Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Cuento breve

Otro cuento breve… (El cuento y sus características).

Es todo un arte que no domino (El Arte ¿qué es? Y ¿para qué existe?), aunque lo escribo con cariño para ustedes (Las redes sociales en la actualidad): Luis, Joise, Gerardo, Gladys, Felipe. Y una cantidad de gente que -aunque nunca comente- lee esta página con alguna resignación (La autoestima en todos sus estados), listos a perdonarme (La ciencia del perdón).

Siempre trato de hacerlos trabajar, de modo que hoy les pido algo sencillo (Trabajo).

No encontré título para este escrito, ¿lo sugieren?

Elegiré de entre los que me manden, y el ganador tendrá abrazos especiales.

Por ahora se llama:

Cuento breve

Decidí que ya era tiempo de ir a visitar a mi amiga Cocó cuando desde la biblioteca un libro de su autoría empezó a hablarme. No era nada concreto, ni directo. Decía: “Página 55, primera palabra”, por ejemplo, y allí encontraba una exclamación: “¡Ay!”. Después, y siempre con la voz de Cocó, decía: “Página 251, línea 10, palabra 4″, y era la palabra “dolor”.

Me inquietó. La conocía mucho y sabía que ella, cuando necesitaba ayuda, se comunicaba por señales de humo, manchas de humedad en la pared que escribían su nombre, o métodos parecidos.

Hacía mucho tiempo que no la veía, pero suponía que viviría en el mismo lugar de siempre, en aquel barrio tan alejado del mío y sin teléfono fijo, ni celular, ni computadora.

Fui.

Había convertido su casa en el “Centro Tarotista de Buenos Aires”. Detrás de la vidriera se perfilaba una figura -sin duda la de ella- vestida con ropa egipcia e hindú, frente a una mesa, con un mazo de cartas en las manos. Parecía en trance, pero no había nadie en el salón.

Empujé la puerta de vidrio y entré; ninguna llave quiso tener nunca que la protegiera de ninguna cosa. Ella decía dominar el espectro, aunque no entiendo bien qué era eso. Recuerdo ahora mejor: ella decía dominar todo el espectro.

Me acerqué, me senté en una silla frente a Cocó y exclamé: “¡Cocó Chantal, estás espléndida!”.

No levantó la vista del reverso de las cartas que tenía en las manos, pero preguntó:

-¿Quiere una sesión?

Dije que sí confundida, pero terminé pidiéndole “sólo dos o tres tiros”. No me había mirado ni había reconocido mi voz. Estaba caracterizada de dos modos que cambiaban como fases lunares: Nefertiti y diosa hindú de muchos brazos.

Sacó todos los brazos para tirar las cartas, pero la que levantó la mirada fue Nefertiti. Dijo:

-Su marido morirá.

Dije:

-Todos somos mortales. Y no tengo marido.

Repitió “su marido morirá” con más énfasis, retándome a no sé cuál destino, aunque no dio señales de reconocerme.

Escondió sus ocho brazos para mezclar las cartas y hacer montoncitos.

Los brazos desaparecían cuando hablaba y surgía Nefertiti.

-Ésta es usted -me mostró la figura de una reina sentada- y está muy dolida, lastimada.

Era verdad, pero yo estaba segura de que Cocó se refería a algo más profundo que mi ofensa por no haber sido reconocida.

-¿Por qué estoy así? -pregunté para ver si caía en mi trampa, y después nos abrazábamos y nos contábamos nuestras cuitas.

-Eso lo sabe solamente usted. Yo sólo adivino lo emocional -su voz era cada vez más silenciosa.

-Creí que me había hablado de la muerte de un marido… que no tengo -le repliqué.

-Ah, sí, los hechos trágicos que alcanzo a observar los transmito. Pero son pocos.

-Cocó -dije con resentimiento-, tengo 60 años y mi marido nunca llegó.

-Está al caer, señora -me miró con un poco de ternura.

Sabía que no podía ser cierto, y aun así me hizo el efecto de un rayo su afirmación; temblé:

-¿Conoceré a alguien?

-Conocerá a su marido.

-¿Y en cuanto tiempo morirá?

-Seis meses después del casamiento, seis meses que van a ser como una eternidad de alegría.

Salí, ni siquiera le pregunté si le debía algo por las predicciones. Era mi amiga aunque me desconociera…

Increíblemente, pasó una semana y conocí a un hombre de cabello blanco, alto, digno, perfumado y simpático. Tenía unos ojos grises que me miraban con amor.

