lig tv izle
justin tv

Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Abril, 2012

Teofanías, o apariciones de Dios mismo

“Teofanía” (El hombre, animal religioso) me parece un nombre enorme para mi pobre visión, por eso lo encomillo (Lo asombroso y lo increíble: ¿Por qué pensamos así?).

Pero pensándolo mejor, ¿ustedes no han sentido que algo les ha sucedido alguna vez, algo muy pequeño y sutil, que los llevó a comprender algo, tal vez hace mucho tiempo? (El espíritu del tiempo).

A comprender algo muy pequeño y sutil, además (La Estética).

Pero esos momentos de comprensión instantánea son para mí una teofanía (Dos cosmovisiones renacentistas: Rabelais y Moro).

Sé tan poco, que tal vez mis palabras sepan más que yo, que tal vez haya algunas que se escriben solas mientras yo hago garabatos sobre el papel o en el teclado, y que después cuando las leo, descubro qué descubrí (La vivienda… ¿último reducto de la identidad?).

A ustedes seguro les sucede lo mismo.

¿Se animan a mandarme “teofanías”?

Yo sí me animo, y se las mando con amor.

(Continuar leyendo »)

Monografias

El vampiro

Dos fósforos flotantes en una niebla como hielo de gruesa (“Niebla”, de Miguel de Unamuno) -pero dos fósforos porque nosotros sí nos veíamos levemente uno al otro, nada más que por eso- parecíamos en aquellos días previos a nuestra separación -separación que luego fue un engaño, o un milagro que se volvió a formar (Elaboración del Duelo en la Ruptura de la Relación de Pareja).

Nosotros buscábamos trabajo desde hacía un año (Derecho del Trabajo Mínimo), y la falta de dinero hacía que las cosas, los objetos comunes, cotidianos, semejaran, porque se habían degradado por el bajo costo, un decorado (El Dinero). Y así, con esos objetos de utilería, la realidad también podía ser un teatro donde se representara una comedia algo triste -como la que voy a narrar (La catarsis)-, donde en compensación quizá fuera más tenue el horror, ya que no era tan real; lo que sucedía´(Pensamiento Sistémico) -lo pequeño y lo mezquino- les sucedía apenas a dos sombras detrás del biombo, dos que apenas si tenían hambre, sed y ganas de vivir (El miedo a amarnos).

(Continuar leyendo »)

Monografias

La enfermedad gris y la enfermedad amarilla

No soy de no cumplir con mi palabra -inquiéranlo en mi trabajo, en Monografias.com. (Curso de Inducción - Ética).

Pero ya el miércoles pasado no continué la “saga” (Stieg Larsson y su saga “Millennium”), la historia comenzada que les había prometido seguir si ustedes lo consentían, y, aunque lo consintieron con entusiasmo, tampoco lo haré hoy.

Debido a un horóscopo o destino eventualmente en baja, con fuertes declinaciones, de días turbulentos y algo desagradables (Psicología Transpersonal y Astrología), podría darles con sinceridad tres excusas, y las tres verdaderas.

¿Verdaderas, reales?

Sí, porque me suceden esas tres cosas malas -¿Tres pelos del diablo era un cuento infantil? (Literatura infantil y juvenil).

¿Pero son puntualmente esas tres cosas las que me impiden proseguir la “famosa” Memoria? (La Voluntad).

No sé si es cierto.

Lo único que sé es que si tomo el lápiz, la tinta endemoniada o la computadora con mis dedos ágiles -es la única agilidad que tengo, es mi única habilidad (Habilidades sociales)-, en las líneas que dejé escritas se me cruzan y entrecruzan razones para no escribir más ese texto. Como si algo me soplara que los adultos no deben recordar los secretos más íntimos de los niños, que es como invadirlos, aunque se trate de invadirnos a nosotros mismos cuando éramos niños. Como si algo me soplara también que el resultado de esas “memorias” sería un poco fuerte para esta página de un sitio de estudios, aunque se trate de nivel universitario en la mayoría de sus textos. Pero también hay monografías para niños que acceden al lugar.

Yo prometía una orgía entre escolares, el recuerdo de alguna que de verdad existió y que tal vez no se llamaba orgía sino juego masivo de inocencias apasionadas (A través de los ojos de los niños).

(Continuar leyendo »)

Monografias

“Memoria del placer” continuará el miércoles

Vino Lola, mis sueños de continuar esa especie de autobiografía amorosa para “disfrute” de algunos de ustedes se interrumpió (Autibiografía: la experiencia personal en la elaboración literaria). Lola no quiere recuerdos de pasiones sino juguetes y juegos apasionados por frenéticos (Los juguetes de los niños), con su año y medio largo y sus ojazos que hablan más todavía que ella misma.

Mi nieta hizo entonces que no pudiera cumplir lo prometido, pero, ¡alégrense!, me dio tanta felicidad y tanto encanto que tal vez escriba mejor cuando lo haga (Cuentos infantiles del Puerto de la Alegría).

Hicimos una casita en el jardín, con la que fuera la cucha de nuestra querida perra Polka (La princesa que creía en los cuentos de hadas… ). Esa casita ahora contiene muñequitos, libros de cuentos adaptados -casi sólo dibujos- como “La niña que iluminó la noche”, o un libro de Ema Wolf llamado “Cómo Berta conoció a su gato”, que se los recomiendo, para todos los niños de 1 a 90 años, como dicen los anuncios de los circos (Circo Contemporáneo).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda