Educación para la Vida

Blog en Monografias.com

 

QUE SIGNIFICA TRANSDISCIPLINARIDAD?

La relevancia del componente espiritual es asunto emergente en los nuevos enfoques amplios sobre el Ser Humano y sobre el Universo. En una monografía anterior fue presentado el enfoque holístico y ahora lo es el enfoque transdisciplinario, complementario del anterior.

Según Nicolescu (1), Transdisciplinaridad es un nuevo enfoque científico, cultural, social y espiritual.

Como el prefijo trans lo indica, ella tiene que ver con lo que está, al mismo tiempo entre las disciplinas, a través de las diferentes disciplinas y más allá de cualquier disciplina. Su objetivo es la comprensión del mundo presente, para el cual uno de los imperativos es la unidad del conocimiento.

Jantsch (2) definió la transdisciplinaridad como “el reconocimiento de la interdependencia entre todos los aspectos de la realidad”.

El mundo académico, el mundo de las ciencias, es el mundo de las disciplinas autónomas y aisladas. Sin embargo, debido a su avance vertiginoso y a la proliferación de las tecnologías correspondientes, la complejidad de los problemas, está llevando a la aproximación y a la reconstrucción de la asociación entre las disciplinas en diferentes grados, del más simple (multidisciplinaridad) hasta él más completo (transdisciplinaridad).

En la antigua Grecia había siete disciplinas (tres humanas y cuatro exactas), que tentaban integrar los segmentos del conocimiento total de la realidad. ¡Hoy tenemos 8.000 disciplinas en el mundo académico! O sea 8.000 visiones diferentes de la realidad, una Nueva Torre de Babel; cada una de ellas con su propio lenguaje especializado, sus propios supuestos básicos, sus propias actitudes frente al conocimiento, a la producción, al ser humano, a la vida.

Así surgió el Enfoque Transdisciplinario como tendencia a reunir las disciplinas en una totalidad, para poder comprender - integral y no apenas parceladamente - los fenómenos naturales. O sea, se trata de una tendencia a crear puentes entre las disciplinas, un terreno común de diálogo, intercambio e integración. La palabra Transdisciplinaridad fue usada por primera vez por Piaget (3).

A pesar de que Jantsch (2) y Piaget (3), entre otros, hayan definido los tipos de disciplinaridad de forma algo diferente, se prefiere simplificar su significado a través del siguiente modo:

Monodisciplinaridad. Constituye un cuerpo específico y coherente de conocimientos, de acuerdo con sus propios antecedentes de educación y procedimientos. Por ejemplo, en las Ciencias Gerenciales, sería el caso de Finanzas, Marketing, Producción o Recursos Humanos.

Multidisciplinaridad. Ocurre cuando la solución de un problema hace necesario involucrar otras disciplinas, sin que estas sean modificadas o enriquecidas. Así, si aplicásemos conocimientos de Finanzas para cuantificar y evaluar costos en un proceso productivo, organizado por la disciplina Administración de la Producción, tendremos una actividad multidisciplinar, caracterizada por la división del mismo objeto de estudio, que sería recortado de modo a que cada disciplina la trabajará según sus propios enfoques, resguardando sus respectivas fronteras.

Interdisciplinaridad. Se entiende cuando disciplinas o áreas marcadamente diferentes, desarrollan interacciones reales, ocurriendo una cierta reciprocidad en el intercambio, lo que acaba produciendo un enriquecimiento mutuo. Por ejemplo: un estudio sobre salud de la población puede involucrar conocimiento de Medicina, Nutrición, Agronomía y Administración, por lo menos.

Transdisciplinaridad. En este caso, no hay interacciones y enriquecimiento apenas entre las disciplinas técnico-científicas como ocurría en los casos anteriores. La transdisciplinaridad se caracteriza, sobre todo por su amplitud irrestricta. O sea, en principio, todo tipo de disciplina puede participar en el emprendimiento. Y ese “todo tipo” incluye arte, filosofía, ética, afectividad y espiritualidad. Por lo tanto, la transdisciplinaridad se procesa a través del sistema total.

Esto puede ser así colocado (Weil, 4): “Todos los ramos del conocimiento deben tener un lugar en la nueva transdisciplinaridad: ciencias humanas, ciencias exactas, artes y tradición(*). Así podrá nacer una metaciencia, o sea una ciencia de la realidad”.

Piaget (3) consideró que la transdisciplinaridad era un sueño. Pero ese sueño (una “Utopía”) se está transformando en realidad, apenas por necesidad, dado que la complejidad creciente acerca de nuestra comprensión del Universo, exige una integración de conocimientos, pues las disciplinas científicas ya no tienen la respuesta.

Agrega Weil (4): “La transdisciplinaridad es actualmente considerada como una respuesta a la crisis de fragmentación que asola a la epistemología, con consecuencias reparadoras a los daños y amenazas a la vida de este planeta”.

En función de lo comentado anteriormente, la Transdisciplinaridad tendría como principal objetivo, procurar una axiomática común(**) entre ciencia, arte, filosofía y “tradiciones” espirituales.

En noviembre de 1994, en el Convento de La Rábida, Portugal, se reunió el I Congreso Mundial de Transdisciplinaridad, que dio origen a la llamada Carta de La Rábida, compuesta de varios considerandos y artículos. Los considerandos más importantes se refieren a:

La proliferación actual de las disciplinas académicas conduce a un crecimiento exponencial del saber, que torna imposible cualquier mirada global del ser humano.

Solamente una inteligencia que dé cuenta de la dimensión planetaria de los conflictos actuales, podrá hacer frente a la complejidad de nuestro mundo y al desafío contemporáneo de auto-destrucción material y espiritual de la especie humana.

La vida está fuertemente amenazada por una tecnociencia triunfante, que obedece apenas la lógica asustadora de la eficiencia por la eficiencia y el lucro consiguiente. .

La separación contemporánea entre un saber cada vez más acumulativo y un Ser Interior  cada vez más empobrecido, lleva a la ascensión de un nuevo oscurantismo, cuyas consecuencias sobre los planos social e individual, son incalculables.

El crecimiento del saber, sin precedentes en la historia humana, aumenta la desigualdad entre sus detentores y de los desprovistos de aquel, engendrando así desigualdades crecientes en el seno de los pueblos y entre las naciones del planeta.

Simultáneamente, todos los desafíos anunciados, poseen su contrapartida de esperanza(***), así como el crecimiento extraordinario del saber puede conducir a una mutación, compatible a la evolución de los humanoides a la especie humana.

Los artículos son 14 y más uno final. De ellos seleccionamos los cinco siguientes:

Artículo 5: La visión transdisciplinaria está totalmente abierta en la medida que ella ultrapasa el dominio de las ciencias exactas, por su diálogo y reconciliación, no solamente con las ciencias humanas y sí también con el arte, la poesía y la experiencia espiritual.

Artículo 7: La transdisciplinaridad no constituye una nueva religión, una nueva filosofía metafísica o una ciencia de las ciencias.

Artículo 8: La dignidad del hombre es también de orden cósmica y planetaria. El surgimiento del ser humano sobre la Tierra es una de las etapas de la historia del Universo. El reconocimiento de la Tierra como patria es uno de los imperativos de la Transdisciplinaridad. Todo ser humano tiene derecho a una nacionalidad, pero, a título de habitante de la Tierra, es al mismo tiempo un ser transnacional. El reconocimiento por el derecho internacional de una pertenencia doble - a una nación y a la Tierra - constituye una de las metas de las investigaciones transdisciplinarias.

Artículo 10: No existe un lugar cultural privilegiado, de donde se pueda juzgar las otras culturas. El movimiento transdisciplinario es transcultural.

Artículo 12: La elaboración de la economía transdisciplinaria está fundada sobre el postulado de que la economía debe estar al servicio del ser humano, y no lo contrario.

Artículo 13: La ética transdisciplinar rechaza toda actitud contraria al diálogo y a la discusión, sea su origen de orden ideológica, científica, religiosa, económica, política o filosófica. El saber compartido deberá conducir a una comprensión compartida, basada en el respeto absoluto a las diferencias entre los seres, unidos por una vida común sobre una única y misma Tierra.

Como fue explicado anteriormente, la Transdisciplinaridad está constituida, básicamente por una nueva forma de ver el mundo. Ese modo involucra rigor (de la misma naturaleza que el científico, pero lo excede, pues lo profundiza, en la medida que lleva en cuenta todos los datos presentes en una situación dada; no apenas las cosas y sí también y sobre todo, los seres y su relación con otros seres y cosas); abertura (lo que significa tanto aceptación de lo desconocido, de lo inesperado y de lo imprevisible, como rechazo de dogmas, ideologías y sistemas cerrados de pensamiento) y tolerancia (pueden existir ideas y hasta verdades contrarias a los principios fundamentales de la transdisciplinaridad y precisamos convivir con ellas).

El enfoque que hoy prevalece en la sociedad es el del método científico (instrumento que opera en función de las partes del contexto global). Ese instrumento, por su propia naturaleza, es neutro. Pero no lo es el uso que se hace del mismo, en gran parte en beneficio del sistema económico.

Crema (5) lo compara con un “bisturí analítico, gracias al cual conseguimos superar el paradigma escolástico - aristotélico - tomista medieval(**), que mezclaba religión con ciencia en una simbiosis oscurantista, caracterizada por el dominio absoluto de lo subjetivo y trascendente(***) sobre lo objetivo e inmanente.

Este enfoque analítico llevó a la especialización (cada uno dominaba una parte, pero nadie el Todo). Continúa Crema (5): “El especialista, navegante de lo minúsculo, vidente de lo mínimo, sabe casi todo sobre casi nada, caracterizado por la unilateralidad de visión y acción. Ese es el exótico que todos somos, después de algunos años de estudio y del clásico modelaje educacional”.

Agrega Crema (5): “la Transdisciplinaridad representa la convocación para la mesa de reflexión y sinergia, al lado de los técnicos y científicos, de los ‘exilados’ del imperio de la razón: los artistas, los poetas, los filósofos y los místicos”… O sea, “el retorno a la calificación de esos navegantes de la subjetividad, del alma y del absoluto, condenados al ostracismo y a la marginalidad en estos últimos ‘iluminados’ siglos”.

El desarrollo de la Transdisciplinaridad implica en ciertos obstáculos que no pueden ser desconsiderados y que es necesario vencer. Entre ellos, los siguientes:

Reducción  arbitraria de los niveles de percepción a uno solo, la llamada “realidad”. Entretanto, uno de los conceptos claves para desmitificar es, precisamente, la transdisciplinaridad que nos permite comprender que la Realidad se manifiesta en varios niveles, unos tangibles y mensurables, pero otros no.

Aquel achatamiento de niveles o planos de la Realidad, ha transformado la “realidad” en asunto meramente cientificista (que es diferente de científico). Este cientificismo proclama que solo la Ciencia puede conducir a la verdad (como los fanáticos religiosos de todas las épocas dicen que hay una única manera de llegar a Dios, que es - claro - la que ellos pregonan).

Por lo tanto, una de las tareas fundamentales de la transdisciplinaridad será la de articular los diferentes niveles de la Realidad, siempre procurando la construcción de una nueva sociedad: más libre, más justa, más humana (La Gran Utopía).

Existe también el peligro opuesto: la banalización de la idea de transdisciplinaridad, ya practicada por personas superficiales que se dicen representantes de la Nueva Era. Así grupos diversos pululan por el mundo, llevando a una falsa apariencia de porta-estandartes de la libertad (¿o del libertinaje?), difundiendo una falsa espiritualidad y justificando todas las manipulaciones imaginables. Precisamos estar atentos a este tipo de delincuencia, cada vez más extendida. Y esa atención precisa estar asentada en una vigilancia permanente, pues como dijo el Maestro: “por sus frutos los conoceréis”.

Tal vez el obstáculo y el riesgo mayor, sea la voracidad mercantilista del sistema económico que prevalece. Con sus gratificaciones, su lavado cerebral, sus publicidades hipnotizantes, sus manipulaciones y deformaciones de todo tipo, con toda seguridad luchará - y ya lo está haciendo - para impedir el avance impetuoso del corazón humano, que clama por vivir, en lugar de continuar vegetando y sobreviviendo.

Precisamos sí alimentarnos, vestirnos, alojarnos en algún lugar, etc.; es claro que para ello es necesario el dinero. No es este el problema y sí el poder que los grupos que lo poseen en abundancia ejercen sobre el resto de la sociedad.

Pero todos estos problemas, y especialmente el último, serán atacados victoriosamente cuando el ser humano, cada vez en cantidades mayores llegue a formar la masa crítica para los cambios. Y para eso precisa inicialmente, a reconocer que la Realidad tiene varios niveles y uno de ellos, tal vez él más importante, fuera del obvio mundo físico, sea nuestro mundo interior.

Para dinamizarlo precisamos zambullir en la esencia del ser humano y para eso, debemos recurrir a la optimización de los cuatro componentes de aquel: cuerpo, mente, corazón y alma. En Bonilla, (6), este asunto es abordado de manera didáctica, a través de lo que llamamos la Formación de los Líderes para la Vida.

Bibliografía consultada

1. NICOLESCU B. La transdisciplinarité manifeste. Paris: Rocher. 1996, 231p.

2. JANTSCH E. Interdisciplinarity: Problems of teaching in research in universities. Paris, OECD. 1972, 15 p.

3. PIAGET J. A Epistemología genética: sabedoria e ilusões. San Pablo: Abril Cultural. 1970, 280 p.

4. WEIL P. P. Rumo à Nova Transdisciplinaridade (Parte I). San Pablo. Summus. 1993, p. 9-74.

5.. CREMA R. Rumo à Transdisciplinaridade (Parte II). San Pablo. Summus. 1993, p.131-73.

6. BONILLA J. A. La Formación de Líderes en Educación para la Vida. (completar)

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda