alma de médico”, “Moral para médicos” y “Anatomía de la familia”. Entre las no médicas “Geografía de Buenos Aires”, “Nueva Geografía de Buenos Aires” y “Cosas de Argentino”. En 1984 recibió el Premio Konex de Platino y fue declarado “Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires”. Guionista de la película “La cuna vacía”, una evocación del Dr. Ricardo Gutiérrez, falleció el 31 de agosto de 1992 en Buenos Aires, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Florencio_Escardo

Escardó Florencio. ¡Oh! los Militares. En Buhrdilla de Papel Nº 3, Abril-Mayo 2006

La educación, La medicina de ayer, Recuerdos del Hospital

LOS AVIONES PULQUI

l Pulqui I  I.Ae. 27, fue un avión a reacción subsónico, diseñado y fabricado por la industria aeronáutica argentina, bajo la dirección del ingeniero francés Emile Dewoitine.

Pulqui I

Se construyó un prototipo que voló el 9 de agosto de 1947, piloteado por el Capitán Osvaldo Weiss. El prototipo no cumplía con las condiciones exigidas por el nuevo sistema de propulsión, los diseños aerodinámicos y un bajo rendimiento, culminando con el abandono del programa y el retorno a Europa del ingeniero Dawoitine.

El gobierno argentino contrató en 1947, al experimentado ingeniero y piloto de pruebas alemán Kurt Tank, responsable de la construcción del avión Focke Wulf. Llegó a la fábrica de aviones militares de Córdoba, junto con su grupo de colaboradores, quienes se unieron a los realizadores argentinos para desarrollar el proyecto del futuro Pulqui II, el I. Ae. 33, que bajo diseño de Kurt Tank y equipo volaría a 967 km/hora, con una altitud de 7000 metros.Estas realizaciones, ubicaron a la Argentina en el 5º lugar en el mundo en la construcción de aviones de combate.

Entre 1950 y 1955 se construyeron 5 prototipos. El primero sin motor, para pruebas aerodinámicas: El segundo y el tercero se estrellaron muriendo sus pilotos. El cuarto resultó destruido durante el aterrizaje. Del quinto se construyeron diez aparatos. Se presentó públicamente el 8 de julio de 1951, en el Aeroparque “Jorge Newbery”, piloteado por el Capitan Weiss.

Pulqui II

Los cambios políticos motivaron la cancelación del proyecto y el alejamiento de los técnicos extranjeros hacia otros países. El único Pulqui I y el último Pulqui II, se mantuvieron en servicio hasta principios de la década de 1960, cuando fueron donados al Museo Nacional de Aeronáutica, estacionados a la intemperie durante casi 40 años, en un predio del Aeroparque de la Ciudad de Buenos Aires, junto a otras naves que participaron en la Segunda Guerra Mundial.

Posteriormente fueron restaurados y reubicados en la nueva sede del Museo, ubicada en Morón, Provincia de Buenos Aires. Los aviones Pulqui I y II, fueron la culminación de una aspiración argentina de desarrollar y construir aviones de combate con tecnología avanzada en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente; http://www.aeromilitaria.com.ar/psv/censo/pulqui/index.htm

http;//www.ipmsstockholm.org/magazine/2002/06/stuff_eng_profile_pulqui.htm

http://www.lucheyvuelve.com.ar/pulqui/pulqui1.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/I.Ae_33_Pulqui II

Realidades argentinas
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda