Educación para la Vida

Blog en Monografias.com

 

EDUCACIÓN Y FAMILIA

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

.Ahora vamos a tocar un tema crucial y lo haremos en forma breve, casi como por impulso, sin consultar bibliografía especializada y sin análisis más profundo.

Se trata de un tema que rompe los ojos, pero al cual parece que nadie (o casi nadie) quiere ver, lo que no deja de sorprender, si consideramos que hay en el Uruguay, en América Latina y en el mundo, un número considerable de personas capacitadas para abordarlo con la profundidad necesaria. Lamentablemente, las fuentes de inspiración relativas  a la esencia de la naturaleza humana, parecen estar con muy poco caudal y el énfasis está apenas en resultados materiales, sin percibir que estos resultados (manifestaciones) para ser preciosos para el ser humano, tienen que estar equilibrados con aquella esencia.

En concreto, el centro es el problema de la Educación, tan mencionado en los últimos tiempos. Un destacado político latinoamericano, hace un par de meses, ha declarado que los docentes no pueden hacer gran cosa para mejorar las fallas de la Educación, porque éstas se originarían en las familias. No creo que, en un primer análisis, este raciocinio esté errado, pero me sorprende mucho que la cosa quede por ahí.

Entonces, no hay más remedio  que volver a un tema que parece tabú: el consumo consciente y el consumismo. En efecto, ¿Qué se ha hecho a nivel nacional, regional y mundial sobre este tema? (creemos que nada) y sobre todo: ¿que se puede hacer para mejorar la Educación para la Vida de las familias, precisamente para atenuar su efecto negativo sobre la Educación de los jóvenes? No se trata de enseñarle a los padres, trigonometría, física cuántica o biología molecular y sí de ¿cuales caminos podrían ser diseñados para escapar lo mejor posible de las garras del “mercado” que los mantienen cautivos?

Las familias responsabilizadas por las fallas en la Educación, tienen su parte (individual) en el problema, pero ¿cual es la contribución del Estado a la defensa de las familias, aisladas, frente al lavado cerebral que hacen los medios de comunicación, especialmente aquellos que disponen de imágenes sugestivas para seducir subliminalmente o no, a las personas? Hasta varias empresas públicas, ¡hoy hacen alegremente su publicidad, utilizando técnicas consumísticas!

¿Se ha enseñado a los padres a utilizar racionalmente las tarjetas de crédito?  ¿Se exige a las financieras que informen cual es el interés real que cobran mensualmente?

Se divulgan en la población los valores sociales a cultivar, ¿o. se deja alegremente que “el mercado” imponga los suyos? Etc., etc.

No estamos hablando de restricciones, pues cada persona (especialmente adultas), tiene que ejercer con plenitud, su libre albedrío, pero ¿cómo hacerlo si entidades poderosas a través de profundos estudios científicos se empeñan –y lo consiguen- descubrir los puntos débiles de la naturaleza humana y por ahí bombardearnos con cosas “maravillosas”?, que después que las pagamos o nos comprometimos a hacerlo, vemos que no son tales, y ahí viene el famoso “estrés”

Muchas personas aceptan la idea de que los indígenas latinoamericanos eran unos tontos, ya que entregaban oro, plata y diamantes a cambio de espejitos y cuentas coloridas. Pero si ahora nos miramos al espejo, veremos que la sociedad actual entrega algo más importante: la propia Vida, a cambio de chiches, vanidades, novedades y marcas “reconocidas”.

¡Por favor, parece que nadie percibe esto!  ¿Será que los Ministerios de Educación tienen algo para decir al respecto? Bien, prometimos ser breves y lo seremos. La propuesta es esta:

Que los Excelentísimos señores presidentes de nuestros países latinoamericanos creen grupos de trabajo, con extrema urgencia, constituidos por personas de buena formación, oriundas del servicio público, del medio académico, de las empresas privadas y de la población en general. Esta propuesta no tiene color político partidario y sí, es exigencia social imperativa.

Este Grupo de Trabajo podría tener como base la secuencia siguiente:

  1. Crear un esbozo del Programa de Educación para la Vida Familiar
  2. Diseñar los programas correspondientes
  3. Elaborar los materiales didácticos correspondientes.
  4. Preparar instructores del Programa
  5. Estructurar Talleres presenciales y a distancia
  6. Dictar en forma experimental los Talleres programados
  7. Evaluar los resultados preliminares y ejecutar las mejorías que correspondan.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom