Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

El hombre se enfría

Pensaba en Alejandra Pizarnik (La poesía de Alejandra Pizarnik) para  iluminar este post con sus enigmas, sus versos, sus muñecas, sus tazas de té bebidas en el país de las maravillas con Lewis Carroll y la muerte (La magia semántica: Destructo/Constructo? ¿Qué es?), y su indudable construcción consciente de un personaje mítico, poético, secreto. Con lo indescifrable, también, que dejó en suspenso su propia muerte tan juvenil y atormentada (Suicidio).

Pero me encaminé a la biblioteca en busca de material pizarkniano (¿se dirá así), y antes de encontrarlo tropecé con un libro que nada tiene que ver con Alejandra, más viejo que ella, más antiguo también (Fragmento del diccionario de la evolución), nada más que un ensayo inteligente en buena prosa francesa (El Ensayo). Y desistí de los verdes ojos de Alejandra y su mirada oscura; la suspendí para otro post.

Porque había hallado un escrito que quiero fervientemente compartir con ustedes (Comunidades virtuales), aunque sea en fragmentos (Doce Fragmentos). Porque está escrito luego de la Primera Guerra Mundial (La Primera Guerra Mundial), pero parece -en su contenido- escrito hoy. Porque se dirige a los europeos de esa época, pero parece dirigirse a todo el universo contemporáneo. Y además porque esta mañana, al levantarme, leí en no sé qué diario, o quizá en Internet, esta cita de Einstein: “El hombre se enfría mucho más rápidamente que el planeta que pisa”, o algo así…

La crisis del espíritu

Ahora, sobre una inmensa explanada de Elsinor, que va desde Basilea hasta Colonia, que toca las arenas de Nieuport, los pantanos del Somme, el gres de la Champagne, los granitos de Alsacia, el Hamlet europeo mira millones de espectros.

Pero es un Hamlet intelectual. Medita sobre la vida y la muerte de las verdades. Tiene por fantasmas a todos los objetos de nuestras controversias; tiene por remordimientos todos los títulos de nuestra gloria; está agobiado bajo el peso de los descubrimientos, de los conocimientos, incapaz de desentenderse de esa actividad ilimitada. Piensa en el hastío de reanudar el pasado, en la locura de querer innovar de continuo.

Se tambalea entre dos abismos, porque dos peligros no cesan de amenazar al mundo: el orden y el desorden.

Toma un cráneo, es un cráneo ilustre. -Whose was it? - Éste fue Lionardo. Inventó al hombre volador, pero el hombre volador no ha servido precisamente las intenciones de su inventor: sabemos que el hombre volador, montado sobre su gran cisne (il grande uccello sopra del dosso del suo magnio cecero) tiene, en nuestros días, un empleo que no es el de ir a recoger nieve en la cima de los montes para arrojarla, durante los días calurosos, sobre el pavimento de las ciudades… Y este otro cráneo es el de Leibniz, que soñó con la paz universal. Y éste fue Kant, Kant qui genuit Marx, qui genuit…

Hamlet no sabe bien qué hacer con todos esos cráneos. ¡Pero si los abandona! … ¿Va a dejar de ser él mismo? Su espíritu atrozmente lúcido contempla el tránsito de la guerra a la paz. Este tránsito es más oscuro que el tránsito de la paz a la guerra; todos los pueblos se sienten turbados. “¿Y yo, se dice, yo, el intelectual europeo, en qué voy a convertirme?… ¿Y qué es la paz? La paz es, acaso, el estado de cosas en que la hostilidad natural de los hombres se manifiesta en creaciones, en lugar de traducirse por destrucciones como ocurre en la guerra. Es el momento de una concurrencia creadora, y de la lucha de las producciones. Pero yo, ¿no estoy fatigado de producir? ¿No he agotado el deseo de las tentativas extremas y no he abusado de las mezclas sapientes? ¿Es preciso dejar a un lado mis deberes difíciles y mis ambiciones trascendentes? ¿Debo seguir el impulso y proceder como Polonio, que dirige ahora un gran periódico? ¿Como Laertes, que trabaja en la aviación? ¿Como Rosencrantz, que se ocupa en no sé qué cosas bajo nombre ruso?

-¡Adiós, fantasmas! El mundo no tiene ya necesidad de ti. Ni de mí. El mundo, que bautiza con el nombre de progreso su tendencia a una precisión fatal, trata de unir a los beneficios de la vida las ventajas de la muerte. Cierta confusión reina todavía, pero esperemos un poco y todo se aclarará; veremos por fin aparecer el milagro de una sociedad animal, un perfecto y definitivo hormiguero. (Paul Valéry, Política del espíritu, traducción de Ángel Battistessa)

Envío

Esta vez, para la siempre cálida tocaya, la libélula: te espero ansiosamente, me encantaría que pasemos juntas varios días. ¿Pero sabes que ya no vivo en Buenos Aires, no? Es un lugar para mí extraordinario donde estoy, no demasiado lejos de la Capi. ¿Me escribes a mi correo y te doy las señas?

Mora

Editorial, Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

14 respuestas a “El hombre se enfría”
  1. Jose Itriago dice:

    Hay que deslizarse, escurrirse, sobrevivir. Hay que arar como el viento, que va haciendo zanjas sin un destino aparente. Una que otra rama seca dispersa, el estiércol del ganado para abonar todo aquello y uno, desde lejos, viendo al viento arar. No es un trabajo reticular, ni remotamente prolijo, pero cuando llueve se forman charcos que reflejan los más variados crepúsculos, los verdes del paisaje y en las noches, buscando siempre el ángulo más adecuado, la luna y algún lucero que estando tan aislado, encharcado, enmarcado en cascajos, tierras variables a esa hora todas casi negras, será un lucero muy difícil de identificar o, si lo prefieren, está dispuesto a aceptar que lo denominen como mejor les parezca a ustedes o a nosotros o simplemente a mi.

    Hay que deslizarse. Viene la paz. La terrible paz que no discrimina entre debiluchos y una Kalashnikov 7.62. La paz insoportable, con su rutina del trabajo, las evaluaciones, las responsabilidades de la familia. La paz de la competencia que pone a los brutos atrás. La mayor de las distorsiones de la vida.

    En medio de esos sueños torpes, frágiles como todo lo ingenuo, seguía escurriéndome, buscando reflejos, viendo al viento arar y armándome de los aromas de la noche. De pronto, un despeje de luna remarca los surcos y uno puede leer, casi como una advertencia, que bajo ellos se estratifican los muertos de un decenio, de un siglo y hasta de milenios. Si pudiera cortar justo por donde el lucero se asomó en busca de un nombre nuevo, cansado de ser siempre el mismo ojo que debe ver los horrores de la putrefacción de los jóvenes sacrificados, digo justamente en si allí uno pudiera hacer un corte vertical hacia el centro de la tierra, que creemos universo, tropezaríamos con muertos de todos los años, con uniformes, con armas, con escapularios de la Virgen del Carmen, con las fotos amadas. Generaciones tras generaciones y eso lo pienso mientras me deslizo, me escurro hacia el charco, hoy lago para mi, para sentir el fresco de tantas lágrimas desalinizadas, esterilizadas, confundidas todas en este mini lago que refleja un lucero que quise llamar “esperanza”, hasta que oí, nuevamente que Iran debe tener armas de destrucción masiva escondidas debajo de sus faldones, que Rusia va a construir un escudo antimisiles, que aquí, en este pobre país que se llama Venezuela, lleno de hambre, compramos los mejores tanques y los aviones más poderosos, mientras Israel dice e Iran contesta, un pedazo de lo que fue Irak invade a los Kurdos, Egipto protesta, el mundo protesta, mientras me deslizo a fundirme en un lago que no existe.

  2. jorge iglesias rojas iglesias dice:

    la muerte para los médicos es considerada como la falta de latidos del corazón y la detención de la circulación a nivel cerebral, lo cual trae como consecuencia la necrosis celular y por consecuencia la falta de toda actividad o movimiento,luego entonces los pensamientos dejan de existir y el organismo corporal, inicia inmediatamente su destrucción o deterioro y su vuelta a la tierra, pues “polvo eres y a la tierra has de volver ” pues la materia no se destruye ,todo se transforma de ahí nuestra inmortalidad la cual no involucra nuestra mente sino la materia,hasta entonces.

  3. Rafael Bdo, Lopez dice:

    Asi es la muerte no existe, los astros se ponen para surgir sobre ortros cielos y en la corona joyante del firmamento brillan eternamente, La muerte no existe las hojas del bosque se convierten en la vida del aire invisible, las rocas se desorganizan para alimentar a los mugos hambriento que sobre ellas crecen, las hojas caeran, las flores se marchitaran y dejaran de ser pero solo esperan en las horas invernales el dulce y caliente aliento de mayo. el polvo que pisamos al llegar el verano se transformara en dorado grano y/o en dulces frutos o en flores policromas.

  4. Jorge Quiros dice:

    La vida es efímera e infinita a la vez, todo lo que nace muere, es el eterno circulo, pero, que seria de nuestro Universo sin ello? No es acaso imprescindible que todos los seres vivos se transformen? Todos y todo formamos parte de la gran cadena de la vida en el Universo, debemos estar agradecidos por esto. porque hasta el mas pequeño elemento en este mundo es importante y en el se refleja la grandiosidad y belleza de la vida, porque al final de todo nos damos cuenta que no es el final sino un nuevo comienzo.

  5. Juan Arango dice:

    Usos De La Información
    “La ilustración, es la liberación del hombre de su culpable incapacidad. La incapacidad, significa la imposibilidad de servirse de su inteligencia, sin la guía de otro. Esta incapacidad es culpable porque su causa no reside en la falta de inteligencia, sino de decisión y valor para servirse por sí mismo de ella sin la tutela de otro.” Kant

    En la teoría, puede decirse, que uno, posee solo uno de estos dos integrantes clásicos de la mente, inteligencia y consciencia. Pero no es así en la práctica, en la práctica hay niveles, nadie es completamente racional, nadie es completamente emocional. Los diferentes niveles en racionalidad y sentimentalismo, crean innumerables verdades particulares; en la práctica, infinito número de capacidades informacionales. La inteligencia, nos permite cuidarnos materialmente, optimizando por encima de cualquier persona; eficiencia y eficacia. Necesitamos pensar en nosotros. La consciencia nos permite cuidarnos emocionalmente, cuidando a los que están “cerca” a nosotros. Necesitamos pensar en los otros. Allí ya tenemos un desequilibrio para controlar, en él trabajamos permanentemente, ¿Vale más usted o yo? ¿Vale más una mujer que un hombre? ¿Un adulto que un niño? A algunos nos enseñaron a pensar primero en los otros, pero ¿Está eso bien? A otros los dijeron piensen primero en usted, ¿Está eso bien? Cada uno tiene que decidir, todos tenemos razones y emociones sobre las cuales pensar, antes de actuar. Razones para aparecer como buenos ante los demás, o sentimientos, para sentir que debemos ser buenos y tener un mundo mejor.
    L a M a t e r i a , L a I n f o r m a c i ó n y L a V i d a

  6. Iván Salazar Urrutia dice:

    La muerte es un invento.
    Razón tiene José Iglesias cuando dice que la muerte no existe, que al polvo volveremos; el caso es que en el transcurso de esta organización de materia en inteligencia y luego en conciencia, creo a la muerte; aquel forzado paso de la necrosis al polvo. Tal vez la muerte no existe sin la inteligencia.
    El caso es que la inteligencia en Europa, fue desgraciadamente -¿o no?- una inteligencia europea. Y está bien; total, que cada quien tenga su propia inteligencia, y que cada conjunto -¿societal?- posea su propia inteligencia. Lo que está mal es que haya sido mentirosa (robó al medio oriente, y al oriente cuanto pensamiento desarrollaron como propio), copiona (copiona con atraso, como lo demuestra el uso de los números arábigos que no eran de Arabia), y prepotente (impuso a África y América sus paradigmas y aún hoy pretende imponernos su crítica a sus propios paradigmas -¿cultura universal?). También nos quiere imponer su propia muerte (¡viva México!)
    Querida Mora, dejad que los europeos lloren en vida su propia muerte, es seña que la vida que inventamos vive todavía. ¡viva José Itriago! ¡Viva, por nosotros que buscamos nuestra propia y única muerte!
    VANCHO

  7. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    La paz, tan ansiada por el hombre, la tenemos que saber manejar a diario, sí porque la paz se va en medio de nosotros, se nos va el dominio propio y allí estamos entregados a la guerra. Nadie ama la guerra, estoy segura, nadie de mente sana y de espíritu fértil, de tierra buena, de sangre tranquila desea el conflicto y las desavenencias. A veces pienso en los monjes del Himalaya, tengo la impresión que deben ser aburridos de tan tranquilos, con ese vivir en cosa que no valga interés para el espíritu, con un registro lingüístico que sólo les pertenece a ellos. (a pesar que todos aquí debemos empeñarnos en alcanzar la santidad)
    Con algunas diferencias importantes a los que precisan de ingenuidad y mente inocente, (los encarcelados injustamente).Todos actuamos a cara descubierta con nuestra conciencia, empero los pragmáticos que sólo ven la diferencia entre el bien y el mal de la forma más suprema en el propio interés.
    Mejor y mucho mejor es llenarse de paz. ¿Cómo se hace?
    Ustedes lo saben: es vivir cada día tomados de la mano del SEÑOR, él es nuestra guía, nuestra conciencia, nuestro soporte, todas nuestras circunstancias, toda nuestra libertad.

    En mi interior existe un anhelo ferviente, que me permite descubrir desde mi propia instalación en esta dimensión esencial de vida humana; quien soy, y para qué estoy aquí. Mi lucha es ilusionada, pero no ilusa, muchas veces abatida, pero no derrotada, sí, porque es difícil convivir con la cizaña, existe la burla, el escarnecimiento, el engaño y tanta perversidad, pero como dice este Hamlet intelectual, llegará dramáticamente el fin de todo lo malo, tal como el dolor de parto se termina, y al fin llega la alegría, el descubrir una nueva dimensión donde todos digamos valió la pena vivir la anterior, me disculpan, pero me proyecto hacia ella con todas mis fuerzas en la fe, en la buena fe, donde la ilusión ya no será más, sino mas bien será un mundo inagotable de belleza, un tesoro por descubrir, pleno de luz y vigorosidad.
    Los amo, pero más a Dios.

  8. Joise Morillo dice:

    Querida Mora Saludos.

    Lo mismo que José en vez de poeticamente y, la confirmación de Vancho, en otras palabras creo definir lo que exponeis asiÇ

    Claro que el hombre se enfria, todo depende de la exposicion a la que este sometido, no obstante, fisicamente, se autoregula ante las inclemencias del ambiente, claro hasta cierto limite.
    Empero espiritualmente -llamemosloÇ mentalmente- sufre por los avatares emosionales, a los cuales debe combatir con un reto insoslyable, donde, para triunfar debe considerarse una elevada fuerza de caracter, conducta con la suficiente conducta apropiada para poder solventar multiples desaveniencias, propias del mundo humano y/o, compartir apropiadamente los logros y exitos sin declinar en exajeraciones de conducta, pertinecia, elocuencia, prudencia. Etica a Nicomaco (Aristoteles) las antes indicadas son carácteristicas propios del individuo de caracter bien formado, esto puede considerarse parte de la etica en funcion de mantener un comportamiento moral sin prejuicios, en otras palabras actuar con aciertos. Todo conspira en contra de vos para evitarte ser feliz, (Pablo Coelho) En El Alquimista.

    Por ultimo, al “concebirse” la ultima esperanza, indudablemente, debemos considerar la Lógica, al no haber regulacion homeotermica derivada de la muerte cerebral el cuerpo se enfría, entonces, si eL cuerpo es de un hombre, este se enfria.

    Conclusión de estas formas el hombre se enfria

    Como Arango, la inteligencia es la capacidad del individuo -Humano- de transformar la naturaleza con el uso de la mente y la ayuda de la mano.

    La ciencia, “Nada perece todo se transforma”

    “No os afaneis en pensar en la muerte, total, ella no piensa en vos, solo os acontece”

    Os ama

    Joise

  9. Joise Morillo dice:

    Considerad las redundancias parte del juego.

    Os ama

    Joise

  10. isabel salcedo dice:

    Blanca Estela,en mi interior también existe el anhelo ferviente y febril -no dejes que le fuego se apague-
    Cuánto me identifican sus palabras…
    También los Amo a todos aqui…cada uno tiene su razón…Mi queridisima Mora ¿cuál es el misterio? siempre sus escritos tan atingentes y en sincronia perfecta con mis observaciones e interrogantes…Ahora esta chilena de paso en Paris se hace la misma pregunta en una ciudad que para mi luce solo por sus apariencias y evidencia de manera muy especial el la locura y el Abandono de muchos…mas que nunca y en ningun lugar en que yo estuvé antes me digo para mis adentros, no con la mente tanto,sino subjetivamente porque lo digo desde el corazón - y a veces con dolor del mismo-…el Hombre quien es?….El HOMBRE SE ENFRIA.

  11. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    Isabel:
    Mis saludos cordiales desde Iquique Chile, a esa tierra tan hermosa e iluminada que pisas, Paris, ¡oh! , mi sueño. Pero como dices, no todo es lo que brilla, está lo miserable, lo que se oculta.
    Lo malo es por esencia ruidoso.
    Se hace sentir más que lo bueno. Los actos de crueldad resaltan ante la opinión pública mucho más que los de ternura. De ahí la impresión de que las gentes carecen de sensibilidad y compasión. Conviene superar esta opinión pesimista, que puede frenar nuestra tendencia espontánea a crear vínculos.
    A pesar de que hoy día existe abundante evidencia de que la compasión y la generosidad son rasgos humanos muy básicos, (éste fin de semana habrá TELETÖN en mi país) durante siglos ha prevalecido la convicción de que las personas son crueles y “no tienen corazón”. Por esta razón a veces nos sorprenden o incluso nos llegan a maravillar ciertos gestos de altruismo, especialmente si el que lo hace es un extraño. Estos gestos generosos nos causan una mezcla de admiración y desasosiego. Nos chocan porque intuimos que van en contra el principio natural del egoísmo o del instinto de auto conservación y, al explicarlos no podemos evitar buscar en ellos motivos secretos, razones oscuras o neurosis extraña. Cuanto más generoso es el acto, más antinatural nos parece y más digno de sospecha.
    La perplejidad que nos produce el altruismo, brota de la noción dura y negativa de la naturaleza humana que ha dominado la cultura de Occidente, por lo menos desde la época de los griegos. Aunque la evidencia histórica y el día a día demuestran que la humanidad es esencialmente bondadosa, son muchos los pensadores que se han hecho eco del axioma desconsolador o “lapidario” como diría un comentarista deportivo de mi país, de Plauto_”el hombre es un lobo para el hombre”.
    Creo que la ida continuará siendo difícil. La intolerancia abundante y la violencia implacable, Con todo el balance total de los dramas humanos será positivo. En el futuro que se desdobla ante nosotros se vislumbra más y más hombres y mujeres que persiguen la convivencia y la felicidad, mientras construyen sus vidas juntos como seres libres, iguales, seguros de sí mismos, racionales generosos y convencidos del poder de la bondad. Porque la fuerza vital que hoy nos impulsa, en el fondo, y aunque sea muy en el fondo, es la misma que en 1945 reconoció en los seres humanos Ana Frank, la niña judía de quince años que poco antes de ser descubierta por los nazis en el ático que usaba de escondite en Ámsterdam y en vísperas de morir en el campo de concentración de Bergen- Belsen plasmó en su ajado diario:”A pesar de todo, creo que la gente es realmente buena en su corazón”
    Los amo, pero más a Dios.

  12. Joise Morillo dice:

    A Blanca Estela le he dedicado la entrega: “La fe y la razón según Victor Hugo”.

    Fe de errata Exagerar po exajerar, Pertinencia por pertinecia.

    Ese Hamlet intelectual, europeo, es la viva imagen del Hamlet de Shakespeare, lleno de intriga mas que todo por adolescencia de carácter, fetichista, y aguijoneado por la intriga de quienes, tienen en su haber la oportunidad de acceder a cargos en el ambiente hostil de la corte, del gobierno. La envidia, Hamlet es un joven muy feliz tiene a Ofelia –esta absurda y materialista? O dulcemente enamorada?…¡id vosostros a saber, primero debeis amaros a vosotros mismos para poder amar a los demas!- eso cuesta mantenerlo, mas aun sin la suficiente fuerza del conocimiento, la sabiduria para desenvolverse en tal ámbito.

    El poder enferma, y crea un complejo terrible de inferioridad que se conjuga, comulga con la paranoia; de eso sufren los ostentosos sin la suficiente fuerza del conocimiento para desempeñar tan sublime empresa como “Gobernar”

    Por otro lado, la maldad humana, encarnada en Claudio, filicida, Gertrudis ambiciosa pero victima tambien de la ignorancia y el gusto predilecto de los vienes materiales antes que los espirituales. Pero el mas vil es Polonio, el creador del fantasma de la discordia.

    “miserable aquel que ostentando un cargo de mando no sepa desempeñarlo” Simon Bolívar.

    Os ama

    Joise

  13. angel giles dice:

    Admiro muy sinceramente los comentarios que me preceden, dueños de una retorica lucida, que sabe metabolizar tan poetica y racional un instante del ser y sentir de nuestra condicion humana. No es mi caso. Escaso de recursos dialecticos me animo no al comentario sino a una pequeña reflexion. En el titulo ” el hombre se enfria” a mi humilde opinion se esconderia una intencion como aquella que Niesche pregona cuando dice que ” dios a muerto”. Titulo y sabio harian mencion al corrimiento del pensamiento comun hacia el pensamiento critico. Aquello del reconocimiento del paulatino abandono de nuestra condicion animal, por un mayor racionalizacion de nuestros pensamentos y lo que ello significa. Aunque esto nos lleve a pensar como lo hace Eintein en un mea culpa, o por lo menos asi lo interprete cuando dice “El conocimiento cientifico debe ir siempre determinado por la realidad social…”
    Angel.

  14. José Luis Custodio Lundez dice:

    El nuevo amanecer, es tomar la pluma e iniciar un nuevo escrito y dejar plasmado un nuevo pensamiento, una nueva idea del mundo. Todo es una ilusión. Recibe un Saludo desde Cuitzeo del Porvenir; Michoacan. México.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom