Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Noviembre, 2016

El Diablo

Yo del Diablo nunca supe nada, hasta que me invitó a bailar (Bailando con el diablo…).

La historia es larga. Yo era una mujer muy alegre y un poquito astuta; decían que era muy inteligente a pesar de mi frivolidad (El hombre light).

No me gustaba leer, coser, limpiar la casa ni cocinar. Por eso mi último marido encontró una excusa perfecta para dejarme, tan sola y ya bastante mayor, a mí que, aparte de dinero, lo que más necesitaba era compañía (¿Existe realmente la soledad?).

Me gustaba, me encantaba, me fascinaba bailar. Bailar sobre las mesas de los bares y los boliches, o bailar en el piso como volando, volando tanto que parecía un ave -un ave de rapiña- o una bruja (Brujería: un aprendizaje ancestral).

Las pulseras tintineaban en mis brazos, las cincuenta pulseras de mi brazo izquierdo y mi brazo derecho; la minifalda se me subía hasta el comienzo de los muslos flacos, algo arrugados, siempre bronceados falsamente por el sol. Al final de los brazos mis manos se sacudían espásticamente mostrando uñas larguísimas y coloradas; mi pelo se sacudía también, un pelo rubio que llegaba hasta mi cintura de muñeca y era como un mar dorado que hacía olas por toda la pista de baile (La mujer, un ícono de contraste en la obra de Frémez).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Nombres traspapelados en dulce montón

Recibo online, en mi correo electrónico, el diario de mi pueblo (Tía María: Not In My Backyard). Aunque hace mucho que vivo en Buenos Aires, en materia de información no puedo leer otros periódicos. Estoy hecha a que las noticias se cuenten de modo más personal y colorido, lo que está muy mal visto en la Capital. “Impersonal” es el adjetivo mágico en estas latitudes. Y a mí eso no me satisface (Fabricación de noticias).

Esta noche algo me inquieta al abrir el diario virtual (¿Desafíos de los diarios para no morir?). Busco en todos los rubros pero no encuentro nada que pueda producirme ese escalofrío que ahora siento en la espalda, esa opresión en el pecho, las manos que se me convierten en garras por el frío de las articulaciones. Tengo miedo.

Nada especial. Las noticias internacionales y nacionales no superan las tragedias de todos los días; en las locales encuentro viejos amigos que presentan un libro, abren un bar temático u obtienen una distinción en astrofísica. Nada, nada terrible.

Sin embargo, al llegar a determinada sección del diario está escrito un nombre que me sobresalta: Bernarda Montes (La catarsis).

Lo miro muchas veces; no es tan raro que figure en el diario de mi pueblo ese nombre, pero no en esa sección que es, por supuesto, la de Necrológicas (La estructura perversa).

No sé qué hacer, a quién preguntar por ese nombre.

No, no puede ser, es un error. Si de algo estoy segura es de que vive todavía. ¿Pero por qué estoy tan segura?

(Continuar leyendo »)

Monografias
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda