lig tv izle
justin tv

Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Monografias

Primer capítulo de una novela que perdí

El mundo siempre cree que está por llegar el Apocalipsis (En qué creen los que no creen). Siempre los jóvenes conmocionan y casi maravillan a sus padres y abuelos por la magnitud de sus transgresiones (Jóvenes), los volcanes entran en ebullición en todas las épocas anunciando algo misterioso (Volcanes y Sismos), las pestes aparecen de vez en cuando semejantes a las multitudes de langostas y alimañas que Dios mandó al pueblo pagano de los egipcios (Ébola: La realidad y los hechos). El sol multitudes de veces está por estallar y el fin del mundo se aproxima, ineluctable (Efectos de una tormenta solar para la humanidad).

La cuestión moral se añade a los horrores. Cada día somos más indiferentes hacia los que sufren y cada día invertimos un poco más en nuestros propio beneficio (Enseñamos a amar).

Lo raro es que esto es eterno: si miramos para el pasado está, si miramos para el futuro estará. Creemos que “ahora sí”, ahora la tierra se secó. Dentro de muchos años vamos a seguir creyendo lo mismo.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Versos para ustedes

Apelo a los versos (Tipos de versos y rimas) por un silencio de mi memoria (El olvido está lleno de memoria), por una parálisis de mi sentir, por una aproximación a la máscara (La máscara desde los griegos hasta O’Neill)

Los versos dedicados a cada uno de ustedes cuatro -lo que me siguieron en el último post- aunque no hayan sido escritos en este momento, fueron escritos para cada uno de ustedes en añosas eternidades. Y no por otra cosa que porque son los últimos que me escribieron se los tallo, y luego sigo escribiendo a tantos amigos que por aquí pasaron.

No importa que halle o no mi voz otra vez. Ustedes están allí.

(Continuar leyendo »)

Monografias

El vaso o la vida

Era un admirador del río más que del mar y otras bellezas frías (El Viejo y el Mar - Ernest Hemingway); él le hablaba en lenguaje muy dulce (El lenguaje), pasaba y no volvía (Filósofos de la Naturaleza), pero al pasar sus palabras abstractas y su puro sonido le decían algo que alguna vez descifraría (El destiempo). Le parecía oír: “La muerte tiene hambre”. Pero tal vez no se trataba de eso.

Sí, seguro decía cosas el río, y le cantaba al oído (Cantos guatemaltecos) poemas inmaculados:

(Continuar leyendo »)

Monografias

Fábula humana

Ninguna historia (Actualidad del mito), ninguna tragedia es más conmovedora que aquella parte de la Odisea (La Odisea de Homero) donde Ulises llega a su tierra, Itaca, y sólo es reconocido por su viejo perro, Argos (Itaca y la Roda de la Mancha, Hermanas).

Sobrecoge tanto que ahora, para los siglos XX y XXI, Itaca es una especie de sueño interrumpido, una metáfora de lo ilusorio, una tierra a la que se llega por la ilusión y se descubre por la pesadilla (Posmodernidad y economía).

Creo que en alguna oportunidad copié para ustedes el poema “Itaca”, de Constantino Cavafis (Literaturas), pero no resisto recordárselos:

(Continuar leyendo »)

Monografias

Otro cuento para ustedes (última parte)

Recibí de José la continuación más espléndida de mi cuento del miércoles pasado. Recibí de Joise unas lecciones de literatura impartidas por Platón (Biografía de Platón).

Recibí de jóvenes que escriben como príncipes elogios y zalemas (La figura del héroe en dos cuentos de Andersen). Y me quedé esperando a Celestino (Niveles de la amistad).

Pero también recibí una sorpresa (Matemagia: Magia y Matemática) entre los comentarios: el de José María Gil, a quien de todos modos yo había convocado.

Aunque… lo convoqué porque hacía mucho que no lo “veía” y lo extrañaba, pero no pensé recibir algo así como una confirmación desde los cielos (Por favor, miénteme…).

Es decir, mi narración, al menos para mí, es del todo fantástica y nada tiene –o tenía en el principio- que ver con cuestiones más profundas, esotéricas…

Pero, ya escrito y publicado el cuento, el día anterior a recibir el comentario de José María, yo, aburrida, había buscado en internet, con cierta displicencia, algo que me entretuviera (Influencia de los videojuegos).

Y encontré 13 lecciones del Kybalión (Naturaleza y propiedades del pensamiento).

Leí con interés; desde mis 20 a mis 40 años había husmeado alguna forma de lo divino en todos los sitios que me fue posible; desde la quintaesencia del ocultismo hermético hasta los libros de Fulcanelli. Y alguna vez emergí de una de esas lecturas con ciertas convicciones. Pero el tiempo pasó y, mientras leía ahora el Kybalión, algo dijo en mí, o yo misma dije: “¡Qué feliz sería si pudiera ahora creer en algo, correr apenas, como dice el texto, el velo de Isis! Necesito urgente una confirmación”.

Así llegó la colaboración de José María. Me desconcerté, ¿qué tiene que ver mi ingenuo relato de cajitas de música y caleidoscopios con lo que cuenta él, inteligente, y no un buscador holisqueante como yo?

“Como es abajo es arriba”, me dije. Además, la ley de gravedad está a mi favor, reuniéndome con todos ustedes.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Otro cuento para ustedes

Tocaron el timbre y vi detrás del vidrio ahumado una silueta singular. Era la de un hombre muy alto, vestido de negro y con una valija (Amenaza sobre Londres “La valija”).

Dudé antes de abrirle, pero mi curiosidad pudo más que cualquier advertencia (Introducción al Pensamiento Científico); así, tras la puerta, parecía un dibujo de novelas infantojuveniles (Literatura infantil y juvenil) –la palabra infantojuvenil alguna vez me pareció un crimen aplicada al arte de escribir, pero finalmente llegué a estar de acuerdo  con quienes la inventaron después de leer algunos relatos y poemas cometidos por autores de literatura juvenil (Cultura, arte y sociedad).

Casi sin darme cuenta él estaba sentado en mi living, extrayendo su mercadería con mística de vendedor (El capital de la vida)

Aparecieron unas cajitas de música (La importancia del juego).

-¡No -dije con voz chillona y señalando las paredes de mi casa-; en todos estos estantes hay cajitas de música de épocas diferentes, algunas ya no andan, pero las odio a todas!

-¿Odia la música? –preguntó desenfadadamente.

Iba a explicarle que lo que odiaba era la estética de las cajitas, no la música, pero, una vez descubierto el oficio del caballero que estaba tras la puerta la curiosidad me abandonó y quise despedirme rápido.

Dije que sí (La música ante el ser humano).

-¡Odia la música! –exclamó-. Y pensar que me recomendaron a usted como una compradora sensible… (¿Déficit de atención o superávit de sensibilidad?).

-¿Quién me recomendó? –pregunté enfurecida contra el abstracto amigo que me habría dedicado esta broma.

-No lo recuerdo bien, fueron varias personas.

-¡Yo no tengo enemigos en este pueblo! –grité convencida.

(Continuar leyendo »)

Monografias

El espectáculo

No hay nada más precioso que mirar (Sensación y percepción), que ya no ser parte (El cruce del Jordán). Entonces se guardan en nosotros los tesoros y los paisajes, Yo ni siquiera me asomo.

Tranquiliza, pruébenlo (Camino hacia la Serenidad).

Atender es la palabra precisa. Atender al mundo silenciosamente; cada hoja que cae es entonces un sonido, o cada estrella que aparece una señal (Alicia detrás del espejo).

La mejor edad para empezar a atender es ésta (El ser adulto y sus características). Ya alguien nos quitó casi todo. Pero hay algo que no puede quitarnos fácilmente: el espectáculo (La vejez: el último poema).

Estos son ejercicios de mirar:

(Continuar leyendo »)

Monografias

El hilo de vidrio, y Seferis

Ya he dicho en ese mismo espacio que sin las palabras (La semántica del reggaetón) el mundo se empobrecería de una manera trágica (Evolución del yo social) -siento ahora la distancia entre el murmullo del mundo y el vocablo que elijo. Hablo como un ciego perdido en un bosque de signos tanteando las palabras para encontrar alguna que lo explique (La semiología: ojos para leer el libro del mundo).

Uno, mejor dicho una, tiene definiciones varias, aprendidas en miles de años, pero esas definiciones rodaron, se gastaron y terminaron oxidando los objetos del pasado que las rodeaban y que eran nuestra única base, nuestra única tierra firme (La Investigación Histórica).

Llegamos a lo más alto de nuestra edad con esas definiciones de ocasión, esas frases hechas que nunca desciframos del todo porque no nos pertenecen (La convivencia y el conflicto).

Debemos enterrar las antiguas partituras y, quizás, hasta elegir otro instrumento (Fundamentos teóricos de la comunicación).

Nunca más el temor, aquel temor, temor de no volver de la belleza de decir, como si hubiéramos violado a la belleza. Como si letras desesperantemente vírgenes nos esperaran en otro alfabeto, en otra casa de citas, en otro parque de la juventud (Belleza).

Ahora la hermosura es para más allá de la vida y, como dije antes, yo sólo recostada en mi caja de muerta puedo hablar.

Pero existen otros modos de encarar la verdad, y para los ateos y para los creyentes son ambos: el sueño y la oración. Yo pido en sueños que los ladrones que hay en los espejos me devuelvan la niña cuyos ojos ven más allá de la esperanza.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Dígales a mis amigos que mi vida ha sido maravillosa…

Cuando estaba tratando de sobrevivir (Sobrevivir. Un reto psicológico), acostada, por las noches, junto a su pareja matrimonial (Crisis Matrimonial), se ponía nerviosa por otra respiración a su lado, que no se acomodaba a la suya, y dejaba de respirar (Fenómenos psíquicos). Y temblaba, salía corriendo en busca de un lugar suyo que no estaba en ninguna parte. ¿Qué son las cosas, qué es la gente, esas diminutas figuras que bailotean en las inmensas calles? ¿Los edificios? Esos que solían amenazarla, aunque huía de ellos, huía, huía, huía dibujando con sus pasos la caricatura de una huida sinfín (La figura del artista en tres cuentos de Kafka). Aspiraba a un pequeño cuarto en donde esperar la muerte y nada más, nada diverso, nada que varíe ni levemente, no cuelguen otro cuadro, otro objeto al que se tuviera que acostumbrar, no le presenten -por Dios- a una persona desconocida, ni médico ni ángel.

Fobias

En donde estaban sus alegres ojos -fueron un día soles que alumbraron amor y tempestades- alguien había puesto ojos de gente muerta que circuló por el eterno azogue por años y por siglos; habían rematado su boca con un sello de espanto.

Ella no era, ya no era, ella no era quien miraba allí; antes había un brillo de praderas donde ahora pronunciaban tinieblas.

Esa hora la aturdía, el lugar estaba vacío aunque hubiera reflejado tanto del mundo, había llegado a no estar allá en el fondo del espejo donde temblaba la luz más fría y una espada terrible.

Había una muerte con sus reliquias y tapices que el tiempo había trabajado con paciencia, pero ella pedía huir, ella estaba en ella como un trozo de tierra de un país perdido, se asomaba a un pozo por su corazón en llamas, pedía dejar de llorar, de sangrar por los labios del espejo, pedía empezar a ignorar que muy lejos o muy cerca se cumplía lo de siempre y que el espejo permanecía inconmovible como los ojos de Dios o como la verdad más tenebrosa (Fobias).

(Continuar leyendo »)

Monografias

La comedia y la tragedia

Hay un cuento de Borges (Algunos Borges de Jorge Luis Borges) en el que Averroes (Las aportaciones árabes al mundo de la traducción), filósofo, matemático, astrónomo, médico árabe del siglo X (¡Médico?!), se encuentra en la bella Córdoba española (La inquisición y la expulsión de los moriscos) traduciendo a Aristóteles al idioma del Islam (Aristóteles).

Tiene dos grandes dificultades. En el mundo y en el idioma árabe no existen estos términos ni siquiera lejanamente; ni en el inconsciente existen, podría decir Carl Jung (Personalidad).

Averroes levanta la vista, para despejarse. Ve la fuente, el río que corre cercano, su música, un sonido que para él es más que la música del agua, es la vida reverdeciendo en Córdoba.

Ve niños jugando, los hijos de sus amigos, que imitan una ceremonia religiosa. Un solo niño es toda la congregación, otro la torre, etc. A veces discuten por los roles en idioma ladino, que es el que hablan los recién llegados, mezclado con el español (Artículo sobre el Ladino).

Averroes comprende de inmediato cómo debe traducir la palabra comedia. Sus lectores entenderán con facilidad lo que él ha vuelto a entender, más profundamente, al ver jugar a los niños.

Sólo le queda un problema, la palabra tragedia, que no le será tan fácil de resolver, y cuya resolución es el argumento del cuento.

Esto es una tragedia, por ejemplo

Molière es en el siglo XVII, en Francia, y también en toda Europa, el gran autor de teatro (Géneros dramáticos: la comedia). Sus comedias actualizan ciertas verdades que por momentos las convierten en tragedias, pero el público va al teatro de Molière siempre dispuesto a chanzas y risotadas incontenibles.

Molière es además actor, y buen actor, pero, en eso, de todos modos, no está a la altura de su pluma.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda