Editorial Monografias.com

por Mora Torres

 

Archivo de Enero, 2011

Tarzán

A nadie ya le caben dudas de que el caballero es realmente poderoso -”Poderoso caballero es Don Dinero” lo dice Quevedo (Insconciente, sueño y muerte en la concepción antropológica de G. W. Leibniz).

Algunos esbozan teorías celestiales o espirituales, como los artistas o los filósofos (Una vez más sobre lo ideal).

Que el dinero y el poder pasan sobre la tierra, que nuestra carne es hierba, como cita a menudo nuestro amigo Joise acordándose de la Biblia (¿Qué hacemos con tantas versiones de la Biblia?).

Pero lejos de todo, en largas mesas debajo de los árboles en donde se reúnen las niñas y los niños, las jóvenes y los jóvenes, las viejas y los viejos, es fácil sentirse de verdad de hierba, igual a los jóvenes y a los viejos y a los que no tienen poder ni dinero alguno, excepto el de abrir dulcemente la boca y saborear un exquisito trozo de asado.

Sin embargo, la nostalgia del mundo no deja de aparecer.

Y esta vez, apareció en forma de recuerdos “cholulos”, palabra argentina que quisiera poder traducir para mis demás amigos latinoamericanos.

(Continuar leyendo »)

Monografias

Agua de oro

Soñé que María José era una flor (Ikebana: El camino de las flores).

Libélula alumbraba más bien como luciérnaga que como libélula (La Biodiversidad de Chiapas).

Baldemar era un moro (Cantar I: Destierro del Cid) ; Blanca Estela, un ángel pero de otro cielo, Celestino un dios antiguo con su flecha (Mitología griega).  Soñé que Joise seguía siendo mi caballero andante (La poesía lírica), que José Itriago encantaba palabras como si fueran serpientes (Kemet. El país de la tierra negra), y Vancho estudiaba armonía en un piano de cola… (La armonía).

Estoy en un paraíso; hace años que no observaba todos los tonos del verde.

(Continuar leyendo »)

Editorial, Monografias

Pasear por la memoria

Pero sí, cuando era joven tuve alguna que otra iluminación, robé iluminaciones (Estatuto de poeta).

Hubo un tiempo en que fui considerada santa, y el aire iba llenándose de rastros de mi beatitud, y en realidad sentía el dolor y el amor, todo lo que habían puesto sobre la tierra lo sentía (Biografía de los Santos).

Cada mañana la luz la hacían los pájaros hendiendo el cielo como dardos o dedos finos, o lluvia o rayos de sol; sentía que la música era lo más material del mundo, es decir que mi interior estaba recubierto casi por gasas, cuando tomaba vino veía la vid transparentarse (El vino como elixir sagrado y sacrificio expiatorio).

Miraba las casas de enfrente no como ahora, sino con ojos de otro mundo, encontraba detrás de las cortinas a gente que se juntaba y conjugaba, sombras de antiguos ramos de rosas que se entregaban entre sí, y sospechaba que esas rosas iban a ser escritas y perdurar, leí miles de poemas y canciones sobre rosas que me dieron la razón, que el poema y las canciones las habían disecado como polillas pero que vivían en las letras pétalo por pétalo, igual que la gente (Poemas y canciones).

(Continuar leyendo »)

Editorial

Páginas de un viejo diario

Estoy corrigiendo la traducción de un libro de Walter Benjamín (De las abrumadoras calles de Baudelaires a los fantasmagóricos pasajes de Benjamin) y, entre una gran cantidad de reflexiones extraordinarias, encuentro una sobre el arte de narrar (Rosaura a la diez):

“Cada mañana se nos informa sobre las novedades del planeta. Y sin embargo somos pobres en historias singulares. ¿A qué se debe esto? Se debe a que ya no nos llega ningún acontecimiento que esté libre de datos explicativos. En otras palabras: ya casi nada de lo que sucede redunda en provecho de la narración, casi todo en provecho de la información. Porque si se puede reproducir una historia preservándola de explicaciones, ya se logró la mitad del arte de narrar. Los antiguos eran maestros en este arte, Herodoto a la cabeza…” (La historia según Herodoto…).

Esto, aparte de refirmar mi manía de no dar explicaciones en la escritura, me recuerda que alguna vez imaginé que en cualquier diario íntimo podrían encontrarse prodigios de “literatura no forzada” (Una mirada atrás: rasgos y reflexiones para decidir qué es un weblog).

Entonces trato de encontrar algún diario íntimo de los que guardo en mi biblioteca, entre los que se destaca el de una escritora australiana, por lo poética y cruel, Katherine Mandsfield… Y no logro encontrar ese ni ningún otro.

He estado revisando y cambiando de lugar mis libros, ya no sé dónde estoy… (La biblioteca y la importancia del libro, la bibliografía y el fichaje).

(Continuar leyendo »)

Monografias

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi