Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Tus miedos, mis miedos

Miro por la ventana. El día es azul, lleno de claridad, con translúcido cielo de verano (El horario de verano: un factor de producción de ansiedad).

Acabo de llegar de vacaciones; todavía no desarmé mi maleta viajera (¡Así nos vieron!).

Traigo piedras, hojas raras y unas rosas de metal -dos servilleteros- que me regalaron unos artesanos sabios (Artesanos vs. Academias).

Todo está en calma (Fantasmas. Crónicas de un viaje al interior).

Me digo que todo está en calma, y que ese estado lo traigo de mis dichosas vacaciones: traigo el laguito, todos los matices del verde de los que les hablé, el olor del aire perfumado con yuyos (Camaná-Arequipa).

También escalo en un ensueño, otra vez, las sierras por las que anduve.

Todo está muy tranquilo, muy quieto, me repito mirando un poco más por la ventana.

Ahora tengo que ir a la editorial a entregar las correcciones que terminé en el ómnibus, de vuelta.

De pronto me pregunto por qué necesito repetirme tan seguido cualquier sinónimo de la palabra calma.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Juegos con el tiempo

He llegado a concebir la idea pretenciosa y esquizofrénica de que todas las épocas están presentes en el ahora (Esquizofrenia).

Esquizofrénica, porque mi teoría incluye las máscaras (Códigos naturales y culturales), máscaras que la gente guarda dentro de sí -campesino medieval, rey, soldado, esclavo, señor feudal (La transición del esclavismo al feudalismo)-; pretenciosa, porque no soy ni psicóloga ni historiadora (El proceso formativo del historiador…). Pero, a la vez, he descubierto que muchos de ustedes prefieren que les hable como si yo fuera un individuo particular -y a veces lo soy, con locuras, ideas e imágenes particulares y no siempre “científicas” (El estigma de la locura)- más que como un editorialista de ceño fruncido, mucha profundidad ceremonial y erudición.

Paso a explicar mi idea de los tiempos que confluyen en todos nosotros (Evolución histórica de las concepciones sobre el tiempo): cuando mantengo una relación de cualquier tipo -afectiva, comercial, etc.- descubro que en ese alguien conocido a veces aparece el hombre de las cavernas; otras, el torturado existencialista de la mitad del siglo XX; otras, el refinado, exquisito señor, o señorita, del siglo XVIII (Relación entre el pasado y el presente). Y muchas veces, también, pero esto no entra dentro de mis “estudios”, que no abarcan el futuro, el tecnólogo bastante duro de entendederas para todo lo humano de fines del siglo XXI -tal vez sea prejuiciosa al expresarlo así, y pido perdón por el prejuicio (Escuela y futuro).

La pregunta

Como la idea se originó aproximadamente durante mis veinte años, arrastro desde entonces datos de una extraña encuesta. Pregunto -no muy a menudo, sólo dos o tres veces por año recuerdo mis especulaciones-: ¿en qué época te hubiera gustado vivir?

(Continuar leyendo »)

Editorial
chatroulette chatrandom