Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Quiero regalarles algo, mis amigos…

Y ese deseo de “regalarles” (La travesía de los elefantes) sólo puedo cumplirlo con poemas (Poemas).

Humilde puede ser el obsequio (Apostillas al diente de Kong), pero la intención es para ustedes: busqué como siempre en mis viejos cuadernos y hasta encontré en cuadernos nuevos alguno que otro versito.

“Lindos” o “feos”, “buenos” o “malos”, creo que todos, mis conocidos y desconocidos más amados, están adentro de ellos.

“Siempre confié en la benevolencia de los extraños”, dice la protagonista al final de la obra Un tranvía llamado deseo (El cine y la literatura, una relación de intertextualidad).

En caso de no acertar con mi regalo, tengo un regalo B: la recomendación de que miren -en algún lugar del espacio cibernético o no van a encontrarla- ese profundo y bello film (Las campanas de la muerte). Ésta es la ficha técnica:

Un tranvía llamado deseo, 1951. Director: Elia Kazan. Actores principales: Vivien Leigh, Kim Hunter y Marlon Brando.

También podría darse el milagro (Milagro en el bosque) de que los hiciera felices mi regalo A, pero, por favor, no dejen de ver la película.

Último momento - intenté comenzar con un regalo bastante más valioso: con el poema de René Ménard que por la noche me trajo la memoria en retazos, que empezaba diciendo: “Otros están en libertad de abrazar a su niño, pero yo no tengo más que estos grises cartones vacíos para mirarlo” o algo así. Recuerdo que Hugo Mandón me lo hizo conocer cuando yo tenía unos quince años. Y que René Ménard, francés, había escrito ese poema para su hijo en un campo de concentración. Nada más sabía, ni sé, de él. “Será fácil copiarlo de Wikipedia”, imaginé anoche…

Pero ni René Ménard ni su verso extraordinario existen en los diccionarios de los navegantes…

Llegué a pensar que había inventado un poeta francés, una historia de la segunda guerra y un poema maravilloso… que no podía pertenecerme.

Finalmente en la página de otro poeta francés encontré una referencia al pasar sobre René Ménard, como que había nacido en 1908 y fundado una revista literaria.

Yo me acuerdo de ese poema que escribió para su hijo como de algo extraordinario, pero como si recordara el perfume de un verso, no sus letras. ¿Alguien podrá ayudarme?

Mi obsequio trabajoso y humilde:

Cuando nacen los jazmines

Cuando nacen los jazmines es diciembre

y el aire es raro como una copa de licor,

cuando nacen los jazmines acunados

por los ladrillos de las construcciones

y es oscuro diciembre,

siempre es de noche alta y azul.

Algo florece con los jazmines, algo se parece

a la tierra reseca: un corazón enterrado

en el fondo de su perfume

cuando el calor es una mano suave,

suave y mortal que viene desde allí.

Estos días

son de diciembre y están viejos;

si se abren sus persianas herrumbradas

se ve un balcón donde nació un jazmín

pero el perfume está mezclado

con los antiguos y destruidos maniquíes

de Navidad; mujeres mitad brisa, hombres en ráfagas,

se rozan como plumajes espantados.

Esos rostros, mirados desde el mismo balcón donde nació el jazmín,

parecen flores que volaran

y esto que es flor parece un rostro que con muecas

quisiera hablar a un solitario.

NACIMIENTO DEL ALMA

El alma está en lo alto como una luna

que invade el cielo y aquí abajo

el cielo la sacude y la destruye

porque es hoy y es ahora que ha nacido

con pastores y mimbre;

trozos de ella son el Niño

y la noche la lleva

lejos, a la raíz de las espinas,

y antes de la raíz de las espinas

y antes de sus semillas y presagios

y antes de anunciaciones y prodigios

y de los peces y los mares,

esta noche la lleva hacia otra noche

sin signos, ilegible

como el espacio en la tiniebla

de donde a tientas fue arrancada

por quien puso la luz y la locura

y al Niño en su calvario y para ella

guardó en la gloria la tristeza.

Envío

A la espera de algunos obsequios de alto o de bajo precio -poético-, me siento a esperarlos y los saludo con amor.

Mora

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

6 respuestas a “Quiero regalarles algo, mis amigos…”
  1. Celestino Gaitan dice:

    Amada Mora nuestra:

    Primero una reflexión de DonCelesSs:
    (parte de un comentario en mi Facebook)
    La Vida puede muy bien ser representada por el Grafico de la Curva de Distribución Normal (https://en.wikipedia.org/wiki/Normal_distribution)
    El Hombre nace siendo “El ser mas desvalido de la naturaleza” y termina siendo del mismo modo.
    En la Infancia el crecimiento, conocimiento, logros y habilidades son ascendentes, en la vejez, declinantes.
    Durante la madurez, hay plenitud y estabilidad. Hay capacidad, independencia y autosuficiencia.
    En la Infancia y niñez, al igual que en la vejez y ancianidad, se es dependiente por ser incapaz de lograr la autosuficiencia, se requiere apoyo, soporte y supervisión, para sobrevivir.
    El tránsito de la Infancia-niñez-Adolescencia, es relativamente fácil y Natural, dictado por las leyes de la Conservación de las Especies.
    El difícil tránsito del Adulto Mayor, el de la aceptación del humillante deterioro a que somos sometidos por el Padre Tiempo, durante el cumplimiento de nuestro deber, es un tanto más complejo y difícil de transitar.
    Requiere de ingredientes especiales que no todas las criaturas poseen, inteligencia, cultura, conciencia, sabiduría, sensibilidad, humildad, solidaridad y ubicuidad…mas altas dosis de resignación.

