Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Pentimento

Nuestra vida se mueve con el viento de la música (Música), con el ardor de los colores que los pintores antiguos nos dejaron (La historia de la pintura), con palabras inmensas que trajeron los poetas a nuestros oídos (La incertidumbre del poeta).

De ahí la confusión (Asterión y el laberinto del eterno retorno).

Cuando queremos encontrar un retazo de nosotros mismos, hallamos una oración que nos dejó un santo -podría ser San Francisco (La Tau. Historia y significado), podría ser Buda (Un instante en la vida de buda)-, una mirada en el espejo transmitida por un artista, las melodías de Mozart (Historia de la música en la filosofía) o las últimas palabras de un poeta:

“Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

“Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación; la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.

“Déjame sola: oyes romper los brotes…
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

“para que olvides… Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido…”.  Alfonsina Storni - “Último poema”

Cuando queremos mirarnos a nosotros mismos miramos a otros muchos, y, aunque se trate de dioses, queremos expulsarlos.

Un amigo me regaló hace años una palabra que guardo como trofeo de nuestra vieja amistad: pentimento -debería escribirla toda en mayúsculas en realidad.

Según Wikipedia “Un pentimento (el plural sería también en la forma italiana, pentimenti) es una alteración en un cuadro que manifiesta el cambio de idea del artista sobre aquello que estaba pintando. Se trataría, por tanto, de un término sinónimo de arrepentimiento”.

Por ejemplo, en el Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa, que tanto tengo en mi corazón y en mi memoria por su belleza y otra cosa que no sé definir, “las alteraciones percibidas por el análisis con infrarrojos son diferentes cambios de posición tanto de las cabezas de ambos retratados (que modifican la dirección de las miradas), como de sus pies”.

Creo, o al menos entendí así la explicación que me dio mi amigo Enrique cuando me regaló la palabra, que no sólo quiere decir la enmienda del error que el pintor consideró cometer, sino que también significa la cantidad de pintura -de siglos de retoques y cuidados- que se extrae de un cuadro para llegar a la obra original.

Metafóricamente, podría tratarse de la mochila de arrepentimientos que todos cargamos, de la piedra al cuello que nos impide caminar libremente. Acabo de encontrar un cuento de José Luis Pagés que contiene a ese último personaje: “Nunca conocí a un hombre que se quejara tanto. Ayer pasó frente a casa cuando yo llegaba del trabajo. Era un tipo que tenía los ojos grises y huidizos, un traje negro, una frente ancha, una camisa blanca, una manera rara de caminar encorvado y un par de zapatos arruinados. De primera intención supe que sufría porque además de mostrar esa pinta lamentable se quejaba en voz alta. Me acerqué a él y cuando hacía eso me di cuenta que llevaba una soga anudada al cuello y que con ella arrastraba una piedra enorme. ‘Alguien tiene que escuchar mi historia’, me dijo”.

“La soga al cuello”, de El viejo del agua, Santa Fe, 2015, Universidad Nacional del Litoral.

Pentimento metafórico del genio de la lámpara

Les digo “genios de la lámpara” a los que necesitan de la luz y del color para crear.

En este caso es Van Gogh.

Muchos creen que el “pentimento” de la vida de Van Gogh es excesivamente denso, que hay demasiado que borrar. Y a mí me parece que en este caso el “pentimento”, el “arrepentimiento”, debería corresponder a sus contemporáneos, incluido Gauguin, incluidos todos sus doctores y curanderos psiquiátricos y sus amores burlados.

Ni “la hostia de Navidad” -así se llamó a la oreja que se cortó y entregó a una prostituta el 25 de diciembre de 1888-, ni las presuntas heridas a su amigo Paul Gauguin son tan graves como el desdén y la indiferencia que sufrió nuestro artista más amado por la incomprensión de la gente -de su época, pero habría que probar que no hubiera pasado lo mismo en la nuestra, después de todo no tan lejana.

Y no es exagerado. Cuando él estaba agonizando todos los chiquillos de su barrio de Arlés tiraban piedras a la ventana de su casa amarilla -hoy convertida en museo y hotel- y le gritaban insultos a ese “viejo de la bolsa” que moría a los 37 años.

Envío

Pero nosotros sí tenemos “pentimento” que limpiar, al menos yo lo tengo… Le mando hoy un abrazo infinitamente largo a Celestino, él va a saber interpretar.

¿Si nos proponemos dejar la pintura que está sucia junto al árbol de Navidad, al Papá Noel o junto a cualquier otro símbolo sagrado de cualquier religión, incluida la bendita religión de la Infancia?

Regalos con muchas cintas de color para todos

Mora

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

9 respuestas a “Pentimento”
  1. jenifher nazaret ramirez muñoz dice:

    Muy interesante…,felicidades siempre tomamos en cuenta las criticas pero pocas veces y buscamos soluciones

  2. ALEJANDRO FRANCO CHAVEZ dice:

    ¡Hola, Mora! Sábete que desde ya hace tiempo te vengo leyendo; aunque no siempre deje algún comentario, que por cierto, ninguno es acorde con el nivel de tus escritos; pero debo decirte que cada vez, y no es mentira, aprendo algo de ti: de tu estilo de escribir, la forma de expresarte, lo hermoso de tus pensamientos, y en fin, toda tú, siempre clara y bella como escritora y como persona.
    Aprovecho esta, para desearte todo un cúmulo de bienestar en estas fiestas decembrinas y para el año nuevo que se avecina, tanto a ti como a tus seres más queridos.
    Y bueno, aprovechando también, a todos quienes te leen y admiran tanto como yo.
    Abrazo,
    Alejandro

  3. Joise Morillo dice:

    Hola queridísima, felices pascuas os deseo de corazón.

    Interesante tópico narrativo

    Y que vuestros pentimentos, sean lo suficientemente inocuos para meritar indulgencia. Hay dos clases de personas que no conciben -¡sujeto a la conducta humana! -lo que se concibe, lo que llamáis o llama vuestro amigo pentimento

    1) los suicidas frustrados
    2) los narcisistas dañinos.

    Los primeros porque su inconciencia no le da chance a rectificar para beneficio de quienes le aman, empero su egoísmo se ufana ante cualquier rectificación. Los segundos, por su zurda conducta, su poca piedad, su criminalidad y poca voluntad rectificación en función a conseguir poder derivado del uso de la maldad.

    Las demás gentes, anidan en sus almas, unas grandemente y otras en mediana o baja suma de arrepentimiento de sus actos indecoroso, equivocados, errados o frustrantes.

    Os ama
    Joise

  4. Joise Morillo dice:

    indecorosos por indecoroso

  5. Celestino Gaitan dice:

    Abrazo y aceptado y correspondido…extensivo a Tod@s los que coincidan en ésta lectura y a los que por la aleatoriedad de los tiempos no lo lean…pero esperando que lo sientan en donde quiera que estén. Feliz Navidad a Tod@s…

    “La Madurez del hombre: consiste en lograr la seriedad que de niño ponía en sus juegos.”
    Friedrich Nietzsche, Más allá del bien y del mal.

    A pesar de que he renacido, soy surrealista al visitar mis recuerdos, últimamente me encuentro como jugando a ser niño. He pecado de vanidoso y sacrílego, cuando me ha fulminado la chispa y me he sentido en ese momento ser el Creador.
    Me percibo mucho más grande que mi endeble cuerpo, mi color mestizo, mi género heredado de mi Adán Cromosomático derivado de su Eva Mitocondrial.
    Estoy mas allá del Bien y del Mal; mi esencia es el Amor mas allá de mi raza, mi religión y mis creencias.
    Lucho y ayudo a luchar contra el Miedo y el Odio…trato de erradicar la ira y la violencia.
    He caminado un largo camino para comprender y reconocer la sublime Superioridad de Origen de la Mujer.
    Y con el Síndrome del Impostor a flor de piel y la sofífilia que me define me atrevo a cuestionar.

    Sería acaso la Mujer el único y supremo pentimento de Dios en el momento de la Creación del hombre y su humanidad?

    Sra. Mora convenientemente para mí, he interpretado y aceptado su cumplido, solo aprendo y sigo sus huellas…oso y me atrevo, intentando también ser guía hacia la luz a mi manera.

    Caminante, son tus huellas
    el camino y nada más;
    Caminante, no hay camino,
    se hace camino al andar.
    Al andar se hace el camino,
    y al volver la vista atrás
    se ve la senda que nunca
    se ha de volver a pisar.
    Caminante no hay camino
    sino estelas en la mar…(de Antonio Machado)

    Abrazo a Tod@s y en especial a Mora Torres.

  6. fabi risso dice:

    Mora
    Me hago cargo, de miei pentimenti, aunque a veces me pegue duro, hasta quedarme sin respiración.
    El Arte, creo que sufre las consecuencias en diversas oportunidades…

  7. felipe humberto rizzo dice:

    Mora
    El “petimento”, es a la vida como el pimentón al guiso. ¿Que sería del vate o del pintor o del más común de los hombres, si la vida no nos hubiese dado la virtud de poder borronear hasta encontrar el gusto justo a nuestro diario obrar? … vida sosa y sin color hasta llegar al final y de la cual nadie va a gustar.
    ¡Felices fiestas! para los que participamos de tu semanal guiso y para vos, Mora, un frasco grande de “PETIMENTO”, una pizca de sal, y a seguir gustando del placer de seguir compartiendo tus sabrosos comentarios.
    Con todo cariño,
    Felipe

  8. José María Gil dice:

    Buenas noches, Mora. Me ha gustado mucho tu Editorial, pero hoy no voy no voy a comentarlo.
    Simplemente te ofrezco este poema que me inspiró el “pleno otoño” en Castilla hace unas semanas.

    ÚLTIMO POEMA

    Acuden, en Noviembre, a mi recuerdo,
    largas sendas de bordes difusos en la orilla,
    y nocturnas caminatas de noctámbulos
    por los paseos tristes de Castilla…
    Son muchos pasos perdidos, en calma,
    por las veredas húmedas,
    desdibujadas, tristes…,
    entre los álamos.
    Son muchas noches cerradas
    negando amaneceres
    de almas en calma,
    en soledad…,
    almas de seres anónimos y pardos
    de andar cansino, con ojos húmedos,
    con miembros flojos y manos bajas
    en calma…,
    bajo los álamos.
    Marineros en seco,
    jinetes sin caballo,
    músicos sin instrumento
    y curas sin breviario…,
    Carteros sin cartas ni cartera
    y enamorados sin flores
    dando paseos largos
    por esas veredas sin acera
    entre los tristes álamos…
    en las orillas del Duero,
    donde las ramasde los altos álamos
    se expresan hoy en emocionadas sinfonías
    de miles de hojas pardas que son ojos
    con miles de guiños blanquecinos,
    cuando a sus pies,
    por las veredas largas
    limitadas de márgenes verdosos
    caminan tristes,
    con tintes pardos en sus rostros
    o más bien pardo-musgosos,
    los ignorantes,
    los ignorados,
    los paseantes calmosos,
    los angustiados,
    las novias sin amores,
    los olvidados,
    los audaces aburridos,
    los literatos,
    los presos comunes… liberados,
    los jubilados,
    y los amantes todos,
    amantes tristes
    entre los álamos.

    Soria, Noviembre 2016.

  9. linda verlliui dice:

    Gracias por ser quien eres, y no cambia en particular.

    voyance email amour



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda