Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Lola, sequía y raros diarios íntimos

Pasé unos días de espanto y maravilla conjugados (De la barbarie a la compasión).

Eso suele dejarme sin tinta… (La palabra, el escritor y la poesía).

El espanto fue la sequía: los pastos se pusieron amarillos y se quebraron, las flores se fueron, pero lo terrible no pasaba por cuestiones estéticas (Estética). Casi todo mi país, Argentina, está secándose: se perdieron cosechas, se perdieron muchísimas esperanzas (Aumento de los precios en un desastre natural -Perú-).

Nosotras, para refrescarnos, robábamos agua de las piscinas de los vecinos ricos que sólo vienen los fines de semana y, ahora, nunca. Elsa cargaba baldes y baldes de agua con mucho cloro y algunas bacterias que no sabíamos… (Las Bacterias).

La alegría fue enorme de todos modos: vinieron a visitarme -justo durante ese infierno en el que nunca hubo agua ni para bañarse ni para tomar, y el río se secó también- mi hija, Mane; mi nieta Lola; mi sobrina Lucía; mi hermana, Huerto: realmente fue un baño de amor (Las felicidades terrestre y celestial). Ahora era Huerto la que cargaba baldes robados de las piscinas vecinas (El cine como instrumento de resguardo y…).

Tengo de un modo anterior -es broma, Eric, la redacción que utilizo- una nieta llamada Antonia -hija de Ignacio- que va a cumplir trece años y es bella, ecologista, luchadora, inteligente y aguantadora, en este caso como la yerba. Pero a Lola no la había visto mucho, al menos a mi entender de “abu”: la vi al nacer, cuando apareció con sus enormes ojos abiertos de la sala de maternidad hasta la mirada de Claudio, su papá, y mi mirada que estaba allí esperándola. Después estuve con ella pero no la vi crecer tanto como un año y medio, ni llegar a ser tan bella: las fotos eran mis fetiches, ¡viva internet que me mostraba a Lola!

En la casa en emergencia de agua y envuelta en nubes de calor, nuestra relación Abu-Nieta fue espléndida: aprendí a jugar a un ajedrez que Lola inventó, donde entre las piezas había una tacita de juguete que Lola llamaba “vaso de bebé” y era el trebejo principal: ni la reina ni el rey valían tanto. Los caballos también prevalecían, y se salían del tablero para pasear, ayudados por las manitas sucias, sobre el piso, sobre mis piernas. El ajedrez de Xul Solar parece algo precario y primitivo al lado del de Lola… (Sincretismo el arte de resistir).

Lola aprendió más que yo: palabras nuevas, que yo ya no sé cómo se aprenden ni se aprehenden. Cada día, dos o tres, y después empezó con las frases, armaba frases como los poetas, pero no como los poetas que ofenden a Eric, desordenadas y sin sentido: frases en serio.

Tanta falta de agua obligó a Huerto, Mane, Lucía y Lola a buscar refugio el último día en un hotel, donde el dueño había comprado el agua. También, treinta mil litros para llenar la piscina, aunque no sea creíble. Acá, en Agua de Oro, en las hermosas sierras chicas, el agua se vendía

Después de que mis amadas cuatro niñas -Huerto tal vez me agradezca el sustantivo niñas- se fueron, empezó a llover.

Una lluvia increíble, de enormes gotas como tragos, como diamantes de doscientos kilates.

Dicen que no bastó, aunque llovieron más de 100 milímetros en un día.

El agua de las canillas vuelve de a ratos.

Pero ahora sabemos lo que es aquello que tanto pronostican.

Los tesoros de los días íntimos

Durante la lluvia, me refugié en el oírla caer y en la alegría de que cayera.

Como dije, mi tinta se secó, y no reapareció con la lluvia.

Por lo tanto, busqué viejos cuadernos, y para ustedes encontré un “diario íntimo” escrito entero en versos, que pienso va a gustarles como pieza rara.

Ahora copio el diario y me despido con besos y futura alegría

Diario

al poner la mesa

Al poner la mesa las cosas me contemplan

mientras mis manos acomodan dos platos;

bien mirados son uno, ya que ambas lo somos

tal vez, en alguna parte del misterio,

entonces no diremos “compartir”, sino que alguien

se llevará el pan a la boca en dos mitades,

¡hay tantas cosas

que al traducirlas parecen incoherentes!

y sin embargo, como yo,

sabrás descifrar este poema

de poner la mesa, acercar las sillas

y dejar que entre la luz para las sombras.

al escribir, en casa

usé todos los idiomas, usé todos los verbos, traduje

de la escritura del viento

de la escritura de la arena

de los astros que caen diciendo su palabra

y no encontré, no pude

asombrar al silencio transparente

y puro  como un niño jugando distraído.

cuando escuchamos música

somos columnas blancas que traducen

los párrafos azules en lo negro

del cielo; nos arrulla la música que baja

de las sombras de Mozart y de Bach;

somos las que descifran

en el amor los rojos corales de otros mares,

en el dolor la calma que al soplar lo detiene,

y humo que asciende y va soltando

un misterio de aromas del cual somos la rosa.

el café

el café

cuyo olor ninguna palabra explicaría

filtrándose en mi alma

como en una reunión de bebedores junto al árbol sagrado

trae el sonido de algo en la madera

y veo la primera mañana, cuando una mujer

hirvió esas gotas de ónix del paraíso;

ahora, en la cocina,

el mismo fuego hijo de aquel fuego

que calentó el agua perfumada y perfecta

hace que la palabra milagro sigilosamente se escurra por mis días

y que un instante cotidiano sea feliz

y sea exultante como una selva en flor.

lo que no nos decimos

esta calma

por la que nos paseamos como por una gruta milagrosa

es un prisma de cristal cuyos rayos de luz somos las dos

y que nos dice

que ninguna palabra hay en el bosque parecida a una fruta

para decir sobre nosotras. Entonces

mantengamos, como los cuidadores que mantienen

encendido el candelabro de la victoria

este sosiego entre las dos, este color tan blanco.

Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

18 respuestas a “Lola, sequía y raros diarios íntimos”
  1. ysbelis waldropp dice:

    muy linda linda tu redacción

  2. eric polten dice:

    esta bien, el sentido.

  3. mónica cena dice:

    ¡Qué bien narrado! ¡Me gustó!

  4. Joise Morillo dice:

    Mora, parabienes.

    Vuestra obra de hoy define perfectamente la esencia de la estética clásica.

    Os ama

    Joise

  5. eric polten dice:

    No nos confundamos… solo lei la primera parte,hasta que me canso,
    y algo se podia entender, ademas los 80 mm que llovio en mi predio
    ayudo… no nos confundamos…

  6. José María Gil dice:

    Tendrás que perdonarme, Mora, pues hace tiempo que no colaboro con nigún comentario, pero ello no significa que no lea todas tus entradas. Además lo hago de una manera casi religiosa, pues no me pierdo ni uno de tus artículos.
    Éste de hoy ha sido especial y me ha encantado, pues metido en tu literatura, participa uno plenamente de tu estilo, ese modo de escribir que hoy se balancea entre lo puramente estético y lo poético.
    Dios te guarde y cuide mucho de ti.
    Un abrazo.

  7. Pedro Segovia Pintos dice:

    Siempre leo los artículos, pero no soy tanto de dejar comentarios, con éste si porque hay una combinación de Literatura liza y lo poético, cosa que me hace sentir bien cuando la misma es expresada con candidez y pulcritud. Lo poético sin más comentario… Me encantaaa. Abrazos

  8. ime castro dice:

    Mora, es mi primer comentario y lo hago a razón que amerita tan placido texto, senti la melancolia de la ausencia de la lluvia, olí la delicia del cafe y me reconforte cuando paro la sequia, gracias por compartir tu don y permitirme viajar en tantos sentimientos en tan poco tiempo.

    Gracias.

  9. Jose Itriago dice:

    Hay que ganar este juego. Es imprescindible ganar. Pero no es fácil: es una lucha contra los dioses del azar, los más indescifrables, con su cara de póker. Todos los días hay que jugárselo todo. Son muchas manos jugadas y no sé con propiedad saldar mi cuenta. No sé si voy ganando o perdiendo.

    Dentro de poco desapareceré, al menos de este círculo donde me muevo y con el nombre con el cual me conocen familiares, amigos y quizás algunos contados enemigos (eso de enemigos, desde mi perspectiva, es imposible, pero en el juego siempre hay que guardarle un puesto, exista o no). Antes de abandonarlo, me gustaría pasar por la taquilla y cobrar algo, aun cuando sea poco, es cosa de orgullo y “orgullo” es el nombre del juego.

    Aposté sonrisas, palabras, ideas y después, conocimientos. Platón tenía sus ideas muy particulares sobre el “conocimiento”. Una vez las discutimos con la “parábola de la caverna” y todas sus consideraciones. Pero ese es apenas un camino hacia una verdad que generalmente permanece oculta. Además, la verdad es muy “cruda”. ¿A quién puede interesarle tanto análisis post-mortem?. Seguramente se acuerdan de aquel Cardenal Barberini (que después fue Papa) a quien Galileo fue a contarle, con gran alegría, que tenía la prueba de que la tierra se movía alrededor del sol, que había observado los satélites de Júpiter que repetían la relación tierra-sol. Barberini le dijo, seguramente con mucho dolor: Galileo, llevo toda la vida defendiendo una teoría, una forma de ver las cosas y tú quieres que ahora piense diferente. No puedo, déjame morir en paz.

    Es que el camino hacia la verdad obliga a descarnar todo, a poner bajo el microscopio las mezquindades más ínfimas, declararlas a los seres queridos: tirar esos dados y correr el riesgo de que no te entiendan, que no vean las cosas con tú mismo afán de simple búsqueda. Y tú, otra vez en la mesa de operaciones, siendo auscultado, diseccionado, tratando de explicar con tiras de vida la importancia de la verdad, que después de todo está allí. Pero no, no es así, el error es tuyo. La verdad puede ser el as de corazones, pero nada más, una buena carta, pero no siempre ganas con un as. Puede que una pareja de dos de trébol te raspe y si el juego es “orgullo” te sentirás realmente mal: No puede ser posible que tú, con el as de corazones rojo, la más bella carta, hayas sido humillado por una humilde pareja de dos de trébol. Que no hayas podido hacer nada más que acumular figuras que no pegaban, que no concordaban. Mudas.

    Mientras escribo estoy oyendo “Canciones sin palabras” (título bastante repetido en música, hay algo que se nos escapa en esas composiciones) de Bruce Wolosoff, algo suave que no quiere hablar de luchas, que le basta oír al paisaje. Y pienso ahora: ¿No será suficiente premio en este juego que hay que ganar cada vez, todos los días, perseguir la gota de alegría que se esconde en el fondo de los corazones de todos, el nuestro y el de los que nos rodean? Pero sería difícil jugarlo así con ese nombre que le hemos puesto, o que siempre ha tenido. Y mientras analizamos están repartiendo otra vez.

  10. jose puchades dice:

    es curioso que leer tuscosas es comovolar,es como que acariciaras las palabras, y las hecharas al viento y viajaran al espacio infinito,y el mundo entero las reconoce,,,

  11. jose puchades dice:

    hola mi querida amiga honestamente megusta tu forma de escribir y ese compromiso critico ,y lleno de contenido,,, necesitamos personas conprometidas con la vida que reviindiquen el amor constante a la vida y que sientan respeto,por los demas,, cosa que en este tipo de sociedad corrosiba que lo unico que importa es tener y mas tener,,, pero nunca se tiene bastante ,,, ¡¡¡¡ necesitamos gente sensible que piense en los demas ,, en este paseo todos nos necesitamos,, y si la vida ha sido generosa con uno ,necesariamente tiene que contribuir en hacer felices a los demas ,,, el sol cuando sale sale para todos ,,,

  12. Joise Morillo dice:

    En contra de la sequía y la mala yerba.

    ¡Oh ventura, Oh atino!

    Me alaga la insolencia que advenedizo,
    no promulga un pajarillo
    esa que pertenece a vos, procaz
    no me hiere,
    en vez, me hace valer mis afirmaciones,
    de miseria,
    en el mundo.

    Derroteros surcados por errados como siempre,
    de mala fuente duchados
    por haber mancillado esa agua
    que de haber podido
    bendijera esas almas obtusas por vos enajenadas
    sin esperanza, sin sosiego
    ¡sosegad vuestro espíritu!
    golondrina.

    Apagad vuestros deseos de odio
    dejad las almas puras descifrar ilusiones;
    vueltas en incertidumbre por almas como vos
    ve de retroceso,
    como sátiro endemoniado
    apagad con los vuestros, el fuego
    que queréis expandir en nosotros.

    ¡Oh, ventura, Oh atino,
    que bien me prodigáis este momento
    para ofrendar este deseo de paz!
    Exijo. Recoja su vomito maligno
    que convierte mi huerto en perversa yerba .

    Os ama
    Joise

  13. Iván Salazar Urrutia dice:

    Salud, amigas, amigos, en esta sequedad de verano.
    Mora parece escribe a la sombra de su propia primavera.
    Otros, en el salar de la vida esquiva.

    Sin embargo todos escriben, y todos leen: gracias Mora, amiga.
    Un abrazo, de este disciplinado y agradecido lector.
    VANCHO

  14. Wilfredo Bohórquez dice:

    Mora
    Dama Ilustre:
    Hoy debo pedirte información respecto de unas notas que aparecen en la presente edición, referidas a una infausta guerra del siglo XIX. Mi deseo es responder a cierta manera de presentar acciones que no se ajustan a la realidad histórica con lo que se invalida hechos y sustentos ideológicos para acciones que fueron del todo lamentables y hasta hoy repercuten en tres paises de Sudamérica quienes necesitan enfrentar la verdad antes de iniciar un proceso de re-integración en pie de igualdad… En suma, ¿a quien debo dirigir mis notas?
    Fraternalmente
    Wilfredo Bohorquez

  15. JULIAN PEREGRINO dice:

    El arte de expresar nuestros sentimientos y vivencias mediante el lenguaje, en especial de la literatura, es un predio al cual solamente algunos privilegiados pueden visitar asiduamente y estarse a sus anchas. Menciono esto por lo de Eric y Joise y Mora y mi persona y creo que unos cuantos mas…La vida nos obliga a sacrificar algunas habilidades y virtudes en favor de otras que nos permitirán expresarnos frente al mundo y a la vida, de una manera especial y única, La maestria con la cual algunos manejan un bulldozer o un arado, o un Stradivarius, difiere de acuerdo a sus naturales preferencias y vocación. Y cada aspecto de la vida social tiene su parcela del pensamiento al cual o se accede aprendiendo sus reglas, o se busca alguna en la cual uno sienta que es al cual pertenece… En la entrega anterior (de nuestra exquisita anfitriona), no pocos quisimos entrarle al ruedo, con lo del comentario de Eric… mas me contuve obedeciendo a mis principios de reflexión, comprensión y respeto a la opinión divergente. Sin embargo, cuando se me ofende gratuitamente, de forma directa o soslayada, es indigno mantenerse indiferente.
    Pero, como dice el refran: Si no te mata te fortalece, el comentario de nuestro ofuscado colega, nos movió el piso, sacando a más de uno, de la comoda modorra postdecembrina.
    Esto tuvo un mérito adicional: dió origen a dos textos de Joise, uno de los cuales, el primero, destila sabiduría, precisión, modales, refinada ilustración, amplia cultura y dignidad…Ahora referiré a Lao Tzu, sabio chino a quien el emperador le nombró primer ministro. El primer dia le trajeron a un ladrón a quien lo pescaron con las manos en la masa…robándole al hombre mas rico de la ciudad y confesó que era cierto. Lao Tzú los condenó a ambos a seis meses de carcel. El hombre rico indignado dijo: ” Me han robado, he sido la víctima ¿y tú me castigas? ¿estas loco?”. “En realidad mereces la condena por haber provocado a esta persona con tu riqueza a que te robe…”. En ese caso los felicito a los dos y a todos, en especial a Mora, su paciencia y tolerancia. Abrazos.

  16. Joise Morillo dice:

    Queridos amigos.

    A veces debemos ser estoicos.

    “A los malos momentos buena cara”

    Otras, muy fuertes, para triunfar en el momento de defenderse y, librarse de la baja pasión de la venganza.

    “Hombre precavido vale por dos, quien pega primero pega dos veces”

    Sin embargo, Jesús puso la otra mejilla en señal de fortaleza, y espíritu de bondad, amor.

    Os ama

    Joise

  17. jose edison chavarro andrade dice:

    Mora

    Estupendo escrito como siempre, como todos aquellos donde nos conduce con esa magia vaporosa hacia caminos de halo misterioso profundo y tierno con narrativas exquisitas llenas amor y ternura salidas unicamente desde una mente maravillosa como la tuya.
    Me encantan todos tus escritos, por que los devoro con avidez.
    Adelante Mora, sigue deleitandonos con esa pluma magica.
    Fraternal abrazo.

  18. eric polten dice:

    Julian, esta bien pude leer tu nota y la entendi - no asi la parte del filosofo chino que es casi seguro sera otro “Poet- agos” - Como soy un arado de cinco rejas tirado por un Pampa, pienso, que Usted no quiere ser como Rosy que le esta comenzando a gustar a ser una nueva ” Poet- agos ” - Pero …el verdadero tema esta con mi tia de La Rioja, se acuerdan aquella tia mia que yo quiero mucho,que vende papas y ahora tambien perejil, y que MORA en unos de sus viajes ? vio unas extrañas plantas de canabis o como se llame, la misma tia que fue a la escuela fiscal en BOUQUET…. y que no pudo terminar PERO LLEGO A CUARTO GRADO CON FELICITACIONES DE LA MAESTRA , claro, era la madrina de mi tia, pero la felicito y le dio un beso - y con mi tia NO SE JODE porque ella sabe un MONTON - me dijo… querido sobrino ( no soy el que mas quiere ) te voy a comentar algo que sucedio una tarde en pleno invierno en los montes del Himalaya caia tanta nieve que no se podia ni ver a nuestro chino pensador llamado Thuy kandoo sei tamboo ley tai ( conocido por PEPE ) que dijo en ese atardecer frio en un perfecto latin - es al pedorum empujarum cuandu el batatorum es chicorum - Estas son las verdaderas palabras que a uno lo llenan de alegria, no solo por la tremenda sabiduria del chino sino la de soportar la nieve durante toda una tarde, de no criticar COMO LO HACEN ALGUNAS…… sobre lo critico - Hey… ex-amigos no me digan que mi tia no es una GENIA y no es una Poet-agos.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom