Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Diciembre, 2014

El vino

Dicen que en la Antigüedad (Paleontología) el vino no era sólo bebida de los dioses que los hombres podían probar y alegrarse con ella, sino que era remedio, remedio santo (Textos mágicos egipcios).

Los seguidores de Baco bebían en verdad al propio dios en su copa o su cuerno, al menos eso era lo que con seguridad creían (La religión en la antigua Roma).

Como su madre había muerto al nacer él -era hijo del inmortal Jupíter y la mortal Semele (Sociedad y religión en Roma)-, su padre encargó el cuidado del niño a las Híadas. Lo criaron de maravilla, y Jupíter se los agradeció y las depositó en el cielo transformadas en estrellas, las Híadas precisamente. En el momento en que estas ninfas dejaron de cuidarlo, Sileno fue el encargado de su educación.

Jupíter no pudo encontrar mejor maestro para Baco que Sileno, un sátiro obeso que era a su vez un dios menor de la embriaguez (La Actio Libera In Causa).

Baco viajaba por el mundo llevando sus eufóricas enseñanzas y enseñando a brindar. Sileno lo seguía, montado en su asno y junto a una gran cantidad de mujeres y hombres armados que bailaban con el sonido de los tamboriles y los pífanos (Tras las huellas de Terpsícore).

El asno de Sileno era un animal muy especial. Cuando la invasión a la India, ahuyentó a enormes elefantes con sus rebuznos y permitió la conquista, por lo que se le agradeció de la misma manera que a las Híadas: fue transportado al cielo y convertido en astro, y allí está, entre las estrellas que rodean a Cáncer.

Al regreso de la India, y como Baco ya era un dios en el que se podía confiar -había alcanzado su madurez etílica- el feliz Sileno, que agradaba a todo el mundo con sus dichos e ingenio, se fue a vivir a Arcadia (La Filosofía India en Europa: Arthur Schopenhauer), donde se emborrachó todos los días de su vida. A este varón el alcohol le sentaba muy bien.

En uno de sus viajes, Baco fue recibido por el ateniense Icario. A Icario le enseñó el cultivo de la vid, y como Icario tenía una hermosa hija llamada Erígona, para seducirla Baco tomó la forma de un racimo de uvas -seducciones que sólo les estaban permitidas a los antiguos, y cuando eran dioses o semidioses.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Meditación de Navidad

Buenas personas me han halagado mucho, y otras buenas personas me han criticado ferozmente (Amistad civil en Aristóteles). De estos últimos no negaré que conservo algunas heridas, pero heridas que relucen como diamantes, es decir, enseñanzas (Las enseñanzas de Ramón Gallegos).

Los tesoros que guardo de quienes me alabaron son para mirarlos yo, en soledad (¿Existe realmente la soledad?).

Es un cofre pequeño donde hay nombres como el de Joise, Judith, Celestino, Fabiana, José María, Blanca Estela, Celeste, y otros que mi memoria tiene en cuenta siempre aunque no me otorgue su nombre en este preciso instante -lagunas… (La memoria de los olvidos: Manuel Scorza).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Viaje al país de la infancia

Contemplar la infancia de los otros (¿En qué consiste esa gracia, piedad o sabiduría de la infancia?) trae la experiencia de situarse de repente en un lugar conocido, muy familiar y a la vez inasible (Mis experiencias en un lugar sagrado)

¿Con qué manos tomar la pompa de jabón que hace Lola en el patio? (Meditaciones de un Poeta Tercermundista. Primera Parte).

¿Hasta dónde puedo volverme sutil para descifrar la sonrisa de Manuel? (La Sonrisa, Lenguaje enriquecido con millones de significados).

Lola y Manuel, mis dos nietos pequeños, hijos de Mane y Claudio (Abuelos y nietos).

Estuve allí, en ese sitio donde la infancia crece como un bosque (Milagro en el bosque).

La primavera estaba, también, y había tormentas de primavera y soles que se volvían nubes, nubes que llovían hasta que las secaba el sol de nuevo; había polvo en mis años que era soplado por el aire fresco de los niños (Manifiesto del árbol que sueña ser poema).

Las manos de Manuel, que gateaba por toda la casa a sus diez meses, desarmaban el mundo de Lola. Su biblioteca estaba en el suelo, navegando como le gusta navegar a ella misma (Juegos tradicionales de Venezuela).

Alicia se codeaba con Mickey (Reflexiones. ¿Sabes hacia donde vas y como llegar?), La niñita que iluminaba la noche le hacía señas a Caperucita roja (La utopía y sus mediaciones).

De pronto todo el mar se calmaba, y Lola enseñaba a su hermanito que los libros debían volver a sus estantes-casas.

¡Pero los fantasmas!

(Continuar leyendo »)

Monografias

Los escritores de provincia

Inés Tombetta, hija de inmigrantes italianos, nació en Corral de Bustos, Córdoba (Inmigración y literatura: los italianos).

Además de poseer ese indefinido encanto que, según Borges y Wilde, son parte del don de la escritura, se dedicó a la educación (Inteligencia espiritual y educación holista), especialmente creó para sus jóvenes alumnos cuentos, ensayos y obras de teatro, algunas de las cuales fueron presentadas en ciudades de toda la Argentina (¿Tiene la literatura sexo?)

El 12 de febrero de 2004 nos dejó para siempre cuentos entrañables, y algunas reflexiones que quiero que no todos olviden.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Alguien que pregunta con cuadros

La nota de nuestro miércoles pasado, esos miércoles que escribimos entre ustedes y yo con cenizas y rosas (Sensibilización e integración social), me dejó la alegría de sus aportes, y la tristeza, o la incertidumbre, de hacia dónde vamos (¿Futuro de una ilusión o ilusión de un futuro?).

La frase de la semana que encabezaba el artículo, y que no soy yo la encargada de elegir, decía:

“Lo importante es no dejar de hacerse preguntas” (pregunta-adolescente-riesgo social) y estaba firmada por Albert Einstein.

Mientras cosía con un hilo violeta mi vestido, y coser es mi modo de meditar (Dimensiones de la personalidad), mientras le agregaba una porción de tela en cada costado (La agonía interminable: Gordos y flacos contemplan las Navidades) -¡ah, la juventud esbelta como libélula o agraciada como mariposa!- se me cruzaron dos ideas provenientes de vuestros escritos: los científicos más bien dan respuestas, los artistas, filósofos o humanistas de cualquier especie más bien se hacen preguntas.

Las respuestas congelan el conocimiento, aunque se siga con otra cosa, y los científicos continuamente están respondiéndonos. Las preguntas abren las puertas del conocimiento, de la locura, de lo sobrenatural, de lo profundo, y engendran preguntas que no tendrán respuestas pero seguirán engendrando hasta el infinito, hasta quizás encontrar una condición absoluta que no tenga que ver con la ciencia y ni siquiera con el preguntarnos..

(Continuar leyendo »)

Monografias
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda