Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Chesterton, la santidad y los pastos secos

Duermo en un cuarto que da al jardín. Llamarlo así es una licencia poética (Por la reivindicación del cuerpo y la palabra). Se trata de algunos metros de pastos secos por la falta de lluvia (Impactos de las Sequías), pero esos pastos secos a veces traen sorpresas inefables. Ayer me desperté, abrí los ojos lentamente, miré por el vidrio de la puerta-ventana hacia el jardín, me restregué los ojos. Yo había sentido algo así como cascos transcurrir a lo largo de la galería, mientras dormía. Pero cuando mis ojos se abrieron de verdad, sorprendí “su mirada en la mía”: era un caballo overo, bello como una pintura (El Caballo). Le sonreí porque no sabía cómo explicarle que no me molestaba que comiera las matas de mi patio: tranquilamente bajó la cabeza y continuó. Más atrás había dos congéneres suyos y uno de ellos era un potrillo color visón que tenía puesto un cencerro; cuando se agachaba para comer, el cencerro se lo hacía difícil: estiraba su cuello con un esfuerzo sobreequino.

Tal vez eran Padre, Madre e Hijo.

Fue por el hambre y la sed de los caballos que comprendí lo necesario de la lluvia (Jesús y la Samaritana); hacía meses que no llovía en Agua de Oro; en realidad, desde que me mudé a la casa que mira a las montañas -o más modestamente, a las sierras (Trabajo práctico de ecología)- nunca llovió. Vimos caer nieve pero no lluvia, todo lo verde desapareció. Me sonó aquel “Todo verdor perecerá”, ayer, como un augurio de los peores. Me puse sombría y predicadora de infortunios (La Biblia).

De pronto recordé: era miércoles y tenía que escribirles a ustedes.

Me puse a buscar en Google, en Wikipedia, en lo que fuera de Internet, y por supuesto que en Monografias.com, a Chesterton (Los orígenes de la novela policial francesa). Quería informarme de su biografía para empezar a hablar de él.

Desde hace mucho que me atrae Chesterton como ensayista y como autor de novelas policiales; sé que era católico y obeso y uno de esos ingleses excepcionales que no son nada sobrios, ni lánguidos, ni fríos, como Shakespeare o Dickens o Johnson y hasta llego al impúdico Chaucer de los comienzos.

Sé también que Chesterton consideró los cuentos de Grimm como la mejor obra literaria de Alemania, no con ironía sino con fanatismo, y que dijo que el alma tiene más matices que los colores de una selva otoñal.

Sé otras cosas de G. K. Chesterton por fragmentos, y lo he leído por fragmentos, muy entusiasta, pero dispersa como soy.

Sus ideas iluminaron de vez en cuando las mías, tan pobres -qué fea y soberbia suena esta apertura de frase, pero así lo escribí espontáneamente, Luis B Martínez (ver comentarios al post anterior)-, les daban cierta vida que yo iba perdiendo en la escritura, y extrañamente me dejaban sabor dulce en la boca y algún también disperso atisbo de bondad, o de pureza, no sé bien, o algún ¿deseo de santidad?. O no la tristeza de no ser santos, diría León Bloy.

También supe leerlo con alguna condescendencia: un genio literario humilde como los pájaros, bondadoso, casi bonachón, pero… efectivamente… con ideas “tan viejas”.

Nació en 1874 y murió en 1936, es decir que percibió los siglos diecinueve y veinte directamente, con todos sus esplendores y decadencias, y sus descubrimientos, y abominó de Marx pero también de Darwin, de los pensadores librepensadores -no es que sea redundante- y hasta del gran Bernard Shaw.

Desde siempre me atrajo, dije, Chesterton. Pero lo que más me atrajo antes de empezar ese “siempre” es este curioso y algo extenso párrafo de Borges, que no me queda más remedio que intercalar, para que ustedes disfruten y se sorprendan junto a mí:

“Chesterton, me parece, no hubiera tolerado la imputación de ser un tejedor de pesadillas… pero invenciblemente suele incurrir en atisbos atroces. Pregunta si acaso un hombre tiene tres ojos, o un pájaro tres alas; habla, contra los panteístas, de un muerto que descubre en el paraíso; que los espíritus de los coros angélicos tienen sin fin su misma cara; habla de una cárcel de espejos; habla de un laberinto sin centro; habla de un hombre devorado por autómatas de metal; habla de un árbol que devora a los pájaros y que en lugar de hojas da plumas; imagina que en los confines orientales del mundo acaso existe un árbol que ya es más, y menos, que un árbol, y en los occidentales, algo, una torre, cuya sola arquitectura es malvada. Define lo cercano por lo lejano, y aun por lo atroz; si habla de sus ojos, los llama con palabras de Ezequiel (1: 22) un terrible cristal, si de la noche, perfecciona un antiguo horror… y la llama un monstruo hecho de ojos“.

Y descubrí

Ahora, buscando para ustedes y para mí noticias sobre mi escritor, supe que su famoso Padre Brown está tomado de la realidad, es el cura católico John O`Connor, un Padre O’Connor que además era, por su agudeza, un gran detective e inventor de historias. Y fue quien le reveló el catolicismo, ya que a un rebelde como Chesterton no se lo convence sino que se lo induce a la convicción. Un perfecto trabajo del sacerdote irlandés.

Pero la sorpresa es aún mayor

Como les anuncié, buscaba el nombre de Chesterton navegando, hasta que me encontré con un enorme transatlántico, y es esta noticia que copio tan fielmente como las palabras de Borges.

La buena nueva Gilbert Keith Chesterton
MINNEAPOLIS, 09 Ago. 13 / 02:40 am (ACI/EWTN Noticias).- La noticia que un Obispo católico en Inglaterra intenta abrir la causa de beatificación y canonización del escritor y apologeta católico inglés, Gilbert Keith Chesterton (1874 - 1936), ha generado gran alegría entre muchos fieles alrededor del mundo, según informó el presidente de la Sociedad Americana de Chesterton, Dale Ahlquist.

En declaraciones a ACI Prensa, Ahlquist señaló que el anuncio del Obispo de Northampton (Inglaterra), Mons. Peter Doyle, sobre el hecho que está “buscando un clérigo idóneo para comenzar una investigación” se realizó durante la Conferencia Americana de la Sociedad Nacional de Chesterton en Worcester, Massachusetts, (Estados Unidos).

El anuncio causó gran emoción, “las personas se pusieron de pie, comenzaron a aplaudir. La gente lloraba. Fue un gran momento” ya que “mucha gente ha estado esperando esto durante mucho tiempo”, dijo Ahlquist.

Chesterton, quien bajo la influencia de su esposa fue anglicano y posteriormente en 1922 se convirtió al catolicismo, era conocido por su ingeniosa escritura y amor a la búsqueda de la verdad. Sus escritos influyeron en el pensamiento de muchos conversos y escritores, entre ellos el irlandés Clive Staples Lewis.

“Tenía una bondad que sólo emanaba de él. Los relatos biográficos siempre lo presentan muy alegre, caritativo, humilde y bueno, por lo que atraía la atención de todo el mundo incluyendo a sus enemigos intelectuales y filosóficos”.

El autor de numerosos ensayos literarios, novelas, poesía, obras de teatro, obras filosóficas y apologética cristiana, era “un defensor elocuente de la fe católica” y “muy profético”.

Ahlquist resaltó que “definitivamente él (Chesterton) vio lo que está pasando en nuestra cultura, los atentados contra la vida, contra el matrimonio, las enormes diferencias económicas que existen.  Parece que acertó en todas esas cosas. Pero lo hacía con alegría, con caridad y bondad, sin golpear la mesa de la condenación”.

Se piensa que la causa de canonización de quien vaciaba sus bolsillos para los pobres y mostraba su gran amor y aprecio por los niños, se ha visto aún más motivada tras la elección del entonces Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Jorge Mario Bergoglio, como el Papa Francisco el 13 de marzo pasado.

En una carta con fecha 10 de marzo de Martin Thompson, Presidente del grupo en Inglaterra, al Embajador Argentino, Miguel Ángel Espeche Gil, miembro del grupo en Argentina, escribió que Cardenal Bergoglio “nos alienta en nuestra aspiración de ver el inicio de la causa de Chesterton a los altares”. Se informó además que había aprobado el texto de una oración privada para la canonización de Chesterton.

El Pontífice fue miembro de un comité de honor de la conferencia de la Sociedad de Chesterton argentino, celebró una misa para la conferencia y también posee varios libros del escritor inglés.

Chesterton “siempre hacía la señal de la cruz sobre una habitación antes de entrar en ella” y podía recibir la Eucaristía con gran emoción, explicando “Tengo miedo de esa  tremenda realidad”, contó Ahlquist.

Aún así, el apologeta “no es el santo estereotipado”, continuó Ahlquist, señalando que la profesión de Chesterton como escritor estaba “justo en el medio de los latidos del corazón en el periodismo de Londres”.

Ahlquist, quien fue bautista, dijo que la idea de que alguien como Chesterton podría ser un santo fue lo que le atrajo a la Iglesia Católica.

“El hecho de que ese periodista de 300 libras, que fuma puros podría ser un santo de la Iglesia Católica me hizo comprender lo que es la comunión de los santos trata. No son sólo un tipo particular de persona”, subrayó.

Las primeras etapas de la causa de canonización incluyen la recopilación de pruebas de la virtud heroica.

Cualquier investigación para la santidad puede llevar muchos años, y no todas las causas son exitosas. Son necesarias una investigación del Vaticano y dos milagros reconocidos atribuidos a la intercesión del candidato para ser declarado santo.

Envío

Borges y Bergoglio, que en vida del primero intercambiaron diversos abrazos y cumplidos, ahora están más cerca todavía, tomando un vino por Chesterton, que debe compartirlo con muchísimo agrado.

¿Y qué importa que uno tenga tantas dudas sobre la religión y sobre Dios, y tantas sospechas?

La envidiable fe de muchos me sostiene.

Mis bendiciones

Mora

PD: ayer, cuando terminé de escribir, empezó a llover, y hoy el verde parece estar resucitando.

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

5 respuestas a “Chesterton, la santidad y los pastos secos”
  1. Jose Itriago dice:

    La verdadera vida debe dejar a un lado la singularidad, para poder formar parte de algo donde a veces se da y con frecuencia se recibe. Se puede dar, pero solo acercándote a lo esencial, lejos del plano del erudito, tratando de atraerte a ti mismo o a las personas que puedan estar contigo, aunque sea transitoriamente -y todo es tan transitorio- . De nada vale (salvo demostrar tu propia soledad) hacer el esfuerzo de lanzar a los cuatro vientos misterios de la ciencia, de la vida, del amor y, peor aun, de las creencias. Crees que estás dando, mientras caminas hacia atrás.

    A veces, ya depurado de tanta callosidad extrahumanas, más a flor de piel, se alcanza la capacidad de recibir, porque le das oportunidad a los demás para que intuyan tus vulnerabilidades, las sientan como de ellos y traten de remendarlas, para tu bien. Es muy difícil saber recibir. Hay que estar muy desnudo.

    No es fácil entender que el predio pajizo es un jardín. Las palabras tienen tantos significados como necesitemos y las necesidades de cada quien son distintas. Si quieres ver jardín tienes que entenderlo como crees que al final, algún día, lo verás o como ya lo viste y lo recuerdas. Tu interlocutor tiene que saber cuál es el sentido de jardín que le das a ese espacio tan muerto, tan angustiosamente acabado y si lo descubre, y si coinciden, lo verá frondoso y resplandeciente.

    Cada vez que empezamos a conversar con alguien o leer algo, entramos en un mundo desconocido: el de los significados de cada palabra que sintió quien lo dijo o lo escribió. Cuando las personas se comunican se refieren a algunas realidades y a muchas ficciones, que bien pudieron ser realidad, que quizás estuvieron muy cerca de serlo o que se incrustaron de manera permanente en ellas. Tienes que aceptar que en la vida valen tanto las oportunidades que aprovechaste, como las que se te escaparon de las manos. Valen lo mismo los sueños jamás realizados y que son lo que te hacen lo que eres hoy y, seguramente, lo que serás, que los logros acumulados. Todavía diría más: los sueños que no se realizaron pero que logras seguir viviendo, son más puros, más cercanos a lo que necesitas. Lo logrado, desafortunadamente, es una aproximación o un compromiso social, como una piedra sin tallar o peor, tan desgastada que está llena de fisuras.

    Thoreau en Walden escribió:

    … No hablaría tanto sobre mí mismo si hubiera alguien a quien conociera tan bien como a mi persona. Desgraciadamente, estoy limitado a este tema por la estrechez de mi experiencia…

    Y del mismo Thoreau:

    … La luz que enceguece nuestros ojos es oscuridad para nosotros. Solo alborea el día para el cual estamos despiertos. Hay aún muchos días por amanecer. El sol no es sino una estrella de la mañana…

    Confucio dijo: Saber que sabemos lo que sabemos y que ignoramos lo que no sabemos es el mejor conocimiento. Preveo que cuando un hombre haya convertido un hecho de la imaginación en un hecho de su entendimiento, todos los hombres a la larga establecerán sus vidas sobre esa base.

    Por eso, veremos jardines hermosos en tierras yermas. Nosotros también somos yermos, apenas florecientes en la esperanza de nuestros hijos y nietos, tratando de avizorar la lluvia que los florecerá.

  2. Roberto Sartoro dice:

    …..Ah! Que bueno…!
    Recordé que cuando era joven viví en AGUA DE ORO y solía caminar por ese arroyo que solo tenia mucha agua cuando llovia…
    O tempora O mores!
    Donde encontrar ahora un caballo que venga a comer pasto a mi ventana?

    Tambien recordé que en aquellos tiempos se leia a Chesterton…. y las aventuras del “Padre Brown” parecian fascinantes….. como lo recuerda el mismo Borges en un famoso poema…

    Y hoy ya jubilados, con ganas de estar en algún geriátrico que nos cuide, nos damos cuenta de como ha cambiado el mundo….!

    Nostalgias? Como no vamos a poder tener un SAN CHESTERTON, si tenemos un PAPA ARGENTINO y hoy SAN PERON…?

  3. Mirta Beatriz Gariglio dice:

    Mora: Cuando JLB en el párrafo transcripto habla sobre los atisbos atroces en que suele incurrir Chesterton y da como ejemplo, entre otros, al árbol que devora pájaros y que en lugar de tener hojas tiene plumas, sin duda, se refiere al relato policial “Los pájaros del orgullo”. Como decía el mismo JLB “algo en el barro de su yo propendía a la pesadilla”. ¡Caramba! Después de leerlo y por varios días me quedó una mezcla de sensaciones que iban del horror al vómito. Aún me pasa.
    La leyenda expuesta en el cuento dice que el ermitaño san Securiti en tierras africanas oró para que sus buenos compañeros, los árboles, pudieran liberarse y andar de vez en cuando como los animales pero, mansamente, sin causar daño. El hombre fue escuchado y lo consiguió.
    Más, ocurrió que uno de los árboles oyó la voz de un pájaro que le hablaba con la misma voz que alguna vez habló desde un árbol en forma de serpiente.Esta voz persuasiva hizo que en él surgiera el deseo irrefrenable de aniquilar y engullir pájaros. El instigador colmó la copa del árbol de sus pájaros de orgullo,de fastuosos pavos reales.El árbol los destrozó, los devoró por completo y luego volvió junto a sus compañeros.
    Al llegar la primavera, mientras el resto de los árboles se llenaban de primorosas hojas, él en cambio, se cubrió de plumas verdes matizadas de azul que, cuando arreciaba el viento producían un sonido estridente que recordaba el graznido del pavo real.
    Así fue como el ermitaño se dio cuenta del pecado cometido por el árbol y por ello lo sujetó a tierra y ordenó su inmovilidad.
    Luego, todo el relato detectivesco gira alrededor de esta alegoría en la búsqueda para llegar a la verdad y resolver el caso que se plantea.
    En realidad, lo que surge es una controversia entre la sabiduría o conocimiento popular para llegar a conclusiones certeras aunque se desconozcan las causas científicas y la fatuidad de los convencidos de su racionalidad condescendientes con la supuesta ignorancia de las personas simples. Se hace difícil entonces encontrar una verdad cuando se juntan la ignorancia y los prejuicios.
    Chesterton proponía la dualidad, el contraste y defendía a capa y espada el sentido común, el optimismo y el entusiasmo ante la vida.
    Fue agnóstico, anglicano por su mujer pero, parece que él lo que quería era convertirse al catolicismo, cosa que recién pudo hacer cuando convenció a su mujer para que ella cambiara de culto. Quizá por eso su hermano decía:” tocaba las campanas para que los demás entrasen en la iglesia mientras él se quedaba fuera”.
    Y ahora el pedido de beatificación y canonización…Mmm. ¡Voto al Cura Brochero!
    Mis cariños
    Perla

  4. Joise Morillo dice:

    Saludos, Mora querida.

    Excelente analisis Mirta   Figurarse acierto derivado de un estudio de la persona humana es cosa facil, lo dificil es anudar la voluntad de almas en funcion de aceptar las cosas y hechos ralizados por la persona en consideracion como producto de la virtud del mismo, y no del egoismo,  la vanidad y, el egocentrismo; por otro lado desconocer la virtud del indivuo es  producto, en gran nivel, de la mezquindad y la envidia.

      No conozco de Chesterton, mas, vuestras narraciones -Mirta y Mora- me han transportado a una deduccion, apriori, del caracter benevolo moralista del posible “Santo” sin embargo deseo compartir el ansia de mejorar la calidad de vida del individuo humano, en funcion de lo terrenal y no de lo divino.  

    Agrego. No importa el tipo de culto, si la adopcion de un mesaje teleologico o proyecto de bondad originado del mejor de los maestros “Jesus”! Esa algoria -la del arbol caminante- es el antipoda del proverbio.  

    “Cuidame de las aguas mansas; que de las bravas me cuido yo”

      Ese es el vivo reflejo del rufian de oficio, del politico felon, ese que se aprovecha de la ignorancia de las masas con un discurso demagogo, le hace caer en su poder y luego le desprecia y humilla ante sus desmanes megalomanos y tiranicos, imponiendole toda clase de restricciones y normas en funcion del gobierno, del poder en sus manos.  

    Empero, ya decrepito, insiste promoviendo su herencia despota e ilegal, todo un feudalismo, feros y diabolico, todo un Castro, Jom Kim, Stalin, Mugabe, etc.   Con el fin de poner en otros la culpa de los, sus, errores que jamas reconocio.

    DIOS BENDIGA A FRANCISCO I

      Os ama Joise  

  5. Joise Morillo dice:

    Feroz por feros, perdonen tambien la falta de acentos.

    Gracias

    Os ama
    Joise



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom