Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Violeta Parra y sus ratitas

Poco había escuchado a Violeta Parra (Un Encuentro con el Espaciotiempo), muy poco más allá de sus estremecedores “Volver a los 17″ y “Gracias a la vida” (El suicidio en el arte. Análisis histórico y cultural).

Las ratitas de biblioteca somos así: a veces nos perdemos los mejores platos del banquete y el vino más fino para tomar café descafeinado y bocaditos ligh (La otra biblioteca).

Acabo de escuchar un disco de Violeta -de aquellos discos “de 90″- y apenas empecé a escucharla me pregunté:

¿Qué cara me mira

desde lo hondo de su música?

Pero dudé al anotar la última frase; ¿no será desde lo hondo de su voz? (Ser o no ser. La duda de Hamlet).

Aunque su voz no es honda, ella lo es, su vida y su muerte lo son y, más que su música, sus letras, y sus tapices expuestos sorprendentemente en el Louvre (Museología y museo).

Ahora que se cumplió el centenario de su nacimiento -fue en octubre de 1917-, sé que ella durmió cien años en mi corazón, como la princesa de los cuentos.

Tengo un libro de Bernardo Subercaseaux y Jaime Londoño -Gracias a la vida. Violeta Parra, testimonio, que recoge testimonios de muchas personas, familiares y amigos de “la Viola”.

-Nació con dos dientes, verdaderos dientes -dijo la madre de Violeta-. Yo me asusté porque la gente de antes contaba tantas cosas… Mi marido fue a buscar a un doctor y éste me felicitó y me dijo: “esta niñita va a ser muy inteligente -y continúa: -También teníamos un vecino, Neftalí Reyes (es decir, Pablo Neruda), que le decía: “Parra eres / y en vino triste te convertirás”. Pero mi Violeta se convirtió en vino alegre, en pícara alegría, digo yo…

Sigo con la recopilación:

Hilda Parra (hermana mayor de Violeta. Compositora e intérprete) -Recuerdo que ese verano (el de 1966), un día viernes, yo hablé con ella y estaba muy contenta. Cuando terminó la conversación le pregunté por que le había puesto Últimas Composiciones al nuevo disco.

-Porque son las últimas -me dijo riéndose, y claro, yo no se lo tomé en serio.

-

Nicanor Parra (hermano mayor de Violeta. Premio nacional de literatura en 1969)  -… el sábado al mediodía ella se apareció con un amigo constructor. Almorzamos los tres, estuvo muy alegre, muy lúcida, se veía feliz. Entonces ahí yo le propuse un trabajo:

-Oye, Viola, ¿sabes lo que pasa en este país?… que no hay novelistas. Todos los países tienen uno y aquí nadie ha escrito una novela. ¿Por qué no te escribes una novela, Violeta?

No me tomó en serio, se rió.

-No, guachito… escríbetela vos mejor, yo estoy muy cansada.

-Bueno -le dije yo- entonces anda a descansar… todo el mundo va a la playa.

Se quedó pensativa un rato.

-Sí -dijo como evadida, con una voz muy rara en ella-, voy a descansar… voy a descansar…

Después se animó un poco más.

-Te voy a cantar una canción -me dijo-. Se llama “Un domingo en el cielo”.

Terminó de cantar, tomó la guitarra y se puso de pie…

-… ésa fue la última canción que yo le escuché.

-

Pastor Aucapan, diario El Siglo, septiembre de 1966:

“Una noche estuve con Violeta Parra en su carpa de La Reina. No acudían espectadores a pesar de que la carpa era una variada caja de maravillas. Me contó cuánto le había costado construir todo eso. La Municipalidad le había cedido un terreno. Era un solar abandonado que en el invierno se transformaba en un barrizal. Ella se dijo: Aquí levantaré un Centro de Arte Popular, aquí se escucharán las canciones desconocidas, las que brotan de las mujeres campesinas, las quejas y alegrías de los mineros, las danzas y la poesía de los isleños de Chiloé. Los planes de Violeta sin embargo se estrellaban contra la dura roca de la indiferencia. Pocos eran los que le tendían la mano. Para su espectáculo no había avisos en los diarios, no tuvo reportajes en la Revista Dominical de El Mercurio, no funcionó ninguno de esos aparatos publicitarios que a menudo se montan para orquestar el mito de algunos falsos artistas extranjeros… Allí estaba Violeta, sola y a ratos desesperada, con mucha gloria pero a veces sin un centavo.”

Carmen Luisa Parra (hija menor de Violeta Parra) -Yo estaba ordenando algo en la carpa, serían como las seis de la tarde, de repente sentí un balazo…

Pero toda la vida de Violeta, en lo posible -y hasta con fechas más precisas- se las contaré de otro modo, pronto.

Por ahora saludemos mirando al cielo, el mismo cielo de Violeta, a Daniel Viglietti, el uruguayo, que -según nos lo informó Vancho- ayer murió, y era su par.

Envío

Otra resurrección de Celestino, poemas de nuestro Iván Salazar Urrutia, o Vancho, y reflexiones de Joise, todo puede leerse en “Comentarios”, que es una caja de alhajas de oro.

Mora

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

2 respuestas a “Violeta Parra y sus ratitas”
  1. Celestino Gaitan dice:

    Amada Mora…
    …Amados tod@s
    Extrañas conexiones que trascienden el tiempo y la distancia nos mantienen tejidos en un ente vivo, activo e integrado telepáticamente por no se que clase de energía.
    Sin conexión aparente he viajado de algún modo los mismos caminos y pareciera que siempre estoy con Ustedes.
    Primero A través de Alfonsina Storni y Hoy por Violeta Parra, comparto algo que investigue y describí de la siguiente manera:
    VIOLETA
    Violeta es el color al final del espectro visible de luz.
    Entre el azul y el ultravioleta,
    Que ya resulta invisible al ojo humano.
    El color violeta tiene una longitud de onda predominante
    luz de aproximadamente 380-450 nanómetros
    (en experimentos bajo condiciones especiales,
    personas han visto hasta ahora a 310 nm).
    La luz con una longitud de onda más corta que el violeta
    pero mayor que la de los rayos “x” y rayos “gamma”
    se llama ULTRAVIOLETA.
    Violeta y púrpura parecen colores similares, pero el violeta es un color espectral, con su propio conjunto de longitudes de onda en el espectro de luz visible, en cambio el púrpura es un color policromado, realizado mediante la combinación de azul y rojo.
    En otras palabras
    El Celeste y él o la Violeta
    Se encuentran tan
    Unidos
    Que casi son…
    …la misma Cosa.
    Pero algo nos falta…y cito: «Un día [Violeta Parra] me dijo:
    —Me falta algo… No sé lo que es. Lo busco y no lo encuentro… Seguramente no lo hallaré jamás».—Tito Mundt, periodista, «Lo que se llevó Violeta Parra», La Tercera, 8 de febrero de 1967

    Mi sentido pesar y mi Abrazo doliente al Hermano Pueblo Argentino, por la lamentable perdida en los recientes acontecimientos en el País de Norte, resultado de los sin alma, sembradores de Odio.

    Celestino 2/Nov./2017
    Monclova ,Coah.Mx.

  2. Iván Salazar Urrutia dice:

    DEFENSA DE VIOLETA PARRA

    Dulce vecina de la verde selva
    Huésped eterno del abril florido
    Grande enemiga de la zarzamora
    Violeta Parra.

    Jardinera
    …………. locera
    ………………….. costurera
    Bailarina del agua transparente
    Árbol lleno de pájaros cantores
    Violeta Parra.

    Has recorrido toda la comarca
    Desenterrando cántaros de greda
    Y liberando pájaros cautivos
    Entre las ramas.

    Preocupada siempre de los otros
    Cuando no del sobrino
    …………………………… de la tía
    Cuándo vas a acordarte de ti misma
    Viola piadosa.

    Tu dolor es un círculo infinito
    Que no comienza ni termina nunca
    Pero tú te sobrepones a todo
    Viola admirable.

    Cuando se trata de bailar la cueca
    De tu guitarra no se libra nadie
    Hasta los muertos salen a bailar
    Cueca valseada.

    Cueca de la Batalla de Maipú
    Cueca del Hundimiento del Angamos
    Cueca del Terremoto de Chillán
    Todas las cosas.

    Ni bandurria
    …………….. ni tenca
    …………………………. ni zorzal
    Ni codorniza libre ni cautiva

    solamente tú
    ………………. tres veces tú
    ………………………………… Ave del paraíso terrenal.
    Charagüilla gaviota de agua dulce
    Todos los adjetivos se hacen pocos
    Todos los sustantivos se hacen pocos
    Para nombrarte.

    Poesía
    ………. pintura
    …………………. agricultura
    Todo lo haces a las mil maravillas
    Sin el menor esfuerzo
    Como quien se bebe una copa de vino.

    Pero los secretarios no te quieren
    Y te cierran la puerta de tu casa
    Y te declaran la guerra a muerte
    Viola doliente.

    Porque tú no te vistes de payaso
    Porque tú no te compras ni te vendes
    Porque hablas la lengua de la tierra
    Viola chilensis.

    ¡Porque tú los aclaras en el acto!

    Cómo van a quererte
    …………………………. me pregunto
    Cuando son unos tristes funcionarios
    Grises como las piedras del desierto
    ¿No te parece?

    En cambio tú
    ………………… Violeta de los Andes
    Flor de la cordillera de la costa
    Eres un manantial inagotable
    De vida humana.

    Tu corazón se abre cuando quiere
    Tu voluntad se cierra cuando quiere
    Y tu salud navega cuando quiere
    Aguas arriba!

    Basta que tú los llames por sus nombres
    Para que los colores y las formas
    Se levanten y anden como Lázaro
    En cuerpo y alma.

    ¡Nadie puede quejarse cuando tú
    Cantas a media voz o cuando gritas
    Como si te estuvieran degollando
    Viola volcánica!

    Lo que tiene que hacer el auditor
    Es guardar un silencio religioso
    Porque tu canto sabe adónde va
    Perfectamente.

    Rayos son los que salen de tu voz
    Hacia los cuatro puntos cardinales
    Vendimiadora ardiente de ojos negros
    Violeta Parra.

    Se te acusa de esto y de lo otro
    Yo te conozco y digo quién eres
    ¡Oh corderillo disfrazado de lobo!
    Violeta Parra.

    Yo te conozco bien
    ………………………. hermana vieja
    Norte y sur del país atormentado
    Valparaíso hundido para arriba
    ¡Isla de Pascua!

    Sacristana cuyaca de Andacollo
    Tejedora a palillo y a bolillo
    Arregladora vieja de angelitos
    Violeta Parra.
    Los veteranos del Setentaynueve
    Lloran cuando te oyen sollozar
    En el abismo de la noche oscura
    ¡Lámpara a sangre!

    Cocinera
    …………. niñera
    ………………….. lavandera
    Niña de mano
    ……………….. todos los oficios
    Todos los arreboles del crepúsculo
    Viola funebris.

    Yo no sé qué decir en esta hora
    La cabeza me da vueltas y vueltas
    Como si hubiera bebido cicuta
    Hermana mía.

    Dónde voy a encontrar otra Violeta
    Aunque recorra campos y ciudades
    O me quede sentado en el jardín
    Como un inválido.

    Para verte mejor cierro los ojos
    Y retrocedo a los días felices
    ¿Sabes lo que estoy viendo?
    Tu delantal estampado de maqui.

    Tu delantal estampado de maqui
    ¡Río Cautín!
    …………….. ¡Lautaro!
    ………………………… ¡Villa Alegre!
    ¡Año mil novecientos veintisiete
    Violeta Parra!
    Pero yo no confío en las palabras
    ¿Por qué no te levantas de la tumba
    A cantar
    ………… a bailar
    ………………….. a navegar
    En tu guitarra?

    Cántame una canción inolvidable
    Una canción que no termine nunca
    Una canción no más
    ………………………… una canción
    Es lo que pido.

    Qué te cuesta mujer árbol florido
    Álzate en cuerpo y alma del sepulcro
    Y haz estallar las piedras con tu voz
    Violeta Parra

    Esto es lo que quería decirte
    Continúa tejiendo tus alambres
    Tus ponchos araucanos
    Tus cantaritos de Quinchamalí
    Continúa puliendo noche y día
    Tus toromiros de madera sagrada
    Sin aflicción
    ………………. sin lágrimas inútiles
    O si quieres con lágrimas ardientes
    Y recuerda que eres
    Un corderillo disfrazado de lobo.

    (Nicanor Parra, Hermano, Premio Nacional de Literatura)



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda