Educación para la Vida

Blog en Monografias.com

 

LA ESPIRITUALIDAD AUTÉNTICA COMO COMPONENTE DEL SER HUMANO (PARTE II)

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

En este texto continuamos con la Parte I de a monografía anterior Veamos cada caso por separado:, analizando dos líneas de pensamiento, que son las prevalecientes, en lo relativ al área espiritual humana.

Materialismo. Los materialistas niegan lo espiritual, El Creador, Dios… y todo lo demás que se oponga al dominio material y mental, pues serían conceptos subjetivos, tal vez válidos individualmente, pero no colectivamente, por lo que serían inaptos para la construcción de una sociedad mejor, más justa, más digna, más humana y… ¡más feliz! (La Gran Utopía), ver Bonilla, 1).

En primer lugar, se debe reconocer que la mente racional y los pensamientos que de ella emanan son extremadamente valiosos para el crecimiento de la sociedad humana. Pero ¿ellos serán suficientes para este propósito?. Además ¿quien pesó, fotografió, radiografió o vio en un microscopio (o en un telescopio), un pensamiento Él no parece estar constituido por materia de ningún tipo; ciertamente será, pues, una energía, de naturaleza invisible, pero real.

Las diferentes tendencias del pensamiento humano deben ser entendidas dentro de los contextos específicos donde ocurrieron. En particular, el desarrollo de la Ciencia (moderna) tiene menos de 400 años, siendo que en la época de su inicio, prevalecía pesadamente una única forma de ver el mundo: aquella expuesta por los dogmas de una Iglesia todo poderosa, apoyada en una institución represiva, llamada nada menos que “Santa” Inquisición, la que llevó a la hoguera, ¡más de tres millones de personas! Eran los famosos “herejes”.

En ese marco referencial, la Ciencia se fue alejando cada vez más de la idea del Ser Supremo (supuesto mandante de tales acciones macabras). Esto aconteció a pesar de que los creadores del método científico moderno, como Bacon o Descartes, así como el mayor científico de los siglos XVII y XVIII (Newton), eran practicantes de misticismo.

Así con el paso del tiempo, el Dios de la religión pasó a desempeñar como Creador, el papel del “Gran Relojero” primero y después se dio a entender que él se habría jubilado una vez que dejó el “reloj” del mundo (el Universo) funcionando plenamente. Es claro que en esta interpretación, Él ya no jugaba ningún papel significativo en la evolución humana. Por lo tanto, acabó siendo suprimido.

(Continuar leyendo »)

Sin categoría

LA ESPIRITUALIDAD AUTÉNTICA COMO COMPONENTE DEL SER HUMANO (Parte I)

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

Conceptos introductorios

Frei Betto (1) hace un análisis fascinante sobre el siglo XX, que él considera una época libertaria, un período de avances hacia la emancipación del ser humano. Pero esto no debe impedir de reconocer equívocos y derrotas. Dice este autor: “Si la modernidad exaltó las posibilidades de la razón y sustituyó la visión teocéntrica por la antropocéntrica, ahora la crisis del racionalismo exige que evaluemos los desaciertos del proceso emancipador”… “La caída del muro de Berlín marca el momento de mayor fracaso”… una de sus causas, “que es necesario resaltar, por saberla aún presente en movimientos políticos latinoamericanos, es la autocracia”.

Y agrega: “Para quien, como yo, vive integrado en una institución estructuralmente autoritaria, la Iglesia Católica, es curioso observar los paralelos entre la jerarquía eclesiástica y el “Comité Central”: verticalismo en las decisiones, autoridad como sinónimo de verdad, prejuicios ante manifestaciones artísticas y culturales que no se encuadran en los parámetros de la ortodoxia, discriminación y excomunión de los “herejes” que no comulgan con el pensamiento oficial, las inquisiciones a través de expurgaciones, sanciones, etc.”

Este párrafo de Frei Betto, podría ser traducido así: tanto el socialismo autoritario como “el opio de los pueblos” (como Marx definía la religión) tienen un mismo componente caracterológico básico, centrado en dogmas e imposiciones, a pesar de ser totalmente opuestos en el nivel metafísico, unos negando y otros proclamando la existencia de una Divinidad.

Algunas expresiones de Frei Betto (1) son tan coincidentes con las nuestras, que no podemos dejar de registrarlas aquí. “El pensamiento dialéctico naufragó en su cartesianismo positivista, al desconsiderar la importancia de la subjetividad humana, de la experiencia religiosa(*), del arte como transcendencia de la razón y subversión del lenguaje, de las formas diferenciados de propiedad, de los deseos de consumo, de los principios morales y de la dimensión política de la sexualidad, en fin, del hombre y de la mujer nuevos”.

(Continuar leyendo »)

Sin categoría

LAS GRANDES REVOLUCIONES DEL SIGLO XX

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

LA REVOLUCIÓN RUSA (1917)

En 1914 estalló la llamada Primera Guerra Mundial, en la que por un lado luchaban Inglaterra, Francia y el Imperio ruso, comandado por el zar Nicolás II, y por el otro, Alemania y el Imperio Austro-Húngaro.

La situación en Rusia era prerrevolucionaria en la época, precedida por la revolución de 1905, sofocada con mucha dificultad por el gobierno imperial. En los años siguientes los problemas se agudizaron sobre todo los relativos a desempleo, inflación y falta de alimentos básicos.

La guerra complicó más aún la situación del poder dominante, cujas tropas mal equipadas y mal alimentadas sufrían derrota tras derrota en las manos de los aguerridos ejércitos alemanes.

En ese marco referencial, ocurre la famosa Revolución de Octubre (precedida por la Revolución de Febrero del mismo año y que origina un Gobierno provisorio con mayoría burguesa liberal, comandado por Kerenski).

La Revolución Rusa cuenta en su comienzo con un órgano político (el Consejo de Comisarios del Pueblo, presidido por Lenin) y un órgano militar (la Guardia Roja, comandada por Trotsky). El mencionado Consejo decreta la Reforma Agraria, la nacionalización de bancos y fábricas, así como la autodeterminación de los pueblos que vivían en los territorios del ex-Imperio.

Establecidas las bases programáticas, el nuevo gobierno debió solucionar los aspectos militares, lo que hace a través del Tratado de Brest-Litvosk con los alemanes, el cual es particularmente negativo para los rusos, que pierden inmensos territorios, poblaciones y recursos naturales, de modo que acaban rodeados de protectorados alemanes (Ucrania, Finlandia, la región del Don, etc.).

(Continuar leyendo »)

Educación

Los principales movimientos revolucionarios socialistas del Siglo XIX y las grandes Internacionales obreras.

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

La Revolución de 1830

Esta revolución no fue, por lo menos en su comienzo, una revolución socialista y sí de la burguesía que después de la Revolución Francesa (1789) fue promovida e integrada por industriales y comerciantes ricos, así como por algunos intelectuales. Ellos, lo que realmente querían era tener acceso al Poder, antes monopolizado por la nobleza.

En este caso, la Revolución no quedó restricta a un país como en el caso de la Comuna de París (1871), pues ella estalló más o menos simultáneamente en Francia, Bélgica, Alemania, Italia, Suiza y Polonia.

En la época, reinaba en Francia (donde comenzó el movimiento) el Rey Carlos X, extremadamente conservador, al contrario de su predecesor, Luis XVIII (su propio hermano).

En 1830, el rey disolvió las Cámaras, al parecer en forma fraudulenta. De este modo fue destruida la Constitución Napoleónica (vigente desde 1814).

A raíz de este hecho, hubo una serie de barricadas en las cuales participaron, en curiosa mezcla obreros, guardias y antiguos militares napoleónicos. El 29 de julio, las barricadas llegaron al número de ¡6000! en las calles de Paris.

En la época, la palabra “liberal” tenía un sentido bien diferente al actual (especialmente al término “neoliberal”). En efecto, la burguesía emergente se aliaba con las clases trabajadoras para oponerse a la nobleza.

Esta rebelión popular llegó a su eclosión durante los días 27 a 29 de julio y son conocidas, históricamente por las “Tres Gloriosas”. Carlos X asustado y recluido en Saint Cloud, abdicó en favor de su hijo, el duque de Burdeos. La lucha ahora cambió de rumbo: para dentro de los revolucionarios.

En efecto, los estudiantes y la Guardia Nacional querían la proclamación de la República. Ya los liberales, encabezados por Thiers propusieron coronar al duque de Orleáns (enemigo de la rama real anterior, los Borbones). Finalmente, el empuje revolucionario hacia la República disminuyó y el mencionado duque (Felipe) acabó siendo designado Rey de los franceses, de modo que la burguesía triunfó una vez más.

(Continuar leyendo »)

Educación

LAS IDEOLOGíAS SOCIALISTAS (Continuación)

LAS IDEOLOGÍAS SOCIALISTAS (Continuación)

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

EL SOCIALISMO “LIBERTARIO”: ANARQUISMO

Por lo menos en dos asuntos, el socialismo “autoritario” y el socialismo “libertario” son coincidentes:

· Ambos tienen como objetivo la justicia social (aunque los caminos para alcanzarla son notablemente diferentes).

· Ambos coinciden en una visión materialista de la sociedad humana (aunque con matices también diferenciados).

La diferencia mayor entre ambas ideologías, corresponde a la visión del Gobierno y del Estado. Para los autoritarios, eran necesarios gobiernos fuertes, capaces de encauzar las energías revolucionarias de los trabajadores para poder materializar la justicia social.

Ya los libertarios piensan que varias instituciones existentes en una sociedad convencional como iglesias y especialmente gobiernos formales, deberían ser disueltas. A partir de ese momento, y con base en autodisciplina y cooperación voluntaria, la sociedad humana puede auto-organizarse, viviendo en paz y armonía.

Existe una confusión semántica con las palabras “anarquía” o “anarquismo”, generalmente identificados como “caos” o “confusión”.

Sin embargo, etimológicamente anarquismo viene del griego, donde “an” significa “sin” y “arquia” (oriunda de la palabra “archon”) significa “gobernante”. O sea el anarquismo involucra una teoría política que considera los gobiernos (como los conocemos) nocivos e innecesarios, dado que las sociedades humanas tienen capacidad para auto-organizarse.

Por lo tanto, el buen desarrollo de una sociedad anarquista depende de autodisciplina y cooperación voluntaria y no de obediencia jerárquica.

Dicho de otra forma, esa ideología considera que los gobiernos crean una construcción artificial, en la cual el poder es impuesto de arriba para abajo. El anarquismo entiende la sociedad como algo diferente, o sea la sociedad no sería una estructura y si un organismo vivo que crece en función de su propia naturaleza. Esto parece ser un concepto nuevo, bien interesante.

(Continuar leyendo »)

Sin categoría

LAS IDEOLOGÍAS SOCIALISTAS

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

Los primordios del Socialismo

No somos ni historiadores ni sociólogos; por otra parte el asunto principal de este artículo no es analizar detallada y profundamente el socialismo y sus varias tendencias. Sin embargo, una visión rápida sobre las ideas socialistas y los principales acontecimientos que las acompañaron, es siempre interesante.

A pesar de que la idea de socialismo se pierde en la noche de los tiempos (mismo ella existía durante el Imperio Romano, en el cristianismo primitivo, en las rebeliones campesinas de la Edad Media, etc.) las palabras socialismo, así como comunismo, surgen con esa grafía en 1830-40.

Es reconocido que tres pensadores: Saint-Simón (1760-1825); Fourier (1772-1837) y Owen (1771-1859) fueron los primeros en denunciar el capitalismo emergente, como fuente de “injusticias” e “irracionalidades”. Ellos elaboraron planes para una sociedad racionalmente planificada, controlada por los productores (obreros, campesinos). Entretanto, este modelo estaba apoyado en el comando de los propios gobernantes, de manera que existiese solidaridad entre reyes, industriales y trabajadores.

Es por eso que fueron llamados por Blanqui en 1839 como “socialistas utópicos”.

En el prefacio para la edición del “Manifiesto del Partido Comunista”, Engels justifica este adjetivo diciendo que en 1848(*) “comunista era aquel que defendía la necesidad de un completo cambio social”. Ya socialista era “aquel que con panaceas variadas y toda clase de cataplasmas, quería eliminar los males sociales, sin cambiar sus causas”.

O sea, según la visión de Engels, el socialismo era un movimiento burgués; el comunismo era un movimiento de los trabajadores.

Entretanto, otros autores tenían visiones diferentes.

(Continuar leyendo »)

Sin categoría

LA POSTURA GERENCIAL Y LOS CAMBIOS

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

Las empresas de todo tipo (públicas o privadas, industriales, agrícolas o de servicios) son ingredientes fundamentales - nos guste o no - de las sociedades modernas.

La idea a ser desarrollada luego a seguir no sería su eliminación – probablemente imposible – y sí su renovación específica dentro de un contexto mayor, la Revolución Integral de las Conciencias.

Cuando éstas hayan alcanzado una masa crítica, habrá llegado el momento de repensar estas instituciones sociales y económicas.

En efecto, el mundo empresarial, el mundo de los negocios no puede estar ajeno a los cambios en procesamiento. Él también precisa ser abarcado por los nuevos tiempos.

(Continuar leyendo »)

Sin categoría

EL REFLEJO DE LOS CAMBIOS SOCIALES EN EL INDIVIDUO

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

En los últimos 350 años y a partir de la llave simbólica: “Pienso, luego existo” gran parte de la Humanidad, especialmente occidental comenzó a trillar un largo y contradictorio camino, bautizado con el nombre de paradigma cartesiano. Por un lado, la producción de bienes materiales (especialmente en los últimos años) aumentó de forma asombrosa en términos de cantidad, diversidad y sofisticación; por otro, la promesa de un mundo mejor y de un mayor progreso fue cumplido de forma muy fragmentaria.

Este nuevo mundo es mejor, apenas materialmente, y solo para una faja de población bastante restricta. O sea, la explosión de conocimiento técnico-científico que aquel paradigma trajo, ayudó a aumentar el foso entre los países pobres (pulidamente llamados de países en vías de desarrollo) y los países ricos. Dentro de cada nación, la riqueza material se concentró de tal modo que los pobres están cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos.

¿Hay alguna falla básica en el paradigma cartesiano que podría ser identificada como la causa principal de este desvío imprevisto? Para tentar responder esa crucial pregunta, precisamos volver al ser humano, su evolución y sus hemisferios cerebrales. En efecto, el paradigma cartesiano sigue un desarrollo lineal, analítico, secuencial, de relaciones causa-efecto inmediatas, entronizando el aspecto mental (y descuidando completamente los aspectos afectivos y espirituales, propios del ser humano), lo que es atributo del hemisferio cerebral izquierdo.

De este modo, fueron privilegiadas las partes (y realmente resultados espectaculares fueron obtenidos en esa dirección: computadores muy potentes, viajes a la Luna, transplantes de corazón y fibras ópticas, pero también… poderosísimas bombas atómicas). Mientras tanto, se perdió la visión del Todo.

(Continuar leyendo »)

Sin categoría

LOS CAMBIOS EN LA SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

Existe un libro excelente que todo lector interesado en el tema “cambio” no  debe dejar de leer. Se trata de “Conspiração Aquariana” de autoría de M. Ferguson (1).

La palabra “conspiración” tiene el significado de “respirar junto”. Ya “acuariana” tiene que ver con el signo zodiacal que influenciará la Tierra en los próximos 2000 años. Esto no es Astrología barata, pues es un aspecto astronómico bien conocido por los antiguos.(*)

Se debe recordar que los primeros cristianos dejaron grabados en las catacumbas un símbolo que correspondía al signo de Piscis; poco antes, el Maestro era representado por el símbolo del Cordero (Aries) y milenios antes, en la época del esplendor egipcio, las masas incultas adoraban el Buey Apis, que para los informados sacerdotes era el símbolo del signo de Tauro.

Esta explicación es presentada para mostrar que la expresión “conspiración acuariana” significaría una forma metafórica de designar una nueva mentalidad que está actualmente emergiendo en la Humanidad. Se trata de una “conspiración” exenta de doctrina política o religiosa, que poco a poco va estructurando una poderosa red sin liderazgo formal. Ella representa una efervescencia espontánea, como si fuese el vapor de una caldera arrastrando cualquier obstáculo que encuentre en su frente, llevando irreversiblemente a un cambio radical de la vida humana.

(Continuar leyendo »)

Sin categoría

PRECISAMOS DE LOS JÓVENES PRA CONSTRUIR UNA NUEVA SOCIEDAD : LA GRAN UTOPIA

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

La enseñanza formal (primaria, secundaria, Universidad) proporcionan a los jóvenes, conocimientos necesarios (desde fabricar una mesa hasta hacer transplante de corazón), o sea los abastecen de hechos (o sea: como se hacen las cosas)

Sin embargo, la vida es mucho más que eso, lo que podemos resumir en una palabra: valores. La cultura en la que estamos viviendo se está desmoronando, porque cultiva valores falsos: no hay ideales, todos debemos seguir modelos de vida que nos imprime el poder económico.

El valor antiguo de consumir para vivir ha sido sustituido por el moderno vivir para consumir (no  importa lo que, sobrentendiéndose que lo moderno es lo bueno, lo actual, lo deseable, independiente de lo que hayan enseñado Jesús El Cristo, Bolívar, Artigas o los otros sabios, antiguos o modernos)

(Continuar leyendo »)

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda