ucak bileti
justin tv

Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 
promosyon canta adapromosyon.net
promosyonbank.com promosyon

El misterio del cuarto amarillo revisitado

Lo mejor para el crimen literario es la alta sociedad, las mansiones y los palos de golf (La sociedad democrática). En la actualidad hasta pueden reemplazarse los palos de golf por lustrosas pelotas de fútbol (El fútbol como manifestación del capitalismo). O por marcadores amarillos que subrayen elocuentes frases de escalofriantes presentaciones judiciales (Protocolo y glamour).

En realidad no hay nada extraño en estas preferencias: el alma humana resiste las peores atrocidades regadas con buen vino, trajes de diseñador y lugares hermosos (Las virtudes y el acto voluntario). No es posible imaginar una historia de Agatha Christie, por ejemplo, en un espacio sórdido y mal iluminado.

Pero Agatha Christie ya no es tan leída (La novela policial). La vejez arrebata algunos libros, aunque nunca su esencia.

Tampoco son actualmente demasiado disfrutadas esas perlas cultivadas de la novela policial, que llegaron a considerarse un subgénero de la misma: aquellas en las cuales el asesinato se comete en un lugar cerrado con llave y sin ventanas al que es imposible acceder y también es imposible salir (Dos cuentos).

Tal vez el ejemplo más antiguo -y fundador de la serie- lo constituya el de “Los crímenes de la calle Morgue”, de Edgar Allan Poe (La novela policial). Ya dijo Borges que de este cuento escrito en 1841 “procede todo el género policial: Robert Louis Stevenson, William Wilkie Collins, Arthur Conan Doyle, Chesterton, Blake y tantos otros”. No nos resulta nada raro que prevalezcan los ingleses.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Mutantia: soy y no soy Charlie…

Tengo en mis manos una revista única (Los Medios de Comunicación Social).

Me la alcanzó un amigo llamado Mario Alassino, que entre otras cosas es abogado, pero cuyas otras cosas son quizá más importantes, como sus incursiones por la ecología, la filosofía, la política y la literatura (Bush nunca leyó a Tolstoi y a Rousseau).

Pero yo ya la había tenido en mis manos cuando recién nació, alcanzada por otro amigo llamado Jorge Cappato. Jorge es director general de la Fundación PROTEGER, que “promueve junto a comunidades ribereñas y rurales la conservación de la biodiversidad y el manejo sostenible de recursos naturales, el uso de energías limpias y renovables y el acceso a aguas seguras”. Jorge recibió el Premio Global 500 de Naciones Unidas y fue seleccionado como Emprendedor Ashoka en 2010. Después le perdí el rastro a mi viejo amigo, que además es poeta (Interludios de psicobioética).

¡Tuve en mis brazos a Mutantia cuando acababa de nacer!

Está igual, apenas un poquito amarilla, pero ojalá a nosotros, los humanos, la madurez física nos produjera nada más que ese elegante tinte amarillento.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Dejemos que el universo atraviese los días

Dejemos entrar al universo en nuestra humilde casa. El mundo no tiene límites y es parte de ese universo que tampoco los tiene (El Universo).

Si hay un jardín, y aun cuando no lo haya, leer un poema como este -de Ts’ Ch’ung Chih, del siglo XI- nos hace sentirnos leves como flores (Fiestas de febrero):

“Amor

Mi casa está cerca del mar, la tuya en la otra orilla. Las lágrimas que te envío llegarán a ti con la marea”.

_____

Hay momentos más propicios que otros para provocar “epifanías”, como los días de Navidad, o el día que llegaron los Reyes de Oriente, hayan llegado o no (Hum, homo, humus, humanus).

Veo a un niño de pie, estático frente al Árbol.

No es que piense en regalos, porque hace una hora los recibió, y ya sus ojos y sus manos los gastaron. La fiesta se acabó, y él está pisando los papeles que fueron envolturas de regalos, brillantes, coloridos; el Árbol está decaído, melancólico.

El niño estático tiene algo que también es sagrado; parece que se hubiera interrumpido su ser y hubiera creado, yéndose, el espacio.

Un espacio que todo lo abarca, hasta las más antiguas navidades.

No se puede dejar de pensar en religiones que enseñan que, cuando está todo cumplido, asoma el alma y se la ve.

Me parece ver el alma de este chico que sueña. Pronto va a amanecer y se mezclarán el sol y la luna, su corazón y su cerebro, para continuar el trabajo de ir creciendo (Juego, conocimiento y cultura).

En breve, porque es muy breve el tiempo humano, sus juguetes y sus sueños de juguetes habrán desaparecido y otros sueños y otros juguetes los reemplazarán (Premisas para una nueva humanidad).

Quizá cuando sea mayor este niño se dedique a la astrofísica, y sus juguetes, entonces, no variarán demasiado (La teología de la relatividad).

Quizás a la medicina, y su caja de plástico con inyecciones falsas y falsos ungüentos tampoco varíe diametralmente (Medicina mágica, científica y homeopática)

Pero si es humanista, si se dedica al alma humana como su estatismo parece indicarlo, todo, en verdad, se hará humo o recuerdo (Humanismo y cultura).

Sus juegos empezarán a ser auténticos juegos sin necesidad de juguetes que los acompañen.

(Continuar leyendo »)

Monografias

El vino

Dicen que en la Antigüedad (Paleontología) el vino no era sólo bebida de los dioses que los hombres podían probar y alegrarse con ella, sino que era remedio, remedio santo (Textos mágicos egipcios).

Los seguidores de Baco bebían en verdad al propio dios en su copa o su cuerno, al menos eso era lo que con seguridad creían (La religión en la antigua Roma).

Como su madre había muerto al nacer él -era hijo del inmortal Jupíter y la mortal Semele (Sociedad y religión en Roma)-, su padre encargó el cuidado del niño a las Híadas. Lo criaron de maravilla, y Jupíter se los agradeció y las depositó en el cielo transformadas en estrellas, las Híadas precisamente. En el momento en que estas ninfas dejaron de cuidarlo, Sileno fue el encargado de su educación.

Jupíter no pudo encontrar mejor maestro para Baco que Sileno, un sátiro obeso que era a su vez un dios menor de la embriaguez (La Actio Libera In Causa).

Baco viajaba por el mundo llevando sus eufóricas enseñanzas y enseñando a brindar. Sileno lo seguía, montado en su asno y junto a una gran cantidad de mujeres y hombres armados que bailaban con el sonido de los tamboriles y los pífanos (Tras las huellas de Terpsícore).

El asno de Sileno era un animal muy especial. Cuando la invasión a la India, ahuyentó a enormes elefantes con sus rebuznos y permitió la conquista, por lo que se le agradeció de la misma manera que a las Híadas: fue transportado al cielo y convertido en astro, y allí está, entre las estrellas que rodean a Cáncer.

Al regreso de la India, y como Baco ya era un dios en el que se podía confiar -había alcanzado su madurez etílica- el feliz Sileno, que agradaba a todo el mundo con sus dichos e ingenio, se fue a vivir a Arcadia (La Filosofía India en Europa: Arthur Schopenhauer), donde se emborrachó todos los días de su vida. A este varón el alcohol le sentaba muy bien.

En uno de sus viajes, Baco fue recibido por el ateniense Icario. A Icario le enseñó el cultivo de la vid, y como Icario tenía una hermosa hija llamada Erígona, para seducirla Baco tomó la forma de un racimo de uvas -seducciones que sólo les estaban permitidas a los antiguos, y cuando eran dioses o semidioses.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Meditación de Navidad

Buenas personas me han halagado mucho, y otras buenas personas me han criticado ferozmente (Amistad civil en Aristóteles). De estos últimos no negaré que conservo algunas heridas, pero heridas que relucen como diamantes, es decir, enseñanzas (Las enseñanzas de Ramón Gallegos).

Los tesoros que guardo de quienes me alabaron son para mirarlos yo, en soledad (¿Existe realmente la soledad?).

Es un cofre pequeño donde hay nombres como el de Joise, Judith, Celestino, Fabiana, José María, Blanca Estela, Celeste, y otros que mi memoria tiene en cuenta siempre aunque no me otorgue su nombre en este preciso instante -lagunas… (La memoria de los olvidos: Manuel Scorza).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Viaje al país de la infancia

Contemplar la infancia de los otros (¿En qué consiste esa gracia, piedad o sabiduría de la infancia?) trae la experiencia de situarse de repente en un lugar conocido, muy familiar y a la vez inasible (Mis experiencias en un lugar sagrado)

¿Con qué manos tomar la pompa de jabón que hace Lola en el patio? (Meditaciones de un Poeta Tercermundista. Primera Parte).

¿Hasta dónde puedo volverme sutil para descifrar la sonrisa de Manuel? (La Sonrisa, Lenguaje enriquecido con millones de significados).

Lola y Manuel, mis dos nietos pequeños, hijos de Mane y Claudio (Abuelos y nietos).

Estuve allí, en ese sitio donde la infancia crece como un bosque (Milagro en el bosque).

La primavera estaba, también, y había tormentas de primavera y soles que se volvían nubes, nubes que llovían hasta que las secaba el sol de nuevo; había polvo en mis años que era soplado por el aire fresco de los niños (Manifiesto del árbol que sueña ser poema).

Las manos de Manuel, que gateaba por toda la casa a sus diez meses, desarmaban el mundo de Lola. Su biblioteca estaba en el suelo, navegando como le gusta navegar a ella misma (Juegos tradicionales de Venezuela).

Alicia se codeaba con Mickey (Reflexiones. ¿Sabes hacia donde vas y como llegar?), La niñita que iluminaba la noche le hacía señas a Caperucita roja (La utopía y sus mediaciones).

De pronto todo el mar se calmaba, y Lola enseñaba a su hermanito que los libros debían volver a sus estantes-casas.

¡Pero los fantasmas!

(Continuar leyendo »)

Monografias

Los escritores de provincia

Inés Tombetta, hija de inmigrantes italianos, nació en Corral de Bustos, Córdoba (Inmigración y literatura: los italianos).

Además de poseer ese indefinido encanto que, según Borges y Wilde, son parte del don de la escritura, se dedicó a la educación (Inteligencia espiritual y educación holista), especialmente creó para sus jóvenes alumnos cuentos, ensayos y obras de teatro, algunas de las cuales fueron presentadas en ciudades de toda la Argentina (¿Tiene la literatura sexo?)

El 12 de febrero de 2004 nos dejó para siempre cuentos entrañables, y algunas reflexiones que quiero que no todos olviden.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Alguien que pregunta con cuadros

La nota de nuestro miércoles pasado, esos miércoles que escribimos entre ustedes y yo con cenizas y rosas (Sensibilización e integración social), me dejó la alegría de sus aportes, y la tristeza, o la incertidumbre, de hacia dónde vamos (¿Futuro de una ilusión o ilusión de un futuro?).

La frase de la semana que encabezaba el artículo, y que no soy yo la encargada de elegir, decía:

“Lo importante es no dejar de hacerse preguntas” (pregunta-adolescente-riesgo social) y estaba firmada por Albert Einstein.

Mientras cosía con un hilo violeta mi vestido, y coser es mi modo de meditar (Dimensiones de la personalidad), mientras le agregaba una porción de tela en cada costado (La agonía interminable: Gordos y flacos contemplan las Navidades) -¡ah, la juventud esbelta como libélula o agraciada como mariposa!- se me cruzaron dos ideas provenientes de vuestros escritos: los científicos más bien dan respuestas, los artistas, filósofos o humanistas de cualquier especie más bien se hacen preguntas.

Las respuestas congelan el conocimiento, aunque se siga con otra cosa, y los científicos continuamente están respondiéndonos. Las preguntas abren las puertas del conocimiento, de la locura, de lo sobrenatural, de lo profundo, y engendran preguntas que no tendrán respuestas pero seguirán engendrando hasta el infinito, hasta quizás encontrar una condición absoluta que no tenga que ver con la ciencia y ni siquiera con el preguntarnos..

(Continuar leyendo »)

Monografias

Las mejores escenas de películas

Talentos encendidos, desconocidos avatares

Hace algún tiempo (El espacio-tiempo se curva en torno al observador), un tiempo bastante largo en realidad, una década, o más -pero, ¿con qué vara se mide? (Estudio de tiempos)-, ingresé a Yahoo Respuestas con el propósito especial de hacer preguntas (¿Cómo hacer preguntas de manera inteligente?) Seguro renació en mí en ese momento la niña de tres años a la que a lo largo del día, y aun si despertaba por la noche, podían contársele cientos de “porqués”.

En el sitio de Yahoo Respuestas me quedaba hasta la madrugada preguntando, preguntando, preguntando. Lo mío era querer exprimir la sabiduría de todos y bebérmela como un néctar vivificante (Reflexiones acerca del refranero popular cubano).

Lo increíble eran las respuestas que recibía; todos y todas se ocupaban del tema con seriedad conmovedora. Eran brillantes.

De la cantidad de preguntas que hice y de sus maravillosas respuestas, sólo puedo elegir algo, y al azar (Las leyes del Azar). Tampoco sé si estoy robándole algo a Yahoo, si esto pasará a la justicia (La Justicia), si Monografías.com deberá pagar algo a Yahoo y, por ende, dejarme sin trabajo. No sé nada pero me arriesgo (El Riesgo), las muestras que voy a brindarles bien lo valen.

Por ejemplo, esta fue mi pregunta una noche:

¿Si repasamos las mejores escenas de las películas? ¿Cuál recuerdas?

(Continuar leyendo »)

Monografias

De pronto un bloque de abismo

Hay un ensayo de Annie Le Brun sobre Sade (De Sade a Freud: el mal como un deber kantiano), publicado por El Cuenco de Plata en 2008, cuyo título es una anticipación a todo tipo de incertidumbres (Principio de Incertidumbre). Por eso lo utilizo para dar nombre a esta nota. También lo utilizo para copiar una de las últimas frases del prólogo de Le Brun, que bien me viene para el caso:

“Hoy, que el humanismo es usado para encubrir la inhumanidad de los hombres, que los derechos del hombre sirven para despreciar el derecho de gentes, que la razón finalmente se agota sin reconocer los monstruos que ha engendrado, ¿no estamos obligados a preguntarnos, mucho tiempo después de Sade, lo que éste sigue sosteniendo?”.

De pronto un bloque de abismo es lo que quería brindarles, amigos míos, en el post del miércoles pasado, pero sin precisar, sin definir muy bien a qué me refería, porque se trataba de El Castillo de Transilvania de los Poetas. Y los poetas (Platón contra la teatrocracia), como se sabe, van tanteando poesía en los lugares innombrables, tal como cualquier otra alma que no sea poeta, según Freud (Freud ¿forense?)

Aun cuando es muy concreto y conocido en el borde de la imaginación, el de Transilvania, como todo castillo, es un lugar incierto (Ceremonia Secreta). Está en nuestra alma a punto de mordernos, y de pronto desaparece un día de verano, a la orilla del agua, donde nos tiramos a tomar sol y a escuchar el sonido del arroyo y eso y sólo eso existe ahora: música y sol (Turismo).

Lo que quería decir en ese post era benévolo: que nos mezclemos con el sol un rato, y con las tormentas y naufragios otro rato.

No se puede vivir sin un poco de abismo; en primer lugar porque no sería una vida verdadera. A nuestros “hijos” y a nuestros “alumnos” -encomillo porque no hay alumnos ni maestros sino roles (El Modelo Pedagógico)- no podemos hacerles cerrar los ojos ante la presencia del mal…, y de otros males. El mal moral y el físico, para intentar mencionarlos (La imperfección como terapia).

El castillo de Transilvania está en todos nosotros, pero podría llamarse de otro modo. Lo que es indudable es que en los castillos pasan cosas extremas, sean el de Drácula, el de la Bella Durmiente, el de Teresa de Jesús o el de Silling, de Sade. En el de Drácula la tragedia es la necesidad de sangre para vivir, en el de la Bella Durmiente es la necesidad de despertar para vivir, en el de Santa Teresa, la de salvarse para vivir, en el de Sade es donde la necesidad es pasar “del otro lado del orden humano”.

(Continuar leyendo »)

Monografias
video chat saç ekimi salim özdemir random chat

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

porno porno porno porno Porno izle porno izle hd porno porno izle porno