Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Marzo, 2012

Memoria del placer

El tiempo pasó en la forma de una enorme escoba que barrió toda tierra sobre mí, debajo de mí, todo alrededor (Módulo Proyecto de Vida).

Parece que el tiempo fue un viento que me limpió de deseos y esperanzas, como en las enseñanzas zen (Budismo. Un estilo de vida).

Digo esto como una mujer vieja que mira la noche detrás del vidrio de su cuarto (Las tres etapas en la vida de la mujer).

Examino mi cuerpo; la piel ha vuelto a ser suave: ahora es de pergamino; miro los pétalos de las flores del jardín con cierto resentimiento (Resentimiento vs. Estupidez).

“Recuerda, cuerpo, cuánto te amaron” (no sé si el propio poeta -Kavafis- recordaba en verdad cuánto su cuerpo había sido amado cuando escribió ese verso. ¿Es posible que las caricias estén inscriptas imborrablemente?). Creo que desaparecen cuando la piel se renueva -no, el cuerpo no recuerda (Recuerdos).

La memoria recuerda al cuerpo que la alojó y me dice que para hablar de la vida amorosa exclusivamente, que haya penas, que haya lágrimas… (Antígona entre dos muros).

Es una habitación cerrada esta memoria (El miedo en la infancia). Es -si hago crecer esa habitación- un mundo desaparecido cuyos cantos todavía se escuchan en la oscuridad del recuerdo profundo, de lo sin olvido profundo, como si en la parte de la ”memoria colectiva” que me tocó cantaran todavía sirenas alejándose (Arquetipos).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Al regreso de un viaje

Leer con el libro o el cuaderno del revés o mirarse en el espejo y estar seguro de lo que uno ve puede ser peligroso (Rafael Arraíz Lucca: la mirada precavida).

Los fantasmas aparecen entre las cosas desordenadas, en el caos. Y si no aparecen, de todos modos el desorden de la casa, o de las cosas, puede llevar a desordenar el mundo (Ensayo sobre la Teoría del Caos).

Hacer las cosas al revés es como apagar la luz cuando uno está acostumbrado a ver con luz. Existe gente que no necesita de la luz para ver, por eso hago esta aclaración -¡oh, recuerdo el título de un libro de Olga Orozco, La oscuridad es otro sol! (Romanticismo, Literatura Romance).

Pero entre usted a la habitación de siempre, a la que siempre está ordenada y que ahora, cuando usted entra, sigue en orden (Visiones del Orden Mundial).

Aunque sucede que usted dejó de ir a esa habitación por dos días, cuando estaba de viaje supongamos (El viaje), y, sin tocar ninguna cosa, alguien entró en ella.

Fíjese cómo duda, cómo no atina a ser la misma habitación, cómo no se acomoda rápidamente a usted y sus costumbres (“El Extranjero de Albert Camus).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Tres náufragos

Elsa, la amiga con la que convivo desde hace 25 años (La Amistad: Esas Amistades Peligrosas), nunca me lee (El desafío de la lectura). Yo la corro por los rincones de la casa y hasta por el jardín -donde ella suele cortar el pasto-, con cuadernos en ristre, pero me dice que “después” (El despreciado - Novela).

“Después es nunca”, dicen popularmente (Reflexiones acerca del refranero popular cubano). En el caso de Elsa, es más nunca que nunca (Reflexiones sobre la gran mentira).

¿Y para qué quiero que Ella me lea?, me pregunto a mí misma en medio de mi furia (Viaje al Reino de los Deseos).

Y aunque no tengo una respuesta para transmitir en claras y concretas palabras, sé por qué quiero, y no es antojo… (Más que días).

Hay una excepción a su desamor por mi literatura: cuando la nombro a ella sí me lee. En alguna de esas ocasiones suele fastidiarse un poquito, pero a la vez está orgullosa de aparecer en mis modestas letras de molde.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Pesadilla

Esa figura casi plana que aparece en mi espejo, no soy (La Filosofía).

Y si me alejo un poco, aunque cobre más dimensiones esa figura, tampoco soy (La civilización mediática: metáfora narcisista de los espejos múltiples).

Soy un demonio si no me miro, para apaciguarme, en un espejo que confirme que soy o que parezco gente; si miro en la oscuridad la oscuridad de mi vía láctea interior, si veo el universo dentro de mí, cruel, matando, comiendo; comiendo estrellas, animales, gente; soy un demonio y no una dulce anciana (Ángeles, Demonios y el Cerebro: La neurociencia aplicada).

Es probable que de tan mal aspecto se vean, como yo, los demás, esos que giran a mi alrededor como yo giro alrededor de ellos en esta danza loca de soles que se chocan y creen, cada uno, ser el Sol (Aprendiendo del sol).

Es probable que nos reunamos por eso para poder vivir ofreciéndonos este vino de palabras cada miércoles, para darnos lo mejor de nosotros como alimento, para fingir que nuestra alma no tiene limaduras de plomo.

(Continuar leyendo »)

Editorial, Monografias

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi