Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Enero, 2013

El odio a la música

Escribe Pascal Quignard:

“La morada de los ruidos y sonidos (El Nuevo Paisaje Sonoro) delimita en el espacio una delgada película circular celeste, cuyo espesor es inferior a la centésima parte del radio de la tierra. Este envoltorio incluye: 1) la superficie de las tierras que emergieron de las aguas; 2) una fracción de profundidad de los mares; 3) la región aérea que rodea a estos dos elementos.

“El conjunto de sonidos propios de los vientos, volcanes, océanos y la vida que surgió en las tierras que emergieron de las aguas es de una diversidad tal que impuso un canto específico a todos los oyentes del mundo (Un mundo sin fronteras).

“La morada de las voces animales en el mundo es delgada.

“La morada de las lenguas humanas en el mundo es minúscula. (Diccionario Chayma).

(…)

“El fascismo se vincula al altoparlante. Se multiplicó con ayuda de la ‘radio-fonía’. Luego fue relevado por la ‘tele-visión’ (Fascismo y nazismo).

(…)

“La música, desde la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en un sonido no deseado, un noise (en francés en la traducción al español), para retomar una antigua palabra de nuestra lengua.

“Incluso los reservorios de silencio que constituían los espacios de oración en el mundo occidental, particularmente las iglesias y las catedrales cristianas de rito católico, fueron dotados de bandas sonoras que buscan acoger al visitante y evitarle la angustia del silencio y también, lo que es más paradójico, arrancarlo de la posibilidad de la plegaria” (Camino de la sangre hacia la luz).

(Continuar leyendo »)

Monografias

La Victoria de Gabriela

Hace algunos años se estrenó en Buenos Aires una obra de teatro (Teatro fuera de los teatros y otras poéticas de fronteras)  llamada Eva y Victoria. Trataba de demostrar el inesperado parecido entre dos mujeres argentinas naturalmente opuestas en linaje, cultura, educación e idiosincracia, como fueron Victoria Ocampo y Eva Perón (Música culta y política en Argentina entre 1930 y 1945).

No vi la puesta ni leí el libro, pero siempre se me hizo rebuscada la idea de ese hilar tan fino hasta encontrar semejante semejanza (Analogía del ser).

Creo que todo empezó por la historia del feminismo de ambos personajes (El feminismo en Argentina), del deseo compartido de que las mujeres de su clase gozaran de los mismos derechos del hombre… de su clase -lo que no compartían era la “clase”.

Más parecido, sorprendente y real, encuentro entre Victoria Ocampo y Gabriela Mistral (Literatura Hispanoamericana), y existe un libro que me da la razón.

Esta América nuestra, con introducción y notas de Elizabeth Horan y Doris Mayer, publicado en El Cuenco de Plata en 2007, recoge parte de la correspondencia que sostuvieron estas dos mujeres -una argentina, otra chilena- entre 1926 y 1956.

Decir que son iguales ambas literatas sería injusto, pero agregar que son iguales como las dos caras de una misma moneda “y de su metal único”, al rezar de René Daumal, se aproxima bastante (Antología de poesía cubana. Cuba y la noche).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Mudanza

Ahora que me voy a mudar (Análisis de 2 Sonetos de Garcilaso de la Vega), observo cada milímetro de la casa que dejo como si la estuviera edificando (El Arte griego), edificando más bien su destrucción (La destrucción de Europa), y acaso cómo quedará sin mí.

Alguien muy secreto (El secreto mejor guardado), muy futuro (Escuela y futuro) o tal vez muy antiguo encontrará mi sombra sobre una pared; alguien, en esa sombra, escuchará mi silencio y leerá mis palabras, descifrará la música que tuve (La música de la India).

Al fin ese habitante que vendrá desde lejos entenderá mi razón y mi debilidad. Dirá que yo fui una mariposa con las alas juntas que durmió tanto que despertó siendo yo misma, como en el cuento pero al revés.

El cuento que menciono -que Borges y Bioy Casares (La invención de Morel) recogen en Antología de la literatura fantástica- asegura que cierta persona cuyo nombre no recuerdo soñó que era mariposa, y al despertarse no sabía si era un hombre que había soñado ser mariposa, o una mariposa que estaba soñando que era un hombre.

Explicación

Pero, como todo esto surgió a partir de que me tengo que mudar -otra vez-, voy a regalarles -al que no le guste el regalo, que lo diga o que lo devuelva cambiándolo por otro- uno de mis poemas.

En el libro donde está publicado se titula “Conjuro”, pero yo ahora mismo lo rebautizo, ya se llama “Mudanza”.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Síntomas - El de la libertad

Entre nosotros existen muchos síntomas que se agudizan según la época del año, según la edad y según el clima (Borderline).

El año nuevo (Cómo prepararse para un año nuevo) es ideal para despertar el síntoma del deseo de eternidad, pero a ése ya lo hemos mencionado hace muy poco (Borges y la eternidad en construcción).

La navidad suele hacer aparecer virtudes de bondad hace tiempo dormidas, lo cual es bastante insólito, ya que la mayor parte de los que padecen esta sintomatología no son creyentes (El Ateísmo de Albert Camus).

En cuanto a otras enfermedades curiosas, hay una que comienza lentamente y se resuelve a veces en tragedia, y es el mal de querer ser libre (La Libertad).

Digo “mal” ante la imposibilidad que por el solo hecho de haber nacido tenemos los humanos de ser libres como los pájaros (Asambleas de pájaros), inocentes como los perros, hábiles para sobrevivir como los animales salvajes.

Acá les dejo un relato muy breve de algo que le sucedió a una muchacha -el síndrome de libertad suele darse en individuos jóvenes (La Adolescencia) aunque esta patología aparece también, muy raramente, en los ancianos (El viejo en la historia).

La libertad

El primer síntoma fue una lluvia sin corazón que asoló el pueblito y se llevó algunos objetos, algunas maderas que naufragaron, el esqueleto del perro que estuvo seis años enterrado en el jardín.

El segundo, la fiebre, por las noches, entre las pesadillas.

Las pesadillas eran asombrosas y provenían de la misma fuente de los días que estaba atravesando. Había llegado a los veinte años saturada de historias de terror; el lugar donde vivía, el jardín, el bosque, el pueblito mismo, entero, era un antiguo cementerio; y cada paso que daba removía cenizas y fantasmas.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Pelotazo fantasmal


Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda