Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Monografias

Meditación de un alma candorosa

Mi alma (Alma platónica) cayó del cielo cuando se produjo el choque de dos procesiones de fieles: una por Santa Lucía, otra por Santa Cecilia (Santa Cecilia, ¿patrona de la música?).

La indulgencia de Dios había permitido un exceso de superpoblación. La prueba de semejante indulgencia era quizá yo misma (La virtud como principio y valor).

En vida fui una mujer bastante fácil y alocada. Trabajaba en un cabaret, de bailarina, la noche que me encontró la muerte, o que me la encontraron, mejor dicho. Esencialmente en esa época no le hallaba sentido a todo lo que tuviera relación con religiones, ritos, leyes y mandatos (Los ritos de la vida y los mitos de la felicidad).

Antes de ser bailarina, había empezado filosofía en la universidad, por eso mi caso es tan extraño (Los no mundos).

Fue mientras estudiaba que me vi en un aprieto económico tan grande que debí dedicarme a conseguir trabajo, de lo que fuera y lo que fuera (Trabajo).

No tenía muchas condiciones prácticas, así que fracasé en cada uno de los que probé: empaquetadora, mucama por horas, empleada de tienda (Pedagogía).

Todo lo arruinaba. Envolvía los objetos de un modo tan original que terminaban pareciendo masticados como una galleta.

Ni qué decir de mi trabajo de mucama; recuerdo que muchos de los que me tomaron tuvieron la paciencia de pretender enseñarme: a barrer, a cocinar, a fregar la vajilla. Y como el acto de enseñarme era cotidiano, porque yo no aprendía nunca, al final hacían el trabajo ellos mismos y me cobraron comisión.

Como empleada de tienda tampoco me destaqué, pero allí fue que conocí a la persona que me cambió la vida.

No había nadie en el lugar y yo aprovechaba para repasar mis apuntes, ya que pronto debía rendir “Introducción a la filosofía griega”, cuando entró un cliente.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Ella, la mezcladora de venenos. Él, Lucifer en persona

Como parece que “Los siete pecados capitales” no estremecen a nadie (La plaga neurótica), decidí apelar hoy a mi dos veces prometido artículo sobre venenos, talismanes y demonios (Cronología de la utilización de los venenos).

Antes me gustaría recordar que “La mejor protección contra la acusación de brujería consistía en huir hacia la invisibilidad del conformismo” (Certidumbre - incertidumbre).

Y también recordar a José Itriago, su ironía, su humor, su talento de escritor y poeta (Escritores y poetas venezolanos).

José I. nunca dejó de participar en este lugar -que es más suyo que de “la escribidora”, que es en realidad tanto de él como de Joise, Celestino, José María y muchos etcéteras, más los lectores que no escriben- hasta que el año pasado, por la mitad de la estación, dejó de hacerlo (El concepto de libertad en Erich Fromm).

¿Adónde estás, amigo? (El amigo fiel - por Oscar Wilde).

Usaría todos los talismanes del mundo para recuperarte (Psiquismo y magnetismo).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Los siete pecados capitales

Para este miércoles tenía escrita una especie de agraciada cháchara que incluía envenenadoras y recetas para hacer talismanes (El miedo y el renacimiento de lo fantástico), pero anticipé algo de su contenido y el buen José Gros me hizo desistir.

Es probable que alguna vez que tengamos ganas de divertirnos –con algo de maldad (El Mal y el hombre moderno)- lo edite.

Por ahora cambiamos de tema, Gros, y tanto mejor si no le gusta lo que se opina aquí, porque su discurso es muy válido, y toda forma de pensamiento enriquece (Aprendiendo Educación Holística).

Lo mismo para el querido Celestino Gaitán, para Felipe Humberto Rizzo, Carlos Morozovich y Esmeralda Torres López (Los árboles).

Tampoco es obligación que no les guste, tampoco es necesario que elogien si les gusta –y acá me acuerdo de lo que dijo José María Gil-, basta con ampliar… (Filosofía y sabiduría de Oriente a Occidente).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Cayastá

Tenía pensado, escrito ya, un artículo titulado “Ella, la mezcladora de venenos”, que se refería a las mujeres y a los prejuicios contra las mujeres que hubo en todas las épocas (Igualdad de Género).

Hablaba de un preocupado científico alemán que indagó en su Fasciculus Medicinae, en 1491, la razón de por qué “la mirada de la mujer menstruante daña los espejos” (Historia de la Medicina).

Lo dejaré para el próximo post (Mañana será mejor que hoy -cuento-).

Estos días han estado cargados de recuerdos de infancia (Una cita con Darwin).

Creo que muy pocos, aun los lectores de otros países de Latinoamérica (América latina), que son los más en mi humilde blog y a quienes estoy agradecida (Los valores morales) -el blog es el humilde, no ellos-, ignoran la reciente, muy reciente, historia de “la triple fuga”: tres condenados que huyeron de una cárcel de máxima seguridad en Buenos Aires y fueron buscados por toda la Argentina (Las miserias carcelarias).

Fueron buscados con helicópteros, tropas locales y federales, perros, civiles armados y civiles descalzos que pusieron sus caballos y los montaron a pelo.

Finalmente, los hallaron en este pueblo emblemático, cuyo nombre significa: “Hasta aquí llegué” (Inundaciones en Santa Fe -Argentina-).

(Continuar leyendo »)

Monografias

El asesinato más conmovedor del siglo XX

A mis lectores muy jóvenes voy a contarles una sorprendente “novela” policial del siglo XX (La asesina ilustrada; el libro de la muerte). A mis lectores algo mayores les recordaré esta impactante historia con tintes amarillos, ¿por qué no?, para que, además, relean a un genio como Luis Althusser (Principales exponentes de la escuela marxista europea). Recomiendo: Montesquieu, la política y la historia, Para leer El Capital -escrita en colaboración-, Lenin y la filosofía, Elementos de autocrítica y El porvenir es largo.

Althusser escribió El porvenir es largo, los hechos, después de la muerte de Helena, su mujer. Allí intenta sacarse el velo de gallito ciego y escribir su biografía (Géneros literarios). No siempre lo consigue (Los problemas del pensamiento único…). Helena murió en sus manos, por sus manos, y entonces apareció ante los ojos del filósofo el abismo que había estado esperando desde sus días de niñito en Argelia (La descolonización de Asia y África).

No imaginaba -quiero creer- que tal abismo para ser mirado de frente y con los ojos bien abiertos necesitaba de un crimen para ser expresado, pero lo que él llamaba hechos se lo procuró (El asesinato del alma). Luis Althusser, que murió en 1990 en su última prisión, un asilo de alienados, transitó por todas las prisiones imaginables durante su vida, prisiones en las que está cautiva el alma (Análisis crítico de la prisión).

Esas prisiones, más altas e infranqueables que aquellas donde cumplen condena otros reos, son las que eligió, antes de convertirse en el más extraño de los pensadores, en “el filósofo asesino”, como fue mencionado para siempre.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Regalos de Año Nuevo 2016

No es lo más común hacer regalos de Año Nuevo (Un acercamiento a la realidad humana). Pero yo elegí hacerlo (Coaching y creatividad: elección y cambio), y los textos que escogí para ustedes creo que merecen no ser olvidados (Carta a una señorita en París).

Esta vez no tienen esa frescura de viento norte que a veces espanta mis buenas intenciones de obsequiarlos (Pepina y las Islas de Aysén).

Son algo “viejos” para la mayoría de los lectores (El viejo en la historia): el de Thomas Merton fue escrito alrededor de 1960, y el de Erich Fromm (Ética de Erich Fromm: el problema moral en la actualidad) alrededor de 1970.

Brindo con las almas de estos dos autores clarividentes (Don Quijote de la Mancha), y con ustedes.

En el final, envío algunos datos de ambos escritores.

(Continuar leyendo »)

Monografias

La Navidad y su Paraíso Perdido

La Navidad es un paraíso de la infancia (¿Qué fue la Estrella de Navidad?), y la palabra paraíso quiere decir jardín (Llegando al paraíso).

La Navidad es un jardín para los niños (La travesía de los elefantes), y los mayores sólo podemos recordarlo (Mirando hacia la vela del olvido). Las flores de ese jardín son los presentes de Navidad que nosotros, largamente crecidos, ya no esperamos con inocencia y libertad (Tau CETTI, Epsilón Eridani y el Libre Albedrío). Flores en general humildes y coloridas.

El recuerdo surge como en una sesión de psicoanálisis (Freud on line), y nos trae un regalo: la vívida niñez.

La ciudad de aquellos días míos -la ciudad donde nacimos mis hermanos y yo- era prodigiosa en aquel tiempo. El cielo la dominaba porque, en su mayoría, las casas y los edificios eran bajos. Había… dragones, hadas, duendes en los parques, liebres y conejos de Pascua, juegos y madre y padre y el corazón siempre estaba presente y se escuchaban sus latidos.

Los días eran cálidos, extremadamente cálidos, en la temporada de las fiestas: Navidad y Año Nuevo en la Argentina caen en verano.

El calor era otro abrazo de la Noche más Hermosa (Los Villancicos), un abrazo que nos embalsamaba junto a los jazmines y las santarritas.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Quiero regalarles algo, mis amigos…

Y ese deseo de “regalarles” (La travesía de los elefantes) sólo puedo cumplirlo con poemas (Poemas).

Humilde puede ser el obsequio (Apostillas al diente de Kong), pero la intención es para ustedes: busqué como siempre en mis viejos cuadernos y hasta encontré en cuadernos nuevos alguno que otro versito.

“Lindos” o “feos”, “buenos” o “malos”, creo que todos, mis conocidos y desconocidos más amados, están adentro de ellos.

“Siempre confié en la benevolencia de los extraños”, dice la protagonista al final de la obra Un tranvía llamado deseo (El cine y la literatura, una relación de intertextualidad).

En caso de no acertar con mi regalo, tengo un regalo B: la recomendación de que miren -en algún lugar del espacio cibernético o no van a encontrarla- ese profundo y bello film (Las campanas de la muerte). Ésta es la ficha técnica:

Un tranvía llamado deseo, 1951. Director: Elia Kazan. Actores principales: Vivien Leigh, Kim Hunter y Marlon Brando.

También podría darse el milagro (Milagro en el bosque) de que los hiciera felices mi regalo A, pero, por favor, no dejen de ver la película.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Tittivillus, el pequeño demonio que soy

Todo lo que sea caos le agrada a mi oscuro Señor (El karma, Bach y la matriz), y yo, que era el más pequeño de sus acólitos debía seguirlo en cada preferencia y cumplir estrictamente sus órdenes, aunque fueran humillantes y hasta a veces ridículas (Maus: una herida que no cierra).

Soy Tittivillus, un pobre diablo, y el Demonio me daba poca tarea, y muy de siglo en siglo, lo que no es tan importante; lo malo eran las tareas que ponía a mi cargo (Alienación del Hombre)

La última vez que estuve trabajando para él fue en la Edad media. Mi empleo quedaba en un convento de monjas, y, antes que nada tengo que decir que, si bien no sé cómo ha evolucionado la vida espiritual de estas mujeres que se ofrecen a Dios, los años que yo estuve con ellas fueron un infierno. En eso me sentía como en mi casa: eran almas para llevarlas derechito junto a mi tenebroso Señor, pero claro, en eso no consistía mi oficio, era mucho más humilde y no tenía remuneración. Apenas si el Diablo me tiraba unas brasas al llegar de regreso, por todo pago.

Esas brasas no alcanzaban ni a quemarme la punta de los cuernos, cuando otros diablillos jugaban y saltaban en enormes asadores chamuscándose la cola y dando gritos de placer, mirándome burlones. Me discriminaban. Pero esa no es la historia que quería contarles, eso es una ramificación.

Soy Tittivillus, dije, y mi recuerdo más viejo para poner en el currículum es el del convento de unas monjas muy pícaras.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Céfalo y Procris, y la creatividad de Hugo Mandón

Tengo una recopilación de guiones (Géneros y formatos) que escribió Hugo Mandón para una audición que se propagaba por LT10, Radio Universidad de Santa Fe, en aquellos gloriosos años en que todavía ni el mundo ni la Argentina estaban del todo heridos y sangrantes (Estado de Bienestar).

Ya alguna cosa Hugo veía asomarse con su -para usar uno de sus adjetivos preferidos- “frondosa” pero eficaz imaginación (La radio, un medio para la imaginación), puesto que buena parte de esta Biografía del Mito está dedicada a la guerra de los dioses y de los hombres (La Guerra).

Hay que destacar que nuestro autor amigo hacía uso pero no abuso de adjetivos en los cuales estaba el secreto de su fuerza para escribir (Discurso metalingüístico). Eran perfectos para lo que estaba diciendo, definiendo, dibujando en el carácter de un hombre y en la delicadeza o bien en la rigurosidad de alguna mujer (El varón y la mujer).

En la copia que sigue, me emociona comprobar que Hugo marcó en su escrito hasta la ráfaga musical que debía cortar en dos la historia o darle fin: me parece recordar que se trataba de “Extraños en la noche”; el día: martes 13, el año: 1973, y la hora en que la audición acostumbraba salir: las diez y dos minutos de la noche… (Guardianes de la noche, la memoria).

(Continuar leyendo »)

Monografias
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda