Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Agosto, 2015

La suspensión momentánea de la incredulidad

Anoche mismo recibí un comentario para el cuento que les había enviado con el post del miércoles pasado (Cuento para Manuel, la no discapacidad).

No tiene una palabra de elogio -lo que me parece muy bien, no era una maravilla el tal cuento (Estrategias de relación con el personal).

Sin embargo, tal vez se trate del comentario más halagador que he recibido en tantos años de escribirles los miércoles (Consíguelo con una actitud positiva).

Escribe Rubén Darío Vega Sayago, desde Caracas:

“Ese fenómeno del anacronismo, donde los cuadros tapados son más recientes que los superiores, y ese último cuadro donde apareces tú misma, tiene una explicación: Es que tú eres como tu abuelo, mezclas hechos reales con fantasías. Debe ser cierto que viviste con tu abuelo desde tus quince hasta los veinte, y que tu abuelo echaba cuentos de guerra de su abuelo (tu tatarabuelo) pero la narración del desconche de cuadros es fantasía. ¿Estoy en lo cierto?”

Además, toma como verdaderas historias que inventé: mis abuelos, los dos, murieron antes de que yo tuviera quince años.

¿Recuerdan a Borges -alguno lo recordará (Algunos Borges de Jorge Luis Borges)- cuando escribía ficciones en las que aparecían todos sus amigos de carne y hueso, como Bioy Casares (Tlön, Uqbar, Orbis Tertius)? ¿Recuerdan que él decía que para que un cuento sea un cuento debe existir la suspensión momentánea de la incredulidad?

¿No les parece que Rubén Darío, aun con su duda, deja abierta la posibilidad de que esté yo realmente en el fondo del cuadro de mi tatarabuelo? (Las dudas).

Gracias, encantador Rubén.

Ahora les mando un escrito que ¡vaya uno a saber si es un cuento!

(Continuar leyendo »)

Monografias

El diario íntimo de mi tatarabuelo

Dicen que se escribe (La escritura y cómo escribir)  para recordar (Mapas mentales). Que tenemos sólo una vaga idea de los pueblos anteriores a la escritura. Que la invención de ésta permitió la gigantesca aproximación de la historia (La Historia Compleja).

Pero ya antes de este invento los hombres primitivos, y recientes, dibujaron escenas de sus vidas (Culturas del Perú).

En las cavernas oscuras fueron urdidas representaciones sin que se sepa bien cómo se pudo, previas al fuego y sus antorchas (El origen del fuego).

Y el tiempo las dejó permanecer allí (¿Qué es el tiempo?).

El estilo del arte rupestre nunca se repitió en el curso de los siglos, excepto algún recuerdo que acogió el hinduismo, alguna jirafa de Dalí (Distancias Mentales Surrealistas de Salvador Dalí) u otro animal que integró los inocentes paisajes de Rousseau, el Aduanero.

Bellos y expresivos, hay en el arte de nuestros ancestros plantas, leones, humanos vivos y muertos que nos legaron sin palabras.

(Continuar leyendo »)

Monografias

El gato negro

Con todo y mi vasta ignorancia (Rawls: el velo de ignorancia), en especial en temas de psicoanálisis (Psicoanálisis general), he leído a Freud -como quien lee una novela policial (Biografía de Sigmund Freud)- y a Lacan -como quien lee a un poeta raro (A partir de la metáfora - Jacques Lacan).

De todos modos, en el fondo de mí, estaba mi deseo de entenderlos (La enseñanza para la comprensión).

A Lacan quería entenderlo, literalmente, y no podía (Comprensión lectora).

Comprendía lo que leía de Freud, pero había un lugar al que su lectura no me conducía: justo, justo, a su Inconsciente, ni más ni menos que a su continente oculto (El inconsciente).

Era una mitología, una historia de dioses, semidioses, hombres y semihombres lo que encontraba en Freud, y no sentía la presencia del Inconsciente ni en mí ni en sus escritos (Teorías de la Mitología).

Tal como se pide por la fe en una religión, yo casi rezaba por creer (La resiliencia de la fe).

En mis desciframientos de Lacan creí llegar a saber que el inconsciente se manifestaba cuando mostraba “su garra”; que si no, estaba quieto y no existía. Es seguro que me equivoco y Lacan no intentó expresar esto, pero me pareció un buen punto de partida…

¿un buen punto de partida para qué?

Para hacerme de un inconsciente, pues, ya que el mío, como una deidad caprichosa, no se manifestaba. O yo creía que no se manifestaba, que es lo mismo para no comprender.

Entonces yo, que estoy más bien hecha de madera de libros y de literatura, me crucé con “El gato negro”, el cuento de Edgar Allan Poe.

No se puede explicar por qué ya en su principio, “El gato negro” me explicó lo que es el Inconsciente mío, tuyo, de la humanidad, de nosotros.

Eso es algo que ustedes tienen que examinar.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Museo fantasma

Hay un museo de cosas que tienen sonidos y colores (Vasijas y ladrones), que tienen algo que decir sutilmente, y que, por una coherencia muy lógica, queda en un lugar lejanísimo y sin mapa adonde no se puede llegar… (Ideas sobre la complejidad del mundo).

Para no confundir, es necesario afirmar que no se parece en nada al de Madame Tussauds, por ejemplo, museo turístico más bien que es como una brisa fina en la espalda, apenas. Fundado por la escultora Tussauds en Londres en 1835, produce un agradable terror que no quiere decir muchas cosas, aunque venga del siglo de los fantasmas.

Son gestos sutiles, pero no lo que quiero decir.

Tampoco es un museo del crimen. Hace pocos días salió en los diarios esta impactante información: “Abre a todo el público el macabro museo del crimen”. Y más abajo: “Máscaras mortuorias, sogas de horca, pistolas y hasta cálculos biliares serán exhibidos en Londres” -los cálculos biliares son los únicos restos de una víctima de “El asesino del ácido” (Una cultura de la (des)memoria).

Ni de investigaciones criminológicas ni de investigaciones para investigar, ni de la historia del ADN ni de las huellas dactilares, bellas marcas de Dios y de ladrones (Impresiones digitales).

Es como un libro que un día planeamos con un amigo, Jorge Cappato. Yo recogería mediante encuestas públicas los sueños más hermosos del mundo, y él los ilustraría con fotografías. No lo hicimos, por suerte, porque estoy segura que su concreción hubiera quedado tan lejos de su plan como las estrellas quedan lejos del fondo del mar.

(Continuar leyendo »)

Monografias
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda