Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Papel, tinta, madera, muy cerca de Florencia

Había una fórmula tonta, cuando éramos chicos, que tonta y todo nos divertía a rabiar, porque sí: pin uno, pin dos, pin tres, contábamos hasta llegar a Pin Ocho, y tal vez se nos pasaba el común -y descomunal- aburrimiento de la infancia, que consiste en algunos momentos de insoportable paz (Algunas reflexiones sobre los juegos tradicionales rurales).

Se dice que hay otras fórmulas mágicas, y son para elaborar seres humanos (Hechicería e Imaginario Social) -aparte de la convencional receta de hacer el amor entre una mujer y un hombre bajo ciertas condiciones propicias de la luna (Trilogía del Amor: El Amor, el Odio y los Celos).

Acá dejaremos pasar laboratorios y probetas, clones y científicos cuerdos u orates en busca de una nueva vida (Bioética y genómica), porque no queremos enfocarnos en eso sino en las leyendas y los cuentos fantásticos que hablan de varios atrevidos intentos multiplicadores de gente.

Uno de ellos es el llamado Golem, creado por un rabino en la ciudad de Praga mediante el método terrible de pronunciar con exactitud el nombre verdadero de Dios (Asambleas de pájaros). Y aun así fue un intento fallido; el rabino más bien creó a un homúnculo poco desarrollado que terminó incendiándole la sinagoga (Religiones).

Pero muy cerca de Florencia, Italia, en un pueblito llamado Collodi que es apenas una mancha sobre la ladera de una colina (Ciudades y escritores), un hombre dio a luz dentro de un libro algo bastante más amable que el Golem, un muñeco de madera viviente: Pinocho, claro.

Se trataba de la primera vez que el escritor tomaba la pluma -o la madera del lápiz- para engendrar literatura; él era o había sido periodista y volvió a Collodi para intentar escribir un cuento para niños.

Carlo Lorenzini adoptó el seudónimo de Carlo Collodi -homenajes como éste para el lugar de nacimiento hay demasiado pocos- al publicar su narración, que terminó siendo una novela para grandes y chicos y una herencia sin nada de herrumbre para la humanidad de cualquier lengua, aunque escribió en un dialecto italiano. El libro se llamó Las aventuras de Pinocho.

Pero la creación de un ser con tendencias humanas siempre es, aun en literatura, algo muy serio, y Carlo Lorenzini -Carlo Collodi- no escapó de las serias consecuencias de su creación, quedó enredado en los hilos de cuando Pinocho consiguió empleo como marioneta.

Lorenzini era además un músico dotado, de finísima tela, y grave, amargo, con aires de nobleza pero entregado a luchas políticas reivindicatorias (La revolución en la música y la música en la revolución).

En el pueblo no lo querían, por su malhumor, y por su falta de apego a los niños. Era de los que se ocultan tras la celosía mirando hacia el jardín o el huerto para pescar al que se lleva una naranja o una rosa, y lo persigue con maldiciones.

El pueblo de Collodi, según mis últimos informantes -es decir Internet- se ha convertido en una miniatura de Disneylandia (The Walt Disney World resort), pero gracias a Dios la vida de Pinocho -y la de su autor y padre- fue menos frívola que la del Tío Rico, con el respeto debido a tan entrañable personaje.

Pinocho no era adorable ni entrañable: buscaba convertirse en hombre de verdad. Todas sus aventuras eran búsquedas de identidad y también de respuestas sobre la vida y la muerte.

Sufrió mucho, y no sé hasta dónde llegó en la escala de Darwin, pero hizo tanto que hasta trabajó de asno en un circo, y se convirtió temporalmente en asno esclavo del dueño del circo, para alcanzar la humanidad.

Lo persiguieron asesinos, alcahuetes, traidores, tal como suele ocurrir en la vida de los héroes y los bandidos, que ambas cosas era, habiendo nacido muñeco de madera, y, en última instancia, de una pluma.

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

9 respuestas a “Papel, tinta, madera, muy cerca de Florencia”
  1. jose joaquin castaño clavijo dice:

    Hola Mora Que rico que escribes.Magnifico el comentario sobre el autor de Pinocho.FE.licidades y éxiotos.
    joaco

  2. Isabel Pérez Santana dice:

    Encantador artículo muy rico de metáforas y símiles manejados dentro de un concepto burlesco, de realidades sociopolíticas que se escapan de la mano que intenta asirlos, robárselos a la niñez e introducirlos en la adultez, y es ese juego de conceptos para mezcla de edades, e invocaciones situacionales de adultos cuestionables, lo que hace de esta entrada una joya de la literatura contemporánea, comprometida con el aporte a una sociedad diferente.

  3. Ramses Ancira Saba dice:

    Si, me ha gustado, como todas en las que se habla un poco más de lo que se sabe usualmente sobre la historia de un personaje

  4. felipe humberto rizzo dice:

    Toda historia tiene un paralelismo.

    EL ALFARERO

    Del sufrido Norte, corrido por el hambre y la miseria llegó a Mendoza. El Algarrobal fue su refugio. Allí, entre humeantes hornos de ladrillo y pisadores de barro, se sintió como en el cielo.
    Artesano de la tierra, de adobe construyó su casa. Al frente, bajo la amplia galería, ubicó su torno, su batea y su mesón.
    Sabio por naturaleza, muy pronto aprendió los secretos de la alquimia. Supo del divino arte de mezclar tierra, agua y fuego para crear belleza.
    Su sueño, algún día imitar a Dios, poder amasar la figura de un hombre y usar del fuego como hálito divino para darle vida. Vanos fueron sus intentos, solo cuencos, jarras y tinajas podían moldear sus manos.
    Sus hermanos ladrilleros se burlaban cruelmente de su empeño y por las noches pisoteaban el hombre de barro acostado sobre el piso. Cual semi dios enfurecido se aisló tras un grueso tapial de adobe, seguro que al final su obra cobraría vida.
    Día tras día, el vientre de su horno, paría cristalizados hombres que el frío de la noche destemplaba y quebraba en mil pedazos.
    Entre viñas y olivares, las ardientes bocas de los hornos competían con el titilante brillar de las estrellas. Rompió la paz del campo, el horrorizado grito del sereno al ver como un enloquecido alfarero, todo cubierto de barro, se sumergía en las entrañas del ardiente caldero.
    Según se dice, antes del amanecer, suele surgir de la boca de uno de los hornos, la figura del norteño alfarero, que se quiebra en mil pedazos ante la fría caricia del aire matinal.
    Cuentan que sus calcinados restos se mezclaron con las cenizas y que solo se encontró una pequeña imagen de un sufriente hombre de cerámica.

    Felipe Humberto Rizzo

  5. Joise Morillo dice:

    Saludos querida

    No habra emolumento que sufrague la ausencia de vuestro trino narrativo, por tal motivo espero que en vos pordure la longevidad, para disfrutaros, pues la literaria florescio tal que inmortal.

    Os ama
    Joise

  6. Ruben Dario Vega Sayago dice:

    Recordé un viejo chiste:
    Un portugués le pregunta a su hijo ¿Qué lee voce?
    El niño dice: Eu leo Pinocho.
    El papa dice: Ah si, algo recuerdo de esse garoto. Conteme algo de ele?
    El niño dice: Ele era de madeira.
    Y el papá asombrado dice: ¿De Madeira? ¿De Funchal? Que maravilha !!

  7. fabi risso dice:

    Antes que nada, quiero desearte un Feliz Cumpleaños Mora!
    Pinocho es tan noble y bueno, como un árbol, y en Italia lo aman.
    Brindo por los dos

  8. Celestino Gaitan dice:

    Amada Mora Nuestra,
    Gracias por tu Generosidad y tu perseverancia para hacer de este mundo,un sitio mejor.
    Has tocado muchas vidas y muchas almas compartiendo tus sensaciones y sentimientos con la maestría que solo es posible a través delDon de la palabra que el Creador te dio, mas el estudio,
    la lectura, la dedicación y la pasión con que nos has comunicado la belleza de tu Ser.
    Hasta hoy es que he leído tus envios de los Newsletter #s 740 y 742, y si que he resucitado y me siento halagado y ardo en la hoguera de la vanidad al ser citado por ti, mi maestra, mi Guru.
    Abrazo a tod@s y mis respetos a nuesto Joise Morillo y todos tus fieles seguidores.
    Siempre es grato compartir y aprender con ellos.

    Celestino Gaitan

  9. Joise Morillo dice:

    Hola todos,

    Saludos cordiales Don Celestino igualmente mis respetos para vos…

    Os ama
    Joise



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom