Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Noche oscura del alma

Ojalá a alguien le sirva lo que voy a escribir (El ingenio de Teut). Lo hago fundamentalmente por eso, por jóvenes y no tan jóvenes que perdieron su libertad (La aventura de la libertad: Huckleberry Finn)   y cuyas cadenas no son materiales. Pueden llamarse droga, sus cadenas (Las Drogas), o shopping -adicción a comprar-, o comida o bebida (Adicciones no convencionales), o la terrible palabra ludopatía, que parece encubrir a un lobo feroz (La historia de los casinos).

Soy adicta, y meditando sobre la falta de libertad que conlleva serlo descubro que la libertad, esa sí, no es un don. La libertad se conquista (La contemplación, el pensamiento espiritual y la libertad).

Me levanto en la noche, es muy tarde, o muy temprano, llueve sobre las sierras, un cerro que parece blanco se ilumina de pronto. Me digo que olvidé mi amor a la belleza y a las metáforas profundas sobre una mesa de juego, que es como explicar que aposté mi vida y la perdí (La forma del conocimiento del amor en Sócrates).

Y me lo digo como si el destino y las estrellas me hubieran llevado a la rastra por los abismos, pero no es así. Hay algo de destino, pero puedo vencerlo. Las malas estrellas se extinguieron en mí junto con las buenas; ya no tienen poder (El destino del hombre).

Sueño con la libertad como quien sueña una utopía, y de pronto en mitad de mi sueño -de mi meditación, porque estoy en vigilia permanente, como los locos, y soy uno más- me paro y me pregunto si, en efecto, esta, no será la verdad; reafirmo que es una utopía, vuelvo a la cama y mis ojos no se cerrarán hasta mañana, hasta nunca, hasta que me los cierren compasivamente. ¡Oh, dormir y dejar de soñar pesadillas despierta! Que la nada queme mis pesadillas y me exonere.

Me pregunto si las leyes -toda ley, hasta la ley de gravedad- no nos muestran claramente desde el primer día que nacemos que la libertad es una quimera. Me contesto que las leyes existen por la imperfección humana. ¿La imperfección es entonces lo que nos impide ser libres? Puede ser, pero no hay camino más limitado que el de la búsqueda de perfección…

Como si tuviera recuerdos de cuando los humanos acabábamos de nacer, en los tiempos más antiguos del mundo, añoro la libertad de las cavernas, de la falta de luz y del caos. Aquellos que luchaban alegremente contra todo, mujeres y hombres a quienes lo primero que hería era la naturaleza, no la metafísica, no la hipnosis de la droga o el juego. ¿Eso era libertad, entonces? Ninguna hoguera de vanidades por arder, ningún shopping; la libertad era sobrevivir.

¿Y qué será realmente la libertad?

Abrir las alas y volar alto en la medida de mis fuerzas, aunque mis fuerzas casi tengan que inventarse por sí mismas.

Como Segismundo, el de La vida es sueño, de Calderón, necesito la oscuridad para darme cuenta de que estoy dormida, y en la oscuridad despertar.

No sé si hay otra opción más que una voluntad de héroe que le ponga nombre a cada tiniebla, a cada paso en falso, a cada vicio, a cada temblor. Que me diga que esto no es, que esto tampoco, que por este camino no es, con espeluznante franqueza.

Una voluntad / en la oscuridad / que -a pesar de la rima inoportuna e infantil- logre ver, lo consiga.

Empecé a sentir que la única paz, la única alegría, para mí, venía del lugar más siniestro, entre la niebla, el ruido y la irrealidad de los dibujos se las máquinas tragamonedas.

Ese ruido, esa musiquita, esos colores y formas que casi no estaban presentes de tanto que variaban.

Mi cara -la sentía- empezaba la noche embellecida por la alegría del demonio: “tal vez a partir de acá sea mi destino”, me decía cada vez.

Y cada vez que volvía, sin darme cuenta yo era un poco menos. Un poco menos de mí, un poco menos de mi alma, un poco menos de lo que me hacía común a los seres humanos.

Me estaba volviendo un robot o, para los que prefieren el romanticismo, una fantasma.

Robot o fantasma, había perdido la mirada. Ya no encontraba el placer de mirar, por ejemplo, sencillamente el cielo.

Pero… ¡Dios mío!, ¿por qué estoy hablando en pasado? Yo no soy otra que aquella que dejó de ser; ayer mismo perdí mis últimos pesos y mis últimos sueños sin pesadillas; anoche fue.

Para colmo, no soy joven, ya no soy joven. Ya no se me perdona ni yo me puedo perdonar. Invade mi memoria el poema del griego Seferis, ese que dice, que creo que dice: “A medida que pasen los años el número de los jueces que te condena aumentará…”.

Ya no soy joven, ya no soy tierna, ya no soy bella. Ya no despierto esas irresponsables simpatías.

Pero si busco y busco, ¿no hallaré en mi alma una pepita de oro?

Envío

¿Por qué no va a ser tiempo de tristezas el de la Navidad?

Yo estoy así como les cuento y quise ser sincera con ustedes.

Pero a pesar de todo, mis mejores augurios. Quizá caiga un rayo que me despierte. Y los despierte si lo necesitan.

Mora

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

18 respuestas a “Noche oscura del alma”
  1. RONNY HOYOS BULA dice:

    Todos en esta vida nacemos con una venda que biblicamente se llama pecado, eso se encuentra en el salmo 51:4-5, tambien a medidas que nuestros padres nos instruyen con principios para llevar una vida digna; tambien nacemos con la autonomía de decidir entre escoger el camino del bien o del mal, sabiendo que Dios existe y que por medio de su Hijo Jesucristo se halla Salvación, pero tenemos libre albeldrío, por saa razón somos responsables de nuestro propio destino, quiere decir que nosotros decidimos si trazamos nuestro destino con nuestras propias fuerzas o con las fuerzas de Dios que son infinitas. por mucho que andes en oscuridad y no importando cuanto hemos pecado, Dios siempre esta dispuesto a perdonar y hacer una vida nueva en Cristo, por que el nos ama tanto que quiere que todos decidamos salvar nuestra alma por medio de Jesucristo quien murió en la cruz por nuestros pecados. Siempre hay una Luz de Esperanza, se llama Jesucristo
    puedes leer Isaias 1:18, Isaías 43: 18-19 y 53: 1 en adelante.

  2. Joise Morillo dice:

    Principalmente queridos: Los adultos mayores tenemos el privilegio de ser irónica y sarcásticamente, sinceros, la misma índole de -maduros- supuestos experimentados, nos brinda esa cualidad, por el cual muchos rayan en el cinismo y la insolencia. Más aun cuando el individuo ostenta un grado de poder bien sea peculiar (familiar) o publico.

    Lo polémico o emblemático sería: ¿cuán problemático han de ser las costumbres cotidianas o anacrónicas sin o con beneficio real para el ámbito que os circunscribe y para vosotros mismos?
    Salvada esta instancia, se suele desarrollar, las más genuina de la voluntad, prolija y diáfanamente en función de concebir el más profundo deseo; no obstante ser el más burdo de los hobbies o entretenimientos. Cuan cara u onerosa sea la crematística dilapidada, importa un bledo a quien funge de ejecutor del intento de ludo. Lo importante es gastar el ocio que desafortunadamente encontró un espacio vacío en la debilidad del un espíritu desconocedor del juego de azar como perjuicio en la esfera de la belleza, la ética y por ende del amor propio. ¿qué importa el dinero si no existe el momentos y espacio para gastarlo? Sin embargo, diría Platón: el alma, que se alimenta de la belleza de la sabiduría, no podría expresarse entre los vivos, si no se mantiene en el contenido o ente de un ser que posee como lastre a un cuerpo al cual necesariamente se debe cuidar,
    alimentar. ¿cómo y con que se hará?

    Sois ciudadanos, urbanos, pertenecéis a la sociedad. Si fuerais un salvaje otro trinar abundaría las hertzianas. Recordemos, la felicidad ¿efímera? Es más bien relativa, esporádica, aun cuando nunca improvisada; se mantiene a la expectativa, siempre proclive a fallecer, y nunca como única esperanza.

    Lo unico que os hace feliz de verdad, es, tener algo que concibais como libertad, la misma que os dispensa Dios al nacer

    ¡Si algo os hace feliz, disfrutadlo, aun cuando seais prisioneros de vosotros mismos!

    os ama
    JOISE

  3. José Clemente Vázquez Vázquez dice:

    Hola Diosa
    Soy una vos en el viento, en el aire, que te susurra recordándote quien sos, por eso “Diosa”, porque eso eres, y como tal eres, fatalmente hermosa para los profanos y un don, una gracia que recibimos los que te conocemos. Mira, es noche oscura, pero por eso mismo el nuevo día está ya cerca, no detengas, sigue, camina, que no estás sola mi voz te acompaña, y también te escucho. Y porque te escuché, aqui estoy susurrándote al oído, sigue, avanza, que sea al menos por curiosidad, para ver en que termina la noche oscura. Yo ya la recorrí, por eso de tanto en tanto me doy una vuelta por aqui, como psicopompo humanizado, guiando a quienes ameritan ser guiados. Y tú, por ser Diosa ameritas mucho. Entonces, y finalizando, porque lo muy extenso se torna siempre monótono, eres acompañada siempre, no estas sola, recuèrdalo, recuérdame y la voz en el viento, llegará hasta tí. Y el Hombre estará a tu lado.

  4. orlando garcia dice:

    Me ha gustado mucho tu reflexión, bienvenida al despertar de la conciencia y al camino de la luz!
    Lo único que te puede hacer despertar en mi opinión es el entendimiento a través del conocimiento, te recomiendo la lectura de los libros El Ser Uno pues ellos contienen todo el conocimiento universal para que puedas entender quien eres realmente, para que estas aquí y a hacia donde te diriges. (búscalo en Google)

    Sin Conocimiento No Vivo
    Sin Entendimiento No Existo
    Sin Amor No Soy.

  5. Alfonso HR dice:

    Creo que le atribuyo a Igor Caruso, una idea que no necesariamente sea así : nunca la humanidad había estado tan cerca de superar la alienación del hombre moderno. Eso lo escribió a mediados del siglo pasado.
    Entonces, es el ejercicio de nuestra libertad, lo que a muchos de nosotros, nos hace dependientes.
    Hace muchísimos años, un viejo luchador campesino, me dijo que las únicas cadenas que lo ataban eran las de la libertad.
    Acaso la libertad nos puede convertir en esclavos.
    Es la misma cuestión: la alienación es inherente al hombre.
    Pienso, luego estoy alienado?

  6. yurany Yisella Chavez Garcia dice:

    ¿que tan alto puede volar un ángel sin alas o vivir un Alma sin cuerpo? somos el resultado de la elección , incluso la naturaleza de nuestra existencia adquirida. Libres de elegir amar o ser amados o morir en este mundo, aunque parezca una burla a nuestra propia esencia. Tanto la libertad Humana como la divina a pagado un precio muy alto por su existencia. Somos artífices y actores de nuestra elección para bien o para mal. Incluso morir es fácil cuando elijes hacerlo por lo que crees que vale la pena Morir , la misma razón por lo que vale la existencia. Tu existencia. hallaras la libertad solo cuando te halles a ti mismo, lo que realmente Eres, No lo que crees que eres. De miles por existir naciste tu, tu elegiste ser ,aunque ahora no recuerdes quien eres realmente. Esta generación desde siglos antiguos olvido porque existimos, porque somos ….. el vació de esa existencia mortal es el que incinera nuestra sociedad actual. En la soledad absoluta de aquello que somos, en la oscuridad de la Noche o bajo la lluvia, en el fondo de tu alma , esencia y ser sabes si te sientes vació cuando nadie te ve o te escucha. Has perdido algo pero no recuerdas que….. miles de mortales mueren en este mundo sin saber el privilegio que tienen de ser siendo ellos. ¿porque los demás, Nosotros solo nos limitamos a ver como su esencia se desvanece, junto con la nuestra?..

    YORAN

  7. Martín Enrique Murillo Rodríguez dice:

    Es una gran ironía que los seres humanos nos pasemos la vida creyendo descubrir la libertad en nuestros vicios y pasiones, y solo ya ancianos, descubrimos muy tarde, que la libertad significaba liberarnos de tales vicios y pasiones.

  8. Alejandro Solis dice:

    Libertad… no es hacer lo que uno desee, porque algo asi siempre se encuentra con los limites del otro. Lo mas parecido a la libertad, valiéndonos de la metáfora, es un desierto… árido, cruel, implacable, que solo nos muestra vagas señales en vez de un camino cierto. Eso es la libertad… y por cierto, para quienes gustan de la Biblia, esta metáfora la hemos sacado del libro del Exodo.

  9. luigi winter dice:

    Mora.

    Me encanta como abordas uno de los temas que se presta a tantos debates como maneras de percibirlo tenga cada uno de los seres pensantes, según partan de sus vivencias personales y, por tanto, del estado emocional que guarden en un momento determinado.

    Dices que no hay camino más limitado que el de la búsqueda de perfección, precisamente porque los límites son fijados por ésta, de suyo inalcanzable, pero finalmente ¿para qué existe un camino si no para andarse, aun cuando no alcancemos a recorrerlo en toda su extensión y aun cuando, mientras lo recorremos, varía nuestra percepción del mismo?

    A veces pasamos de largo sin recoger la pepita de oro que nos esperaba a medio camino, porque estábamos volteando hacia otro lado.

  10. clara mazza dice:

    Tal vez, nunca quisistes ser libre….
    y lo mejor que le puede pasar a tu alma, es que anide la libertad,
    no busques la pepita de oro… otra vez vas a fracasar

  11. Jose Itriago dice:


    Resguardado por la sombra protectora, que enmascara mis machas y arrugas, desde esa oscuridad que necesito y busco, veo la luz que encandila. Antes, mucho antes, me movía en ella, hoja desprendida de un árbol, pirueteando antes de caer, pobre hoja que imagina, al separarse por fin de las ramas carceleras, que se hizo ave, que volará por siempre.

    Sumergido en mi sombra y viendo de lejos la luz, busco defectos, pequeños puntos errados, cambios de colores que dibujan un futuro incierto para todos, porque necesito entender que formo parte de todos, apenas una fracción insignificante del todos. Retiro la vista de esa ventana que fue futuro y ahora pasado y decido acostumbrar mis ojos a la penumbra.

    De pronto te descubro: sobre tu cuerpo los reflejos de una lámpara Tiffany, tus pétalos, toda flor …una mariposa azul en tu pecho. Flamea el rojo entre las ramas del bronce, piel de ternuras y de misterio; resplandor de esperas, brillo de encuentros, de sueños y de intimidad.

    Apenas puedo murmurar: mujer selva, luz de selva, trazo multicolor de mis ambiciones, hoy cubriste de magia tu desnudez.

    Y me dices: más allá de más allá, más allá de nosotros, hay un silencio bello de matices violetas, mullido y perfumado. Allá, más allá de todo, van nuestras caricias a flotar. Buscas una luz inasible, cuando la verdadera y única luz es de presentes dorados.

    Te digo que te estoy sintiendo y que entre violetas distingo el perfil de tu cuerpo; siento el olor de tu piel, la beso, la acaricio y me lleno de ti, más allá de más allá, más allá de todo, mientras el silencio se preña de ternuras

  12. FRANCISCO ALBA dice:

    Nunca es tarde para encontrar tu LIBERTAD, Fatal sera el dia que dejes de buscarla, la LIBERTAD se ENCUENTRA en la sencilla Practica de NO Encadenarse a cosa FRIVOLAS, que lo mas seguro es que te llevaran a una PRISION dentro de ti mismo.

    FRANK.

  13. Carlos Saracay Rivas dice:

    Que bella y admirable noche eres, no solamente por la fuerza de esa profunda oscuridad, sino por el lamento y el sabor a triunfante queja y derrota que hoy simulas.
    Espero que se considere válido el simular, como la expresión sincera y también verdadera de querer ser eso que somos, que vamos siendo en devenir, en espiralo entre El Ser y la Nada, la vida y la muerte,la noche y el día. Eso somos… Luz y Sombra, por eso admiro tu escrito, por su intensa luz de entre la sombras, por tener la libertad de escribirse en la bella expresión de soledad y muerte, de la senectud que llega lúcida y renaciente…Temerle a ello debe ser considerada también una fortuna. Adelante y ánimo…¡Viva la adicción a la nada! VIVAN TODAS LAS ADICCIONES… MENOS A LA IGNORANCIA QUE NO SABE TEMER NI GOZAR. OH noche oscura del alma, gracias por saber pensar.

  14. liliana briceño dice:

    La vida es un equilibrio tremendo entre el angel y la bestia.No podemos hablar del hombre como si fuera un angel y no debemos hacerlo.Pero tampoco como si fuera una bestia,porque el hombre es capaz de las peores atrocidades,pero tambien es capaz de los mas grandes y mejores heroísmos.crea en usted mismo,uno debe hacer lo que piensa que no puede hacer..
    Lilica.

  15. Mirta Beatriz Gariglio dice:

    Mora:
    Entré en contacto con la obra de Clarissa Pinkola Estés hace poco más de un año cuando Juja, mi hija, la trajo a mis manos. Hace una semana Juliana, la hija de mi compañero, a mil kilómetros de aquí me obsequió con mucho amor “Mujeres que corren con los lobos”, el mismo libro. Estas dos mujercitas que aunque se ven poco se quieren mucho coincidieron sin proponérselo, en tiempos y espacios diferentes en que me iba a gustar. Y así fue.
    ¿Por qué comento ésto? Porque una vez escribiste algo que me gustó mucho “Viaje al corazón de lo bello y lo cursi”. Te comparaste un poco con un lobo arisco y, porque lo recordé al leer tu última entrada donde también expresás algo acerca de un lobo feroz al en acecho.
    Clarissa es psicoanalista junguiana, poeta, cantadora, contadora y guardiana de antiguos cuentos de la tradición latinoamericana. Estudió biológicamente a los lobos y concluyó en que los lobos sanos y las mujeres sanas comparten varias características psíquicas, básicamente una aguda percepción, un espíritu lúdico y una elevada capacidad de afecto. Dice también que tanto el lobo como la mujer han sido perseguidos, desvalorizados, depredados por aquellos que no sólo quisieron limpiar la selva sino también el territorio salvaje de la psique, sofocando lo instintivo al punto de no dejar rastro de él. Y se lanza a la aventura de intentar rescatar a la mujer salvaje que es el alma o el origen femenino. Lo hace a través del análisis de cuentos de hadas, de mitos, relatos y sueños que permiten distinguir y reencontrar el camino trazado por la naturaleza salvaje. Las historias son medicinales.
    Todos los cuentos me van atrapando. Hay uno que es particularmente interesante. En diversos lugares ha recibido diferentes títulos: “Las zapatillas del baile del demonio”, “Las zapatillas candentes del demonio” o simplemente “Las zapatillas rojas” como lo denominó Hans C. Andersen.
    En él se cuenta la situación de la mujer “fiera”, o sea, la que perdió su naturaleza salvaje original y que al intentar volver a ella cae en trampas y es víctima de todo tipo de venenos porque ha perdido la capacidad de permanecer en estado de alerta y por eso se convierte fácilmente en una presa. “Para evitar las celadas y tentaciones con que tropieza una mujer que ha pasado mucho tiempo capturada y hambrienta, tenemos que ser capaces de verlas por adelantado y esquivarlas. Tenemos que reconstruir nuestra perspicacia y nuestra cautela. Tenemos que aprender a virar. Tenemos que distinguir las vueltas acertadas y las equivocadas”. “Tener hambre del alma equivale a estar siempre desesperadamente hambrientas. Entonces la mujer siente un hambre voraz por cualquier cosa que la haga sentir nuevamente viva”. “En semejante situación, aceptará cualquier tipo de comida sin importarle su estado o su efecto, pues necesita compensar las pérdidas del pasado.”. “Y sin embargo, por muy terrible que sea la situación, el Yo salvaje intentará salvarnos una y otra vez. Susurra, murmura, llama y arrastra nuestros esqueletos sin carne de acá para allá en nuestros sueños nocturnos hasta conseguir que seamos conscientes de nuestra situación y demos los pasos necesarios para recuperar el tesoro” ¿Acaso la pepita de oro que guarda tu alma?
    Querida Mora, llegados a este punto veo un gran desafío. Los desafíos son maravillosos porque son posibilidades de enfrentar, crecer y sobre todo de ejercer la libertad que yo creo que está allí. Coincido plenamente con Alfonso en que la libertad nos puede convertir en esclavos.
    Nada se apagó, nada se perdió. Podés volver a elegir. ¿Que importa la edad? ¿Por qué tanta culpa? ¿Qué necesidad de perdones? ¿Por qué no va a ser tiempo de alegrías la Navidad? ¿Lo has decretado?
    Y, si crees que la libertad se conquista ¡Adelante! Pelea en todos los frentes, con todas las armas de que dispongas y con todas las que puedas conseguir. Quizá una de ellas sea la alegría. Habrá entonces que comenzar por defender la alegría como una trinchera, como un principio, como una bandera, como un destino, como una certeza, como un derecho (Benedetti)
    Te envío mi amor y extiendo a todos quienes están detrás de la pantalla cuyos sentires y conocimientos me regocijan.
    ¡Felicidades a todos!
    Perla

  16. fabi risso dice:

    Mora
    Me parece que la libertad se trata de sobrevivir siempre constantemente y defenderla porque cuesta tenerla limpia de cosas supérfluas o serias, sólo que dentro de ésta hay cárceles voluntarias para el aprendizaje de algo x , y si nuestra conciencia la copia es porque alguien lo instaló (QUE LO PARIÓ..)
    Navidad Feliz para tí
    Y a los demás participantes

  17. Hector Ramallo dice:

    Tenemos apenas una idea mínima, minúscula de la libertad, quizá como un recuerdo celestial, o como una añoranza eterea de angeles caídos, por eso la anhelamos a toda hora, constante e inconcientemente… como casi no tenemos idea de que es…nos es mas facil huir de ella…la libertad requiere un renunciamiento que no somos capaces de hacer…

  18. Tere Labastida dice:

    Querida Mora: Muchas personas al llegar a cierta edad como nosotras, buscan en el juego un poco de excitación. Una velada en el bingo, jugar a la lotería, a las quinielas o apostar en las carreras de caballos… Todas estas son cosa que sin duda se disfrutan. El juego colabora al goce de la vida solo si uno permanece dentro de los límites y hace las apuestas que puede permitirse perder. La gente no juega para ganar, ya que a la larga casi siempre pierde, sin embargo, la gente juega y disfruta de la excitación, debido a que los resultados son impredecibles. La diferencia entre la literatura buena y la mala es principalmente una diferencia en la distribución de los sucesos excitantes Cuando uno aprende a leer buena literatura, lee pasajes más largos que no son en sí mismos interesantes porque así se prepara para los acontecimientos parcos pero mucho más conmovedores que vienen más adelante. Querida Mora, sigue gozando la vida, ya se en el juego, la literatura o la Navidad, todos son buenos por buena razones. Y esta última significa el renacimiento en nuestros corazones del Dios niño que viene a sellar nuevamente el compromiso de amor “Amaos los unos a los otros como yo les he amado” y “Yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo” Con todo mi amor te deseo una muy Feliz Navidad.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom