Educación para la Vida

Blog en Monografias.com

 

BLOG “EDUCACIÓN PARA LA VIDA”

Escrito por el Profesor José A. Bonilla (Universidad de la República, Uruguay; Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Universidad Federal de Minas Gerais, Brasil).  bonilla.bhz@terra.com.br

El Blog Educación para la Vida,  pretende informar sobre asuntos variados, que seguramente interesarán a personas que quieran encontrar materiales escritos, que los pongan en contacto con una visión de la Vida, más amplia, más profunda y más rica, elevándose por encima de la banalidad y el lavaje cerebral que hoy cubre el planeta de forma generalizada.

Inicialmente se presentarán cinco monografías introductorias, a saber:

  1. Líderes en  Educación para la Vida
  2. Objetivos y orientación de esta Columna
  3. El verdadero significado de la palabra Utopía
  4. La Ilusión de autonomía y  el Enfoque Holístico
  5. La Gran Utopía

Posteriormente, serán desarrolladas temáticas específicas.

MONOGRAFÍA 1. LÍDERES EN LA EDUCACIÓN PARA LA VIDA

Las Universidades públicas y privadas, los centros de investigación científica, así como las empresas consultoras, en su amplia mayoría, forman líderes con conocimientos técnico-científicos profundos.

La pregunta básica, sin embargo, es: Líderes ¿Para que? ¿Para ocuparse apenas de los lucros del sistema económico? ¿O también, y sobretodo, para la Vida?

En una Facultad de Administración, por ejemplo, el alumno cursa disciplinas relativas a las teorías que fundamentan esa actividad, otras materias se refieren a áreas básicas tales como Estadística, Informática, Metodología de Investigación Científica o Elaboración de Proyectos, y finalmente aquellas relacionadas con su aplicación profesional, tales como Recursos Humanos, Marketing, Finanzas o Producción. Lo mismo ocurre con cualquier otro Curso universitario.

Todo esto es necesario. Pero el enfoque subyacente de esta formación está, muchas veces, peligrosamente orientado apenas para “el mercado”: ¿Como lucrar más? (independiente de los medios utilizados), parece ser el grande (y el único) objetivo.

Precisamos, es claro, tener profesionales competentes para insertarse en la sociedad actual y posibilitar su sobrevivencia y su prosperidad, así como su sustentabilidad. Sin embargo, la gran preocupación que actualmente se presenta como prioritaria es: ¿como hacer? Ella precisa ser ampliada para: ¿por qué hacer?, ¿para qué hacer?, ¿para quien hacer?

Un nuevo ingrediente debe entrar en juego: la vida humana. ¿Para qué vivimos? ¿Apenas para ser engranajes de un sistema y así poder zambullir en el carrusel de un consumismo enfermizo que hoy nos asfixia? ¿O la misión del ser humano será más rica y amplia? ¿Por ejemplo: desarrollar nuestras potencialidades internas,  para hacer de la actual, una sociedad mejor?

¿Cuales son los ideales que pasaremos para las futuras generaciones? ¿O elegiremos contribuir con nuestro grano de arena, para producir más generaciones fracasadas?

En un momento en que la sociedad humana se encuentra impregnada por un materialismo feroz y asfixiante, saturada de violencia, de corrupción, de hambre y de consumismo, de destrucción ambiental, de lujo y de miseria, precisamos reaccionar. Y esta reacción comienza por la necesidad de formar personas que se transformen en Líderes en Educación para la Vida.

¿Y lo que seria un Líder en Educación para  la Vida? Sería un ciudadano que hubiese recibido formación suficiente para comprender que el mundo exterior puede ser cambiado a favor del ser humano, si descubrimos primero la riqueza de nuestro mundo interior, para después hacer la síntesis entre ambos, a través de un Proyecto de Vida Personal, que sea, simultáneamente, bueno para cada uno de nosotros y bueno para la sociedad.

Precisamos profesores, investigadores, profesionales de todas las áreas, líderes comunitarios y sindicales, estudiantes y personas en general, dispuestos para transformarse en multiplicadores de esta idea.

La sociedad humana ya atravesó la penosa fase de la sensibilización y está entrando de lleno en la de concientización. Es ahora necesario dar el salto cualitativo: actuar. Pero precisamos actuar, no apenas maquillando el mundo exterior y dejando el mundo interior como está. La historia humana, especialmente del Siglo XX y ahora del XXI, mostró que esto no resuelve la problemática básica de la Humanidad: comprender cual es nuestra misión cósmica y cumplirla.

Hasta ahora, generalmente creímos que cambiando por la fuerza (o por la ley), las instituciones políticas, sociales y económicas, se podría traer la felicidad para los pueblos.

Sin embargo, las dolorosas experiencias de guerras inútiles y revoluciones fracasadas, muestran claramente que no podemos trabajar, apenas con el cuerpo y la mente y sí que debemos colocar en juego el corazón y el alma.

Esto es Formación de Líderes en Educación para la Vida. Y entendemos esta formación como el principal desafío que deben asumir todas las personas y las organizaciones en cumplimiento del galardón de la Responsabilidad Social.

Dedicamos esta columna a todos aquellos que sueñan con una sociedad mejor. La larga serie de discusiones ideológicas y revoluciones fracasadas sirvieron durante todo el siglo XX, como pruebas experimentales de que no alcanza con cambios exteriores.

Todo indica que estos cambios exteriores – que, sin embargo, son necesarios – deben estar acompañados de cambios interiores. El ser humano precisa, en el siglo XXI, procesar esta combinación y comprender que la “realidad” exterior es una manifestación de algo que está subyacente, como si fuese una fuente. Si el agua sale turbia desde allí, no conseguiremos purificarla después.

Las personas se sienten impotentes hoy para luchar contra el monstruo del consumismo, la cosificación y la gananciosidad. Pero hay un lugar donde darle batalla y derrotarlo: en nuestro corazón. Esta columna fue ideada con el propósito de mostrar como esto puede - y debe - ser hecho, posibilitando rescatar el idealismo, que hoy vive escondido en nuestro interior, hasta llegar a la masa crítica necesaria.

Esta masa crítica, extrayendo lo subyacente para fuera, transformará la Gran Utopía (una sociedad más justa, mas digna, más humana) en Realidad. “Este es el camino

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom