Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

El que abre el baúl

Uno saca las palabras del interior de un inmenso baúl en sombras, pero que no es un baúl sin fondo (¿Por qué a las palabras se las lleva el viento?).

Uno escoge las palabras y las teje, las acomoda, y de pronto hay alguna cosa que se resiste a salir del baúl, a salir de la sombra (Jorge Guillén o El paraíso, no su sombra).

Por lo general depende de la habilidad del abridor de baúles, de la agilidad de su mano, de su pericia para violar candados y cerrojos (Artesanos vs. Academias), pero a veces el más experto cerrajero falla, y es aquí donde empieza a asomar el misterio de las palabras (El misterio del Evangelio prohibido de Judas); el misterio de las palabras consiste sencillamente en que para algunas cosas ellas no existen.

(Continuar leyendo »)

Editorial
chatroulette chatrandom