Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Esa cosa insensata, trivial…

Un barco se hundió hace doscientos años y una moneda de oro se hundió con él (Sobrevivir en el naufragio). Hubo diecisiete tormentas, fatales, azarosas. También estamos hechos de azar. Los hechos de nuestra vida son como las monedas que los naufragios y las tormentas arrojan o no arrojan a la arena (El azar). Los libros, las visiones, son como la moneda que llega o que no vuelve nunca. Tengo ante mí a “Shakespeare” en Borges obras completas porque compré el libro (La Tempestad de Shakespeare y una visión en la literatura latinoamericana), pero compré el libro porque un millón de azares prepararon éste. Un ramo de azares: de niña aprendí a leer; a mi papá le gustaba leer; gané un concurso escolar que me cruzó con el Bonzo que me cruzó con Hugo Mandón que me cruzó con el Flaco Pagés -el gran José Luis, el gran cuentista-, y con Enrique Butti (El Fantasma del Teatro Municipal, de Enrique Butti). Y me crucé al fin con Ernesto Costa, que hoy o mañana presenta uno de sus libros y a quien desde aquí mismo quiero saludar por El pez y su ceniza.

Todos fueron mis maestros, no sé que maestría dominaré, pero me legaron conocimientos sobre cuestiones muy diversas (Maestros en convivencia: habilidades conversacionales).

Y ahora de pronto aparecen ante mí libros que hace mucho tiempo no encuentro ni frecuento, aparecen como monedas de oro, como si las cosas giraran en la casa al compás de no se sabe qué azar, o bien, qué destino (El destino del hombre).

Y la coincidencia es significativa, diría el maestro Jung. De pronto encontré en mi biblioteca, sin buscarlo, la Política del espíritu, de Paul Valéry, con su magnífica y ominosa frase: “Vosotras, civilizaciones, sóis mortales…”, que parece tan aplicable a cualquier rincón de la actualidad (Jorge Guillén o El paraíso, no su sombra).

El diario íntimo de Eugène Ionesco

Entre esas monedas que el mar arroja apareció una rarísima, el diario íntimo de Eugène Ionesco, llamado -al ser editado por Gedisa, Buenos Aires, 1989- La búsqueda intermitente.

Y lo abro, y no logro saber con exactitud a qué años corresponde, pero seguro que a los últimos de vida del gran dramaturgo y novelista, más o menos por algunas referencias calculo que entre 1983 y 1986.

Transcripción de las págs. 191/193 del diario de Ionesco

“La guerra en el Líbano; en todo Medio Oriente; judíos contra palestinos, palestinos contra palestinos, cristianos contra musulmanes, musulmanes contra musulmanes, cristianos contra otros cristianos. Esto no se termina más… Ha comenzado desde hace millares de años: Nicaragua, la guerra; Irak-Irán, la guerra; Sudáfrica, la guerra; el Chad contra Libia, la guerra; vietnamitas contra vietnamitas, la guerra, vietnamitas contra chinos, la guerra… En este momento, en Francia: la crisis, las huelgas, las oposiciones y las antioposiciones, la guerra, la masacre: en segundo plano Rusia contra Afganistán, sikhs contra indios, etcétera, etcétera, etcétera, etcétera, etcétera… (Hay cinco etcéteras en este párrafo de Ionesco)

“Y si no fuese más que un terrible, trágico problema de nuestro tiempo, en rigor, en extremo rigor, sería si se puede decir explicable, para explicar, para analizar.

“Pero 1914-1918, pero 1939-1945, pero la conquista de las Américas, pero los aztecas contra los mayas, pero las guerras de las que habla la Biblia… Es insensato… Es insensato… Porque siempre ha sido así, siempre así, en todas partes así… Desde hace millares, decenas de millares de años, de siglos…

“No hace otra cosa que entrematarse, morir, vivir, vivir, morir… Lo que digo es bien trivial: pero es extraño que sea trivial, extraño que sea inmemorialmente trivial. Inmemorialmente. Inmemorialmente. Guerra de los planetas. Explosión de los astros, de todos los astros, muertos o en guerra, existencia, es eso la existencia… Pero todavía una vez más, desde los tiempos inmensos, inmensamente largos. La misma cosa. La misma cosa. Nos permitimos circunscribir los problemas: de tal sociedad, por ejemplo, una situación extraída de su complejidad enorme, enorme, inmensa, inmensamente inmensa. El extracto es analizable pero el todo no lo es. El Cosmos en guerra contra el Cosmos. Los Cosmos en guerra contra los Cosmos. Esa zozobra infinita… Claro que sí, in-fi-ni-ta, in-fi-ni-ta. Claro que sí infinita.

“Ese mal universal que continúa, que continúa. Miles de millones de años de guerra astral. El todo no es analizable.

“Yo digo mi temor cósmico. Mi asombro ante la verdad inverosímil. ¡Puedo decir que la verdad es inverosímil! Millones y millones de años… Quién tiene “interés” (si se puede decir, de manera irrisoria), quién tiene interés en que eso sea así, que no cambie jamás, y desde hace tanto tiempo, tiempo, tiempo…

“Tanto tiempo que está por encima del tiempo; quién tiene interés en que eso no sea de otro modo… Y que no tenga fin, fin… Y tal vez que eso esté, cómo decir, más allá del comienzo, de todo comienzo… Y bien, estoy asombrado, asombrado, asombrado… y está la mayoría de la gente que no se asombra por eso, no se asombra por eso. Asombroso que no sea asombroso para cada uno. Ellos vienen con su: es normal, es natural, es la ley natural… A mí me parece que es asombroso, asombroso, asombroso, asombrosamente natural.

“Y tanto tiempo, tanto tiempo, tanto tiempo, tanto tiempo…

“Y tan difundido, difundido, difundido…

“Y que cada ser, cada parcela de ser viva como si eso le sucediera sólo a él… Mi angustia al menos -si no mi asombro- es compartida universalmente, universalmente…

“Cada uno sólo vive y muere una vez, pero cada uno vive y muere en todos los otros… y cada uno cree que eso sólo le pasa a él, a su época, cada uno se cree alguien.

“Y se sigue haciendo política, y música, por ejemplo, o aritmética, por ejemplo, y que se analice, que se explique, explique… Es bien extraño que eso sea ‘natural’, bien extraño, miles de millones de veces extraño… Extraño sí… Bien extraño.

“Me perdí en lo extraño sin límites, en lo ilimitado de lo natural extraño. De lo infinito extraño. De lo Extraño infinito.

“Pero quién pues tiene interés desde… Desde… Desde… Desde… Desde…

“Y en todas partes, en todas partes, en todas partes. Y todo, y todo…”

Envío

Gracias Cecilio; gracias José Itriago; gracias Blanca Estela; gracias Celestino; gracias Joise; gracias Benjadem.

Mis cariños para todos los que leen este blog; mis disculpas porque el de hoy es algo triste, pero “tan natural”…

Mora

Editorial, Monografias

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

13 respuestas a “Esa cosa insensata, trivial…”
  1. Jose Itriago dice:

    Yo, en cambio, puedo decir que la mentira puede ser verosímil.
    Después de todo, para mi, no hay otra vida que la que vivo, ni otra muerte que la que me tocará, aun cuando me nutro, fortifico ese ente abstracto “vida” con la de los demás: la de quienes me rodean con su afecto y cuidados y con las más extrañas y lejanas, como Einstein, Tranströmer, los reyes y los indios, todos los poetas, incluso los que no he conocido jamás, que serán la mayoría, con todos los inventores, hasta de las cosas más triviales.

    Si, la guerra y la sangre son la médula de la historia. En todos los tiempos ha habido todo tipo de guerra y seguimos. Pero el chorro de sangre nunca rebasa los diques de la tolerancia. Lo seguimos aceptando, cada uno su parte, según los intereses. Estamos en guerra.

    Pero en 1828, Beethoven escribió su cuarteto 16 (el Op. 135) y yo lo tomé como mío, junto con toda la enorme producción que le precedió, a veces triste, a veces alegre, a veces de alma desnuda, a veces de alma que espera ansiosa la caricia imaginada. Toda esa obra es mía. Pero también es mía toda la obra musical que conozco, desde John Dowland de 1563, hasta la que está escribiendo hoy Arvo Pärt, o Ludovico Einaudi o Jacob Kirkegaard, casi un muchacho.

    En 1937, Picasso terminó Guernica y la hice mía, junto con toda su extensa obra de antes y después, pero ese fue solo uno entre miles. Hice mías desde las triunfantes pinturas rupestres del paleolítico en las cuevas de Altamira, hasta las aun inconclusas de todos los pintores de hoy.

    También es mía toda la poesía conocida o no, que empezó -creemos- a ser registrada en los jeroglíficos egipcios de 25 siglos antes de Cristo. El Poema de Gilgamesh de los sumerios, La Ilíada y La Odisea , los que escribió Mora y todos sus amigos y los que está escribiendo esta tarde mi prima Luisana.

    La mentira puede ser verosímil. Todo lo bello es mío. Lo comparto con el resto de la humanidad simplemente para poder disfrutarlo más, para poder hablar de mi tesoro. En medio de tanta sangre, de tanta maldad me aferro al intelecto humano, capaz de discriminar, entre misiles y drones, persecusiones y torturas, corruptos y asesinos - cuya existencia no discuto: son parte de la naturaleza humana desde que existió - y la belleza de la vida, de la creación. De la evolución continua de lo bello.

  2. Joise Morillo dice:

    Hola querida Mora, considerad lo normal de la muerte, emanada de la omnipotencia del creador, he hablado del libre albedrio humano y, ¿Que encuentro? ¡Mucha disposicióon a mejorar la calidad de vida, a acabar con la pobreza, a sanar las enfermedades incurables en otrora! Mis queridos amigos, ¿Y que está aconteciendo desde el aventajado siglo XVIII para acá, ¡Nada mas y nada menos que: en Filipinas –un pais donde hay gente que vive en cementerios- nació, el 30 -10-2011 el individuo humano # 7.000.000.000! ¡Bendito sea Dios! ¿Que pasará en los proximos años y tengamos la gran suerte de que todas las enfermedades sean curables, se acabe la pobreza y las guerras? ¡Sería Maravilloso y el mundo humano seguiría creciendo! El indice de mortalidad seguiría disminuyendo, por lo tanto la gente viviría mas; los niños seguirían naciendo y los adultos tendrian un indice de vida +/- como el de Matusalen. ¿Sería esto normal?

    Me parece que Darwin tenía algo de razón al determinar que el mundo era de los mas aptos, pero, imaginaos que esa aptitud se convierta en global. Debería acabarse la maldad, para ello, la discordia, entonces se fomentaría la Paz eterna de Kant.

    Por supuesto, la ciencia y la tecnología tendrían, necesariamente, que emancipar la tecnoética de Bunge, todos podríamos viajar al espacio y conquistar “o” descubrir nuevas Tierras para contrarestar la superpoblación inminente, y aquellos que prefirieran quedarse en nuestro maravilloso paraíso terrenal, con una inmensa población, tanto vegetal como animal, con un equilibrio ecológico perfecto, no tendrían que luchar con la polución, pues, las emanaciones de gases no estarían contaminando la atmosfera, por ende el hoyo polar daría como resultado la reduccion de su diametro y tendriamos mas OZONO. Debido a que, el petróleo, en vez de convertirse en carburantes, se convertiría en medicinas y alimentos sintéticos, ya que la energía seria eólica o solar totalmente.

    Pero eso si, como diría Dária, primero, eliminar el dinero.

    ¿Lindo verdad?

    Queridos “No hay mal que por bien no venga”

    ¡Soñar no cuesta nada!

    Os ama
    Joise

  3. Joise Morillo dice:

    Si apreciado José la mentira se torna verosimil bajo los preceptos maquiavelo-goebbelianos.
    En tanto absurdas bajo la visión de los eruditos observada en la factoría de los (perversos). Tiranos, despotas, dictadores, etc. etc. etc. Empero, muy efectiva en el manejo de la ignorancia en funcion del poder.

    Os ama

    joise

  4. Iván Salazar Urrutia dice:

    El hombre inteligente intelegentea la realidad, así como el emocional la emocionea. Empero la realidad juega su juego en los patios.
    Así, la guerra.
    La burla y el fraterno; el fútbol y sus goles. Los muertos del terremoto. Los generales de las dictaduras.
    Así los burócratas del orden.
    Poesía y música; pintura y testimonio.
    Los suspiros y las estructuras del espacio.
    Entonces, me pregunto, ¿dónde yo y mi vecino?
    Mi nieto y yo, digo ¿cuándo somos lo que somos?
    Parece que no hay espacio para nuestros pensamientos y esa forma de amar…
    Otra vez el oficio de Mora
    sus muchas formas de abordar.
    Y José I. agotado de amor y belleza,
    donde ya no cabe la silla de visita.
    O Joise, el bueno de Joise y sus juegos de matemáticas
    como salmón contra la corriente.

    Entonces ¿es que ya perdimos?
    VANCHO

  5. Blanca Estela Saavedra Donoso dice:

    QUERIDOS AMIGOS TODOS:
    Así como es natural que nadie desee morir, es natural que todos anhelen la paz, una vida de paraíso, una vida de cuentos de hadas, las vidas que se muestran en las novelas o en alguna movie, de esas que ya no se ven. Es que es el tiempo que nos dan para vivir el que no debemos desperdiciar; sonrían lo mas que puedan, canten y respiren profundo, escuchen melodías hermosas que los lleven alto, tan alto que puedan ver la hermosura de la creación…y esperen que estos momentos ya pasarán, son aquellos que deben pasar naturalmente con mucho dolor, como los que sufre una madre antes de nacer su hijo, luego vendrá el gozo y las cosas espantosas habrán quedado atrás. Estamos en la antesala, en el preludio, o en la misma tormenta, pero paz y ciencia, paciencia, templanza y mansedumbre que ya viene lo mejor; la celebración, la vida nueva, las bodas, el banquete.
    El tiempo es corto y largo a la vez. Si nos dijeran: “Tiene tres meses de vida”, a cada uno de los racionales que pisa el planeta, estoy segura que la perspectiva cambiaría radicalmente, entregaríamos lo mejor de nosotros apresuradamente.
    Es cierto que donde estamos parados hay injusticia, porque convivimos junto a la cizaña, pero pronto seremos separados, además no tendría gracia de soportar al que nos sonríe todo el rato, el valor de la compasión está en soportar a los injustos, al diferente, al que está ciego. Sin embargo, los tiempos para el final se han acortado por causa de los justos, y esto sí que es bueno, pues el sufrimiento se esfuma, se olvida más rápido. Dios nuestro Padre, nos ama tanto, tanto, tanto, que dio a su único hijo, para que todo aquel que crea en Él no se pierda y tenga vida eterna. Juan 3:16
    Oro por todos nosotros.

    QUE DIOS VENGA A ILUMINAR NUESTROS DÍAS MÁS OSCUROS, ¡AH! , Y QUE VENGA PRONTO QUE NO DESEO IR A DORMIR.

  6. Joise Morillo dice:

    Querida Mora, aqui teneis la trivialidad observada en Napoleon segun Victor Hugo en los Miserables.

    Extraido de mi ultimo post de mi Blog

    Para V.H. Napoleón no ganaría por ningún motivo la Batalla de Waterloo, esto pertenecía a la historia del siglo XIX, el anuncio de su fracaso estaba pronosticado hacía mucho tiempo, su inmensidad había caído, su excesiva autosuficiencia narcisista sobre el destino humano desequilibraba toda posibilidad de vindicación a su favor, el contaba pera si solo mas que todo el universo humano, esta incapacidad de determinar su imprescindibilidad , ese poder en una sola mano, seria mortal para la civilización “si durase”. Toda la mortandad, el orden moral sobre lo material, hacían sentir sus quejidos, las madres llorando eran el peor litigante en su contra, no tenia escapatoria, su miserabilidad era inminente, denunciado en el infinito su caída estaba decidida, Waterloo fue el cambio del Universo que conoció el siglo XIX, Napoleón molestaba a Dios. Hoc erat in fatis, ese día fue un gran dia para la perspectiva del género humano, sin la desaparición del gran hombre no hubiera podido ser el advenimiento del gran siglo XIX. En el ocaso de la batalla, quizás héroes o adeptos, sin embargo existió la duda respecto a quien emitió tal frase piadosa, o fue Colville o Maitland.

    “Rendíos, valerosos franceses”

    Mas el sombrío también, Cambronne respondió ¡Mierda!

    No se sabe porque pronunció tal frase, pero, según V.H. podría haber sido, la exclamación de un profundo adepto al imperio de Napoleón tal que se hubiera podido adornar con la frase:

    “La guardia muere, pero no se rinde”

    “Mierda, es la adulación a la trivialidad de la multitud ciega de rabia que, a falta de una palabra lanza el excremento al rostro del destino; es la demagogia gramatical”

    Para el autor más valía morir en silencio. Ney, Mariscal, el general más fiel al monstro de la guerra, ante tal manifestación de catástrofe, exclama aterrado, mátenme es que no hay balas para mí, no, no habían balas provenientes del enemigo las balas que lo matarían eran la de los propios franceses, fusilado el siete de Octubre por la cámara de Paris, la soldadesca sobreviviente tomo venganza en él. Un verdadero chivo expiatorio, el colmo de un miserado.

    Víctor Hugo, se regodea pronunciando un edicto maravilloso, para él, los pueblos civilizados, especialmente en la aurora del siglo XIX, no se rebajarían por la buena o mala fortuna de un capitán. Su peso específico en el género humano resulta de algo más que un combate. Su honor, gracias a Dios, su dignidad, su luz, su genio, no son números que los héroes y los conquistadores, pueden poner en la lotería de la batalla. Las mas de las veces las batallas perdidas son el progreso de los derrotados –Japón en la segunda guerra mundial- pues, también afirma que, cuanto menos gloria más libertad.

    “el tambor enmudece, la razón toma la palabra. Es el juego de quien pierde gana, dejemos al azar lo que es del azar y a Dios lo que es de Dios”

    Waterloo, fue una victoria, “un Quino ganado por Europa, pagado por Francia”

    El león se convirtió en cordero.

    Os ama

    Joise

  7. Cecilio Aguilar Polanco dice:

    Gracias por vuestros escritos Mora y Asociados!!

    Estimularon las gavetas de mi maltrecha memoria que me hace recordar la vez (en los dias de mi infancia, en mis dias traviesos) que estube (o estuve, suena lo mismo no!!!, tengo lento el servicio de internet y no puedo conectar el portal de la RAE para corregir-¿Por qué la manía natural de justificarnos?) en la parte trasera del barracón en donde viviamos asignado a mi Padre en el campamento bananero de Tacamiche en un pedacito de patio, fronterizo con la colindancia de la plantacion de banano, (oro verde que se cultiva en terrenos pantanosos como a 25 - 42 grados celsius y como a +10 -25 pies sobre (bajo) el nivel del mar, en el bendito trópico, donde disfrutamos de una infernal calor y una extenuante humedad) alli predominaban una serie infinita de hormigueros de distintas razas, distintos colores.Esa vez le quite la flor espiga a un zacate de leche y con él empecé a hurgar cuidadosamente un hormiguero, cuando las espantosas y bravas hormigas se apoderaron del pie de espiga me trasladé a otro hormiguero y le inserte el pie de espiga cubierto de hormigas extranjeras de otra raza al susodicho nuevo hormiguero, asi mismo lo hice con un tercer hormiguero de manera que cada hormiguero tenia especímenes de otras dos razas extrañas. Al poco rato de observar lo que sucedía se va desatando una carniceria des-hormigante y observaba la feroz batalla desatada de todos contra todos, yo observaba FASCINADO tal carniceria que duro como 10 o 12 horas, cansado me fui a dormir despues de haber hecho aquella maldad infantil. Al día siguiente fui a visitar el escenario de guerra y me sorprendio aquella tendalada tricolor de minusculos cuerpos muertos, y ¡que curioso! los hormigueros toda la noche habían trabajado en construir defensas a manera de torres que se parecen a las que se representan en algunos escudos nacionales. Parecían pequeños volcancitos y lo curioso que cada defensa tenia en su perímetro las cabezas de los soldados enemigos muertos en batalla, pienso que como para amedrentar o infundir el miedo. De esto, ya grande; me he preguntado ¿Por qué esa sensacion, esa fascinación por ver a otros seres (aparentemente menores que yo) despedazarse como lo hicieron en aquella ocasión los ejemplares insectos, muy bellos por cierto. Pienso que por esa travesura la vida me la cobró cuando presté mi servicio militar, y que en una ocasión estaba con mi voluntad extraida, no me mandaba solo, tenia que hacer lo que otros me ordenaban; no lo que yo quería de lo contrario me mataban. Tenia que proteger un perímetro fronterizo, minado; caminar arrastrado como serpiente a 1 kilometro por dia, chequeando si estaban sembradas minas “antipersonales” que mas bien eran anti-tanques de los sobrantes de inventario de la II guerra mundial, sacamos como 6 de esos mortales artefactos. Aterrorizados de pánico nos instruían que tuviéramos cuidado ya que grandes expertos en desmantelamiento de terrenos minados al pararse y explotar dichos aparatos de exterminio humano eran literalmente vaporizados por la potente explosión, tuve también la oportunidad de ver animales del ganado vacuno despedazados con sus partes esparcidas por todos lados colgando de los pinares, ya que para asegurarse de explotar las minas e inutilizarlas los comandantes sustraían por la fuerza de las haciendas aledañas el ganado y obligaban al hato a pasar en estampida por el terreno minado, allí perecian muchos animalitos de manera cruel. En ese ambiente se apoderó de mi un terror a la muerte, un pánico, un miedo espantoso, porque en mis años juveniles, no me quería morir, aun hoy pienso y no me quiero morir, y veo la realidad en el futuro cercano y les digo, todavía le tengo pánico a la muerte. Al hacer el recuento de mis experiencias me pregunto ¿Por qué el ser individual se ve forzado a hacer algo que no quiere en contra de su voluntad, ya sea por orden de alguna institución superior como la castrense por ejemplo, un jefe, o por un tabu, por un dogma, por la presión de algún grupo, partido club, etc, etc, etc, etc, etc. Y en esa dinámica memorizar lo que reza un lema: Lealtad, Honor, Sacrificio y me pregunto ¿Qué tiene de leal, honorable o sacrificial el culto a la muerte, el culto al miedo, al pánico? La verdad no lo sé, pero veo que la historia humana esta pintada de rojo, escrita con tinta roja en paginas rojas, con empaste, portada y contraportada rojas. Siempre los que comandan se aprovecha del gran problema y necesidad humana “La necesidad de ser eternos”.

  8. e cv dice:

    como que estaba muy confundido Eugene Ionesco, por su diversas afirmaciones

  9. Murialdo Chicaiza dice:

    La guerra es la más natural de todas las cosas. Tan natural como el sudor y el excremento. Es excrecente y excretable. Me imajino a la primera comunidad en paz, no por valores morales sino por falta de densidad psicológica y humana. Todo es guerra y confrontación. Ya los judíos nos contaban que el mismo Lucifer hizo guerra en los cielos. ¿La primera de las guerras?.El hombre no debería ser sujeto de racionalización moral. Nada esta mal no nada bien. La paz no es más que la momentanea falta de guerra.

    Pero desde que esta guerra se convirtió en una factoría de muerte, y es una próspera industria ¿quién nos puede librar de ella? Seguiremos en lucha por algunos siglos más. La evolución del espíritu tardará en darse. Como decía un poeta ecuatoriano…. hasta que estalle la paz.

  10. benjadem alflorentin dice:

    Así es; el crimen es tan normal a la raza humana q debería creerse q el Hombre fué creado con el único propósito d asesinar. Cualqier excusa es “conveniente” para q la gente se fanatice y acepten convertirse en criminales: x la patria, x la raza, x la religión, x el dinero, x el autoestereo… o x lo q sea. Incluso en sociedades q afortunadamente no deben padecer la locura d la guerra como la sudamericana (excepto nuestros hermanos colombianos), vemos q “padres d familia”, hombres normales, cuando se hallan frente al volante d un auto se transforman en feroces asesinos q no vacilan en tirarle el auto encima a cualqier cosa q se le cruce en el camino con una sonrisa sardónica. (Y no es un tema nuevo, ya q hay un dibujito d los años 60-no recuerdo si d disney o warner- q mostraba como un tipejo pusilánime y enclenqe se transformaba en el mismísimo demonio apenas se sentaba al volante).
    Somos la única raza “inteligente” y sin embargo también somo la única q asesina x placer y “x deporte” (caza, pesca, tiro al blanco- y al negro también, jeje un toqe d humor negro-). Celebramos nuestras fiestas brindando x “amor y paz en el mundo” y la rematamos qemando toneladas d pólvora en fuegos artificiales, o sea bombas “d juguete”, pero…¿cuántos d todos ésos q celebran invitan alguna vez, a algún vecino o conocido q saben q la está pasando mal a compartir su mesa? y ni siqiera digo un desconocido.
    ¿Esta maldad es innata? Vemos q muchos niños peqeños “aún inocentes” se divierten cazando pájaros, sapos, caracoles, lombrices, despatarrando insectos con una actitud d éxtasis y gozo mas q d curiosidad ante el acto d la tortura d un peqeño ser débil e indefenso en sus manos. Basta ver a nuestros hijos frente a las consolas d videojuegos deleitándose con las simulaciones d guerra, o los juegos d rol online actuando como hampones o asesinos, donde el q gana es el mas inescrupuloso, violento y desalmado, q sumado a la cultura televisiva q nos inunda el 70% del tiempo con crímenes policiales y d guerra, y 30% con pornografía y puterío, y teniendo en cuenta q la principal “maestra” d los niños actuales es la televisión, no es raro q las cosas sean como sean. Toda la cultura q avalan los dirigentes d los diferentes “stablishments” d la sociedad actual es la propagación y la “normalización” d ésa muerte aberrante, y no la natural. Y si no lo creen así, basta con analizar la actitud adoptada x los países “CIVILIZADOS Y DEMOCRÁTICOS” d occidente en la ONU ante las masacres d Irak, Chechenia, Serbia, Bosnia, Gaza, Sabra y Chatila, Libia, etc, etc.
    Y no analicemos a los filósofos, xq entonces uno se convencería q la inteligencia es la peor d las pestes q azotan a la humanidad; pues si dejamos d lado la gran cantidad d “filósos-fos” q adhirieron a los diferentes totalitarismos y dictaduras, tampoco encontraríamos mucho consuelo, empezando x Nietzche para qien el concepto d caridad y bondad del cristianismo es antinatural y “perjudicial” para la evolución del Hombre Nuevo ya q la ayuda a los mas débiles “limita y anula” las posibilidades d supervivencia d los mejores ejemplares humanos contradiciendo las leyes d la evolución, ya q hace q las taras y enfermedades d los débiles se propaguen; o con Sartre el portavoz del pesimismo qien gritaba libertad a voz en cuello pero jamás estampó su firma en ningún comunicado libertario comprometedor, o en nuestro medio tenemos a Sebrelli, un demagogo provocador inconsistente, o un Abraham qien qiere seguir justificando a los menem, fujimoris, uribes,bucarams…o un Rozitchner q luego d años d ser “filósofo” recién hace 2 años se dió cuenta q los asiáticos “también son seres humanos” (sic) cuando uno murió aplastado x el derrumbe d un gimnasio provocado x una obra en construcción aledaña mal habilitada x el gobierno q él integra.

  11. ANDRES JUAREZ dice:

    Muy buenas piezas literarias, de acuerdo con la Srta. Donoso…..GRACIAS

    drandjs06

  12. Maria Elizabeth Cachan Grisolia dice:

    Me encantan todas la oponiones, es tan bueno que cada uno brinde datos e información acerca de estas obras literarias, me apasionan, gracias muy bueno.

  13. Maria Elizabeth Cachan Grisolia dice:

    Si en este siglo, parece que la maldad se ha acrecentado más que nunca, que hombre parece vivir en la selva de cemento, donde el parece que el más asesino , el más despiadado ser, triunfa, disculpenme, pero en mi opinion ni Dios tiene culpa que el hombre se haya convertido que lo que es hoy, e incluso hasta los niños, son más agresivos, pero tambien hay que ver en que hogar estan siendo educados, que ejemplo toman de los padres o la television,.
    Elizabeth



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom