lig tv izle
justin tv

Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 
promosyonbank.com promosyon canta

El dolor

Y ahora que ya estoy instalada en el lugar-paraíso-ojo de buey que soñé toda mi vida -Agua de Oro, pueblo pequeñito de las sierras de Córdoba (Provincia de Córdoba)- viene a buscarme el dolor, con sus consejos, con sus límites y enseñanzas: “detente un poco, yo también existo” (Dolor físico y dolor emocional: el holograma de los sentidos).

El dolor, cuyo nombre he aprendido de chica (Una mirada a los niños institucionalizados y a la zooterapia), cuyos pasos caminan por el techo, se aproximan, me cercan, el dolor me trae su mariposa negra, sus flores moradas, incrusta su corazón de hielo en mis latidos desprevenidos.

Le digo que acá no hay nada digno de sufrirse, tan sólo solitarias plantas esperando su riego, musitando plegarias, le pregunto qué busca, incesante y eterno, en el vacío (La articulación entre vacío, materia y tiempo en el De Rerum Natura).

No contesta, yo misma me contesto que una música soñada que han escuchado despiertos mis párpados, una música ejecutada en un violín del sueño, escuchada por tenaces espectadores que no duermen, ha hecho girar el dolor otra vez (La música de la India). Yo misma tal vez, parada allí, silenciosa y congelada, he hecho girar la rueda (La rueda de la fortuna).

La belleza

Y de pronto me digo que la belleza es una bruja mala, que los más extremados paisajes no traen calma sino excitación, y que la excitación trae el dolor. El agua mientras tanto canta en el riacho que pasa por la puerta de mi casa, el agua transparente que abriga piedras de hace miles de años. Y cuando canta el agua mi canto se hace melancólico: tengo temor de no volver de la belleza de decir…

Y otro de pronto, me digo que como vírgenes antiguas las palabras desesperan cuando llega a tocarse, o apenas a rozarse, la carne del misterio. Que la hermosura sólo más allá de la vida parecería tener poder, que sólo recostada en mi caja de muerta podría volver a hablar.

Pero vuelvo, y no estoy muerta, estoy viva, salgo al jardín, sostengo a mi perra Polka del collar.

El sol me dice ingenuamente que no piense en mis pensamientos, porque todo allí es oscuro, como a veces me dicen ustedes, mis amigos. Allí en mis pensamientos dificultosamente extraigo una palabra del caos, una palabra que no es, y cuando vuelvo a tender la red sucede que alumbran por un instante no el sol sino los relámpagos, ha llegado la noche y todavía estoy sosteniendo a mi perra del collar… mirando hacia donde estaba el sol, sin ninguna palabra y en silencio más grande que la noche.

Cómo resucitar

Tal vez es hora de asomar sacándome el vestido a gajos de vivir, de espiar por la ventana al dolor como si fuera un extranjero.

Sé que me empalaba a mí misma en la pared del odio o del amor; me cavaba en mí cuando enterraba, me cantaba a mí cuando cantaba. Tal vez es hora de asomar. Fui.

Fui sobre los ojos, párpados, bajo la lengua, agua verdadera, fui un pequeño reloj, perfecto, que marcaba no el tiempo sino el lazo de seda en la muñeca, y…

Tal vez es hora de dar la hora, de robarme de mí, de pensar sobre todo en ustedes, mis amigos.

Envío

Les agradezco a todos, como si yo fuera él, las condolencias por la muerte de Sabato, aunque sé que no ha muerto. Y para asegurarles más sobre su no-muerte, les pido escriban Sabato sin tilde, ya que cuando la ponen Don Ernesto se molesta muchísimo, llegando hasta llamar a la sección Corrección de los periódicos para que corrijan ese entuerto. Seguro se sigue molestando, pero ya con una sonrisa comprensiva.

Mora

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Editorial

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

23 respuestas a “El dolor”
  1. Jose Itriago dice:

    Cita Sabato a Severo Sanduy: “En la tristeza todo se vuelve alma”.
    Ya contemplaba la muerte muy cercana y el alma en que todo se había convertido, lo abrazaba con calor de despedida.

    Entiendo el significado del dolor en la fijación de los límites de lo posible. Espanta ilusiones sin sentido y nos obliga a posar los pies en el tránsito que nos tocó vivir.

    Pero una cosa es tocar tierra y otra es dejarse abrumar. O dicho de otra manera, una cosa es reconocer los límites y otra es que nos resignemos ante ellos y los hagamos la vida. No. Nos tenemos que evadir y tratar de embellecer todo con los colores que genera nuestra mente y que hemos acumulado, como especie de tesoro inalcanzable para la realidad, que apenas si los araña cotidianamente. Es la visión poética del todo, no circunscrita a escribir hojas que eventualmente puedan considerarse hermosas, sino capaz de inundar los objetos, el aire, las desgracias y lo breve que se nos hace nuestra vida y, peor aun, la de los seres amados que se han ido quedando atrás.

    Creo que desde el inicio de la humanidad, el ser humano, confrontado con su inexorable y, a veces, incomprensible destino, empezó a crear la belleza, como un atributo abstracto, fuera de los recintos que lo encerraban. Hizo la más poderosa herramienta, que se ha venido perfeccionando a través de milenios, para retomar el sentido equilibrista, resbaloso, de las circunstancias que nos rodean. Pero ese sentido no tiene que ser realista, como un análisis forense, sino más bien idealista: hay que buscarle algún destello de alegría y después dejarse llevar por la tentación de eternizarlo.

    Es difícil, lo sé. No puedo llevar la cuenta de las veces que he sentido el jalón de la tristeza, que trata de hundirme, pero jamás le he permitido que me suma en la depresión. “En la tristeza todo se vuelve alma”

  2. Iván Salazar Urrutia dice:

    Como de costumbre, tiene razón José I.
    Ocurre que la pena, tristeza, dolor, o como quiera que vengan otros conceptos ante la muerte de seres queridos, estos no reflejan a cabalidad lo que nuestra alma siente. “En la triteza todo se vuelve alma.” Y nuestra alma está en un estado tal que cuesta decribir lo que filósofos y poetas debieran hacer con mayor aproximación.
    Cada uno de nosotros es dueño -con los años- de lo que ocurrió entre el nacimiento y la muerte. Sabato y otros grandes (pero Sabato nos acompañó aún sin conocernos) hicieron humanidad en el pequeño lapsus de tiempo de sus vidas. Debemos alegrarnos de haber vivido paralelamente con ellos; separados por la estúpida patria o país que nos divide, unidos por los sueños que soñamos.
    Debemos alegrarnos de haber compartido esos anhelos de amor; amor del bueno, de aquel que dice del otro sin condiciones.
    Los artistas está por lejos, más cerca de la realidad. Nadie se acerca más a la realidad que los científicos y los artistas. Y ahí, en la realidad, existe el amor; cierto que también el odio -¡era que no!-, la indiferencia; pero esos sentimientos no requieren la belleza de la verdad o del acercamiento a ella, se bastan a sí mismos. Debemos alegrarnos de compartir con ellos -los artistas- esta confrontación por los derechos humanos, por la integración, por el reconocimiento, por la igualdad de cuna, por la equidad social, por la solidaridad, por la fraternidad…
    Que vivan nuestros artistas; que viva Sabato. Que sepamos vivir como ellos. Que no nos hagan tonto los poderosos.
    VANCHO

  3. elba susana juarez dice:

    Me conmueve la expresiòn que tiene de dolor, se parece mucho al mio, solo que el mio es real y angustiante, axficciante que a veces quisiera subirme a la terraza de un edificio y saltar de alli, pero me doy cuenta que no tengo alas y mi vida no es mia es de mi Dios, lo que pasa es que los pensamientos son mios y esos fallan!

  4. José María Gil dice:

    La lectura de este pequeño artículo, además de emocionarme, me ha hecho pensar en los mundos paralelos, pues no acabo de distinguir en lo más íntimo, las diferencias que puedan existir entre ese “Agua de oro” de los montes de la Córdoba austral, mi refugio solitario y doloroso en el Parque Rural del Nublo grancanario y la mítica “Sinera” del poeta catalán Salvador Espriu.
    En todos ellos cumple el dolor una función de cerco físico o de envoltura anímica, repitiéndose en manifestaciones de acompañamiento persistente que, sin duda, alcanzan también a nuestra comapñera Elba Susana.
    Dolor, dolor global…., dolor con y sin penas. Dolor, al menos!
    Quizás sea ello lo que nos mantiene vivos.

  5. Jorge Zapata dice:

    Sinceramente es la primera vez que leo una de estas lecturas, la verdad me senti muy bien al estar leyendo, me senti acompañado por primera vez desde hacia mucho tiempo.
    Como le dije anteriormente nunca los habia leido, pero desde hoy los leere diario estan muy buenos

  6. NORBERTO BENITO BARBATO ERASO dice:

    FELICITACIONES MORA TORRES, NO SOY NI ESCRITOR NI POETA YA QUISIERA SERLO, SOLO SOY LECTOR DE COSAS BUENAS Y LO UNICO QUE SE ES QUE EL DOLOR ES EL CRISOL DONDE SE PURIFICAN NUESTRAS ALMAS. UNA VEZ MAS LA FELICITO . NBBE

  7. Joise Morillo dice:

    Mora, ¡Duelen algunas pérdidas, sobre todo: las de valor! Esta es una.

    Como un testamento muy espiritual, en el auge de su gloria y, concebida por su talento: Sabato, en 1998, crea: “Antes del fin”, éste, como especie de autobiografia; refleja una muy emblemática reflexion acerca de sus acepciones intelectuales, pero, aun mas –sin mucho enfasis- políticas.

    “Sólo esos capaces de mirar a la cara la utopía; son quienes se asentarán para una batalla firme. En la de recuperar a toda la humanidad, nosotros, hemos perdido.”

    Era, igual que la pleyade austral; una lumbrera, y en suma, la indulgencia no le otorgaba acicate para comparecer ante las preferencias de muchos ilustres con prestigio ganado, puesto que no la necesitó para parecerle a Albert Camus “brillante”. De la misma índole que Rulfo, se recrea en la ficción para desentrañar la miseria humana respecto a las contradicciones inherentes a lo humano muy humano del individuo hombre.

    “El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria.” Sabato, E.

    La diferencia: su dolor, es unico y no dejará jamas que 9,000 muertes sean olvidadas, esa esperanza argentina es un fundamento y, ese fue su trabajo intelectual, el derecho a la vida, a la libre expresion y de pensamiento, para él, es la forma de libertad mas sublime que el hombre ha recibido de la providencia de haber nacido humano. Vivir con dignidad en un verdadero ámbito social, donde las diferencias sean de forma y no de contenidos.

    No, no hay magia en sus creaciones, es la propia semántica la que crea la conciencia de cada quien aprehende mediante la metafora de sus preceptos literarios. ¿De donde viene tanta maldad? Pensad y os dareis cuenta que solamente se necesita el hecho de la inconciencia y desbordarla, tambien hay colectivos crueles, despiadados e infames, el caso es el desparpajo de los abusadores con poder y la anuencia de sus acólitos.

    “La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse.” Sabato, E.

    Acerca de Dios:

    “Dios existe, pero a veces duerme: sus pesadillas son nuestra existencia.”

    Sabato, RIP, ¡Paz a tus restos!

    Os ama

    Joise

  8. Joise Morillo dice:

    Con la benia de nuestra ilustre Mora.

    Brillantes Jose e Ivan, sendas acepciones, compreneden que “vuestro arte” no es “mi arte” solamente, sino que: camino inverso al frente, el sendero determinado despues de emprendida la jornada y, en pos de la creación y el conocimiento; la existencia no acaba, aun cuando si la vida. Pues, La epistola permanece, el óleo se conserva, el marmol es cuasi indestructible, las abadias, catedrales, torres, parad de contar, si bien no comulgan con las horas de Newton y Einstein; ganadas en sus cuadernos, si fueron consebidad por la inmensa variable de la matemática y la física, tal como los gênios de La NASA y El escurridizo Copérnico. De tal forma, los artistas, cientificos e intelectuales se tornaran inmortales segun su genio y, jamas sus espiritus los borrará la historia!

    Ahora la ficción, o el idealismo y la fantasia. Belleza o estética?

    LLamadme: a Yuri Gagarin a Neil Amstrong, sentadlos em la misma mesa con: Picazzo, Dali, Renoir, Rorty, Sartre, Leopoldo Zea, Gabo, Borges, Baralt, Gallegos, Renbrandt, Oparin, Vivaldi, Verdi, Piazzola, proponed un tópico y, tendreis sendas obras de arte aun cuando no sean del mismo material o factura. A ellos el dolor no los doblega no obstante, haya sido parte de su existência.

    Descartad a los tristemente celebres.

    Estais en lo cierto!.

    Os ama

    Joise

  9. JULIAN PEREGRINO dice:

    Hola amigas, amigos. Esta a sido una semana intensa. Bin Laden y su mundo. Le sobrevive su mundo, sus seguidores, sus propuestas y mucho dolor sembrado en corazones anónimos…A Ernesto le sobreviven corazones felices, obras inmortales, palabras dignas de eternizarse en mármol y fundirse en bronce…La diferencia está en las antípodas de la misión emprendida por cada cual. La muerte del primero es un alivio, la muerte del segundo es una pérdida. La vida y propósito de violencia lleva un sentido futil. La del humanista eleva a la especie a la esencia divina del amor y la razón…La grandeza inherente de nuestra libertad nos permite decidir en que lado obraremos: En construir y ayudar a nuestra evolución ó entregarse a las bajas pasiones alimentando la degradación y el conflicto

  10. Iván Salazar Urrutia dice:

    Y claro, como el agua; tu mensaje escrito para tu propia almohada, Mora, llega en buen tiempo a nos.
    Es hora de salir. Bufanda en el espírutu, botines de agua para el invierno que vendrá, un sombrero de saludar y las manos sujetando los bolsillos de soledad. Caminar lejos de nuestra propio dolor ¡tan mínimo en la inmensidad!
    Afuera nos espera la vecina, el niño de mocos resecos, la señora aquella que busca el recuerdo de su desaparecido, y aquella que huye de aquel que emborracha su pobreza (es que ella no puede dejar de ser madre, la muy amorosa).
    Ocurre que las penas nos arrastran al lodo de la inmolación ¡como si fuéramos tan importantes! Y se borra en ocasiones la sonrisa que nos hace humanos, la picardía que nos entrega a la fraternidad.
    Nuestro aprendizaje usa esta metodología tan peculiar de la literatura, del arte. No es cosa menor; nuestras mejores horas, nuestros pensamientos más queridos, nuestras emociones más cercanas al latir de las arterias. ¿Cómo podemos darnos la chance de la piedra inconmovible? El gallo de la noche canta también para nosotros; escuchémoslo.

    Espero me visiten luego mis nietos, para jugar a la vida.

    Tomo la manguera y riego. En el lavaplatos hago brillar las ollas viejas y seco con parsimonia cada plato: serán usados mañana.

    “Tal vez es hora de asomar sacándome el vestido a gajos de vivir, de espiar por la ventana al dolor como si fuera un extranjero.” nos dice nuestra rectora, y tiene razón.
    Y aquel que dice que no escribe, que no tiene el don de la poesía, que sepa que ese don es humano, es de él, que no se pierda, que lea con compromiso, que escriba por la verdad -la suya, la apreciada- y que lo haga pensando que nos ayuda a entender.
    En eso estamos.
    VANCHO

  11. Joise Morillo dice:

    Hola Mora.

    Mi amigo y compañero Roberto Troncoso (Argentino) el, no escribe -es quimico- ¡pero lee! Y se leyó el Congreso de Angostura de 1815, inspirado, me dijo, estais en lo cierto Joise desafortunadamente, nosotros los pobres nos dividimos en dos tipos los no marginados y los automarginados,

    yo, ¡bueno, eso es una acepcion peculiar!

    el, si, si, somos dos tipos

    yo, que pensaste

    el, bueno que considerando, las malas noches, los malos dias y los momentos de hambre de cuando yo estudiaba, no puede ser para menos que me haya convertido en un automarginado, pero mi padre en Mendosa me decía: hijo estudiá para que no seáis lo que soi yo.

    el, uf f, estoy cansado de caminar -le decía a mi padre- descansá y volvé al colegio -me decía mi padre-.

    el, si papá no quiero ser un viejo triste como vos -ledije-. Entoces decidi aguantar con lo poco que ganaba mi padre, me levante y me gradué

    yo, y ¿entonces?

    el, Bueno que otros aun cuando tenian mejores condiciones ecónomicas que yo no sem graduaron y siguiero la misma pavada que tenian cuando estudiantes, para nada, siguen siendo unos
    pelotudos.

    yo, pero Roberto el hecho que no estudiaran no implica no ser productivos

    el, no Joise se acostumbraron a la miseria, vivir prestando, recibiendo bonos y pará, que no me acuerdo cuantas maldades hicieron

    yo, pero les dieron oportunidad de ser mejores

    el, ¡ché la misma que me dieron a mi! pero, ¿ vos no veis que son unos holgazanes?

    yo, pero algo deben tener esn sus pensamientos, algo que les motive a educarse, a sentir deseo de ser mejores, ¡debieron saber leer aprenderían a escribir!

    el, si claro aprendieron, pero lo que mas leyeron fue a Patoruso y Patorusito a Mafalda vos sabeees.

    yo, ¡pero Mafalda enseña!

    el, si pero lo que mas aprendieron fue la viveza criolla de Carlitos.

    yo, Bendito sea Dios.

    Os ama

    Joise

  12. Joise Morillo dice:

    Fe de erratas

    El congreso de Angostura fue en 1819 y no en 1815

    Mendoza por Mendosa

    y, otros de acento.disculpen, fue por falta de momentos suficientes.

    Os ama

    Joise

  13. Baldemar Chacon dice:

    Hola, un saludo a tod@s, hoy es el dia de la madre en Guatemala.

    Madre, te bendigo porque supiste hacer
    de tu hijo un hombre real y enteramente humano.
    Él triunfará en la vida. Se marcha y es el caso
    de hablar de su regreso. Cuando veas volver,
    en un día de fiesta, un viador que en la mano
    luzca preciosas joyas y haga notorios paso
    y ademán -¿insolencia, dinero o buena suerte?-;
    no salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.

    Madre, si mirando el camino se acongoja tu alma
    y tras la tapia asoma entonces un caminante
    que trae gran renombre, espada poderosa,
    ceñidas armaduras, en la frente la palma
    de la victoria, y gesto de sigamos adelante,
    por mucho que eso valga vale muy poca cosa
    el poder de la espada, el oro y el renombre;
    no salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.

    Madre, si aspirando el aroma de una flor
    en un día de otoño gris y meditabundo
    oyes que alguien te llama y te dice: ¡Señora,
    allá por el camino viene un gran señor
    del brazo de su amada, conoce todo el mundo,
    en la pupila clara trae la mar que añora
    y en su copa de mieles un sabor de aventura!;
    no salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.

    Madre, si en el invierno, después de haber cenado,
    estás junto al bracero pensando con desgano,
    oídos a la lluvia que cae sobre el techo,
    y en eso, puerta y viento… Es alguien que ha entrado
    descubierta la frente y herramienta en la mano,
    levántate a su encuentro porque tienes derecho
    de abrazar a tu hijo, de quien hiciste un hombre
    que vuelve de la vida con el jornal ganado.

    me emociona este poema, Madre: en tu vida felicidad deseo.

  14. Iván Salazar Urrutia dice:

    Gran poema Baldemar. Gracias por regalárnosno.
    No es muy inteligente comentar la “idea” de un poema; ella es una suerte de razón y sentimiento, de lógica e intuición. Y, claro, meterse desde fuera con un raciocinio, es una apuesta a incorporarse al tren andando: tomar su ritmo y velocidad, caminar a la par.
    Sólo te puedo decir: ¡qué gran poema!
    Quizás como los grandes poemas, no son planos; hay cascagos entre los versos. Pero uno se queda con lo grande, aquello que estremece la conciencia que lo lee, se anida en el rincón de los recuerdos, como una imagen que saldrá a nuestro encuentro cada vez que la realidad nos interroge.
    Gracias, Baldemar.
    VANCHO

  15. Orlando Contreras Osorio dice:

    La vida es larga cuando es miserable pero breve cuando es feliz: también de esta manera se siente dolor. Luego desde que nacemos hasta la muerte nos acompaña el dolor.

  16. Baldemar Chacon dice:

    VANCHO y a Todos. una disculpa enorme pues me siento tan avergonzado
    he olvidado acotar que el poema es del guatemalteco premio nobel de literatura Miguel Angel Asturias uno de mis favoritos, dicho poema lo recitaba en la escuela para estas fechas desde los 7 años.

    de Verdad me siento tan apenado y espero su disculpa por esta omision.

    un saludo enorme

    PD deseo un poco de tiempo para poder escribir nuevamente por acá.

  17. Mora Torres dice:

    Baldemar, no te mereces un segundo de vergüenza, la poesía no es de nadie y es de todos, a veces yo me siento mal diciendo como una sabelotodo: este poema del siglo no sé cuánto de Don Juan de los Caminos… Es por una cuestión convencional que se firman los versos. Por otra parte lo que personalmente nos has dado es tan maravilloso como el poema… de Miguel… Un gran beso

  18. maria jose lopez dice:

    ¿ Quién causa el dolor provocando la tristeza ? ¿ Quién…..?
    El egoismo,la ambición,la envidia……
    Quién borra la sonrisa y hace que afloren las lagrimas ? ¿ Quién…..?
    Aquel que sus sentimientos se desvanecen ante el poder ser…..más.
    El dolor squico nos empequeñece,tal vez sea el más cruel de los dolores
    porque poco a poco va adormeciendo el alma,ilusiones viviendo en letargo.
    ¿ Quién …..? El quien no importa,solo el porqué.
    Se mezclan intereses con envidias,los odios con doctrinas
    y el resultado es……..dolor.
    ¿ Quienes son los que sufren ?…….No lo se,pero su dolor es mio.
    ¡ Necesitamos de los demas !
    ¡ Necesitamos amar y sentirnos amados !
    Sin embargo………. ¿ Qué nos lo impide ?

    Hay perdidas que son dolorosas,de grandes personas como Sabato
    que hacen de su partida una gran perdida,aunque no haya muerto.

    Querido Jorge me ha emocionado y encantado tu poema.
    Jose,Joise,Vancho,cuanta razón teneis en vuestras palabras.
    Mi querida Mora me quedo sin palabras para expresar tanta grandeza.
    Muchos besos para tod@s, os quiero.

  19. maria jose lopez dice:

    Querido jorge en parte el poema es tambien tuyo,porque Miguel Angel lo escribio pero tú lo llevas
    lo sientes en tu corazón y lo has compartido con nosotros,por ello muchas gracias.

  20. José María Gil dice:

    En mi mundo cotidiano el dolor se clasifica en numerosas modalidades. Hay dolor agudo, dolor crónico, dolor isquémico y coronario, dolor cólico, dolor neuropático, neoplásico, etc. Y a su vez, cada una de estas modalidades se divide por su localización, por sus características especiales, por su ritmo, por su pronóstico, por sus posibilidades de abordaje terapéutico e incluso por su persistencia y por sus cambios.
    En mi mundo cotidiano nos acostumbramos, aunque nunca del todo, a convivir con un sinnúmero de dolores que, entre comunes e individualizados, van cercando nuestro pequeño entorno y solicitando siempre nuestra ayuda y nuestro concurso terapéutico, como si la solución a esas situaciones estuviera en nuestras manos.
    Pero en ninguna clasificación he visto incluir al que yo llamo “dolor de acompañamiento”, a pesar de tratarse del más común y rebelde de los dolores. Ese dolor anímico, siempre presente desde no sabemos cuándo, unas veces escondido, a veces silencioso, justiciero, rencoroso y otras veces indulgente…., pero pocas veces compartido y muchas menos entendido por los otros.
    El “dolor de acompañamiento” no es clasificable ni manejable. Comienza por no tener cronología fija de inicio ni, muchas veces, motivo. Tampoco tiene cuerpo….ni, por tanto, manera de medirlo…. Ni cuerpo, ni figura…, por ello en su permanente acompañamiento puede permanecer escondido mientras sigue ahí, “a la vista”. Es la hidra de las cien cabezas que nos visita cada día por cualquier motivo, mostrándonos cada vez un semblante distinto.
    Son las caras que muestran el dolor de la añoranza, tan propio de los jóvenes colegiales internos o de los emigrantes; el dolor de la melancolía, al que Victor Hugo definió como la felicidad de los tristes; el dolor del amor, siempre basado en la incertidumbre; el dolor del futuro, pensando siempre en lo que podemos dejar atrás; el dolor del pasado, anclado y aferrado a miles de recuerdos y frustraciones; y hasta el dolor de la suerte y de la alegría, pues siempre falta alguien con quien nos hubiera gustado compartirlas.
    El dolor de hoy es el de la ausencia. Ya no está Don Ernesto… y uno busca en los anaqueles sin huecos de la biblioteca aquel ejemplar firmado de “El Túnel” y tras mucho buscar, recuerda que lo tiene Lola y que ahora será más difícil recuperarlo. Y al dolor de la ausencia se suma otro dolor más pequeño, el de la pérdida, aunque éste es un dolor que pasa pronto porque en estos anaqueles también hay muchos libros que eran de Lola y algunos de ellos también están firmados…
    Y queda el dolor del recuerdo… La tarde en el salón de té del Hotel Sheraton, frente a la torre de los ingleses con Aura, Daniel y Don Ernesto…
    - “Olvídese de sus pacientes por unas horas, doctor, y disfrutemos de esta tarde en compañía”.
    Era Noviembre, pero por más que lo intento, no logro recordar el año… Es la cara del dolor del olvido. Quizás conste la fecha en la dedicatoria de “El Túnel”…, pero si se lo pregunto a Lola pensará que le estoy pidiendo el libro y puede que entonces la visite el dolor de la desconfianza.
    No lo haré. Prefiero recrearme en la memoria del Salón de té. Todavía se podía fumar en los salones de los hoteles. Nunca he fumado mucho y ahora no lo hago nunca, pero aquel día fumábamos todos. Fumábamos y oíamos la música de un arpa que tañía una joven delgada y vestida de negro. Era muy linda…, Adriana, creo que se llamaba…, sí, Adriana Dönich… ¡Un recuerdo que emerge ahora, acompañado del dolor de la soledad, por una ventana abierta en medio del Alzheimer!

  21. Yamina Isabel Acosta Ruz dice:

    El ser humano desde el instante en que es engendrado, siente y produce dolor, dolor que con el transcurrir del tiempo se va transformando; algunas veces, ese dolor es alegría, otras, poder, decepción, amor, ilusión y también ,el mismo dolor… , muchos han escrito sobre este tema, escriben y continuarán escribiendo sobre este mal, ¿quién no ha experimentado, por lo menos una vez , una desgracia que nos ocasiona un interminable y profundo dolor?… El refrán popular dice: “De hombres es sentir los males, y flaqueza no sufrirlos”.

    Aristóteles y los estoicos afirman que los problemas se dividen en dos: los que están en nuestro poder, y los que no están en nuestro poder. Respecto a estos últimos, de lo que se trata es de entrenarnos para sufrir lo menos posible. Aceptación valiente del dolor, de los problemas, de las angustias y de los pavores como una parte necesaria de la vida, como el revés de la alegría, el gozo y la tranquilidad.

  22. JAIME ALBERTO ARIAS GALLEGO dice:

    Estoy muy atrasado en la lectura de las monografias, es causa de exceso de actividades y muy escaso tiempo. Hermoso poema, gracias. MORA, tu prosa me llega al alma o no se a que lugar (soy ateo).

  23. Daisy López dice:

    Es la realidad de muchas personas, el dolor es una experiencia que pasó, pasa ó pasará suena duro decirlo pero es asi, en algún momento de nuestras vidas experimentaremos esta triste y dura realidad… Por diferentes motivos siempre hay dolor. El(dolor) tiene aromas, sonidos, imagenes, sensaciones y momentos que nos recordarán que ya pasó por nuestras vidas.

    Dura experiencia en la que un solo ser(El Padre Celestial) es capaz de permitirnos recordar y no sentir tan extraña y dura sensación.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda