Educación para la Vida

Blog en Monografias.com

 

LAS IDEOLOGÍAS SOCIALISTAS

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

Los primordios del Socialismo

No somos ni historiadores ni sociólogos; por otra parte el asunto principal de este artículo no es analizar detallada y profundamente el socialismo y sus varias tendencias. Sin embargo, una visión rápida sobre las ideas socialistas y los principales acontecimientos que las acompañaron, es siempre interesante.

A pesar de que la idea de socialismo se pierde en la noche de los tiempos (mismo ella existía durante el Imperio Romano, en el cristianismo primitivo, en las rebeliones campesinas de la Edad Media, etc.) las palabras socialismo, así como comunismo, surgen con esa grafía en 1830-40.

Es reconocido que tres pensadores: Saint-Simón (1760-1825); Fourier (1772-1837) y Owen (1771-1859) fueron los primeros en denunciar el capitalismo emergente, como fuente de “injusticias” e “irracionalidades”. Ellos elaboraron planes para una sociedad racionalmente planificada, controlada por los productores (obreros, campesinos). Entretanto, este modelo estaba apoyado en el comando de los propios gobernantes, de manera que existiese solidaridad entre reyes, industriales y trabajadores.

Es por eso que fueron llamados por Blanqui en 1839 como “socialistas utópicos”.

En el prefacio para la edición del “Manifiesto del Partido Comunista”, Engels justifica este adjetivo diciendo que en 1848(*) “comunista era aquel que defendía la necesidad de un completo cambio social”. Ya socialista era “aquel que con panaceas variadas y toda clase de cataplasmas, quería eliminar los males sociales, sin cambiar sus causas”.

O sea, según la visión de Engels, el socialismo era un movimiento burgués; el comunismo era un movimiento de los trabajadores.

Entretanto, otros autores tenían visiones diferentes.

Por ejemplo Mackenzie (1) dice que el socialismo fue madurando en la medida en que el capitalismo se volvía más opresor, de modo que el socialismo utópico de Fourier, Sant-Simon y Owen fue siendo desplazado por un socialismo materialista, a partir de la mitad del Siglo XIX, donde se establecen los fundamentos de los movimientos populares actuales. A partir de este momento, junto con lo que podemos llamar de “socialismo”, se desarrollaron dos tendencias opuestas: el socialismo autoritario o comunismo, a partir del liderazgo de Marx y Engels; después en el siglo XX, Lenin, y el socialismo libertario o anarquismo, cuyos primeros ideólogos fueron Proudhon y Bakunin, después Kropotkin.

El hecho es, que según aquel autor “los partidos socialistas trabajan dentro del Estado capitalista para asegurar, por la reforma o la revolución, el poder político que necesitan para adaptar las instituciones y la estructura económica de la sociedad a sus finalidades”.

Es muy difícil colocar en forma resumida el desarrollo del socialismo a partir de la segunda mitad del siglo XIX, debido a su extraordinaria riqueza y biodiversidad. Con todo, tentaremos hacerlo en el próximo ítem.

El socialismo “en sentido amplio”

La palabra socialismo es muy compleja, porque ella significa dos cosas distintas: en primer lugar una denominación amplia, la cual podría ser caracterizada por la expresión “justicia social”. Ya un segundo significado implica en el cómo operar para que esa “justicia social” sea efectivamente implantada.

Tenemos desde el socialismo utópico (hoy desaparecido), la socialdemocracia, así como el nacional-socialismo de Hitler, junto con el socialismo científico (comunismo), el socialismo libertario (anarquismo), etc., etc.

Aquí vamos a comentar rápidamente sobre el primer significado; el segundo será detallado en los próximos ítems.

Según Kocher (2): “en las sociedades capitalistas, la necesidad de reflexión sobre las diferencias entre los hombres y la proposición de caminos para su superación, se manifestaron bajo la denominación de Socialismo”.

De acuerdo con el mencionado autor, el socialismo moderno, nació en Francia, aún sin estar reconocido por aquel nombre, en ocasión del Movimiento Revolucionario francés de 1830(*). Dos motivos sobresalen para que esto haya ocurrido de esa manera:

· En Francia, a diferencia de Inglaterra, la burguesía se mostró claramente incompetente para desarrollar grandes industrias, base del capitalismo. En Inglaterra, el poder económico consiguió rápidamente controlar las resistencias políticas y sociales al naciente modo de organizar la sociedad.

· Francia ya tenia un antecedente glorioso de lucha popular, la Revolución de 1789, que bajo su lema “Libertad, Igualdad y Fraternidad” llevó a una extraordinaria esperanza de superación de las desigualdades sociales, frustrada por el poder político en los anos siguientes (Napoleón, la Restauración Monárquica en 1815 y mismo el gobierno surgido de la Revolución de 1830(*).

De esta manera, la idea de “socialismo en sentido amplio” nació en Francia como crítica social y política a las condiciones que reinaban en aquel país. A partir de allí, como un foco luminoso fue irradiando para otros países.

Complementa Kocher (2): “El socialismo se transformó en una idea universal a lo largo de su historia. Él vislumbró la transformación de la sociedad capitalista bajo los más diferentes ángulos y, simultáneamente, alcanzó un status de ideología transformadora que ayudó a escribir la Historia de los Siglos XIX y XX.

Entretanto, estamos en el Siglo XXI. Ahora precisamos analizar todo ese transcurso del socialismo en la historia humana y así comprender que es lo que está faltando en su ideología para que ahora se pueda cristalizar realmente el sueño de justicia social (La Gran Utopía).

El socialismo autoritario o científico: comunismo.

A) Marxismo

El socialismo “científico” fue desarrollado principalmente por Marx con la colaboración de Engels, siendo que ambos elaboraron el famoso “Manifiesto Comunista” (1848); la obra más importante de Marx fue “El Capital”. Marx introdujo varias ideas nuevas, algunas sorprendentes, a saber:

· Infraestructura y superestructura – La primera, se refiere a la base económica de una sociedad; la segunda a su manifestación tanto ideológica (ideas políticas, morales, filosóficas) como en la forma de estructuras de poder (Estado, ejército, policía, leyes, etc.).

De este modo, Marx introdujo la figura del “Homo economicus” (aunque no usó esta expresión).

· Dialéctica – Ella se opone completamente a la metafísica y al idealismo, limitando el ser humano a su cuerpo físico y a su mente racional. Él parte del concepto de que el mundo es dinámico y se desarrolla a través de tres fases: tesis, antítesis y síntesis. Así por la contradicción entre las dos primeras surge la tercera (síntesis) que representa un nivel superior, base de todo progreso.

Es muy interesante percibir que a pesar de la grandiosidad de estos conceptos, él no los exploró profundamente, por lo menos en un punto. En efecto, si materialismo es una tesis e idealismo su antítesis, habrá una fase de síntesis entre esas dos ideas. Exactamente ese es el punto crucial que deberemos abordar en el siglo XXI: un socialismo síntesis, que puede ser  denominado de socialismo holístico. (El que será enfocado más detalladamente en próximos artículos)

· La lucha de clases y la plus-valía – Para Marx, la evolución de la Humanidad se procesa a través del antagonismo irreconciliable entre las clases sociales de cada época (dueños de esclavos x esclavos; señores x siervos; burgueses x proletarios). En el caso particular de la sociedad capitalista, la división social ocurre a partir de la apropiación de los medios de producción por un grupo de personas (burguesía) a expensas de aquellos que producen (proletarios).

Aquí se origina el concepto de “plus-valía”, o sea los proletarios reciben apenas una parte (generalmente pequeña) de los frutos de su trabajo; el resto va para los bolsillos del capitalista burgués.

· Materialismo histórico – Aquí se define como raíz de una sociedad, la forma como la producción social es organizada. Esta producción social involucra dos aspectos: las fuerzas productivas (tierras, técnicas de producción, instrumentos, materia prima y máquinas) y relaciones de producción que son los modos en que se organiza la producción, siendo que la actual es capitalista.

El materialismo histórico representa una ruptura de cómo la Historia era estudiada hasta entonces, o sea una mera secuencia ordenada de hechos relativos a religiones, imperios, guerras y cosas de ese tipo.

Así Marx se preocupaba con detectar cual era la base económica que sustentaba estas sociedades: quien, como y para quien se producía. También quería mostrar el movimiento de la historia de las civilizaciones, en términos de movimiento dialéctico (tesis, antitesis, síntesis).

B) Leninismo

Lenin (1870-1924) fue un revolucionario ruso, con gran producción intelectual, a partir de la cual completó la visión marxista, creando así un instrumento más completo: el marxismo leninismo. Esta ideología llevó a la victoria de la Revolución Rusa en 1917, después de un ensayo fracasado en 1905-07.

Con el triunfo revolucionario, Lenin pasó a ser el principal líder del nuevo gobierno soviético, en el cual desempeñó el cargo de Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo hasta 1924, cuando murió.

Una de las principales ideas de Lenin fue la de que solo la modernización industrial, llevaría a una elevación de conciencia de las masas trabajadoras, facilitada por su concentración en las respectivas fábricas. En esto contrastaba fuertemente con otra orientación socialista (la llamada populista), que consideraba que el socialismo ruso se desarrollaría a partir de las comunas campesinas.

Un aspecto muy relevante de su pensamiento era “la creación de un partido centralizado, fuerte y dirigido por intelectuales con intensa visión marxista” (Wikipedia, 3) en lo que discordaban completamente de los populistas, que no estaban preocupados con la fortaleza del Partido y al cual percibían como una moldura para contexto de las actividades sindicales de los trabajadores, cuyo adecuado funcionamiento consideraban como el aspecto más importante.

La falta de una base doctrinaria fuerte con enfoque marxista (y después marxista-leninista) según Lenin, vaciaría a las masas de su contenido revolucionario, sustituido por una visión, para él obvia, de que la falta de aquella base conduciría a una desorganización del movimiento, en lo que se refiere a su esencia y que llevaría apenas a una preocupación con aumento de salario y reducción de las horas de trabajo.

Es importante subrayar que Lenin, hace 100 anos, entendió que los trabajadores (industriales) no tendrían como rasgo propio, la conciencia socialista; ésta les debía ser inyectada por los intelectuales.

Él ligaba profundamente el entusiasmo revolucionario de las masas con los aspectos materiales del trabajo y luchó incansablemente por electrificar el país, organizar la industria, la agricultura y el transporte sobre la base técnica de la gran industria moderna. Dentro de esa línea de raciocinio, consideraba como absolutamente necesario que hubiera una cultura revolucionaria, que permitiese a cada persona utilizar constructivamente, con las mismas posibilidades de aprovechamiento, los resultados que la Ciencia, la Tecnología y la Cultura pudieran ofrecer a las personas.

Según Lenin “sólo la vanguardia de la clase obrera, el Partido Comunista es capaz de orientar a todos los trabajadores en todas las esferas de la vida social, a partir de las cuales acontezcan los procesos de transformación de la sociedad”.

También formuló una teoría sobre la victoria del socialismo en un solo país (la Unión Soviética), defendiendo la idea de coexistencia y emulación económica entre el socialismo y el capitalismo.

Wikipedia (3) centra su principal crítica contra Lenin en lo que se refiere a su participación activa en la construcción de un Estado autoritario y policial, que más tarde (a partir de 1924) fue perfeccionado y sofisticado por su sucesor, Stalin.

Según esa publicación, Lenin utilizó todos los medios disponibles para acelerar el proceso revolucionario, lo que incluyó deportaciones, campos de concentración y ejecuciones en masa. Se estima que durante su comando se hayan ejecutado, por lo menos 100.000 personas en forma sumaria. La justificativa era que se trataba de “enemigos de la clase proletaria”.

C) Trotskismo

León Trotsky fue durante el comando de Lenin, el segundo dirigente más importante de la Unión Soviética. El fue el responsable por la organización del ejército “rojo”, constituido principalmente por obreros. Durante el período 1918-21 ejerce el cargo de Comisario del Pueblo. Poco después (1922) Trotsky y Stalin profundizan diferencias, en gran parte causadas por la creciente burocratización de este último.

Con la muerte de Lenin (enero de 1924), Stalin comienza en el Comité Central del Partido un proceso de difamación y calumnia contra Trotsky, que en 1925 es prohibido de hablar y en 1929 es expulsado de la Unión Soviética.

Vaga por Turquía, Francia y Noruega, hasta que se establece en México en 1937, donde escribe sus libros más importantes. En 1940, es asesinado por Ramón Mercader, por orden de Stalin.

Su visión general implicaba variantes importantes a la concepción del socialismo. Dentro de ellas pueden mencionarse:

· Creó la teoría de la “revolución permanente”, en lugar de “socialismo en su solo país”.

· Propuso la reducción drástica de la burocracia, a través de la rotación de cargos.

· Hizo aportes teóricos importantes sobre feminismo.

· Propuso la estabilización del socialismo, a través de planes quinquenales (idea que fue finalmente incorporada por Stalin)

· Organizó el aparato de control social con sus campos de concentración, que después sería usado por Stalin contra los propios seguidores de Trotsky.

· En cierta forma es el pionero de los actuales movimientos de antiglobalización, a través de la unión política de los revolucionarios junto a militantes de otras causas (feminismo, ecologismo, sindicalismo), lo cual, tal vez, representase un germen del socialismo holístico como será discutido en artículos próximos.

Bibliografía consultada

1.    MACKENZIE, N. Breve história do socialismo. Rio de Janeiro: Zohar. 1967, 356 p.

2.    KOCHER B. Socialismo. www.sobresites.com/socialismo/artigos. Acceso en 26.02.06, 5p.

3.    WIKIPEDIA. Biografía de Lenin. www.wikipedia.org. Acceso en 26.02.06, 3 p.

.


(*) Año de publicación de la primera edición del Manifiesto.

(*) Será comentado más adelante, en el artículo de esta serie, titulado “los Movimientos Revolucionarios del Siglo XIX”.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom