Educación para la Vida

Blog en Monografias.com

 

LA POSTURA GERENCIAL Y LOS CAMBIOS

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

Las empresas de todo tipo (públicas o privadas, industriales, agrícolas o de servicios) son ingredientes fundamentales - nos guste o no - de las sociedades modernas.

La idea a ser desarrollada luego a seguir no sería su eliminación – probablemente imposible – y sí su renovación específica dentro de un contexto mayor, la Revolución Integral de las Conciencias.

Cuando éstas hayan alcanzado una masa crítica, habrá llegado el momento de repensar estas instituciones sociales y económicas.

En efecto, el mundo empresarial, el mundo de los negocios no puede estar ajeno a los cambios en procesamiento. Él también precisa ser abarcado por los nuevos tiempos.

Ya hace casi 40 años, en 1976, el famoso informe del Instituto Stanford comunicaba que por lo menos cuatro millones de norte-americanos estaban cambiando sus hábitos de vida, privilegiando: a) consumo frugal; b) respeto a la Naturaleza; c) desarrollo espiritual.(**) Estos conceptos son muy similares a los expuestos como medulares por este libro.

Este informe fue el más procurado que cualquier otro estudio durante mucho tiempo por empresarios. El motivo de tanto interés debe ser encontrado en el hecho de que esos resultados mostraban nuevas tendencias de las personas en lo que se refiere a su modo de pensar, sentir y actuar. O sea, se estaba comenzando a configurar un nuevo paradigma y esto afecta el mundo de los negocios.

Estos hechos son extremadamente importantes, pues nos enseñan que las mentes abiertas no existen preferentemente en los medios académicos, donde el corporativismo generalmente congela nuevas fases evolutivas y sí en otros sectores sociales incluyendo algunos empresarios, comúnmente vistos (y con mucha razón) como los villanos sociales.

Lo que sucede es que de ahora en adelante, el suceso empresarial no dependerá tanto del poder económico, del maquiavelismo y de la falta de respeto por los otros componentes integrantes de la sociedad y sí de la capacidad de percibir las nuevas tendencias sociales y sus formas específicas de manifestación. Formas que serán cada vez más positivas, en la medida que la Revolución Integral de las Conciencias, progrese significativamente.

Esto significa, claramente y sin subterfugios que la postura gerencial será un divisor de aguas en los próximos años. Aquellos empresarios y ejecutivos que no consigan percibir que la sociedad humana está cambiando de paradigma, arrastrarán sus empresas al colapso. Sin embargo, aquellos que puedan avizorar el hecho irresistible de los cambios y consigan adaptarse a los mismos, podrán conducir sus empresas a la sobrevivencia primero y a su prosperidad después.

Se trata de ejercer la responsabilidad social auténtica (Bonilla, 1), que tendrá que hacerse realidad, ya que la concientización integral de la sociedad así lo exigirá. Esta exigencia, si bien necesita de una base teórica fuerte, cuyas ideas básicas son presentadas en este libro, precisa necesariamente de algo más: acción, asunto que será discutido en la Parte II de este texto.

Es pues, fundamental, crear un Nuevo Gerente, que no será más un controlador, un jerarca, un dueño del poder y sí un motivador, un catalizador, un incentivador, capaz de estimular sus subordinados a desarrollar sus capacidades innatas no utilizadas, potencializándolas y transformándolas en herramientas flexibles y creativas, útiles a sus portadores, a las empresas y a la sociedad tomada como conjunto.

Por su vez, un número cada vez mayor de personas, a través del proceso de tercerización auténtica(*), autonomiza con más intensidad sus servicios, que pierden así su carácter de servidumbre, propia del sistema feudal y que aún gobierna gran parte de las relaciones laborales. Naturalmente, para aquellos que “progresaron” bajo el estilo gerencial autoritario, centralizador y burocrático (estilo que permite disimular la incompetencia con cierta facilidad), los cambios en procesamiento traen mucha incomodidad, lo que origina focos de resistencia.

Un informe de la Universidad de Michigan, hecho a partir de una muestra de 16.000 administradores mostró que el perfil de aquellos que eran bien sucedidos (una minoría), contenía – básicamente – los siguientes ingredientes:

· Actitud de confianza

· Preocupación con la satisfacción personal de los subordinados

· Voluntad para oír los subordinados

· Estar dispuestos a correr riesgos

· Ser capaces de innovar

· Tener altas expectativas sobre el desempeño personal y grupal

· Desarrollar cooperación entre los subordinados y con los diferentes sectores de la empresa

· Mostrar capacidad de integrar ideas diferentes según una visión holística

Por otro lado, un informe de la Universidad McGill muestra que el perfil de los administradores bien sucedidos, es ampliamente abierto a lo nuevo, a lo complejo y a lo misterioso, dando énfasis a las informaciones no-verbales y no-escritas tipo: expresión facial, tonos de voz, pálpitos e intuiciones.

Rod Medved del “The Pacific Institute” dice: “los Nuevos Administradores será reconocibles no porque tengan las respuestas ciertas, y sí porque saben hacer las preguntas correctas”… “El Nuevo Trabajador parece pronto para el mayor de todos los cambios: una nueva visión de sí mismo”… “La Nueva Máquina del Trabajo, al prometer un mundo mejor, nos desafía a crecer mucho y a modificarnos para llegar hasta allá. Ella está invirtiendo en el genio que duerme dentro de cada uno de nosotros”.

En síntesis ¿cuál debería ser, entonces la postura gerencial en relación con los cambios? Tal vez ella pueda ser resumida en unas pocas ideas, a saber:

1) Empresarios y ejecutivos, responsables por la administración de las organizaciones públicas y privadas, antes de todo precisan tener una visión holística de la Realidad, que incluye la “realidad manifiesta” y la “realidad subyacente” que se interpenetran mutuamente el tiempo todo. Ellos precisan comprender la vital importancia que tiene para la sobrevivencia y prosperidad de sus empresas, combinar adecuadamente el principio auto-afirmativo de la organización, representado básicamente por la lucratividad, con el principio integrativo, haciendo de aquella un componente equilibrado del ecosistema social en armonía con sus “asociados” (empleados, clientes, comunidad, etc.).

Es importante resaltar que debido a la evolución (incipiente) de la conciencia humana, los consumidores están pasando de su “perfil – otario”, en el cual deslumbrados por los medios de comunicación acaban comprando cualquier cosa, para el “perfil – rey”, en el cual las empresas tendrán que adaptar y crear productos y servicios para satisfacer las necesidades de los usuarios, los cuales a través de una concientización gradual se están transformando en el público más pensante y más cuidadoso que ya se vio en el planeta.

Sin embargo, el sistema económico sofistica su seducción, a partir de sus investigaciones acerca del comportamiento humano, procurando siempre atacar sus puntos más vulnerables. Esto retarda enormemente aquel proceso de cambio de perfil; para superar esta dificultad se precisa proporcionar a la concientización un carácter integral, a partir de una filosofía propia, que aquí presentamos en sus rasgos esenciales, pero también – de forma imprescindible - completarla con acciones concretas y eficaces .

2) La visión holística antes mencionada puede ser desmembrada en varios aspectos, de los cuales ahora solo mencionaremos dos:

· El concepto de crecimiento del ser humano en las organizaciones (y fuera de ellas), pasa a ser fundamental. O sea, la vieja separación entre los negocios y las personas, debe dar lugar a una nueva y fundamental idea: lo que es bueno para los negocios, debe ser bueno para las personas y viceversa. Esto significa que empresarios y ejecutivos serán responsables – simultáneamente – tanto por el resultado de los negocios como por el crecimiento y desarrollo del personal.

· La Tecnología debe estar a servicio de hombre y no el hombre a servicio de ella. En el “Journal of Appropriate Technology” hay una frase esclarecedora sobre el asunto: “Antes que escojamos nuestras herramientas y nuestras técnicas, debemos escoger nuestros sueños y valores, pues algunas tecnologías los favorecen, mientras otras los vuelven impracticables”. En efecto, la misma base científico-tecnológica que creó la vacuna contra la polio, el teléfono o los transplantes de hígado, corazón o riñones, creó los agrotóxicos, la bomba atómica y toda la parafernalia bélica, así como gran parte de los problemas ambientales.

Se precisa, así, urgentemente introducir la conceptuación ética en los negocios.

3) Ciertos enfoques conceptuales, complementarios a la visión holística son necesarios, entre los que se destacan:

· La Gestión de la Calidad, enfocada tanto desde un ángulo meramente operacional, a través de dominio de técnicas específicas (evaluación y control estadístico de procesos, estandarización, metodología de solución de problemas, etc.), así como desde el punto de vista del crecimiento humano de las personas. Eso es lo que llamamos de Calidad Total Auténtica (Bonilla, 2).

· Transdisciplinaridad. El prefijo “trans” significa “más allá” de las disciplinas técnico-científicas, que deben ser fertilizadas por los otros conocimientos del ser humano (filosofía, artes, ética, espiritualidad). Para mayores detalles ver Bonilla (3).

· Creatividad. Su desarrollo es siempre importante y cada vez más necesario para una administración moderna. Técnicas simples como “brain-storming”, “brain-writing” o similares deben ser combinadas con recursos más poderosos como el método sinético o el pensamiento lateral de De Bono. Sin embargo, la creatividad no puede ser dejada suelta (ella creó la bomba atómica, las armas químicas, los hornos crematorios, las cámaras de gas etc., etc.). La creatividad precisa ser armoniosamente combinada con la ética.

4) Abordaje metodológico. Todos los elementos mencionados en los ítems anteriores son fundamentales, pero ellos precisan ser operacionalizados. El esqueleto básico de esta operacionalización está contenido en Senge (4), relativo al “Arte, Teoría y Práctica de las Organizaciones de Aprendizaje”.

Senge hace en ese libro, una pregunta provocativa: “¿Somos prisioneros del sistema o prisioneros de nuestro propio raciocinio?” Aquí vuelve la famosa frase del Ministro Mujica: “Si no cambiás vos(*)… no cambia nada”.

Aquel autor, propone cinco disciplinas para explicitar el significado de lo que él llama de “Organizaciones de Aprendizaje”: raciocinio sistémico, dominio personal, modelos mentales, objetivo común y aprendizaje en grupo. Fuera de esto, hay dos conceptos básicos más: los arquetipos de sistemas y los prototipos. Nos parece que sin entrar profundamente en las herramientas que Senge (4) nos propone, no será posible alcanzar un punto satisfactorio de cambio de postura gerencial.

5) Desarrollo espiritual. Dijo el Maestro “no solo de pan vive el hombre(**)…”. Por su vez, el mayor científico de todos los tiempos, Einstein, nos habló de la necesidad de que todo científico viva lo que él llama de religiosidad cósmica. Para evitar confusiones, él mismo afirmó que esa religiosidad cósmica no era enseñada por ninguna Iglesia y que fueron los llamados herejes – en todas las épocas – los que tenían una vivencia real de ella.

En realidad, el desarrollo espiritual es un componente fundamental de la visión holística. Si los aspectos físicos, mentales, emocionales y espirituales son inherentes al ser humano, es necesario dar énfasis a estos últimos, tan olvidados por el enfoque cartesiano hoy prevaleciente.

Se trata, ni más ni menos que procurar el equilibrio entre los opuestos complementarios: el Tener (hoy privilegiado) y el Ser.

Detalles acerca de una administración renovadora pueden ser consultados en Aktouf (5).

——————————————————————————————————————-

(1) BONILLA J. A. Responsabilidade Social Autêntica das Organizações. Belo Horizonte: CAD/FACE, UFMG. 2005, 240 p.

(2) BONILLA J. A. Resposta à Crise: Qualidade Total Autêntica em Bens e  Serviços..

San Pablo, Makron Books.1994, 238 p.

(3) BONILLA J. A. A Transdisciplinaridade e a Dimensão Espiritual na Educação Superior I: Abordagem Teórica. V Congreso Internacional Educación Superior, La Habana, Cuba CD: p.1511-1525, 2006.

(4) SENGE P. A Quinta Disciplina. San Pablo: Best-Seller. 1990, 352 p.

(5) AKTOUF O. Administração entre a Tradição e a Renovação. San Pablo: Atlas. 1996, 227 p.


(**) Lo que es diferente de creencias religiosas específicas..

(*) La tercerización como forma de autonomía y no la tercerización como nueva forma de servidumbre.

(*) Precisamos comenzar a cambiar nuestros pensamientos y sentimientos; solo a partir de esto, es que podremos cambiar las actitudes.

(**) O sea, del principio auto-afirmativo.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom