Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Yo hice mi vida de palabras antiguas

Queridos amigos (Las relaciones humanas: La triangulación del saber):

Ayer escribí un largo post para ustedes. Cuando llegué al final de esas dos mil palabras, se borraron (Las palabras ocultas en la inteligencia).

Me quedé vacía (Budismo), inquieta, sin “nada de inspiración”.

Busqué y rebusqué toda la noche mi memoria de aquellas palabras, y no la encontré, apenas si en débiles espejos.

Este viejo poema que les copio tiene algo que los enuncia, que los anticipa a todos ustedes. Es mío y lo escribí…

Prometo para el próximo post una revelación sobre este poema, al menos una curiosidad terriblemente curiosa…

Yo hice mi vida de palabras antiguas

Yo hice mi vida de palabras antiguas, de atardeceres que fueron mi carne.

¿Qué podré dar a mis amigos sino manchadas memorias, el recuerdo de calles atestadas de sombra y movimiento; de días sin obstáculos, lisos, blancos, terribles; de un sueño marino deshilado en íntimos sillones; de un amor apagado en noventa y seis horas de continuo adormecimiento; de la sangre que se sostiene de fragmentaciones y rupturas; del lento morir que ya no puedo controlar?

¿Qué dar a mis amigos sino frases que rocen el ayer, que compartimos con debilidad e inquietud, y estampas de ellos mismos inmovilizadas en mi corazón?

¿Qué a mis nuevos amigos sino un tiempo que quizá compartimos sin encontrarnos, de admiraciones inútiles y desgarradas, del descenso hacia los fuegos que consumían en su interior la luz y las serpientes del placer, del azar, y más allá la reina desnuda de la melancolía, sus cabellos, sus ojos enfermos, su piel violeta?

¿Qué dar a mis amigos sino el repetido y ambiguo presente, el tiempo que me lleva la misma devoción, que recogió las horas de viejos días en las marcas de mi rostro, que es el fantasma cuyo contorno es el de siempre, idéntico y monótono, desvanecido hacia atrás y extendido de allá hasta ahora, hasta el futuro, hasta el olvido?

¿Qué darles sino mi deseo del mar, alzado de la infancia, y mi mirada hacia las torres, las frágiles, las grises y azules torres de mi vida, que tienden la Piedra hacia el cielo, que son sagradas en sí mismas, que cuidan la aurora y me obligan todavía a esperarla?

Mora

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

8 respuestas a “Yo hice mi vida de palabras antiguas”
  1. Jose Itriago dice:


    ¿Qué más puedo pedir que tu deseo de mar?

    Impregnado de rumores de vientos lejanos. Cargado de fracciones de imágenes al arbitrio de vientos lejanos como un rompecabezas capaz de armarse de miles de formas, cada una un sueño real, apenas empañado por músicas que no le van, con otra tempo, otro modelo: hay que dar con la imagen y la música a la vez, pero el viento que silba y el estruendo de las olas al romper no dejan oír los delicados arpegios que diferencian una melodía de la otra: después de todo han sido siempre tan parecidas que uno nunca está seguro si son parte de una sola cadencia, también fraccionada por las urgencias de nuestros caprichos.

    Y lamía la sal de tus deseos de mar hasta colmar las ansias de horizontes infinitos. Pero descubrí que la bruma engaña, que desdibuja los límites y confunde las delicadas variantes de los verdes y los azules, con pinceladas maestras de violetas que irradian luces, centenares de faros armando un mensaje en código Morse, quizás, o peor aun, en otro código inaccesible para tus amantes que es, después de todo, la máscara que te permite entregar tus deseos de mar sin perderlos, sin inmutarte.

    Y hundía mis pies desnudos en el frio de tus adioses de resaca marina, mientras las arenas sobre las que me sustento se van con tu mar hasta dejarme suspendido, desequilibrado en tu deseo de mar que quiero entender, que quiero sentir en mis manos. Pero tu mar, que quiero mío, se retira cada vez más y se alisa el contorno, se hace tan plano, tan luminoso, que veo las piedras brillar tratando de retener el mar, unos caracoles ya carcomidos, unos cangrejos veloces que parecen burlarse de mi intento de permanecer con atención de faro marino descifrando misterios. Veo todo, menos la sombra que busco en el deseo de mar que dices que me diste.

  2. Salvador Pizano dice:

    Con un sentido muy profundo y un lenguaje suave, Felicidades por tan magnifico escrito.
    Salvador Pizano Castro

  3. maria jose lopez dice:

    Era de noche,y la luna pendia sobre un hilo,como siempre tan bella entre el cielo
    y el mar,alze la mano con la punta de los dedos la podia rozar. Guarde silencio
    para no profanar el sonido de las olas del mar,sentí su aroma me impregne de
    gotas de sal,mis pies desnudos sobre la arena me prometi no pensar….solo
    sentir esa sensación tran extraordinaria y hermosa,esa paz.
    Caminaba hacia la orilla,el agua me invitava a entrar, la espuma rozaba y jugaba
    entre mis dedos,avanze hasta que el agua me cubrio hasta la cintura y las olas me
    me mojaban las mejillas,me sumergí en forma de bautizo,y me fundí con el mar.
    No se el tiempo, las horas…que pasé,el tiempo se detuvo me sentia parte de
    ese mar tan bravo y protegedor,si, sin duda le amaba y le amo,más….me prometí
    no pensar.

    maria jose

    Os quiero,recibid con cariño un beso cargado de estelas de mar.

  4. Joise Morillo dice:

    Mas Elogios

    ¿No será, quizá, algo profundo y bello todos los miércoles abrir vuestra ventana de mar y leer, en vuestro horizonte esas combinaciones de caracteres en función epistolar, si se quiere un elogio al gusto literario, un entretenimiento, un relax, o qué?

    ¿cómo puede ser un tiempo que quizá compartimos sin encontrarnos, de admiraciones inútiles y desgarradas, si a veces no poder acceder a vuestro “cielo” se hace angustioso?

    No querida, no hay ambigüedad en nuestras voluntades, en vez, satisfacción -reciproca me imagino- derivado del momento espacio ¡que si es de ocio, en el supuesto negado, no hay mejor forma de usarle! Esta ventana de mar es la sal de mi bocado semanal.

    Mora vuestro post, me incentiva a parafrasear una cita de un extraordinario columnista de uno de los más prestigiosos diarios de Venezuela, Alberto Soria, quien acude a Descartes para hacer ejemplo de “Tendencia”; donde, el filósofo, al momento de ser abordado por el duque de Duras, quien le reprocha su tendencia de buen comedor, reprochándole:

    “¿cómo es posible que un hombre tan inteligente como vos sintiera afición y debilidad por los placeres de la mesa?

    Descartes contestó

    “Creéis Duque, que la naturaleza ha creado las cosas bellas solo para los ignorantes?

    Nuestra tendencia es, la literatura, nosotros degustamos ese bocadillo sencillo, pero profundo y alegórico de vuestro genio, es una afición que no desgarra elogios por capricho, ni por hipocresía sino de amor a la diversidad y, esta es la parte de vos que también dentro de todo lo que escudriñamos nos toca de a gratis, de otra forma: creo, lo comprábamos también.

    Esto es un bocado fino, una ambrosía.

    Os ama

    Joise

  5. isabel salcedo dice:

    Me quedó con todos los versos y sobretodo con el último que a mi Alma-Ser dibuja facilmente y repitó:

    …”las frágiles, las grises y azules torres de mi vida, que tienden la Piedra hacia el cielo, que son sagradas en sí mismas, que cuidan la aurora y me obligan todavía a esperarla”

    Otro verso que no estorba -de Lorena Mc Kennit-
    …Dirige tu mirada hacia el oceáno,dirige tu Alma hacia el mar, cuando la obscura noche paresca interminable por favor recuerdame (Dante´s Prayer)

    Con Amor
    Isa

  6. Mario Hilario Leal Barrientos dice:

    Al leer lo escrito por tí sobre el mar…vinieron a mi memoria recuerdos de muchos años atrás, me gusta el mes de agosto por sus calmas marinas que permiten a los veleros, goletas, pequeñas embarcaciones mirarse en ese gran espejo del mar quieto, azul y mensajero de grandes mares que traen de lejanos lares noticias que depositan en las blancas arenas de la playa, en donde se ven plasmadas momentáneamente las huellas de sus visitantes para luego ser borradas por las pequeñas olas, pues no le gusta conservar recuerdos para no ponerse triste y melancólico como este ser que alguna vez soñó enamorado contemplando el bello y quieto mar de mi pueblo.

  7. charmante charmante dice:

    Este sitio es muy bonito, he hecho todo, para averiguarlo. Felicitaciones al “creador” de este sitio. Muy bonito.
    horoscope

  8. charmante charmante dice:

    Hola,
    Descubrí su sitio a través de Facebook.
    su viaje es inconmensurable copia de su valor.
    Me has tocado, y yo estoy admirando,
    Yo te felicito por todo su trabajo y le deseo un futuro brillante lleno de colores
    voyance gratuit



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi