Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Interior en penumbras

¡Lo que les debo a todos ustedes! (Te comiste mi cuy…). A los que siempre están, y a los que alguna vez hacen el esfuerzo de mandarme palabras y aliento, o desaliento -ya sabemos quién es este último, y también le agradezco, me hace pensar- (El modelo mental de la terapia de la imperfección).

Estaba en la casa oscurecida para la siesta, por el calor, además, pero no podía dormirme y descansar mi acostumbrada hora diaria (La eficacia personal).

De pronto una idea, mejor dicho una ilusión casi fanática (Recolección, tratamiento y valoración de las ideas), me hizo levantarme de la cama: quería hacer con mis propias manos un vestido, un vestido precioso para mi hija (Cómo criar hijos felices).

Yo no coso más que ruedos de pantalones o faldas, no sé casi nada de ese oficio mágico, cuando de tus manos sale algo que antes no era más que un trozo de tela, un trapo sin utilidades (Sobre los trajes profanos, afeites, escotados y culpables ornatos).

Tengo el recuerdo difuso de haber leído en Virginia Woolf una descripción de una mujer cosiendo, del estado meditativo que desciende sobre ella. No sé si fue en… ¿Al faro? Pero lo busco en esa novela y no lo encuentro por ningún lado (La novela); de pronto surge el fantasma de alguien que oye cantar a los pájaros en griego, y ahora estoy segura, es en La señora Dalloway; lástima que ya no tengo ese libro.

Pero vayamos a los hechos: me levanto y hurgo entre mis cosas en busca de algo que pueda transformarse en un hermoso vestido para mi niña.

Encuentro un gran pañuelo de seda morada, con relieves de dibujos en el mismo morado, como un friso antiguo. Y la idea, la genial idea del diseño, brota de inmediato.

No voy a describir el vestido que se me ocurrió, porque a Mane no quiero darle ninguna pista.

Pero, ¿mi tijera habrá cortado bien, o estará todo desparejo? El escote, las mangas, son verdaderos problemas para mí, pero bien sé que cuando uno quiere… cuando uno quiere… (¡estoy tan insegura!)… tal vez le sale…

Y estoy así, cosiendo, y cuánto le creo a Virginia Woolf su descripción: inmediatamente surge el estado meditativo de mi aura. Coso y me rodean palabras como oraciones, éstas:

¿Si dejo de escribir para formar lo blanco del papel? Y que no sea escrito lo que, por escribirse, se pierde en verbo, camina, no es inmóvil como las cosas eternas que el aire, el polvo, el agua, el fuego, traen hacia mí. ¿Si sigo cosiendo hasta que mi cuerpo tan inmóvil, con sólo sus manecillas de reloj que se mueven sobre la tela, me lleve hacia no sé qué sitios donde lo secreto y lo revelado son lo mismo y no necesitan de pensamiento ni de versos? Me esfuerzo en el reposo de hacer este vestido de luz morada para llegar adonde las palabras abandonan el nido del papel, de la boca.

Y todo esto me conduce a un viejo poema que quiero regalarles:

Interior en penumbras

Cuarenta años la dama se encerró en un palacio de detalles,

un matrimonio de conveniencia con otra dama, Grace,

que le servía en bandeja de plata una taza de café humeante.

Pero en resumen la bandeja

era una pieza heredada de sus antepasados más felices,

la esquela -escrita con cariño por Grace-

sustituía a la pasión, que por ocultas razones

ambas habían desterrado de las sábanas de lino;

por último, el café

era absolutamente necesario en el frío de Maine.

No obstante, entre los servicios y los recibos de facturas pagadas

su voz se levantó con la fuerza de las tormentas en la nieve

aunque en silencio, quizá en cuadernos escolares,

habló el emperador Adriano,

Zenón nació de la costilla de una noche de insomnio.

Envío

Amigos: en cierto modo me doy cuenta de que parece una adivinanza este verso…

Doy pistas: está dedicado a la autora de un libro sobre Adriano, el de Roma.

Si alguno de ustedes me hablara de la magnífica escritora de esos recuerdos del emperador, yo sería muy feliz.

Abrazos

Mora

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

10 respuestas a “Interior en penumbras”
  1. Jose Itriago dice:

    De un cuarto en penumbras surge un tesoro: una pieza de tela hermosa. Un rayo de sol.

    Camino por una selva cerrada y de pronto encuentro un charco de luz atravesado por un rumor de agua. Quiero discernir las sílabas de tu nombre, pero la luz cálida incrustada en mi penumbra y tus murmullos solo me revela el tejido multicolor de las hojas del piso como fina túnica que, a pesar de su colores, deja entrever el recuerdo del de tu piel. Me abrazo a la humedad acogedora de las hojas que te invocan y miro el juego de luces entre el alto follaje y los azules, grises y blancos de este espléndido cielo que eres tú. Esa brisa, que no se siente abajo, se mezclan con tu curso transparente y me dejan una caricia imaginaria.

    Quisiera poder discernir las sílabas de tu nombre, no solo para oírlo, sino porque dudo de mi capacidad de percepción. He confundido tus palabras con otras palabras que al final eran el eco de mi pensamiento; tus manos con otras que, al tomarlas, me trasmitieron la frialdad de las ausencias, tantas; tu cuerpo con otros cuerpos con perfumes extraños que me repelieron. Quiero oír las sílabas de tu nombre para hilvanarlas hasta traerte junto a mi y recordarte como eres, a contraluz, tu silueta marcada en esa pieza de tela hermosa, seguramente de una seda predestinada a cubrir tu cuerpo.

    Mientras tanto, pareciera que todo ocurre en planos paralelos: arriba, tomas precauciones extremas para que no pueda descubrirte ninguna fisura, alguna debilidad que me daría la oportunidad de conocerte toda y yo debo y quiero amarte con tus caricias imaginarias, suponiéndote cada vez de una manera diferente. Abajo, en mi plano, no me atrevo a expresar mis temores, menos la angustia de saber con qué facilidad podemos perdernos, que el charco de sol indefectiblemente se moverá y los grandes árboles lo harán sombra.

    Solo había esa pieza de tela. Mientras te alejas, sus colores se confunden con un fondo de bosque, de hojas en sus senderos, ya sin luz. La memoria se hace errática y encontrarnos una segunda vez con la misma intimidad será difícil.

  2. Rosy Dominguez dice:

    Después de muchos intentos por fin pude iniciar sesión para dejar mi comentario, en principio agradecer a Mora por crear este blog, llevo mucho tiempo leyendola y leyendolos a todos ustedes que dejan comentarios tan enriquecedores y bellos, confieso que en ocasiones no entiendo bien la poesía, y es por ustedes que ahora asisto a un taller de poesía pues es una de mis inquietudes de toda la vida, no intento escribir poesía, solo aprender y comprenderla, conocerla mejor.
    Reitero que disfruto de todas las entradas y ojalá sigan escribiendo y por supuesto, yo leyendo, gracias.

  3. Joise Morillo dice:

    Amante insolvente
    Os creía pulcro inmaculado, no me importaban
    vuestras horas de ausencia y desconocida impronta,
    os he amado como a nada en mi existencia,
    a vuestra llegada diaria, ¿de labores, negocios, de qué?
    ¡no me importan! Os tengo de vuelta.

    Empero, esa dulce incertidumbre, aunque débil,
    Me agota, no la quiero.

    He de gastar mis horas de anhelo, de dulce espera
    para que me améis, penetréis en mi, de cuerpo y alma,
    atenuéis ese fuego, que no quiero apagar,
    que me quema con dulzura hasta el orgasmo.

    Me basté de desasosiego, he recibido mi costurero
    como vuestra dádiva, no improvisada, más no de genuina voluntad,
    presta, desengañada, conozco vuestro diario ínterin,
    no lo odio.

    Lo sé, no sois mi proxeneta, pues, no conozco el oficio,
    lo sois de otras, diestras, hábiles de andar, conocedoras en las artes,
    a las cuales, yo, estoy cosiendo,
    ¡no me importan nuestras tempranas muertes,
    ni nuestra juvenil concupiscencia!
    Más si desprecio con sobrada voluntad,
    vuestra desconsiderada e injusta insolvencia .

    Os ama
    Joise

  4. maria jose lopez dice:

    Flauta en la noche solitaria
    presencia de una lágrima;
    Todos los silencios de la tierra
    son pétalos de tu flor.

    Sopla en la sombra tu polen,
    Alma llorando,casi sin ruido,
    miel de una boca profunda
    que al besar la noche fluye.

    y si tus lentas cadencias
    son el pulso de las tardes de verano,
    convéncenos que el cielo baila
    porque un ciego cantó.

    Margarite yourcenar

    El sol adormecido en las brumas se aleja
    y como un astro muerto yace mi pasión;
    La noche a lo largo del muelle se refleja;
    Mi viejo corazón es un rey sin razón.
    Cada ser de una rueda es el eje que gira,
    cae,ofrenda y afrenta,en el yunque el dolor;
    Los rostros grises son una espuma que tira
    la marea del asfalto y la luz sin color.
    ¿ Dónde estamos Amor ? ¿ Si es verdad que estamos ?
    La luna se esconde cuando nos acercamos
    al borde de los techos huecos de metal.
    Y el ojo blanco por las calles todavia
    envidia el resplandor fijamente glacial
    del astro que murió antes de abrir el dia.

    Margarite yourcenar.

    Un beso para todos con muchisimo cariño

    maria jose

  5. Cecilio Aguilar Polanco dice:

    ¡Mora! Estoy peleando por dejar el Café, pero me has provocado el vicio y me veo obligado a conseguir una tasita de las de exportacion marca MonteCristo. Tambien me obligaste a transportarme a revivir la lucha que tenia con mi hermano #3, muy rebelde el cipote (en ese entonces), que hacia de mis jeans marca charalco (que yo iba dejando) unos shorts para andar en el campamento bananero y se enamoraba tanto de ellos que se los ponia aunque tuvieran grandes agujeros en el trasero que dejaban al aire libre sus voluptuosas nalgas, y mi Madre se moria de cólera porque se los remendaba y el de maldad le quitaba el parcho para andar con las nalguitas al aire como él decía (solo por ver a mi Madre enojada). Cuando nos reunimos hacemos recuerdos y nos morimos de las carcajadas que la caricatura infantil hoy nos produce.

    Saludos Mora y Poetas Asociados.

  6. alejo teodulo ramos quispe dice:

    Hola a todos,demostrar a los seres que amamos ,cuanto valen y significan para nosotros es quiza el gesto mas hermoso que podamos hacer.Construir de casi la nada algo valioso y significativo para alguien que amamos,significa amar con el corazon,con el alma.Dejar un recuerdo,un legado,para el bienestar futuro proximo de ese ser que amamos.Dejemos que nuestras obras hablen por nosotros y que esa accion sirva para que ese hecho pueda mejorar aun mas.Gracias por los escritos que envia a mi correo son de bienestar y reflexion que me insta a escribir lo que he podido percibir de su editorial.Atte. Alejo Ramos Quispe

  7. isabel salcedo dice:

    Tremendos los poemas de Marguerite Yourcenar, Gracias Mora, siempre aprendemos algo!
    Saludos Chilenos
    Isa

  8. José Luis Pagés Pagés dice:

    Ya está, vas a conseguir que lea esas memorias, pero ¡Oh, casualidad! aproveché mis vacaciones para releer entre otros a Petronio. Personajes cercanos en tiempo y espacio, con una ventaja para Adriano _supongo_, el estilo de quien recrea su historia.
    A propósito, PalabraSantafesina espera que le dediques al menos un par de líneas y una foto tuya robando el agua de los dioses para entregarla a los hombres. Pero cuidado, acordate de Prometeo que le robó a Zeus el encendedor Carusita para encender un cigarrillo Colmena. Así le fue, y eso que eran otros tiempos y se podía fumar.

  9. Celestino Gaitan dice:

    Mora, como siempre, Amada.
    Como siempre Inspiradora…
    …Tu quisiste hacer costura,
    hacer un vestido para tu niña.
    Yo quisiera, como Tu,
    Hacer Poesia,
    (…tienes la Gracia, de hacer Poesia,
    todo lo que piensas, todo lo que escribes…)
    Y comunicas, y trasmites,
    y a veces un tanto legos o lelos,
    …no entendemos a carta cabal lo que nos enseñas,
    Pero au’n asi es Bello.
    No se como hacer para escribirlo,
    para decirlo con la fuerza que me llena,
    Sentimientos encotrados…
    …que me encienden, que me hacen vivir intenso…
    …que dan nueva dimension a mi percepcion.
    Mi hija Celeste…se atrevio’ a volar,
    …ahora residira’ en el Brazil.
    El consuelo que me queda,
    es que estara’ mas cerca de Ustedes,
    …y por lo tanto de Mi.
    Y que por ende, algun dia no lejano,
    en que ire’ a visitarla.
    …logrando el viaje, con suerte,
    a vosotros tambien visitare’.

    Saludos y Abrazo para Tod@s.

    Celestino.

  10. Marco Sánchez dice:

    Querida Mora..

    Mi mirada ve penumbras hoy…

    El interior en penumbras, las olas en movimiento;
    como decir que la obscuridad no se mueve si alma no mira mas,
    cuando al pesar da pasos firmes sin pestañar,
    pues el interior no mira yá y cae en desaliento.

    Aun el ropaje a diseñar no simboliza lo que quiere vestir sino tapar
    cometer adulterio contra la belleza,
    someter a extrañeza el trabajo que aun no se empieza;
    llegando a las penumbras tan solo a llorar.

    Sufrimiento se logra a partir de un sociego particular
    se espera el ascenso a la paz y la dicha de la concordia;
    mas cuando llega la obscuridad ni el brazo de zeus aporta
    a evitar el tormento inconmensurable de no lograr olvidar.

    Mirar y escuchar a cada momento el propio interior
    descubre la capa adormencedora del dia exterior,
    que esconde y solo socapa el lamento
    del tenebroso ser que siente dolor…



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom