Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Una tenue llama persiste

Para el amor más crudo se necesita un cuerpo como presentación y ojos que alguna vez se vayan para ser recordados, y sonrisa sin sueño desde el sueño de ser alguien posiblemente amado (Aprendiendo a decir adiós). Se precisa sentir con todas las personas que están adentro de uno, y el mar ser una de las personas, otra la montaña, y una tercera la belleza más sutil de una llanura en llamas. Para el amor más crudo no se necesita plato, o a lo sumo el plato del mendigo que come las sobras de la vida y las manzanas de los dioses (Teogonía).

Una tenue llama persiste eternamente de lo que fuimos para todas las cosas y en especial para el amor (Tiempos de amor y revolución). Si alguien mira observando, pero viendo, el fondo hueco de la mañana, o el vaso claro de la noche, podrá beber aún el amor.

La lejana receta de este hechizo del que hablamos es pócima ardiente, y a veces no conviene -o no conviene ya- a los metabolismos extenuados del alma (Alma y cuerpo. La conversión psicosomática).

Se prepara con raíces que hay que ir a buscar al medioevo (Cultura medieval -apuntes), pero que hacen todavía efecto notable en la posmodernidad (Cuestiones de ética contemporánea). Resulta algo así como mezclar veneno de serpientes con el rocío del amanecer.

En caso de un amor más sereno, el trabajo de encantamiento es, paradójicamente, mayor: anotar los sobrantes del día que se fue, números y formas de la eternidad, habitar en el mismo lugar de una antigua strega de agua y divinidad, o de un gnomo (Uriana y el Rey -cuento infantil).

Pero también puede amarse de la manera más sensata (Sentido común): sin dolor dibujar una palabra que haga de veces de nombre del Amado o Amada; dibujar una palabra con hilos, con hebras, como quien hace un nido, si es pájaro, para casarse y convivir (Francisco Izquierdo Ríos y el lenguaje de los pájaros).

(Continuar leyendo »)

Monografias
chatroulette chatrandom