    Mas otras máximas…

    Todas las personas mayores fueron al principio niños,
    Aunque pocas lo recuerden. (Tomado del Principito)

    No escuches a los que dicen “No hagas”
    Cuando tu niño interior dice “Haz esto” Mahatma Gandhi

    El niño que no juega, no es niño, pero el hombre que no juega,
    Perdió para siempre el niño que vivía en él,
    Y que le hará mucha falta. Pablo Neruda

    Debemos escuchar al niño que fuimos un día
    Y que existe dentro de nosotros,
    Ese niño entiende de instantes mágicos. Paulo Coelho

    Un fuerte Abrazo para Tod@s

  2. Mora Torres dice:

    Celestino: ¿no te gustó mi regalo?
    No tengo más de 66 años y tu respuesta es inesperada para este post en particular.
    Te regalaba mis poemas y vos me regalaste una terrible duda.
    En mi país nuestra edad es madurez, no es vejez todavía.

  3. Joise Morillo dice:

    Quiero, queridos, ante todo, elevar mi admiración por vuestra voluntad de compartir un espacio que, pienso, es sumamente importante para la creación intelectual.

    Por tal motivo pienso, Mora y Celestino, que, indudablemente, os merecéis un elogio de mi parte.

    Sin embargo,debo aclarar que: lo que prevalece es la virtud y no la concupiscencia. De este modo no hay medio de concebir otra clase de acepción sino la calidad del genio creador… Me duele la discrepancia, no obstante la interpretación democrática de la misma.

    Pienso, la preferencia poética no es óbice para la desaprobación.

    Queridos os amo y creo que aun cuando platónico por convicción; la poesía, manifiesta un elemento que, mediante la parábola debería tomarse en consideración para analizar la conducta humana.

    Os ama
    Joise

  4. felipe humberto rizzo dice:

    Estimada amiga, deseo compartir una reflexión de mi autoría escrita “allá lejos y hace tiempo.
    Espero lo acepte como un regalo de quien la admira y la quiere. Felipe

    EL ÚLTIMO ADIÓS
    ****************************************

    La vida, en su finitud, arrastra pesadamente una interminable cadena de adioses:
    El último adiós a nuestros Padres.
    El último adiós a un amigo.
    El último adiós a un familiar querido.
    El último adiós a nuestra infancia.
    El último adiós a nuestra juventud.
    El último adiós a nuestra primera novia.
    PERO HAY UN ÚLTIMO Y DEFINITIVO
    ¡ADIÓS!

    ¡EL ADIÓS A LA VIDA! Adiós que no quisiéramos nunca pronunciar y que no podremos callar.
    Último adiós que abate y desespera a quienes nos quieren.
    A esta altura de mi vida quiero quitarles semejante peso sobre vuestros ánimos.
    ¡No es un último adiós !, es un hasta pronto.
    Después de mi despedida, mírense en un espejo y verán cuanto de mí hay en ustedes.
    Miren sus hijos y mañana sus nietos y, ¡oh sorpresa!, también estoy ahí: en sus gestos, en sus gustos, en sus berrinches, en sus amores y en sus dolores.
    SABIA NATURALEZA, no nos mata definitivamente, nos distribuye equitativamente entre nuestros descendientes.
    A no llorar cuando me despida, mañana estaré otra vez con ustedes.
    25 DE Noviembre de 2.012

  5. Celestino Gaitan dice:

    Amada Mora…
    Queridos Amigos:
    Los regalos de Mora siempre han sido Hermosos…
    En su posición yo tambien me hubiera ofendido…solo que:
    Ella es una Dama…yo solo soy un caballero de 68,
    con año y medio de Incapacidad y 35-40 % de mi corazón funcionando
    (casado por 43 años,( único sobreviviente como esposo)
    del Grupo Semanal de de las señoras) creo que las espectativas de vida
    de los hombres es mucho menor,
    Me disculpo por haberme confundido de lugar,
    solo ha sido un simple GRITO del inconciente por llamar la atención
    Pero no es para tanto Felipe Humberto Risso…
    seguiremos al pie del Cañon y moriremos en la ralla…como otros tantos.
    Donde están los demás? Que se fiso el Rey don Juan…Los Infantes de Aragón.
    que se fisieron?…Mientras nos alimentemos de Mora…Habrá Poesía.
    Gracias Amigos, perdonen por el Lapsus
    Abrazos y Respeto a Tod@s

  6. linda verlliui dice:

    No voy a hacer en la originalidad, pero tu blog es tan bueno que no puedes decir que no sea GRACIAS nada!

    voyance gratuite en ligne



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom