Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Trotsky, un cadaver exquisito

Antes de comenzar seriamente la lectura, les recomiendo que en caso de apuro, ansiedad o aburrimiento salteen los párrafos que empiezan con un guión y cierran con un punto (Lecturas para mejorar el proceso de lectura). Ya los primeros tres pueden saltarse, aunque sería bueno ponerse en contacto con las monografías a las que nos conducen los links, como otro laberinto desordenado o caos surrealista. Otra recomendación sería que no leyeran esto ni siquiera como una remota toma de posición política de mi parte sino como un relato de la Historia, que tiene sus enigmas atrapantes (Principio de incertidumbre).

-Para quienes ignoran qué es un cadáver exquisito: es una construcción, un entretenimiento para poetas en el que cada uno de los participantes aporta un verso o una línea, y línea a línea de diferentes voces se construye un poema.

-Lo inventaron los surrealistas; se jugó mucho desde los años 30 a los 50, pero yo también lo jugué en los 80  (Surrealismo y anarquismo).

-Y nunca dejó de rondar por mi loca cabecita la idea de que el asesinato de León Trostky, el líder soviético antiestalinista, fue un cadáver exquisito jugado por toda una época de pintores, pensadores y literatos en la flor de su juventud, que aportó cada uno una rima, una palabra; pero, por Dios, ¡qué flores! (El surrealismo y el cine de Buñuel).

Diálogo de cenizas

En el cementerio de Donskoi, en Moscú, reposan los restos de Leonid Eititong, el organizador en México del asesinato de Trostky; a su lado yace el espía soviético de la segunda guerra, Iosef Grigulevich, que vivió durante muchos años en diversos países latinoamericanos, se especializó finalmente en nuestros temas políticos y terminó sus días como periodista en Moscú, en 1988 (Agentes secretos o agentes encubiertos).

(Continuar leyendo »)

Editorial
chatroulette chatrandom