Un tiempo después, me casé. De esto hace cinco meses.

Cuando lleguemos al medio año de casados nos fugaremos juntos, como si fuéramos jóvenes. Él dice: “al cielo”. No sé adónde, pero a un lugar donde haya una conjura contra toda la muerte.

Yo digo que ese lugar es precisamente la casa de Cocó Chantal: ir y arrancarle las cartas de tarot.

Así como ya no me habla desde su libro, que tiré por la ventana, ya sin las cartas nada terrible puede suceder.

Mora

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

19 respuestas a “Cuento breve”
  1. endyra rodriguez dice:

    Me gustó el cuento, le llamaría “Encuentro astral”

  2. Gaby Rodriguez dice:

    Querida Mora,
    Soy parte de ese grupo de personas que te lee aunque no comente, pero no con resignación, sino con verdadero interés..
    Gracias por incluirnos en la dedicatoria.

    No tengo el mejor nombre para el cuento breve, pero, estando en esa situación yo también tiraría las cartas. jaja! Por si acaso..

    Un abrazo

  3. maria monica patterson garcía dice:

    Hola, buen día Mora me gustaría que se llamara “…Cocó..”.

    Abrazo!

  4. Arrate Plazaola dice:

    Yo lo titularía , me evoca la incertidumbre en el día a día ante los sucesos q vivimos…

  5. Arrate Plazaola dice:

    Un error en el anterior comentario al cuento ….yo lo titularía El Susurro de las Emociones’ me evoca la incertidumbre a los sucesos cotidianos, la duda ante percepción de la realidad …..

  6. blanca ferroni dice:

    Estimada Mora, ¡Qué inquietante el cuento! pero realmente se disfruta.
    Por el final…yo le pondría el título “Receta para deshacer un conjuro” (¿o le adelanto el final al lector?) o tal vez, sólo “El conjuro” o “La predicción” . SALUDOS CORDIALES

  7. felipe humberto rizzo dice:

    Estimada Mora, nada fácil titular un cuento ajeno, pero el desafió de una amiga no se puede ignorar.
    ¿Que tal un?: MI NOMBRE ES “COCÓ”, MI SEUDÓNIMO “LA PARCA”
    Saludos, Felipe

  8. OLGA LILLIANA TORO PINEDA dice:

    Querida Mora, disfruto mucho de sus escritos y este especiallmente me ha embrujado (tal vez los ojos de Nefertiti lo hicieron o el libro que con sus señales de humo nos condujo hasta su casa); por eso con todo respeto me atrevo a sugerir el trabajo por usted encomendado: un título para el cuento.

    “La casa de Cocó Chantal” ya que allí es donde sucede toda la magia para llamar o burlar a la muerte…

    Abrazos…

  9. Ivette Irizarry dice:

    Interesante, yo le titularia, Nunca es tarde, o, Así es mi amiga “Coco”.

  10. Mirtha Infante dice:

    Estimda Mora, soy nueva entre este grupo de personas que la siguen , de veras creo que nadie mejor que usted, como su autora, para titularlo, mi modesta sugerencia será : ¨Nos fugaremos al cielo¨
    saludos
    Mirtha Irena

  11. Rosy Dominguez dice:

    Bonito cuento, hermoso, soy lectora asidua de tu blog, me encanta!!! yo titularía el cuento como “La vida”

  12. CESAR JOSE OROPEZA HERRERA dice:

    Hola, muy buen día. Desde Venezuela te envío muchos saludos cariñosos. Mora, escribes rico y deleitas. Me gustó mucho tu cuento breve. Yo lo titularía “El Augurio”. Esa amiga te dio uno malo, pero, tú, quisiste convertirlo en bueno. Eres tú, es tuyo.

  13. Joise Morillo dice:

    Saludos querida y a todos

    La libertad, es relativa dirían los más escépticos, no se debería desmentir tal acepción de no ser por –precisamente- las variadas vicisitudes por las que pasa el individuo humano, inmerso en una sociedad que: aliena, que transforma, que regula y enajena (JJ Rousseau) –para bien o para mal- en un mundo cambiante, evoluciona, tanto ecológica, como biológica, geológica y civilizadamente.

    Ese patrón tenaz y obligado –sin embargo- permite la ambigüedad de la creencia insólita e inaudita, creencias absurdas como : brujería, budoo etc. Y, conformando sectas de distintas raleas.

    Para ser humanitario, bueno, y digno de la admiración de los otros por sus virtudes, no se necesita temer a Dios, ni concebir el pecado, todo lo contrario, el alma del individuo es alimentada por obra de Dios, para desarrollar su inteligencia en función de bienestar colectivo. Tampoco enfrascarse en un patrón religioso –que a veces- la mayoría no aprehende o ni siquiera entiende.

    “El hermano Coccó” era el intérprete en la T.V. venezolana por un humorista excelente (PEDRO SOTO), (protagonista) de una parodia cómica, donde él , fungía de Máximo sacerdote de un presídium de “ayuda espiritual” .

    La parodia era: Hacer despojos de supuestas malas influencias, lo pintoresco era que el solo despojaba a mujeres hermosas, las otras se las dejaba a sus séquitos, cuando llegaba la hora de la adquisición de los emolumentos por sus trabajos de “despojo”.

    Decía: A las chicas con el monto en la mano “No, entréguele eso a mi ayudante, COCONAZO (…) yo no toco ese cochino dinero, yo solamente; lo gasto”, “Ji JI JI JI” (carcajadas)

    Así es la verdad hecha parodia, como en El teatro del mundo de De La Barca, hay muchísima gente que se deja embaucar con farsas y falacias, timos y absurdos como lo del Hermano Coccó.

    “la vida es: una estructura de tipo estímulo-respuesta cuya finalidad inmanente es la conservación y perpetuación de sí misma, por medio de un proceso de continua adaptación al medio que la rodea.” Wilhelm Dilthey

    La vida es lo absoluto lo demás es subjetivo (yo)

    Nombre del cuento: “Amon - Ra y la farsa de Coccó ¡El iluminado!

    Os ama
    Joise

  14. Joise Morillo dice:

    El hermano Cocó

    http://www.youtube.com/watch?v=Bjr2wz1IseA

    Os ama

    Joise

  15. Joise Morillo dice:

    El hermano Cocó

    http://www.youtube.com/watch?v=aXNFGn_nTBM

    Os ama
    Joise

  16. walter neil buhler dice:

    Lo titularía “Cartas en juego” o “Alea jacta est”
    Un cordial saludo
    WNB

  17. LAYLI LARA dice:

    Buen dia..interesante lectura… este cuento se pudiera llamar…. El destino y sus enigmas!! :)

  18. Celestino Gaitan dice:

    Cuento Puro…que no es puro Cuento, y nada que ver con contar puros de los que se fuman y por ende desaparecen, este Cuento estará predestinado a permanecer y a sobrevivir.
    Y espero tejer mi primer Cuento con ésta excelente Creación de nuestra Mora Torres.
    Se que esto me llevará un poquito más de tiempo, espero que sea antes de que el Destino nos Alcance y con suerte de que nuestra Cocó Chantal no abra boca y transmita entre sus pocos hechos trágicos la muerte.
    En esta ocasión he leído la publicación del (11/May/2016) hasta el día de ayer 17, y
    Como siempre he quedado atrapado como mosco en la telaraña de Nuestra Tejedora de Cuentos,
    Esta vez la tarea es un Verdadero Reto…Bautizar esta Bella Creación de tan Distinguida, Ilustre y Admirada Dama hechicera de las letras (ya veo que existen al momento 16 Respuestas)
    En esta única ocasión decidí, y así lo he hecho, no leer ninguno de los comentarios antes de emitir mi sugerencia, para no alterar mi percepción y decisión.
    Tuve que leerlo en varias ocasiones para empaparme de su contenido y narrativa maravillosos, y tuve en mente títulos tan variados como:
    1.- “Cuando el destino nos alcance” (creo que ya existe una película)
    2.-“Cocó Chantal, la Infalible Pitonisa”
    3.-“Revelación de mi más trágica fantasía”
    4.- “Escape al ultra- espectro”
    5.- “ Intentando la Evasión a un fututo incierto”
    6.- “El Milagroso escape a la Profecía de una Infalible Pitonisa?”

    al final como en casi todo concurso solo puedes participar con una,
    me decido y me quedo con el título:

    7.- “La Fallida profecía de una Infalible Pitonisa?”

    Como siempre reciban Tod@s mi Fraternal Abrazo y en Especial Mora Torres.

    P.D.: hoy ya noté 17 Comentarios , y pienso leerlos todos mañana y Profetizo para mi un Delicioso Disfrute…Gracias a Tod@s.

    Celestino Gaitán.

  19. luis b martinez dice:

    puras briznas de pura paja sin creatividad en estos comentarios (incluido éste mío)



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom