Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Pasear por la memoria

Pero sí, cuando era joven tuve alguna que otra iluminación, robé iluminaciones (Estatuto de poeta).

Hubo un tiempo en que fui considerada santa, y el aire iba llenándose de rastros de mi beatitud, y en realidad sentía el dolor y el amor, todo lo que habían puesto sobre la tierra lo sentía (Biografía de los Santos).

Cada mañana la luz la hacían los pájaros hendiendo el cielo como dardos o dedos finos, o lluvia o rayos de sol; sentía que la música era lo más material del mundo, es decir que mi interior estaba recubierto casi por gasas, cuando tomaba vino veía la vid transparentarse (El vino como elixir sagrado y sacrificio expiatorio).

Miraba las casas de enfrente no como ahora, sino con ojos de otro mundo, encontraba detrás de las cortinas a gente que se juntaba y conjugaba, sombras de antiguos ramos de rosas que se entregaban entre sí, y sospechaba que esas rosas iban a ser escritas y perdurar, leí miles de poemas y canciones sobre rosas que me dieron la razón, que el poema y las canciones las habían disecado como polillas pero que vivían en las letras pétalo por pétalo, igual que la gente (Poemas y canciones).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Porque mora en mi nombre el amor

Como en la última entrega de este blog no supe ser demasiado, ni un poco, amorosa, voy a escribir sobre el amor con algo de dulzor y algo de lirismo ¡vaya a saber si cursi, o curvi, o cursilíneo! (La escritura proposicional).  Palabras algo inconstantes, o incoherentes, que pueden llegar a formar el Amor (Tiempos de amor y revolución).

Veo en primer lugar, para el amor, que:

se necesita un cuerpo que te presente (El cuerpo, el mundo y la historia) y ojos que alguna vez se vayan para ser recordados, y palabras en idioma real, y una sonrisa sin sueño pero con el sueño de ser alguien posiblemente amado (Bioquímica y sociología del amor).

y que se necesita antes que nada, para que nunca se marchite, todo eso de amarse para siempre, que es una gloriosa y verdadera mentira, y un siempre de presencia en cuerpo como el sol y otro sol que te vea.

(Continuar leyendo »)

Editorial
chatroulette chatrandom