Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Viaje al corazón de lo bello y lo cursi

A veces debo agradecer a desconocidos cuestiones tan importantes como seguir viviendo (El maravilloso mundo de los valores), o que la vida siga siendo, moviéndose, caminando desnuda -la vida (La Vida)- por entre mi momentáneamente seco jardín: vino el viento de invierno, volteó todas las flores, todo el color, y quedaron los árboles pelados, grotescos, retorciéndose como en los cuentos de hadas cuando hay niños perdidos en el bosque (Pepina y sus Historias en Isla Humos).

A veces debo, como dije, agradecerles a ustedes los encuentros más bellos de estos días, el juntarnos en un camino que es de cada uno y son muchos y de repente se hace el mismo camino. Por eso resucité hace poco un viejo, viejísimo verso que habla de mis amigos pasados, presentes y futuros (Amistad civil en Aristóteles).

Y yo, que huí de la gente como huyen los animales más ariscos -en mi caso soy tal vez un lobo (Mamíferos en peligro de extinción)- y vine a refugiarme en una casa que queda frente al río y grandes piedras milenarias, pero bastante lejos de otros seres humanos -excepto de Elsa, que me acompaña en esta aventura- debo decir que a veces, leyendo lo que ustedes escriben, “se me pianta”, como en el tango, “un lagrimón” (La historia del tango).

Y después de leer lo que algunos de ustedes escriben, tengo de pronto entre mis manos un retrato que miro desde cerca, continuamente, de sus caras, sus ojos, sus sonrisas (Goya).

Sé quiénes son los que están detrás o adentro o quemándose en los bordes de la página.

¿Puede esta maquinita -la computadora- despertar emociones tan intensas?

Tal vez no es la maquinita más que un objeto en el que colocamos nuestras formas humanas, y así las recibo yo y las reciben ustedes, como un canasto de Navidad de cosas sentidas, resentidas, amargas o dulces según sean las almendras.

Los escucho exclamar, los escucho que están hablando entredientes, veo sus bocas y sus carcajadas y hasta las formas de sus calaveras.

Si con la muerte se termina todo, ¡qué adorable es cada momento, qué mágico es vernos a través del espacio y ser amigos y enloquecer de amor virtual!

Corro a buscar en algún libro de papel algo exquisito para regalarles -ya pronto los libros no serán de papel, pero qué importa si son de alas de mariposas, inalámbricos o virtuales, mientras sean: ¡ustedes tienen cara, ustedes acarician con palabras y hasta con interjecciones, mis amigos!

Algunos pensamientos de Blas Pascal

“Cuando pienso en la breve duración de mi vida, absorbida en la eternidad anterior y siguiente, el pequeño espacio que lleno e incluso que puedo ver, abismado en la infinidad inmensa de los espacios que ignoro y que me ignoran, me espanto y me sorprendo de verme aquí en vez de allá, porque no hay ninguna razón de que esté aquí en vez de estar allá o ahora en vez de en cualquier otro momento. ¿Quién me puso aquí? ¿Por orden de quién, de qué autoridad este lugar y este tiempo me han sido destinados?

“¿Por qué mi conocimiento es limitado? ¿Y mi estatura? ¿Por qué mi duración puede ser de cien años en vez de mil? ¿Qué razón ha tenido la naturaleza para hacer que fuera así, para elegir este número en vez de otro, dado que en la infinidad de los números hay los mismos motivos para elegir uno que otro, y nada tienta más en uno que en otro?

“¡Cuántos reinos nos ignoran!

“El silencio eterno de estos espacios infinitos me espanta.”

Mora

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

12 respuestas a “Viaje al corazón de lo bello y lo cursi”
  1. Jose Itriago dice:


    Es curioso que las limitaciones de nuestro conocimiento sean visibles solo a través de terceros. Quien viva desconectado del mundo no está en capacidad de conocerlas. Ni siquiera podrá catalogar como milenarias a las rocas compañeras que sienten sus pies y ven sus ojos. Dicho así, un pastor que está con su rebaño rodeado de ovejas y quizás un buen perro ovejero, que durante el día quizás solo cruza algunos monosílabos con personas que van de paso, mucho menos que los diálogos con su perro y con las ovejas que quieran oírlo, no sabe lo que pisa, ni historias. Su mundo está lleno con el conocimiento de sus animales y de su limitado medio (la negra amaneció triste; el pasto está muy seco; mira cómo se alegran cuando oyen el río). Él no tiene que sufrir por el lo breve de su estadía en el mundo, ni por qué vivirá los pocos años que le corresponden, en lugar de miles. Ni siquiera sabe la magnitud de su ignorancia en comparación con cualquier muchacho de sexto grado.

    Pero nosotros, pareciera que nos aferráramos a la visión socrática para enfatizar “solo sé que son sé nada” (Antes que Joise se enfade, aclaro que Sócrates más bien quiso decir que no se puede saber nada con absoluta certeza, pero que su expresión devino en esa lacónica sentencia) y padecemos lo mucho que ignoramos, como si necesitáramos esa parte inaccesible.

    Ver transcurrir un río es una bendición. Su rumor es un mantra protector de los vacíos mentales , llenos de retrocesos hacia lo que hubiera podido ser cada tramo de la vida, hacía el inconformismo sobre la vida que llevamos que, después de todo y en especial, para los de edad avanzada, puede ser mucho mejor que la que nos tocará dentro de algunos años, o sea, que podría hasta ser la que después añoremos.

    Nuestra vida no es tan breve. Breves son las flores que la adornaron. Se marchitaron tan pronto que su recuerdo es confuso, mezcla de los colores iniciales con los amarillos, pardos y tierra en que los convirtieron el exceso de realidades. Pero aprendimos a reconocer en cada una de ellas, de esas flores que brillaron en su momento y ahora son apenas manchas, que había una buena razón para vivir. Hoy nos rodean otras flores, con menos brillo, menos pasión, pero más duraderas. Todo se dificulta si por recordar a aquellas, no apreciamos estas que están en plena florescencia. Allí es cuando empezamos las cuentas regresivas.

  2. Joise Morillo dice:

    Sócrates, ante los sofistas, dudando de su sabiduría, les contesta

    “¡Solo se que no se nada de lo que no se!”

    Linda vuestra reflexión querida Mora, saludos.

    Matusalén nunca supo que edad tuvo cuando murió, los que especulan sobre esto se regodean en elucubrar, sin embargo la historia bíblica como un buen libro de conducta humana, ética y moral, se dedica a el con versos alentadores como fundamentos de desideratas.

    También, la visión romántica de José, muy bella, tiene un fundamento sublime, que es la voluntad de la creación, como una formula matemática en función de ese rio del que nunca volverás a disfrutar de la misma agua (Heráclito), el eterno retorno. Lo que no tiene solución natural, ni material, no es problema y, es mejor obviarla. O sea no le hagáis caso a la muerte, pues, ella infalible, cuando llegue no os hará caso a vos.

    “No dejéis para mañana lo que podéis hacer hoy”

    Os ama

  3. Joise Morillo dice:

    Os ama

    Joise

  4. Gaby Rodriguez dice:

    Puedes romper el silencio no se necesita la “absoluta certeza” si tienes la convicción…hazlo!

  5. Héctor Antonio García Tobar dice:

    Mora: Ojalá yo pueda ser uno se esos desconocidos que usted cita al principio del artículo y, aunque sea eventualmente, participe en el espíritu de alegría de su vida. Pero es que será de menos la irradiación enviada por usted y los amigos comentaristas de esta sección, que al ser recibida por mi persona, crean la reacción de otra irradiación de agradecimientos y anhelos de bendiciones hacia la vida por tener creadores de poesía y belleza.

    Desde mi país Guatemala, bastante distante geográficamente, pero demasiado entrelazado culturalmente con todo su mundo hispano, no se imagina cuánta felicidad me transmiten ustedes que tienen el don de extraerle a la vida esa hilatura de palabras que me despiertan sentimientos y pensamientos dormidos en mi corazón.

    Mora, usted y sus comentaristas me hacen mucho más agradable la estancia en esta vida terrena. Gracias por todo.

  6. Celestino Gaitan dice:

    Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario, a si?…
    …por ahora no…Gracias, ( y sigo tibio al borde de la pa’gina)

    Puedes romper el silencio no se necesita la “absoluta certeza” si tienes la convicción…hazlo!
    Que?…Quien dijo eso?…ah!!! si Gracias Gaby Rodriguez Orozco…
    …(ahora me empiezo a calentar y empiezo a hacerme visible…)

    Mora, mi Siempre Amada Mora.
    Claro que sabes quienes somos,
    se que nos ves, nos imaginas y nos reinventas,
    yo como siempre, quemandome al borde de esta pa’gina,
    las mas de las veces haciendole caso a aquel que dijo algo asi como…
    …”no rompas el silencio si no es para mejorarlo”
    Prefiero aprovechar el tiempo aprendiendo de Tus (para mi Nuestros)
    Amigos de Siempre, con tan acertadas y excelentes Reflexiones.
    Sigo avanzando…(en años y en arrugas…) pero increiblemente SOY FELIZZZ!!!
    He aprendido a disfrutar, hasta de la piedra en el zapato
    y estoy disfrutando del juego hasta el u’ltimo momento…
    (…como niños jugando a la gallina ciega, al borde del precipicio…
    …sin barandal ni malla de proteccion…)
    Aprovecho para confesarme, de todas las exquisitas travesuras que disfruto
    en vivo y a todo color, aventuras corregidas y aumentadas…
    …nuevas y extrapoladas…me refiero a nuestra vida oni’rica.
    Mora, Amigos Tod@s, los aprecio y los disfruto…
    …y aunque las mas de las veces noma’s disfruten mi silencio,
    siempre regreso a tu Rio, donde siempre corren aguas nuevas,
    aguas frescas…como Hector Antonio Garcia Tovar y
    Gaby Rodriguez Orozco…

    Reciban Tod@s un Fraternal Abrazo.

    Celestino

  7. Nancy Hidalgo dice:

    Su artículo es muy hermoso. Empecé a escribir un comentario, pero al leer los pensamientos de las personas que al igual que yo lo leyeron, y al ver la elocuencia de su verbo, preferí simplemente felicitarla y decirle que disfruté mucho su artículo. Un abrazo a todos.

  8. María Celeste Cécere dice:

    Mora Morita…. Gracias por Pascal, gracias por ser, gracias por todo!!!! Abrazos siderales…

  9. Júdith Mora V dice:

    Estoy sin internet, y poco tiempo de meterme en cybers, con uno de esos llamados “smart phone”, que si bien son bastante útiles y sacan de apuros, no son TAN smart como les llaman… qué significa esto? que me pierdo muchas veces lo mejor de “poderse conectar” y es, entre otras pocas cosas, poder entrar aquí aunque sea a leer porque el tiempo no permita otra cosa… y es que leerte siempre, SIEMPRE será mi placer.

    Y porque tú acaricias con tus escritos, esos cargados con palabras de emociones ondeantes que parecieran brotar de esa tu sonrisa dulce, hoy quiero dejarte algo que me encanta, y que de alguna forma se parece a ti

    “Aunque se borren todos nuestros rastros igual que las bujías en el amanecer…

    Aunque se borren todos nuestros rastros igual que las bujías en el amanecer
    y no puedas recordar hacia atrás, como la Reina Blanca, déjame en el aire la sonrisa.
    Tal vez seas ahora tan inmensa como todos mis muertos
    y cubras con tu piel noche tras noche la desbordada noche del adiós:
    un ojo en Achernar, el otro en Sirio,
    las orejas pegadas al muro ensordecedor de otros planetas,
    tu inabarcable cuerpo sumergido en su hirviente ablución, en su Jordán de estrellas.
    Tal vez sea imposible mi cabeza, ni un vacío mi voz,
    algo menos que harapos de un idioma irrisorio mis palabras.
    Pero déjame en el aire la sonrisa:
    la leve vibración que azogue un trozo de este cristal de ausencia,
    la pequeña vigilia tatuada en llama viva en un rincón,
    una tierna señal que horade una por una las hojas de este duro calendario de nieve.
    Déjame tu sonrisa a manera de perpetua guardiana, Berenice”

    Olga Orozco

    Un beso, enorme… y dos para Lola
    <3

    Besos perfumados para mi Jose, kaito y Celestino…

  10. martin taffarel dice:

    hola lindo el escrito me llevó de la mano de la nostalgia y también pensé que nada es más importante que ninguna otra cosa (C. Castañeda) y que el momento apropiado es cualquier momento que uno tiene la suerte de tener (H James) y que puedo y debo elegir cada día como bendición (Deut. 30.19.) un abrazo…

  11. Ronald Antonio Carvajal Segura dice:

    ¿Saben por qué no leo los periodicos…….?…….porque aun existen personas como ustedes, cuyos pensamientos siempre alegran el corazón, hermanos…..hermosas disertaciones.

  12. FRANCISCO NAVA dice:

    EL HOMBRE SALE DEL HOMBRE HASTA QUE DEJA .. DE SER..



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi