Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Septiembre, 2012

El nombre del amor

Uno cree que ése es el nombre justo del amor, del amor de su amante, y es el nombre de nadie (¿Qué puede representar el nombre propio para la psicología?).

En la poesía, para dar un ejemplo, cuando la mística va desapareciendo (Simone Weil: hombre, trabajo, redención) se deja entrever oscuramente el nacimiento de lo erótico (El arte de hacer el amor). Y hay una mezcla extraña de amor a Dios y de amor de pasiones en esos siglos crepusculares de la Edad Media y del Renacimiento (Literatura medieval y humanismo).

Del cuerpo de Dios se desprende el cuerpo del amado que se amará sin ninguna tintura espiritual (Erotismo, amor, ternura y sexualidad).

Y hasta el mismo Jung asegura, con toda la gravedad de su ciencia (La personalidad), que los intensos amores carnales son puro amor a Dios, o a la divinidad desconocida (Los dioses del cotidiano), o a eso otro que no encontramos y que también podría llamarse con el nombre de uno de los dioses, aunque la o el elegid/a/o se llame Clara o se llame Jacinto.

Amamos al fantasma de Dios cuando desesperadamente nos refugiamos en los brazos de uno de carne y hueso; amamos el fantasma del ser humano cuando lo buscamos en la iglesia, la sinagoga o los templos hindúes, budistas o musulmanes.

Nada explica sin embargo el misterio de buscar sin saber, sin querer encontrar, o de encontrar sin querer, de desear que ese fuego no se apague jamás, es decir, de no quererlo del todo, de ir descubriéndolo a tientas, al amor, digo.

¿Qué es este vacío con el que nacemos, agregado a nosotros?

(Continuar leyendo »)

Monografias

Severo

No se sorprendan: hay nuevos agradecimientos… (Te comiste mi cuy…).

Como es habitual, a José I. y a Joise, perfectos e infaltables.

A Juan Lestuzzi, que algunas veces participa con todo el ardor de su edad (La juventud).

A Oswaldo R Ordónez, ¡un galope a caballo estupendo! (El cuento literario o la concentrada intensidad narrativa).

A José Gómez, y su envidiable fe (La resiliencia de la fe).

Anoche escribí este cuento, que se llama “Severo”

Empezó creando pequeñas estatuas de Cristo, todas de yeso, todas iguales, que colocó en una larga tabla sobre la cabecera de su cama (Inmigración.Escultura).

La madre solía decirle que Cristo era distinto, que no siempre estuvo crucificado, pero la idea de no pegarlo en la cruz lo desesperaba, ¿cómo apoyar ese cuerpo molido? (Construcción de la inteligencia de un niño).

La madre le decía que el cuerpo de Cristo era bello, de miembros largos, firmes, y hasta tenía brazos musculosos.

Para Severo, sin embargo, lo más artístico era el sufrimiento, la cruz cuando cayó cuando Él la llevaba.

Lo que la madre le leía en la Biblia tampoco era muy optimista, ella tampoco lo era, él, Severo, tampoco.

Así que durante mucho tiempo la madre siguió leyéndole los pasajes más amargos –pero se suponía que le había leído ya toda la Biblia, en treinta años de lecciones.

(Continuar leyendo »)

Monografias

La fiesta está por empezar

La fuente de la poesía envía largas serpentinas de voces desde cualquier lugar  (Historia de la Poesía). El bosque, el mar, el asfalto, la montaña, los campos florecidos o nevados -yo, ahora que empieza la primavera, tengo cerezos y ciruelos en flor (Tierra Indígena).

¿Quién es el que pregunta si puede publicar uno, varios o muchos cuentos o poemas?

Esta página es el lugar que imaginé para reunir vuestras voces, en el bosque, el mar, el asfalto… Pueden enviar todos los escritos que deseen, editarlos acá.

Muchísima gente va a leerlos, van a atravesar la alegría, el dolor y la esperanza de muchísima gente, van a llegar a espíritus aún despiertos -¿o aún dormidos?- y a espíritus que no se sabe dónde han despertado (Antropogénesis según Steiner).

La poesía es una locura incurable y eterna. Junta palabras como flores -flores negras o blancas- y se las da en ramos ardientes a las almas (La locura de Don Quijote).

Conocidas, desconocidas, almas siempre hermanas.

La mano tiene la urgencia de escribir sobre el papel los signos que están durmiendo en todos los otros órganos del cuerpo y del alma, y dárselo a cualquiera. Antes de escribir, el ser humano es poesía; al dársela al papel, la transmite a posibles, infinitos destinatarios.

¡Envíen todos sus escritos, Poetas!… Sus cuentos, sus fragmentos de diarios…

Los surrealistas ya certificaron que la poesía debe ser hecha por todos. ¿O fue el conde de Lautréamont el que lo dijo, y los surrealistas lo sacralizaron? (Lautréamont y el surrealismo).

Perdón, porque a veces no voy corriendo a fijarme si lo que les digo es rigurosamente exacto. Mi anecdotario tiene páginas en blanco y letras borradas por el tiempo (La memoria y el olvido) , pero conserva con fuerza de sentencia dos mensajes sagrados:

“La poesía debe ser hecha por todos” y “No hay poeta ni malo ni bueno; no hay poeta que en alguna ocasión de su vida no haya escrito el mejor verso del mundo”.

De versos y de cuentos se trata la poesía. ¿Listos?

Basta con que respondan a esta o a próximas entradas, y a la respuesta le adjunten sus escritos. Tampoco es necesario que digan nada de lo que yo les escribo, ni de lo maravillosa que soy; sencillamente, transcriban lo que escribieron.

La fiesta está por empezar.

Ya demasiada gente la anticipó: escritos para siempre de José I., de Joise, de Judith, de María José, de la muy blanca y ahora ausente Blanca Estela y otros, tantos que, como Celeste y Celestino, recién ahora se me ocurren para agregarlos, queriéndolos tanto.

A propósito de ausencias, leí una broma de Macedonio Fernández (Macedonio Fernández, precursor del Don Quijote), que me hizo reír mucho:

“En aquel café había tantos ausentes que ya no cabía nadie”.

Aparte, como la prosa también es la poesía a veces con derechos muy legales, les envío el comienzo del cuento más hermoso que he leído en esta última época -de lectora, época, digo.

Lo extraigo de La rebelión de la flor, de la uruguaya Armonía Somers, que publicó el Cuenco de Plata de Argentina.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Cinco poemas para mis dulcísimos amigos

Se me ocurre escribirles poemas (Entre poemas, canciones y otros géneros) para agradecer “vuestros” aportes (De Leopoldo Lugones: “El Psychon”). No hay otro modo.

Fabi Risso es artista -plástica (Inmigración y plástica: los pintores).

José Itriago es un escritor maravilloso (La palabra, el escritor y la poesía).

María José López es una poeta dulcísima (Antología de poesías cortas).

Joise Morillo es una multitud de cosas, y entre otras filósofo (La Filosofía).

Isabel Salcedo también es escritora, y me alienta muchísimo (Cultura como imagen de América Latina).

(Continuar leyendo »)

Monografias
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda