Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

La comedia y la tragedia

Hay un cuento de Borges (Algunos Borges de Jorge Luis Borges) en el que Averroes (Las aportaciones árabes al mundo de la traducción), filósofo, matemático, astrónomo, médico árabe del siglo X (¡Médico?!), se encuentra en la bella Córdoba española (La inquisición y la expulsión de los moriscos) traduciendo a Aristóteles al idioma del Islam (Aristóteles).

Tiene dos grandes dificultades. En el mundo y en el idioma árabe no existen estos términos ni siquiera lejanamente; ni en el inconsciente existen, podría decir Carl Jung (Personalidad).

Averroes levanta la vista, para despejarse. Ve la fuente, el río que corre cercano, su música, un sonido que para él es más que la música del agua, es la vida reverdeciendo en Córdoba.

Ve niños jugando, los hijos de sus amigos, que imitan una ceremonia religiosa. Un solo niño es toda la congregación, otro la torre, etc. A veces discuten por los roles en idioma ladino, que es el que hablan los recién llegados, mezclado con el español (Artículo sobre el Ladino).

Averroes comprende de inmediato cómo debe traducir la palabra comedia. Sus lectores entenderán con facilidad lo que él ha vuelto a entender, más profundamente, al ver jugar a los niños.

Sólo le queda un problema, la palabra tragedia, que no le será tan fácil de resolver, y cuya resolución es el argumento del cuento.

Esto es una tragedia, por ejemplo

Molière es en el siglo XVII, en Francia, y también en toda Europa, el gran autor de teatro (Géneros dramáticos: la comedia). Sus comedias actualizan ciertas verdades que por momentos las convierten en tragedias, pero el público va al teatro de Molière siempre dispuesto a chanzas y risotadas incontenibles.

Molière es además actor, y buen actor, pero, en eso, de todos modos, no está a la altura de su pluma.

Un día de 1673 el público se prepara para verlo en escena representando el papel de Argán, su Enfermo imaginario.

Convengamos en que desde “El licenciado Vidriera”, de Cervantes, pasando por incontables imitaciones, la historia de los desgraciados hipocondríacos condenados a sus terribles temores y enfermos de cualquier mal ha provocado la risa cruel de casi todo el mundo.

El pobre personaje de Molière que interpretará el mismo Molière, hoy, corre la misma suerte.

El objeto hilarante de El Enfermo… es la agonía: instrumentos para sacar humores, sangre y hasta la vida, Argán rezonga en su dolor no sólo por el dolor sino por lo que le debe al dueño de la botica: lavativas, polvo de momia, colmillos triturados de elefante, tisanas… Una sirvienta se anticipa un poco y acomoda su ataúd.

Argán es burlado por quienes lo asisten en escena; las criadas le hacen bromas y lo abruman charlando, hasta le pegan con el paño de su mortaja,

Argán es la risa a carcajadas del público que se solaza: groserías y bromas impías.

Argán -no debemos olvidarlo- es el mismo señor Moliére, el célebre autor de esta y cientos de obras, que actúa de enfermo imaginario.

Pero los gritos de Argán no son de él, son de Moliére, que está muriendo realmente de un ataque al corazón.

El dolor de Argán se hace carne con su autor que agoniza, que toca la campanilla con mayor desesperación y grita: “¡Dios mío, me dejan morir aquí!”, para mayor felicidad de los presentes; ¡qué gran comediante es, además!

Un actor vestido de médico viene y le aplica una jeringa enorme, una purga. Molière se siente atacado por su propia creación; sus últimos momentos los pasa entre personajes de actores de segunda. Los ve siniestros antes de entregar su alma; el público ve la mejor comedia de su vida.

Los tiempos no coinciden, señor Averroes, pero si hubieran coincidido, ¿no hubiera advertido usted con mayor rapidez -y dentro de una comedia mundana- el significado exacto del término tragedia?

Mora

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

4 respuestas a “La comedia y la tragedia”
  1. Joise Morillo dice:

    Saludos cordiales, Clásica e impecable curadora, apreciada Mora, ante vos me quito el Sombrero, abordo la oportunidad que ofrendáis para traer al “Interloquio” la siguiente opinión.

    Hay quienes se hacen los enfermos para ganar adeptos, imagen y simpatía en procesos políticos, como: “El arañero de Sabaneta”, o lo pretenden, Como lo intentó, ingenuamente una vez, proponiendole a Perón para su propia campaña, Evita, a lo cual JD se negó. El León del Mar de la Felicidad ¿lo hizo? ¡pregunto! Lo cierto es que al poco tiempo –“de su supuesta enfermedad”- abdicó al trono y, le heredó su “prosapia” Al Chino. ¡Diablos!, la diferencia entre los ejemplos, es que, el primero si se enfermó de verdad ¿inoculacion? ¿por quien? ¡Bueno entre comunistas no se sabe! Hay ejemplos, V. Ilich Ulianov es uno. Sin embargo al interfecto le resultó, la masa demagogisada le votó.

    Epícuro decía que , el buen médico era aquel que enterraba rápido y no podría al enfermo incurable.

    Moliere criticaba –asumiendo la ética medica de Epícuro- con comedia-drama o tragicomedia, la hipocondría en “Enfermo imaginario”; caso en que los curanderos para aquella época aprovechaban y, -“aun en la nuestra”- de la imaginación del paciente.

    No siendo el enfermo, tan fácil de soltar la mano – el dinero- para cosas más importantes, ej para manejo de asuntos de hogar y familia, remesas-servicios,alimentación, etc. Si lo es, para pagarse las lavativas que cuatro veces le aplicaba “el practicante” dizque para sus dolencias –imaginarias- corporales. De lo cual “el Brujo” tenia sumo conocimiento. Total, podríamos interpolarle con el propio faquir de Kafka en apéndices de La Metamorfosis. O la supuesta negación a ser explotado de Marx y dejar morir de enfermedad y hambre a sus hijos. La propia mezquindad.

    “No es que los odio ni detesto, sino que no me gusta la forma que eran o son, sin embargo, se lo respeto” pero como decía Su Merced, El Libertador, General, Don Simón Bolívar: “me repugnan” esos comportamientos … LOL

    Os ama
    Joise

  2. Joise Morillo dice:

    ¡Ah! me falto ¿Será que por tal tenacidad hermenéutica, aberrado podría derivarse etimologicamente de Averroes,¡Claro que no! Empero, considerando lo antes expuesto como caso curioso la voluntad de adaptar la filosofía clásica griega a la idiosincrasia literaria Árabe, suena interesante, y debe haber por ahí quienes le hayan comparado, principalmente, en esos siglos de ilustración naciente en la España morisca. Bueno y La Francia Judaica ¿porque no?

  3. Alejandro Huraen Rivera dice:

    Magnifico conceptual analisis sobre La Comedia y Tragedia de la respetable querida Mora Torres ,dos vertiente inseparadas estrechamente ligadas latentes desde siempre en la existencialidad de la humanidad , del propio génesis evolutivo de nuestro planeta y el universo que integra nuestra Vía Láctea ,una sin la otra no tendría fin impactante de ser ni asi fuera minimisada su objetividad relacionativa,una depende dela otra para conjeturar su conceptualidad aplicativa,Moliére en su magnifica obra protagonicamente escarnia esta bipolaridad de la tragedia comicalizada o la comedia tragicalizada magistralmente con su abatir protagonico real.Congratulaciones a ella siempre interesante y al magnifico sitio web ,blogs de monografias felicitaciones por sus exitosos cultos cientificos analiticos concienzudos aportes .

  4. fabi risso dice:

    Tragedia y Comedia ,
    sentadas las dos…
    Esperándote



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom