Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Diciembre, 2016

El secretario

Era un muchacho bastante singular, yo (Talentos de los niños especiales).

Tal vez alguno que me conoció en esa época piense que debería más bien definirme como excéntrico, extravagante. Pero se equivoca, y, en primer lugar, muy pocos me conocieron en esa época en que débil, de 25 años y muy tímido, hice votos para ser el humano más feliz de la tierra (La Felicidad).

Lo de “hice votos” no es una expresión al vuelo de la pluma. Los hice de verdad, como quien entra a un monasterio. Y entré a mi propio monasterio privado (Confidencialidad y privacidad).

En segundo lugar la excentricidad y la extravagancia se demuestran -se practican- en público, y yo no tenía público más que un espejo de tamaño reducido donde sólo aparecía mi cara, y dos amigos que me habían quedado de la infancia, un vecino y un compañero de escuela (¿Existe realmente la soledad?).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Para leer en Navidad

“Dijeron los magos (Gog y Magog Ezequiel y los Reyes Magos): ‘¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle’.

(…)

“…hicieron entonces las místicas y simbólicas ofrendas al niño: oro, incienso y mirra (Energía cósmica inteligente). Le ofrendaron oro como tributo pagado a un rey. Le ofrendaron incienso como signo de adoración… El tercero y último presente fue la mirra, que en el oculto y místico simbolismo denota la amargura de la vida mortal.”

Copio de mí misma, selecciono lo que se me antoja que escribí mejor, y que tal vez sea lo peor, para ofrendarles a ustedes, mis amigos, oro (Historia y leyenda de El Dorado), incienso y mirra.

Difícilmente lograré el oro, un poco más fácil me será perfumarlos de incienso (Historia del perfume), y, con mis escrituras, nada me impedirá conseguir mirra.

Para leer bajo las luces del arbolito, intermitentes, estos fragmentos hechos trizas. ¿Puede medirse la triza de un fragmento? (Festividad navideña).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Pentimento

Nuestra vida se mueve con el viento de la música (Música), con el ardor de los colores que los pintores antiguos nos dejaron (La historia de la pintura), con palabras inmensas que trajeron los poetas a nuestros oídos (La incertidumbre del poeta).

De ahí la confusión (Asterión y el laberinto del eterno retorno).

Cuando queremos encontrar un retazo de nosotros mismos, hallamos una oración que nos dejó un santo -podría ser San Francisco (La Tau. Historia y significado), podría ser Buda (Un instante en la vida de buda)-, una mirada en el espejo transmitida por un artista, las melodías de Mozart (Historia de la música en la filosofía) o las últimas palabras de un poeta:

“Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

“Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación; la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.

“Déjame sola: oyes romper los brotes…
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

“para que olvides… Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido…”.  Alfonsina Storni - “Último poema”

(Continuar leyendo »)

Monografias

Antología de ustedes

Quise hacer una antología de las respuestas que ustedes me han dado a lo largo del tiempo (Antología de los diferentes tipos de literatura…). Elegí al azar una de mis entradas (Las leyes del Azar), la del 24 de noviembre del 2010 -”Carta de despedida”, pueden buscarla en el archivo-, y la duda asomó. ¿Cómo elegir? ¿Cuál sería el criterio? (Las dudas).

¿Las respuestas elogiosas? ¿Las respuestas que están en desacuerdo conmigo? ¿Las “más geniales”? (Cuestiones relativas a la altura del ser).

Afortunadamente, el azar me condujo a abrir este post en el cual las respuestas son de todo tipo; y es más, se ha encendido una polémica. A partir de alguien que firma “a b” es donde comienza el simpático lío (Pequeños grupos de discusión).

Pero… ¡el contador registra más de  6000 palabras! ¡Un verdadero esfuerzo de lectura!

Y a mí no me parece justo pasarle el borrador a nadie, mucho menos a ustedes.

Si se animan, pueden resultarles muy curiosos estos comentarios, algunos de gran valor literario.

Hay personas que ya no están, como José Itriago, que se nos fue este mismo año y nos dejó acá y allá talento y valores. Otros Todavía No Habían Aparecido. Y esta es la parte que más me conmueve:

(Continuar leyendo »)

Monografias

Objetos raros

Amigos: en realidad no debí prometerles una explicación sobre por qué escribí para ustedes “El Diablo” el miércoles pasado (Anatomía de un escrito).

Desperté cierta expectativa que tal vez va a acabar en desilusión (Ilusión y desilusión estéticas).

La “musa” vino por este lado (Estatuto de poeta): recordé un momento de mi vida en el cual habitaba sola un departamento pequeñito.

Tenía una vecina en el mismo piso, que cuando yo llegaba del trabajo me esperaba en el pasillo con algún bocado delicioso, una masa fina, un chocolate, tortas o escones, etc. (Anecdotario erótico - sexológico).

Yo tomaba el obsequio, sonreía y entraba, casi escapando. Mi vecina, que sonreía a la par, mostraba en esa sonrisa algo amenazador, truculento (La violencia, una amenaza no tan silenciosa).

Tanto insistía con sus regalos que cuando llevó champán me vi obligada a invitarla a pasar a beber una copa conmigo (El Alcoholismo).

Brindamos. Conversamos un poco. Al rato me pidió ir al baño -y ella vivía, como ya les dije, en el mismo piso que yo, a unos metros.

Salió del baño y conversamos otro poco -no encontrábamos suficientes temas ninguna de las dos-, y en una hora se despidió y se fue.

El esfuerzo de todo un día de trabajo y el de responder con alegría fingida a alguien que me caía mal me llevaron al agotamiento. Me daría un baño antes de cenar (Stress).

Entré desesperada en la bañera, y me lastimé con pequeños trozos de vidrio muy delgado, como de lamparilla eléctrica, que yo no había dejado desparramados allí.

Nadie iba a mi casa en esos días; sólo había ido mi vecina (Soledad y género viviendo en soledad).

Claro que huí de ella como del Diablo.

(Continuar leyendo »)

Monografias
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda