Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Cinco poemas para mis dulcísimos amigos

Se me ocurre escribirles poemas (Entre poemas, canciones y otros géneros) para agradecer “vuestros” aportes (De Leopoldo Lugones: “El Psychon”). No hay otro modo.

Fabi Risso es artista -plástica (Inmigración y plástica: los pintores).

José Itriago es un escritor maravilloso (La palabra, el escritor y la poesía).

María José López es una poeta dulcísima (Antología de poesías cortas).

Joise Morillo es una multitud de cosas, y entre otras filósofo (La Filosofía).

Isabel Salcedo también es escritora, y me alienta muchísimo (Cultura como imagen de América Latina).

Para Fabi Risso

Señora, somos ramas que se parten

pero no bosque, somos

manos que salen de nosotras

en medio del pavor.

¿Y quién sobre la cama nos aparta

rasgando una mujer en dos espejos?

Señora, somos madres de nosotras,

no leche, no deseo,

follajes encendidos adentro del reloj,

¿y quién vigila tanto las horas que nos mata?

Pero si nunca fuéramos navíos

y si yo no tratara

de no decir palabras repetidas

diría somos náufragas aferradas a una lima de uñas,

diría somos sílabas de palabras de un verso muy sufrido;

pasamos como rimas, como lunas.

Para José Itriago

Vagos borradores de mi vida deben pasarse en limpio

y esta hojarasca donde están las palabras

en exageración de sentimiento

será posible

corregir, limar rosas y tumbas,

extraer lo romántico, que para mí es en verdad lo terrible,

como palabras que pesan demasiado,

desequilibran el poema,

para que perfecto

mi cuerpo se levante como un canto,

un canto que cantan los pájaros mejores

y el alto vuelo del vivir sea mi arte.

Para María José López

La súbita alegría

desde el sentir, abre sus largos ojos;

en donde estaba el corazón hay un alivio

y el sentir es un río

de palabras que van hasta la orilla

donde un rey las recoge,

las abre de raíz,

como si fueran peces las pesa en el misterio

las limpia, las ordena

en el vacío lleno de columnas,

y se ve en el silencio la sonrisa

del vocablo silencio.

Qué placer que no esté el corazón,

qué llegada

la de uno a sí mismo

como el huésped mayor, el esperado,

ausente por presente en la orfandad

y que ahora regresa aunque haya muerte

con la vida gustada en el  beber

de un vino que destierra hacia los montes

donde otras criaturas

beben eterno e infinito.

Para Isabel Salcedo

Señor de las vocales, señora de las consonantes

prende una vela en mi altar desvaído de palabras,

adoro al Verbo y su Sonido,

al Sustantivo y sus asociaciones.

Cuando un ángel supo de mí que dormía en el silencio

me buscó para darme carne de abecedario,

alas de conjunciones. Quiso que yo supiera hurgar

cada vocablo hasta la raíz, donde se inicia

la triste lastimadura de la verdad al sol.

Señor de las vocales, eres un astro, y tú una estrella

diosa de las consonantes,

por qué no puedo llamar al mundo con mi voz

y por qué estoy aquí, entre los prados que merecen la pena de llorar

y no allá, entre las luces que desmoronándose

felices mueren aullando de fulgor.

Para Joise Morillo

Por qué morir especialmente un día

dejando que me mime la muerte,

y tan ausente, tan ausente, no sé cómo decirlo

yo, tan ausente de siempre,

y sólo para ser un poco de una flor.

Por qué morir, si no tengo ni un gesto de asentir

que me lleven, ni un gesto aproximado

de no ser yo o de olvidar

esa caja secreta que somos

en el misterio de los días claros,

como si mi vivir fuera de otros,

como si mi morir fuera la idea

que puede desprenderse de mi cuerpo.

Mora

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

12 respuestas a “Cinco poemas para mis dulcísimos amigos”
  1. Jose Itriago dice:

    Para no perderte entre tanta hojarasca, entre los borradores de obras jamás concluidas, apenas vividas un instante, el necesario para escribir cuatro líneas que deberían resumir la idea y la intención de terminarlas después, para no perderte, sigue siempre el rayo de luz: debe ser el camino. Pero es más fácil decirlo y saberlo a plena conciencia, que hacerlo. Es cambiante, a veces hasta retorcido, se une a enjambres donde su semejanza con el resto lo hace casi indistinguible y de pronto sigues el que no es, que te podría llevar a un extremo opuesto, desconocido, capaz de acabar cualquier esperanza y dejarte allí, hecha un ovillo, desalentada, con un cansancio premonitorio.

    El camino, por más que venga en la forma de un rayo, no es ornamental, como uno quizás lo entendió al principio, cuando la luz encandilaba y jugaba al menor movimiento, lanzando haces multicolores a cada paso, cada roce, cada palabra; un ornamento que llenaba el espíritu de alegrías.

    Estábamos lejos de descubrir que cada trecho, cada milímetro, que en cada ondulación diferente, hay algún significado, quizás ajeno a uno. Que ese camino representa la condensación de todas las pasiones, alegrías, tristezas, toda la vida de uno.

    A veces, al andarlo, parece que vamos de regreso, hacia mejores días, como si nos renováramos o retoñáramos, pero de inmediato aparecen los deterioros que lleva marcados por las perplejidades que no tuvieron cabida en nuestra humanidad, que están más allá de cada uno y el deterioro lo ves como agujeros de cintas antiguas castigadas por la polilla; y es que no cupieron, no fue posible y ese desandar el camino te obliga a reconocerlo, algo que, naturalmente no quieres. Nadie lo quiere. Pero el camino es así, con esos retrocesos que te alejan mientras vas hacia adelante.

    De todas maneras, tienes que seguir siempre el rayo de luz. No lo pierdas ni lo confundas. Hay millones, pero tienes solo uno para ti. Sigue siempre tu rayo de luz.

    Eso trataba de decirte, mientras creía haber descubierto el secreto para aislarnos de las angustias de la melancolía y los recuerdos ya decapitados y desde muy lejos, más allá de la bruma de los horizontes, de todos ellos, tener fuerzas para alimentar la esperanza de que tu cuerpo se levantara como un canto, el de los mejores pájaros. Pero obnubilado por la luz, siempre la luz, no percibí hasta hoy que a ti, en cambio, te basta el alto vuelo de vivir para llenar tu vida, para hacer tu camino, para seguirlo sin siquiera mirarlo o buscarlo. Ahora trato de recoger mi propio trayecto para trazarlo de nuevo, más sencillo, quizás un poco lleno de polvo y pequeñas piedras del camino, que ya no veré como obstáculos, sino como adornos o compañeros, no me atrevo a diferenciarlos a priori.

  2. Joise Morillo dice:

    Besos,

    De letra prolija, pulcra, tierna y bella Mora, quisiera que fuerais mas que maga, Diosa, para que pudierais ver y palpar con el tacto la fortaleza de mi agradecimiento por tan sublime gesto de amor, descifrado en vuestra bella poesía.

    Os ama

  3. Joise Morillo dice:

    Os ama

    Joise

  4. Joise Morillo dice:

    La fuerza de la poesía, el amor y el arte

    Tengo vuestro garbo pleno y prolijo,
    Fecundo entre las sienes que entretejen
    esa valiente forma de voz escrita,
    la palabra viva en los campos y las ciudades
    danza que ofusca los malos intentos y llena de gozo
    las ninfas y el ópalo de mis entrañas y cimientos.

    Ahora, aguerrido y comprometido con la fuerza de crear
    para vos, para todos, jamás me opondré
    a vuestro canto.

    Se que jamás veré el crótalo de la maldad
    en las palabras de vuestros versos, mas, como miel
    que derrama una mirada
    gloria será como diapasón para el tímpano
    con melodías galácticas ofrendadas
    en celestes lares se convertirán sus posadas
    al disfrutar vuestras doradas tonadas y sonetos.

    Aurigas pendencieras y grotescas irán cayendo inertes
    ante la belleza inexorable del arte,
    dejando estelas de dolor candentes
    rendidos a la fuerza del amor
    que como pendón vuestra poesía tiene su estandarte.

    Os ama

    Joise

  5. Salvador Pizano dice:

    Los amigos dulcisimos como dice usted, son en verdad estupendos amigos a los cuales en todo momento son de admirar, pero no tan solo a ellos sino a Usted tambien.
    Gracias.
    Salvador PIzano Castro

  6. marta diaz dice:

    Me gusta mucho lo que he leído y quiero preguntar cómo puedo hacer para aportar mis poemas y reflexiones.
    Gracias
    Marta Díaz Petenatti

  7. fabi risso dice:

    Mora…junto a éstos tus bellos versos está ésta nuestra bella llovizna
    Gracias !

  8. fabi risso dice:

    GUAUU!!

  9. isabel salcedo dice:

    ¿por qué estoy aquí, entre los prados que merecen la pena de llorar

    y no allá, entre las luces que desmoronándose

    felices mueren aullando de fulgor?

    Mis milparabienes para quién Mora…

  10. rosendo rodolfo sanchez cuevas dice:

    Hola, señora de las palabras alucinantes, quisiera saber como puedo dejar un poco de lo que escribo, usted ha sido una inspiración desde hace tiempo…y al igual que usted me gustaría la oportunidad de enseñar y de dar a luz a lo que escribo…espero me tome en cuenta
    Gracias…
    Y excelentes pensamientos.
    Felicidades :) !

  11. maria jose lopez dice:

    Mi querida Mora,
    ¿ Como expresar todo el agradecimiento que siento ?
    Es un honor para mí y me colma de felicidad tú poema ,y te estoy infinitamente agradecida.

    Una sonrisa puede encubrir
    una lagrima,
    y mil risas tapar una pena,
    no hay alivio sin el corazón.
    ¿ Quién dijo que el alma no duele?
    ¿ y que unas palabras no alegran?
    He buscado una pluma
    en la orilla,
    entre el rio y el mar,
    más con la magia de tus palabras
    el agua volviose seda,
    y las nubes….
    paraisos de luz y coral.
    Es un honor…..
    para este pobre traje mio
    que el ronco viento esparce y desordena
    que me escribas un poema.
    Tú que ……
    Eres arpa de oro
    onda sonante que esparce
    tiernas gotas de rocio en la madrugada
    brisa primaveral en el atardecer
    astro de luz radiante al anochecer.

    Os quiero

    Maria jose

  12. isabel salcedo dice:

    Se Alza mi VOZ.
    Y se ensalza,,,es cierto
    Entre las vocales y las consonantes,,,entre frases Heroicas y otras no tanto…Entre Palabras Gloriosas -que son las que mas Amo-
    como por ejemplo:
    Belleza Luz Fuerza Silencio
    Cuatro Pilares de una nueva Esfera,,,-ella misma me eleva-
    Amo cuándo puedo elevar mi Vuelo suelto, cuándo puedo elevar la Mente y darle Alas al Alma…siempre sucede a través de las Palabras…Ahí esta la Magia.
    ¿Donde esta el Universo?
    Si el Universo es Mental, de que materia esta hecho? Y adónde van las palabras?
    Les doy una pista,,,
    En el principio era el Verbo…
    Y donde esta entonces el Misterio?

    Que sera más Amable entonces? El Verbo o el Sonido?
    El Sonido Primordial, aquél que Vibra en mi cuerpo en las noches, al amanecer y en la madrugada.
    Yo Misma Soy Amor entonces!!! y sin embargo mi anhelo asi se llama…

    Gloria Regocijo Vida Sabiduría

    Respiro hondo mientras las piensó,
    respiro eso a que Aspiro…
    Alabanza, Alabanza, Alabanza,
    Amor, Amor, Amor,
    Gratitud, Gratitud, Gratitud,

    Todo esto que envió al Universo -en Silencio- y regresa multiplicado para mi Dulcisima Amiga Mora…

    P:D: Y la última (cuarta) me la guardo para la propicia ocasión.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda